miércoles, 12 de mayo de 2010

Esperadme en el cielo de Maruja Torres

Maruja despierta en el cielo rodeada por sus dos grandes amigos y maestros Terenci Moix y Manuel Vázquez Montalbán. Un poco asustada al principio, aunque feliz por el reencuentro, la escritora intenta comprender por qué ha sido llamada tan perentoriamente junto a sus añorados colegas si todavía sigue con vida. Terenci y Manolo la guiarán por ese fantástico cielo inventado, lleno de recuerdos y de deseos compartidos desde que la juventud los unió a los tres a puertas de un Raval que siempre llevarían dentro. Maruja se deja hechizar por ese par de geniales prestidigitadores y les acompaña en un viaje evocador sobre una alfombra voladora, tejida en la mismísima Meca del Cine, que pasa por el Hollywood de los años dorados, las arenas de Alejandría, Casa Leopoldo o la oficina del inmortal Carvalho, entre otros muchos paraísos reales o inventados.


Maruja Torres, ganadora del Premio Nadal 2009 por este libro genialmente divertido, se convierte en un hada tejedora de historias mágicas para ofrecer al lector una gozosa aventura del recuerdo. A veces enferma de nostalgia, casi siempre llena de añoranza por los dos escritores y amigos perdidos, la autora recorre con dedos ágiles las cuentas del collar multicolor en el que se ha convertido su memoria junto a ellos. Se trata de un cuento lúdico, muy original y sin estructura definida porque la imaginación y el ejercicio de evocar lo desbordan todo. Leer la prosa tan característica y flexible de Maruja Torres resulta un placer literario que conlleva la sorpresa en el párrafo más inesperado, precisamente por ese flirteo que la autora sabe mantener en el juego de la palabra.

Lector, atrévete a recordar cinematográfica y literariamente con Maruja, Terenci y Manolo, y brinda con ellos, con champán francés de la posguerra, por La Rambla, la Boqueria, los callos de Can Leopoldo, los niños que no quieren crecer y las chafarderas de Tebas.

jueves, 6 de mayo de 2010

A pie por la Costa da Morte de Josep Mª Espinàs

De entre todos los libros de viaje de Josep Mª Espinàs, A pie por la Costa da Morte es uno de los más intimistas, mágicos y especiales. Quizás por sus paisajes de leyenda, por sus románticos acantilados, por sus peculiares gentes, por su acento, o quizás por el momento en el que el escritor pisa sus caminos (2004, poco después de la tragedia del chapapote), la narración del viajero se vuelve más acariciadora, cálida y próxima que nunca para transportarnos desde Laxe hasta Finisterre pasando por Camelle, Camariñas, Muxia, Lires y Corcubión. De talante paciente y con un sano sentido del humor, Espinàs disfruta de una tierra única, a veces olvidada, mientras dialoga con sus habitantes y sus acontecimientos.


Josep Mª Espinàs nos regala una pequeña joya de incalculable valor en los mapas del viajero. Con su acostumbrada prosa cuidada, evocadora y plástica, el autor consigue mantenernos como compañeros de itinerario mientras recorre, casi siempre a pie, senderos y caminos extraordinarios de un paraje tan único como es la costa gallega noroccidental. El lector que haya estado allí, disfrutará doblemente con este mágico relato de secretos compartidos, tesoros escondidos y héroes cotidianos, aunque también detectará, inevitablemente, un ligero poso de tristeza en el eco final de cada capítulo. Y es que Espinàs recoge con paciencia y meticulosidad las palabras, los recuerdos y el entorno de quienes viven al borde de un mar casi siempre embravecido, casi siempre océano, que todo les ha dado y en donde, demasiadas veces, todo lo han perdido.

Lector, abrir este libro es adentrarse en una Galicia mágica, intacta por el tiempo, derramada a pies de un mar rugiente a expensas de la acogedora bienvenida de sus protagonistas.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Rabos de lagartija de Juan Marsé

En la Barcelona de la posguerra un niño que está por nacer habla quedamente con su madre, su hermano y su perro. David, el hermano mayor, intuye su voz mientras sobrevive a la ausencia de un padre libertario, cuida a su manera de la hermosa pelirroja embarazada y comparte intimidades con un aviador de la RAF que le escucha desde un poster en la pared de su habitación. La infancia de la posguerra, pese a la delicada atención del inspector Galván, pierde con rapidez la inocencia en un entorno de represión política y corrupción moral, donde las relaciones sólo son sencillas en apariencia y el aire que se respira a veces quema como la vida misma.


Rabos de lagartija es una novela coral donde las distintas voces, algunas tan frágiles como la del bebé nonato, se entrelazan y superponen como capas de una realidad que acepta múltiples lecturas, casi todas tristes y desesperanzadas. Con una prosa privilegiada como la de Marsé, las líneas tejen con delicadeza velos y gasas tenues que componen un argumento contundente, a veces crudo pese a la dulzura, para desgranar la angustia y la tristeza de los protagonistas, porque en la España franquista no hay vencedores, tan sólo víctimas. El autor mide con precisión los ingredientes de una novela equilibrada y con solera, tan bien escrita y pensada como una sola pieza que su rotundidad golpea a lector. Las descripciones de un mediodía caluroso del verano de Barcelona escenario de juegos de dos niños perdidos, el horror gris y húmedo de las comisarías de la época, las tardes en el cine de posguerra, o el exquisito retrato, delicadísimo, de la hermosa pelirroja embarazada, constituyen algunos de los tesoros que guarda este cofre de buena madera que es Rabos de lagartija.

Lector, siente el olor de las sábanas de algodón recién lavadas, todavía húmedas, tendidas al sol. Si te asomas entre ellas y las apartas un poquito, alcanzarás a ver la delicada melena roja, la suave curva de la futura madre, la belleza tristemente tranquila que ha hechizado al inspector.

Paisaje con mentiras de Peter Watson

Isobel Sadler decide consultar con un experto en arte y antigüedades cuando un misterioso ladrón casi consigue robarle un cuadro de su familia, Paisaje con mentiras, que ella siempre ha creído de escaso valor. Michael Whiting, el propietario de la galería de arte al que acude Isobel, le garantiza que se trata de una pintura sin demasiado interés pero se ofrece a realizar una pequeña investigación para confirmarlo. Inesperadamente, la pintura resulta ser un mapa icónico que conduce a nueve reliquias de gran valor que fueron escondidas para su salvaguardia durante la disolución de los monasterios bajo el reinado de Enrique VIII. Isobel y Michael se embarcan en la tarea de desentrañar tan fascinante misterio pero pronto descubrirán que no son los únicos interesados en el tesoro.


Paisaje con mentiras es la primera obra de ficción del intelectual e historiador británico Peter Watson, una novela de suspense y misterio ambientada en el mundo del arte, las antigüedades y los tesoros históricos. Autor de libros tan interesantes como Ideas: Historia intelectual de la humanidad, The Medici conspiracy o Historia intelectual del siglo XX, Watson consigue en su primera incursión novelística mantener el interés y el encanto que es habitual en sus argumentos implicando al lector en la investigación de sus dos carismáticos protagonistas y manteniendo la intriga hasta el final. Uno de los puntos más destacables de este libro es el personaje de Michael Whiting, un autentico englishmen de los de club, pipa y acento londinense, que facilmente puede imaginarse apostando con otros caballeros sobre la propuesta de Phileas Fogg de realizar la vuelta al mundo en 80 días. Watson, que se infiltró como marchante y descubrió varias redes ilegales de tráfico de arte cuando trabajaba para The Sunday Times, conoce bien el tema de las antigüedades, las galerías de arte y las obsesiones de los coleccionistas, lo que dota a toda la novela de una sólida firmeza argumental y buena credibilidad en la historia.

Lector, déjate seducir por el encanto del Londres más tranquilo, escondido y tradicional mientras disfrutas de esta caza del tesoro junto a Isobel y Michael. Presta atención al interesante lenguaje gestual y pictórico con el que juega Peter Watson, te gustará.

Baudolino de Umberto Eco

El historiador Nicetas Coniates contempla desolado como la cruzada cristiana de 1204 destruye la hermosa Constantinopla. Atrapado junto a su familia en medio de la vorágine, consigue salvar la vida gracias a Baudolino, un pintoresco personaje que dice haber nacido con dos únicos dones: el don de lenguas y el don de la mentira. Curioso, Nicetas le pide a su salvador que le explique su historia desde la infancia, cuando tropieza por casualidad con Federico I "Barabarroja", emperador del sacro imperio romano, y se convierte en su hijo adoptivo. Baudolino evoca su pasado extraordinario que irá desplegando sus alas desde el momento en el que inventa la carta del preste Juan, prometiendo al emperador el Santo Grial como muestra de amistad si visita su fabuloso país ajeno a todos los mapas conocidos.


Esta extraordinaria novela, una nueva invitación del maestro Eco al juego, abre sus páginas a un mundo de maravilla y delirante aventura histórica en donde ficción y realidad se entrelazan alegremente y sin complejos. Umberto Eco crea un personaje excepcional, mentiroso cronista y "hacedor de Historia", con una verborrea imparable y una inventiva desaforada para conducirnos hasta un mundo en donde lo mejor siempre es el camino para llegar hasta allí. Baudolino es un libro de aventuras lingüísticas, si es que ese género existe, una agradable trampa para el lector despistado que disfrutará cayendo en las fantásticas redes de la narrativa de su autor. Como ocurre con otras novelas de ficción de Eco (La misteriosa llama de la reina Loana o La isla del día de antes), la aventura no sólo está en la historia que nos explica porque el lenguaje también es uno de los protagonistas.

Lector, si abres este libro te embarcarás en una delirante aventura por la Europa de finales del siglo XII de la mano de un guía fantásticamente mentiroso, donde todo es posible porque la Historia aún está por escribir.