jueves, 26 de marzo de 2015

Pero... ¿quién mató a Harry? de Jack Trevor Story

Una hermosa mañana de verano, en la no tan apacible campiña inglesa (desde que la especulación constructora del señor Mark Douglas puso los cimientos de la urbanización Sparrowswick Heath), aparece el cadáver del pobre Harry. Abie, el hijo de cuatro años de la hermosa Jennifer, es el primero en toparse con el muerto, entre los helechos. Mientras esquiva las balas del nuevo capitán Albert Wiles, inexperto cazador con escopeta, va a avisar a su madre del hallazgo. No sin antes tropezarse con un conejo muerto y un nidito de amor clandestino. Jennifer no parece demasiado sorprendida por el hallazgo de su pequeño, pero más excepcional serán todavía las reacciones de sus vecinos porque, en el fondo de sus corazones, todos están convencidos de ser los autores de semejante crimen ¿Por qué?

"-¡Capitán Wiles!- exclamó la mujer.
El capitán soltó los tobillos del muerto y se cuadró.
-Sí, señora- dijo él.
La mujer miró al cadáver. Después miró la escopeta del capitán (...) y dijo:
-¿Qué, de caza? (...)
-Sí -dijo-. Un pequeño accidente. Está muerto.
Recelosa y con un poco de asco, la mujer tocó el cadáver con la punta del pie.
-Sí, ya veo -dijo."



En el exuberante bosque que rodea la urbanización de Sparrowswick Heath nadie parece inmutarse por la presencia del cadáver de un desconocido excepto el atribulado capitán Wiles, que se cree culpable por accidente. Un vagabundo en busca de unas buenas botas, un artista generoso y a punto de enamorarse irremediablemente, un casanova sin remedio con las esposas de los demás, una hermosa viuda decepcionada con el amor, una simpática solterona dispuesta a darle una segunda oportunidad a los hombres... Los vecinos de Sparrowswick son excéntricos y lunáticos pero no se cortan ni un pelo a la hora de enterrar y desenterrar cadáveres según las circunstancias lo requiera.

Pero... ¿quién mató a Harry? es una pequeña muestra del mejor humor británico de mediados del siglo XX. Divertida, sardónica, salpimentada con humor negro, y bebiendo directamente de la esencia de Sueño de una noche de verano de William Shakespeare, es una novela llena de ingenio y de situaciones imposibles que harán reír al lector. Jack Trevor Story, en su inconfundible estilo mordaz, recrea la desventura de un cadáver en una comunidad cerrada y peculiarísima, mientras que entre palas, entierros y "desentierros", surgen amores, intrigas y reconciliaciones. Publicada en 1949, fue llevada al cine por Alfred Hitchcock.

Lector, te gustará especialmente si eres un incondicional de la impecable flema británica.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Pero... ¿Quién mató a Harry?

lunes, 23 de marzo de 2015

Nobles y rebeldes de Jessica Mitford

Cuando a los 38 años de edad, Jessica Mitford regresa a la casa de sus padres, tras diecinueve años de ausencia, se ve inmersa en los recuerdos de su infancia. En aquella casa se había sentido atrapada la mayor parte del tiempo, siempre anhelante de salir a un mundo en pleno proceso de cambio. Pese a que sus padres no le procuraron una educación convencional (creían que no merecía la pena que las mujeres estudiasen), su curiosidad y sus ansias de libertad pronto la hacen decantarse por las teorías socialistas y la llevan a devorar toda la literatura al respecto. Cuando conoce a su primo Esmond Romilly, uno de los sobrinos más díscolos y activistas del mismísimo Winston Churchill, Jessica queda totalmente deslumbrada por su aura de aventurero idealista y su contagiosa pasión por las causas justas.

"Y ya me dirán a cuántas familias son capaces de recordar con una hija que escribiera una brillantísima novela de juventud satirizando el fascismo (Nancy); otra que tuviera a Josef Goebbels de padrino de boda (Diana); otra que intentara suicidarse por amor al Führer (Unity Valkyrie); y otra más que planeara seriamente llegar hasta el Führer para descerrajarle un tiro (Jessica)."


Jessica Mitford (1917-1996), la sexta de siete hijos del barón David Freeman-Mitford, llegó a ser una reconocida periodista y activista social autodidacta. Con una biografía inesperada (por sus orígenes) que la llevó desde las brigadas internacionales de la guerra civil española hasta la lucha por los derechos civiles en primera línea, pasando por su firme y continuada oposición al régimen nazi y su exploración del partido comunista norteamericano, Jessica no fue ni mucho menos la más original de todas las hermanas Mitford.

