jueves, 6 de mayo de 2010

A pie por la Costa da Morte de Josep Mª Espinàs

De entre todos los libros de viaje de Josep Mª Espinàs, A pie por la Costa da Morte es uno de los más intimistas, mágicos y especiales. Quizás por sus paisajes de leyenda, por sus románticos acantilados, por sus peculiares gentes, por su acento, o quizás por el momento en el que el escritor pisa sus caminos (2004, poco después de la tragedia del chapapote), la narración del viajero se vuelve más acariciadora, cálida y próxima que nunca para transportarnos desde Laxe hasta Finisterre pasando por Camelle, Camariñas, Muxia, Lires y Corcubión. De talante paciente y con un sano sentido del humor, Espinàs disfruta de una tierra única, a veces olvidada, mientras dialoga con sus habitantes y sus acontecimientos.


Josep Mª Espinàs nos regala una pequeña joya de incalculable valor en los mapas del viajero. Con su acostumbrada prosa cuidada, evocadora y plástica, el autor consigue mantenernos como compañeros de itinerario mientras recorre, casi siempre a pie, senderos y caminos extraordinarios de un paraje tan único como es la costa gallega noroccidental. El lector que haya estado allí, disfrutará doblemente con este mágico relato de secretos compartidos, tesoros escondidos y héroes cotidianos, aunque también detectará, inevitablemente, un ligero poso de tristeza en el eco final de cada capítulo. Y es que Espinàs recoge con paciencia y meticulosidad las palabras, los recuerdos y el entorno de quienes viven al borde de un mar casi siempre embravecido, casi siempre océano, que todo les ha dado y en donde, demasiadas veces, todo lo han perdido.

Lector, abrir este libro es adentrarse en una Galicia mágica, intacta por el tiempo, derramada a pies de un mar rugiente a expensas de la acogedora bienvenida de sus protagonistas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada