miércoles, 5 de mayo de 2010

Baudolino de Umberto Eco

El historiador Nicetas Coniates contempla desolado como la cruzada cristiana de 1204 destruye la hermosa Constantinopla. Atrapado junto a su familia en medio de la vorágine, consigue salvar la vida gracias a Baudolino, un pintoresco personaje que dice haber nacido con dos únicos dones: el don de lenguas y el don de la mentira. Curioso, Nicetas le pide a su salvador que le explique su historia desde la infancia, cuando tropieza por casualidad con Federico I "Barabarroja", emperador del sacro imperio romano, y se convierte en su hijo adoptivo. Baudolino evoca su pasado extraordinario que irá desplegando sus alas desde el momento en el que inventa la carta del preste Juan, prometiendo al emperador el Santo Grial como muestra de amistad si visita su fabuloso país ajeno a todos los mapas conocidos.


Esta extraordinaria novela, una nueva invitación del maestro Eco al juego, abre sus páginas a un mundo de maravilla y delirante aventura histórica en donde ficción y realidad se entrelazan alegremente y sin complejos. Umberto Eco crea un personaje excepcional, mentiroso cronista y "hacedor de Historia", con una verborrea imparable y una inventiva desaforada para conducirnos hasta un mundo en donde lo mejor siempre es el camino para llegar hasta allí. Baudolino es un libro de aventuras lingüísticas, si es que ese género existe, una agradable trampa para el lector despistado que disfrutará cayendo en las fantásticas redes de la narrativa de su autor. Como ocurre con otras novelas de ficción de Eco (La misteriosa llama de la reina Loana o La isla del día de antes), la aventura no sólo está en la historia que nos explica porque el lenguaje también es uno de los protagonistas.

Lector, si abres este libro te embarcarás en una delirante aventura por la Europa de finales del siglo XII de la mano de un guía fantásticamente mentiroso, donde todo es posible porque la Historia aún está por escribir.

2 comentarios :

  1. La verdad es que la edición debolsillo que pille de este libro solo prometía otra turrada del maestro Eco, y mira por donde no me decepciono de nuevo, volvía a ser un tostón de toma pan y moja. Mas de 600 páginas de mentiras, un reto para el traductor a medio camino y un nuevo sopor...

    Solo recomendable con el google al lado para entender el calado de cada uno de los personajes que salen, o con un/a diplomado/a en historia al lado...

    La verdad es que he de decir que no conseguí acabármelo, y ahora mismo tampoco tengo ningún impulso de volver a coger el libro.

    ResponderEliminar
  2. Es que las licenciadas en Historia son imprescindibles ;-P
    A ver, ya conoces a Umberto Eco y sabes que primero es lingüista y profesor de teorías de la comunicación antes que escritor. Creo que Baudolino es un divertimento del lenguaje, un juego dialéctico que ya aparece en otras de sus obras (incluso en El Nombre de la rosa). Además, Eco trata con humor la siempre delicada profesión de cronista o historiador: ¿verosimilitud o hechos?

    ResponderEliminar