lunes, 23 de noviembre de 2009

Desayuno con diamantes de Truman Capote

En Nueva York, durante la II Guerra Mundial, un joven escritor conoce a Holly Golightly, su excéntrica vecina de abajo, y queda prendado de su magia. Holly tiene sus rarezas, sus miedos y sus traumas, y además esconde un terrible secreto, pero sabe divertirse y ver el lado más especial de la vida, incluso en la dureza y soledad de Nueva York. Cuando se siente mal, sólo necesita cruzar las puertas de Tiffany's, donde nada malo puede ocurrir jamás.

Un Truman Capote enamorado de Nueva York, habla en primera persona de una vecina imaginaria a la que llama Holly. El genial escritor sabe dotar al personaje de un aura hechizante y cautivadora a la vez que construye una personalidad insegura, atormentada, pero aún así con unas ansias extremas de apurar cada momento de la vida al máximo sin preocuparse del mañana. La película de Blake Edwards se queda con la cara amable de la historia, disimula los rasgos más crudos del libro y dulcifica el final.

Lector, este breve librito tiene una fuerza arrolladora que te arrastrará en un descuido al intrincado mundo de Capote.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada