sábado, 13 de marzo de 2010

Los libros arden mal de Manuel Rivas

Acabada la guerra civil, la dictadura inicia en España sus primeros movimientos contra la posibilidad de pensamiento. La larga noche del fascismo ha caído sobre la tierra de los hombres que poco poseen aparte de la magia de sus ideas. La oscuridad se llena de hogueras en donde arde toda palabra escrita que alguna vez trajo luz al mundo. Los sentidos se saturan de humo y sollozos, el horror destruye con rapidez cualquier línea, cualquier minúscula partícula de papel esperanzado. Qué queda sino pensar en silencio, callar, soñar sin hacer ruido, vivir en voz baja...


En agosto de 1936, Franco ordenó la quema de libros en algunos territorios españoles. Ese es el punto de partida del maestro Manuel Rivas que en esta espléndida novela, llena de voces entretejidas, deleita con una historia de héroes supervivientes a los totalitarismos. Un coleccionista enfermizo, una lavandera que escucha el lenguaje del río, un boxeador enfermo de libertad,... Todos ellos enhebran sus agujas y van tejiendo este hermoso tapiz multicolor y plural en el que los protagonistas no son los libros, pese a todo. Una novela hermosa y terrible, para disfrutar a grandes sorbos y sin miedo, escrita con el cuidado y el dominio extraordinario de las palabras al que nos tiene acostumbrados Manuel Rivas (¿de verdad escribimos en la misma lengua?). Y es que por algo se dice de este poeta, periodista y escritor que ha demostrado ser capaz de tocar todos los géneros de manera brillante. Qué difícil encontrar palabras para sus manos preñadas de esa saudade que nos cuenta.

Lector, aquí tienes una novela compleja y rica para hundirte hasta las rodillas en su río de voces originales. Atrévete a entrar en la Rosa Taquigráfica, conoce a Luis Terranova y tómate unos vinos con Curtis, por los viejos tiempos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada