jueves, 8 de julio de 2010

Erec y Enide de Manuel Vázquez Montalbán

En vísperas de Navidad, el afamado profesor medievalista Julio Matasanz vuela a Vigo para recibir un homenaje internacional de colegas y reconocidos expertos. Satisfecho, egoísta y algo pagado de si mismo, Matasanz se sorprenderá rememorando su pasado con cierta nostalgia pero, también, con un arrepentimiento y un anhelo que no esperaba. En Barcelona, le espera su esposa Madrona, quien lucha con denuedo por pasar unas navidades en familia pese a que su ahijado Pedro y su compañera Myriam siguen en Centroamérica como voluntarios de una ONG. La magia de la distancia, el recuerdo y el amor sincero, unirán poco a poco todas las piezas del rompecabezas que constituye la vida de Julio y Madrona. Al fin y al cabo, la madurez no deja de ser un regalo del pensamiento más profundo y sereno, aquel que conduce a darse cuenta que la felicidad ha estado siempre en casa mientras ellos se empeñaban, cada uno a su manera, en ausentarse.


Erec y Enide es una de las últimas obras del gran Vázquez Montalbán, quizás por eso su ritmo es pausado y pensativo, maduro, provisto de niebla, melancolía y colores casi otoñales. El inicio de la historia, el día de San Simón en la sempiterna feérica Galicia, ya constituye un indicio claro del punto de partida de su protagonista, entre cortinas de lluvia, niebla baja sobre la ría, silencio algodonoso... Sin embargo, no deja de ser una narración vibrante y amena, con el nervio acostumbrado del genio de su autor. La curiosidad del título, que coincide con la primera novela del ciclo artúrico de Chrétien de Troyes, supone un punto de partida de contraste entre la magia y el romanticismo del amor más medieval y caballeresco y la distancia gélida que parece envolver a los protagonistas de la novela. Al ir pasando las páginas, siempre intrigado, el lector irá desvelando detenidamente las claves de la evocación de un amor tan remoto para comprender que el camino a veces resulta misterioso y solitario, hasta que se llega a buen puerto.

Lector, aquí tienes una novela inusual en la trayectoria de Manuel Vázquez Montalbán por su temática y tratamiento, a veces tan enternecedor y delicadísimo, de sus personajes. Son páginas para paladear y sorprenderse.

No hay comentarios :

Publicar un comentario