lunes, 8 de febrero de 2010

La abadía profanada de Montserrat Rico

El historiador alemán Walter Ebert vive aletargado por el alcohol y el dolor por la muerte de su esposa y el accidente de su hija, mientras sobrevive haciendo pequeños estudios para el régimen nazi. Oriol Turmeda, hijo de una familia burguesa catalana sueña con escapar de la fábrica de sombreros de su padre y luchar contra el horror de la postguerra civil española. En la Andalucía de los olivares, Marina Barahona consigue huir por fin de un marido guardia civil que la aterroriza y anula. Cuando en 1940 Heinrich Himmler visita Montserrat y le encomienda a Walter Ebert una investigación sobre el Grial, el historiador iniciará un camino sin vuelta atrás en el que entrelazará su suerte con la de Oriol y Marina a través de una Barcelona humillada, un París ocupado y el horror de los campos de concentración.

Este libro, narrado a tres voces por sus protagonistas, sólo tiene un inconveniente: su título engañoso. La abadía profanada evoca la visita de Himmler a Montserrat y su entrevista con monseñor Ripoll en la enloquecida búsqueda de los nazis por hallar objetos de poder (como la Lanza de Longinus o el Santo Grial) que afirmasen la superioridad de su régimen sobre el mundo. Sin embargo, este punto de partida no es más que una anécdota breve y casi sin importancia en la trama general del libro, por lo que resulta extraño que Montserrat Rico titule así su obra. Pese a todo, esta novela se disfruta a cada página, siguiendo con enorme interés las peripecias de sus tres protagonistas, personas valientes y llenas de esperanza pese al horror y la muerte que les rodea. Algunos capítulos, como los de Marina Barahona o los de Oriol Turmeda, son un hermoso ejemplo de un realismo mágico comedido, rítmico, pausado.

Lector, este libro es un canto a la esperanza y a la fe en la capacidad del hombre para hacer el bien incluso cuando el horror y la tiniebla le asedian.

1 comentario :

  1. El libro es infumable. El titulo poco o nada tiene que ver con la trama asi que hay que suponer que no es más que una artimaña comercial. Los cápitulos donde se narra la supuesta busqueda del grial son un peñazo con continuas alusiones y referencias dificilmente digeribles. La ultima parte se salva pero mejor gastarse el dinero en otra cosa. Un libro pretencioso y aburrido

    ResponderEliminar