viernes, 4 de junio de 2010

El jardinero fiel de John Le Carré

Justin Quayle, diplomático británico en la embajada de Nairobi y aficionado a la jardinería, recibe la terrible noticia del asesinato de su esposa Tessa cerca del lago Turkana, en el norte de Kenia. Pese a las grietas de su matrimonio y al distanciamiento, Quayle sigue enamorado de la increíble y hermosa mujer con la que había compartido tan poco, por eso decide embarcarse en la penosa odisea de esclarecer su dramática muerte. Desolado por el recuerdo, por la ausencia, el jardinero paciente va tirando poco a poco del hilo de una investigación que le lleva por tres continentes y diversos gobiernos, ONGs y empresas farmacéuticas. Tessa parecía haber dado con un monstruoso crimen que amenazaba con arruinar a varios gigantes capitalistas.


Leer a John Le Carré, independientemente de la historia que narre, siempre es un placer. Elegante, sobrio y preciso, el estilo de este escritor siempre sorprende por su sólida estructura y su enorme poder de sugestión. En El jardinero fiel, Le Carré no sólo presenta una interesante trama de crimen e investigación, sino que además del thriller político y económico, destaca una linea argumental mucho más delicada y tenue: el conmovedor recuerdo de la persona amada que se ha ido. El protagonista, Justin, trasmite a lo largo de toda la novela tristeza, admiración y amor por una mujer luminosa, entera, pletórica de vida y de belleza a la que no le queda más que llorar por no haber sido capaz de aceptarla tal como era y retenerla a su lado. Tessa está muerta pero sigue tan presente durante todo el libro, tan libre y hermosa, que en un descuido del lector es capaz de diluir la importancia del personaje principal y pasar a protagonizar la historia.

Lector, si disfrutas con John Le Carré este es uno de sus libros más delicadamente evocadores.

No hay comentarios :

Publicar un comentario