"-Siempre que veo las palabras "la hija de un noble" en un titular -comentó mi madre con cierta tristeza-, sé que va a tratarse de una de vosotras, hijas mías."

Con una familia semejante, el lector no puede menos que reconocer que intrigar y divertir con un libro autobiográfico como Nobles y rebeldes tampoco tiene demasiado mérito. Es decir, la prosa de Jessica es ingeniosa, satírica y punzante pero hay que reconocer que muy mal tiene que contarse la historia para que la encantadora excentricidad y locura de estas Mitford no deleitase al lector. Dicho esto, Nobles y rebeldes es una lectura en clave de humor, pero también de profunda crítica social (y también autocrítica), de la Inglaterra de mediados de siglo y de la vida de la autora, siempre observadora y consciente del momento histórico de profundo cambio político-social que le tocó vivir.

Personalmente, me quedo con la prosa de Nancy Mitford, mucho más certera, elegante, inteligente y satírica. Cierto que Jessica hace gala de un estupendo sentido del humor británico y se aleja de cualquier tentación autocompasiva (su vida no fue precisamente fácil y hay que admirar su grado de compromiso con sus ideales) pero le falta algo de la mala leche de Nancy, de ese saber dar en la diana justo en el meollo de las cosas, y de su talento literario (en mi opinión, Nancy es la escritora de la familia). Como anteriormente había leído A la caza del amor, ya conocía de antemano la infancia y la originalidad de los Mitford en su casa familiar y sobre la educación de sus hijas, pero pese a esa ausencia de sorpresa ante la sátira paterna y la disparidad entre las hermanas, Nobles y rebeldes me ha arrancado más de una sonrisa en ese sentido, además de mi más sincera admiración.

Lector, un libro perfecto para acercarse a la original familia Mitford y, en concreto, conocer a Jessica, una incansable activista por los derechos civiles con una escala de valores morales muy alejadas de la clase social y estamento noble en el que se nació y creció.

También te gustará: A la caza del amor

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Nobles y rebeldes

jueves, 19 de marzo de 2015

Flotando en la palma de la mano de mi madre, de Ursula Hegi

Hanna Malter es una niña que vive en el pequeño pueblo de Burgdorf, a orillas del Rin, en la Alemania de una postguerra de la que nadie quiere hablar, ni siquiera en los libros de Historia del colegio. Su padre es un paciente dentista y su madre una joven y salvaje pintora que suele salir a nadar durante las tormentas y cuyos cuadros tienen "los colores equivocados" según la hermana del párroco local. Hanna corre libre por las calles de Burgdorf, juega con sus amigas, escucha atenta los cotilleos de Trudi Montag, la propietaria de la biblioteca circulante, se baña con su madre en la poza y asiste a la bendición anual de vehículos que hace el pastor Herr Beier. Hanna no entiende por qué su vecino Mathias esconde una tristeza culpable, o por qué Rolf, el hijo de Frau Brocker no encuentra ninguna fotografía de su padre, un soldado norteamericano que se fue de Alemania antes de que él naciese. La vida de los adultos es complicada, llena de códigos y gestos secretos que ella todavía no puede interpretar.

"Cuando mi madre entró en el décimo mes de embarazo dejé de moverme en su matriz. Una mañana se despertó con una sensación de absoluto silencio que la arrancó de unos sueños poblados de música de flauta y de pájaros de colores, sueños que no había tenido nunca antes de estar embarazada, sueños que volvería a tener cuando, dos años más tarde, iba a quedarse embarazada de mi hermano."


Flotando en la palma de la mano de mi madre es una mirada teñida por la nostalgia a la niñez de una niña alemana que no ha oído hablar jamás de la guerra ni de Hitler, y que ningún niño de su clase, ni de clases inferiores a la suya, se llama Adolf, pese a haber sido un nombre muy popular en generaciones anteriores.

"En nuestras clases de Historia no se pronunció nunca el nombre de Adolf Hitler. Nuestros profesores se explayaban a gusto con los antiguos griegos y romanos, se abrían camino lentamente hacia Atila el Huno, hacia Enrique VIII y sus seis esposas, hacia el káiser Guillermo y hacia la Primera Guerra Mundial. De allí saltábamos de nuevo a los antiguos griegos y romanos."

