domingo, 27 de diciembre de 2009

Peter Pan y Wendy de J.M. Barry

Todos los niños del mundo, menos uno, crecen, así empieza este extraordinario libro en el que tres hermanos ingleses descubren que su infancia tiene fecha de caducidad. Una noche, a punto de ser vencida por el sueño, Wendy sorprende a un extraño niño llorando en su habitación porque ha perdido su sombra. Conmovida, la niña le ayuda a atraparla y se la cose a los pies para que no vuelva a salir huyendo. Este es el principio de la amistad de Wendy y Peter Pan, quien decide llevarse a su nueva amiga a su propio hogar: Nunca Jamás, una isla poblada de piratas, hadas, sirenas, indios y niños perdidos.

El autor escocés Sir James Matthew Barrie publicó Peter Pan y Wendy, la historia del niño que no quiso crecer en Navidad, según una idea que paralelamente transformaría en una osada obra de teatro que estrenaría en el mismo diciembre de 1904. Esta historia, pionera en su época, marcó para siempre un hito en la literatura infantil y fantástica, regalando a todos los niños (y adultos) del mundo el personaje de ficción más carismático y original de todos los tiempos. Barrie ofrece una encrucijada de múltiples lecturas iniciadas por una puerta a Nunca Jamás que cada lector abre según su edad. Aventuras, amor, fantasía, conflictos freudianos, miedo a crecer, ambición, muerte... Peter Pan es toda una fábula adulta codificada en una maravillosa leyenda infantil.

Sin duda, la mejor adaptación al cine ha sido Peter Pan, la gran aventura (2003) del director P.J. Hogan (también responsable de la adaptación del guión) que trata sin complejos y desde un punto de vista mucho más adulto, los conflictos interiores de cada personaje y las relaciones, ricas en matices, entre unos personajes que huyen de sus propios deseos freudianos. Detalles como la sensualidad de algunas escenas, el amor/odio del complejo de Electra, o la presencia de la muerte ponen de manifiesto la profundidad de la lectura del clásico que Hogan nos ofrece, por mucho que lo envuelva de aventura fantástica. La actriz Rachel Hurd-Wood borda a una extraordinaria Wendy, y Jeremy Sumpter debería pasar a la historia como el mejor Peter Pan de todas las adaptaciones cinematográficas hasta la fecha.

Lector, abre este tesoro con mucho cariño porque tú también fuiste un niño que alguna vez se negó a crecer, ¿o es que acaso has conseguido atrapar el beso escondido de tu Wendy?

No hay comentarios :

Publicar un comentario