jueves, 13 de enero de 2011

La noche de la tempestad de César Vidal

23 de abril de 1616, el genial William Shakespeare acaba de morir y su abogado visita Stratford para comunicar a la familia del dramaturgo sus últimas voluntades. Susanna Hall, la hija mayor de Shakespeare, asiste junto a su esposo, su madre, su hermana y su cuñado a la lectura del testamento inquieta por la presencia de un extraño y risueño personaje vestido de verde y tocado por un sombrero de larga pluma roja. Sin embargo, la verdadera sorpresa llega con las disposiciones del difunto: el Cisne de Stratford, el favorito de la reina Isabel, deja toda su fortuna a Susanna, legando a su esposa "su segunda mejor cama" y a su hija Judith "una taza de plata". ¿Por qué Shakespeare redactó tan excéntrico documento? ¿Por qué desheredó a su esposa y a su hija menor? ¿Qué pasó realmente en Londres con su padre? Susanna decide aceptar la invitación que le ofrece el extraño vestido de verde para llegar al fondo de la verdad.


César Vidal parte del verdadero testamento de William Shakespeare para recrear una posible explicación de tan peculiar documento histórico. Fiel a la letra del texto, al carácter de la época y a los datos biográficos de todos los personajes, Vidal construye un entretenido relato en donde Susanna y el misterioso hombre de verde recrean a pinceladas los sentimientos, la vida y las razones que habría podido tener Shakespeare para escribir como lo hizo, no sólo sus últimas voluntades, sino todas sus obras y personajes de ficción. Una hipótesis interesante que seduce más por su entretenida y amable narración que no por la posibilidad de que fuese cierta. El autor retrata con eficacia las costumbres y el pensamiento religioso de la Inglaterra de principios del siglo XVII y se mete, con cierta ternura, en la piel de una Susanna sencilla, cariñosa, amable que lucha por comprender y perdonar.

Lector, si alguna vez tocó tu alma alguna de las obras maestras de Will, te gustará este breve repaso a su vida y a su imaginación desde un nuevo punto de vista.

No hay comentarios :

Publicar un comentario