Rodeada de personajes peculiares, Hanna va contando su historia a pinceladas, retocando el retrato de una infancia feliz pese a estar rodeada de adultos con cicatrices y heridas. Ursula Hegi escribe con una cadencia sostenida y recrea la atmosfera tristona de un pueblo que ha seguido adelante sin acabar de resolver sus cuentas pendientes. Y aunque no destaque por la riqueza de su léxico ni por la musicalidad de su prosa, la autora retrata con eficacia (un poco seca, a veces) la vida de Burgdorf a través del encanto de la mirada de una narradora que todavía no ha traspasado el umbral de los adultos. Una historia que tiene mucho de biográfica.

"En apariencia, Burgdorf era un pueblo de grandes virtudes, pero era porque se echaba tierra encima de todo tipo de transgresiones. Era un pueblo en el que abundaban los fingimientos y donde muchos adultos, tras cometer faltas terribles, se fabricaban vidas respetables."

Lector, una historia cuyo encanto reside en la peculiaridad de los personajes que la pueblan vistos a través de la hermosa mirada de Hanna.

También te gustará: El jardín de Dachau; La fabulosa historia de Henry N. Brown; La ladrona de libros

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Flotando en la palma de la mano de mi madre

lunes, 16 de marzo de 2015

El rompecabezas del cabo Holmes, de Carlos Laredo

En los acantilados de Cee, cerca de Finisterre, un viejo marino encuentra el cadáver desnudo de una bella y joven mujer. José Souto, cabo de la Guardia Civil de Corcubión, se hace cargo de la investigación de semejante hallazgo y sus primeras pesquisas apuntan a que la chica era una modelo que navegaba junto al empresario madrileño Julio de Val en el barco privado de este último. Souto, a quienes todos en el puesto de mando llaman afectuosamente "el cabo Holmes" por el tesón de sus investigaciones, recaba información para elaborar una posible teoría de naufragio. Pero las piezas del rompecabezas no encajan con esa teoría: la identificación de la modelo resulta ser un fraude, el pedazo de casco del barco hallado a la deriva no es del yate de Julio de Val, y el empresario todavía no ha aparecido ni vivo, ni muerto, ni secuestrado. Con la ayuda de Julieta,  la hija de de Val, y la sorprendente intervención de un peculiar detective privado, Holmes profundiza en las pesquisas de un misterio en el que todos parecen mentirle y ser culpables de diferentes delitos.

"Un hombre admirado e, incluso, odiado, como Julio de Val, no iba a morirse de una aburrida enfermedad como cualquier desgraciado. Los empleados de Empresas de Val estaban encantados y hasta agradecidos de que el presidente hubiera tenido el buen gusto de escoger un final espectacular, con yate y modelo desnuda incluida, en la Costa de la Muerte y, seguramente, después de una pantagruélica mariscada. De algo tenían que presumir."


Título: El rompecabezas del cabo Holmes
Autor: Carlos Laredo
Editorial: Sinerrata
Colección: Sinrastro
Género: Policíaca
Año: febrero 2012
ISBM: 9788493976859 ePub 9788493976866 mobi 9788493976873 IBD

El rompecabezas del cabo Holmes es la primera novela protagonizada por José Souto, el intrépido cabo de la Guardia Civil de Corcubión. Carlos Laredo inicia las aventuras de su investigador protagonista con un caso de inmejorable apertura misteriosa: la aparición de una hermosa joven muerta, un naufragio misterioso y toda una trama de engaños alrededor de las empresas de Val y sus directivos. 

Algo más pausada en su ritmo narrativo que la posterior La decepción del cabo Holmes, Laredo teje con paciencia los detalles de la trama maquiavélica de los empresarios de Madrid y presenta con carácter y mucho encanto a su investigador protagonista y su entorno extraordinario (nada menos que la espectacular Costa da Morte gallega). Con este doble hilo narrativo, la historia consigue fluir con seguridad ante la atención de un lector que progresivamente va tomando conciencia de que todos los personajes alrededor del desaparecido Julio de Val parecen culpables, y de que Souto tiene el tesón, la paciencia y la perspicacia para llegar al fondo del misterio por mucho que intenten torearlo o menospreciarlo por ser un guardia civil de provincias. 

"-Ten paciencia, mujer. Holmes es gallego y ya sabes que los gallegos tienen que dar muchas vueltas antes de soltar algo."

Otra interesante contraposición entre estos dos hilos narrativos (Madrid y Galicia), bien alternados por un narrador omnisciente para dotar de ritmo y suspense a la trama y no resultar tramposo en la dosificación de la información para con el lector, radica en la naturaleza de sus protagonistas: la sordidez e inmoralidad de Julio de Val, su yerno y todo su entorno (ladrones, sobornos, consumo de drogas, prostitución, mafias, chantajes...) versus la integridad y la sencilla escala de valores intelectuales del cabo Holmes (pese a que él, como guardia civil, vive muy de cerca los problemas criminales de su entorno: tráfico de drogas, asesinatos, robos, etc.).

El resultado es una novela policíaca distinta y amena, muy agradable de leer por el carisma de su protagonista (incluso por personajes secundarios tan interesantes como el detective Julio César Santos) y por la investigación de un caso que presenta novedades y giros, sin trampas pero con habilidad narrativa. Sin olvidar el atractivo de la proximidad histórica y cultural de la novela con el lector: el hermoso paisaje de la Costa da Morte, los juzgados saturados por el reciente caso del Prestige, la indignación ante la sordidez de ciertos empresarios, etc. De diálogos ágiles, en ocasiones ingeniosos y divertidos (como los de Santos con Julieta, por ejemplo), y una solvencia narrativa que contribuye a una explicación clara y fluida de los hechos, El rompecabezas del cabo Holmes es una excelente primera novela de una saga que esperamos que tenga por delante una larga vida.

Lector, no importa en el orden que leas las novelas de Carlos Laredo sobre el cabo Holmes, las disfrutarás de todas formas.

También te gustará: La decepción del cabo Holmes

Disfruta de algunas reseñas de El rompecabezas del cabo Holmes en Sinerrata

miércoles, 11 de marzo de 2015

Trilogía de Corfú de Gerald Durrell

En 1935, la familia Durrell, harta del aburridísimo clima inglés, se traslada a la isla de Corfú para disfrutar de los beneficios del sol, del paisaje y de la amabilidad de sus gentes. Mamá Durrell, a la cabeza de la expedición, acostumbrada a acampar en la India desde que era pequeña, se hace sin problemas con una villa y se dedica a explorar nuevas recetas culinarias con los ricos alimentos autóctonos. El hermano mayor, el escritor Lawrence Durrell, se instala con la esperanza de poder escribir en paz entre visita y visita de docenas de sus peculiares amigos. Leslie, fanático de las armas de fuego, aumenta con paciencia su colección y disfruta feliz de la temporada de caza. Margo, la única hermana, va en busca de sol, romance y una solución para su terrible acné. Gerry, el más pequeño de todos con sus once años, encuentra en Corfú un paraíso para sus incansables estudios de zoología. Y es precisamente Gerry el narrador de las aventuras de esta singular y excéntrica familia, profundamente británica, en medio de una isla griega durante los años treinta del siglo XX. Las soluciones para todo del inefable Spiro, la sabiduría y las divertidas anécdotas de Teodoro, las invenciones aventureras de Kralefsky, la galería de personajes imposibles que visitan la villa de los Durrell a todas horas, o los avatares de los habitantes del zoo en miniatura que Gerry va creando a su alrededor son algunos de los mejores ingredientes que contribuirán a hacer inolvidable una estancia de cinco años en Corfú.

"-Tengo entendido que son ustedes tan amantes de los animales como yo -dijo la señora Vadrudakis con sonrisa bondadosa.
-Ya lo creo -dijo mamá-. Tenemos muchos. Verdaderamente es pasión por los animales lo que hay en esta casa, ¿sabe usted?
Dirigió una sonrisa nerviosa a la señora Vadrudakis, y en aquel instante cayó un gorrión muerto en la mermelada de fresa.
(...) Mamá se lo quedó mirando como hipnotizada; por fin se humedeció los labios y sonrió a la señora Vadrudakis, que se había quedado con la taza en el aire y una expresión de horror en el semblante.
-Un gorrión -señaló mamá débilmente-. Eh..., esto..., parece que están muriendo muchos este año.
En ese momento salía de la casa Leslie con la carabina en la mano.
-¿Hemos tumbado bastantes? -preguntó."




La llamada trilogía de Corfú está compuesta por tres libros escritos por Gerald Durrell: Mi familia y otros animales, Bichos y demás parientes y El jardín de los dioses. Escritos y publicados durante la segunda mitad del siglo XX, Durrell destinaba las ganancias de sus libros para sus expediciones, su zoo y su fundación para la conservación de la fauna (Durrell Wildlife Consevation Trusts). Aunque el escritor talentoso de la familia siempre fue su hermano Lawrence Durrell, es imposible que el lector no caiga rendido ante el sentido del humor, el encanto, la ternura y el ingenio con el que Gerald sabe dotar todas sus historias.

Las tres novelas de la trilogía de Corfú compendian los recuerdos de infancia del escritor, concretamente de cuando toda su familia estuvo viviendo en la isla durante unos cinco años. Los retratos de cada uno de los Durrell, de los campesinos corfiotas y de los distintos protagonistas amigos de la familia, siempre desde el punto de vista de un Gerry de once años, son absolutamente geniales. Si se añade una familia curiosamente original, un entorno paradisiaco y la invitación a la aventura que representa para un apasionado de los animales encontrarse en medio de una fauna desconocida, el resultado es una narración luminosa, apasionada y tremendamente divertida que constituye un auténtico placer para el lector.

"Dudo que este libro hubiese sido posible sin la colaboración y el entusiasmo de las siguientes personas, cosa que menciono para que no caigan las culpas sobre parte inocente. Mi sincero agradecimiento, pues, para: (...) Mi esposa, cuyas sonoras carcajadas al leer el manuscrito tanto me halagaron, aunque después confesase que lo que le hacía gracia era mi ortografía."

Un humor profundamente británico, una narración desenfadada, unos recuerdos coloridos, inocentes, felices, y la pluma desinhibida del autor, hacen de estas tres novelas una lectura agradable, distinta y muy divertida. La descripción de los hermosos paisajes, marítimos y terrestres, de la isla de Corfú en los años treinta pone un contrapunto perfecto a las anécdotas y problemas de convivencia (con el zoo de Gerry) de los Durrell. Tres libros para sentirse feliz, sin duda.

Lector, una reserva natural deliciosamente encantadora en donde personas y animales constituyen los recuerdos de infancia más divertidos de la literatura.

Nota: Puede que al lector del siglo XXI le sorprenda la poca delicadeza que algunas veces demuestra el autor cuando era niño a la hora de asaltar el nido de algunas especies y llevarse a los polluelos. En su descarga señalaré que en los años treinta (y con solo once años) ni Gerald Durrell ni el mundo occidental habían establecido las bases de un respetuoso estudio de los animales. El pequeño Gerry lo compensó salvando a centenares de animales de los cazadores corfiotas.

 "Aquello era una especie de pabellón de hospital, porque por entonces tenía yo seis gorriones recuperándose de las lesiones sufridas al quedar atrapados en ratoneras puestas por los niños campesinos, cuatro mirlos y un zorzal que se habían enganchado en anzuelos con cebo puestos en los olivares, y media docena de aves surtidas, que iban desde un charrán hasta una urraca, convalecientes de los efectos de perdigonadas."

Y ya de adulto, su zoológico y su fundación fueron pioneros en establecer que solo podían estar en cautividad aquellas especies en peligro de extinción, y que ningún ejemplar debería estar solo sino rodeado exclusivamente por su fauna autóctona.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Estuche con los tres libros de la trilogía de Corfú

domingo, 8 de marzo de 2015

Entrevista a Belén Barroso, autora de "Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre"

Belén Barroso, autora de Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre (Espasa, 2015), es una ciudadana de Madrid aficionada al teatro, a la buena literatura y a los mejores amigos. En la actualidad es la administradora del blog humorístico Lo que me ahorro en psicoanálisis, galardonado con el premio 2010 de Un año en un post, y ha resultado ganadora y finalista en diversos concursos de microrrelatos.
Belén, los lectores que somos habituales de tu blog ya podíamos imaginar que tu primera novela tenía que ser divertidísima pero, ¿por qué ambientada en la época de la Regencia inglesa?

La culpable es Jane Austen y mi admiración por la autora. Hay muchos motivos para admirar a Austen pero voy a recordar que la deuda que tienen los escritores, especialmente los guionistas actuales, con ella es infinita; o bien de una forma explícita o de una forma más indirecta, como en Bridget Jones, Downton Abbey, Clueless...
Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre, ¿es una novela solo para admiradores de Jane Austen?

Espero que no, aunque por supuesto encontrarán guiños especialmente para ellos. Pero lo he escrito con la (loca) idea de que a cualquiera le pueda hacer gracia.

Y en concreto, pienso que puede llamar la atención de todos aquellos a los que gusta el mundo más "british", ya sabes: mayordomos, grandes mansiones, tazas de té...

A veces alcanzo tal grado de delirio que hasta pienso que alguien puede descubrir a Austen, y su finísima ironía, al leer mi humilde libro, aunque solo sea porque incluye algunas citas tan geniales como esta de Mansfield Park:

"- ¿Su propósito es convertirse en una mujer muy rica?
- Sin lugar a dudas ¿No es el de usted? ¿No es el de todos?
"

¿Qué fue lo más complicado a lo que te enfrentaste a la hora de escribir esta novela?

Por una parte, no decepcionar a los muchos aficionados (algunos auténticos expertos) en Austen y, por otra, el plantearme que realmente llegase a ser una novela de humor.

Buscar la risa, o por lo menos la sonrisa, en la mayoría de las páginas sin recurrir a recursos fáciles es algo que no le recomiendo a nadie con un mínimo de sentido común.
¿Cómo fue vivir durante tantos meses en la campiña inglesa de principios del siglo XIX? ¿Qué autores te acompañaron mientras escribías, además de Austen?

Muy agradable y muy agotador, porque -como bien sabes- el mayor enemigo del escritor no profesional es la falta de tiempo, y salir del Metro de Madrid a las siete de la tarde, de vuelta del trabajo, para pasearse por los jardines de Pasley Manors, no ha sido fácil.

Tuve muy buena compañía. Además de mucha documentación en forma de webs y libros, y de la bibliografía de Austen, me han hecho el viaje muy llevadero Mrs. Gaskell, Miss Gibbons, E.M. Delafield y, en general, yo diría que siempre me han acompañado Un grupo de nobles damas, de Thomas Hardy.
¿Tienes algún personaje preferido en tu novela? ¿O alguna escena que recomendarías especialmente?

Mi escena favorita, la que me sigue haciendo reír después de leerla tantas y tantas veces, es en la que Miss Thompson describe su triste vida en una casa saturada de niños. Otro capítulo que aún me hace pensar que no soy del todo inútil para el mundo de la escritura es aquella en que la protagonista habla de su extensa biblioteca, unos cuatro libros, a su amiga, con títulos como La duquesa y el pirata o El caíd y la señorita de compañía.
¿Qué le dirías a un lector que está a punto de abrir Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre?

Que espero que lo pase bien, que sonría y hasta que se ría, porque ese era mi objetivo.
Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre es tu primera novela, ¿cómo has vivido toda la experiencia del proceso editorial?

Me sorprende no haberme cruzado todavía con Antonio Resines, lo que sería la confirmación de que todo ha sido un sueño. De verdad que aún no acabo de creérmelo, no es posible que yo haya escrito un libro y me lo haya publicado Espasa.

Aunque lo más increíble es tener la editora que tengo. De verdad que cuando leía en algunos agradecimientos, o entrega de premios, algo del tipo "Y quiero darle las gracias a mi editora por su incansable apoyo y su generosa entrega y aquella vez que me dejó tres dólares con setenta y cinco centavos para pagar el café." Yo siempre pensaba "Bueno, bueno, ya estamos como siempre". Y resulta que no, que puede ser verdad.
Disfruta mucho del éxito de esta estupenda novela, Belén. Por cierto, ¿vas a seguir escribiendo? ¿tienes pensado el argumento de la próxima?

Muchas gracias. ¡Sí! Yo voy a seguir escribiendo, como no he dejado de hacer en mi blog hace años, mientras nadie me quite el teclado de las manos, yo pienso seguir dando la lata.

Alguna idea me ronda la cabeza, pero de momento no es más que eso, ideas. Pero seguiré trabajando en ellas, ten en cuenta que el mundo no se va a dominar solo.

Lector, no te pierdas la entrevista que le hace Isi a miss Edwina, destinataria de las cartas de Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre: AQUÍ

sábado, 7 de marzo de 2015

Ganadoras del sorteo

Y las dos ganadoras de "Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre" de Belén Barroso son...


Sin título
Irunesa
Sin título2
Rossy

¡Enhorabuena a las dos! Por favor, enviadme vuestros datos postales lo antes posible a serendipia.monica@gmail.com para que pueda pasarlos este mismo lunes a la editorial Espasa.

Y a los demás participantes, sois más que bienvenidos en la lectura conjunta que empezará el día 16 de marzo.

Resultados del sorteo en FromIsi

La lista de los participantes en la lectura conjunta #ConfesionesHeredera queda así:

Isa
Jane Jubilada
Lourdes ILGR
Trescatorce
Marisa G.
Carmen Forján
Irunesa
Rossy
Isi
Mónica