lunes, 29 de agosto de 2011

La voz de los muertos de Julián Sánchez

En medio de la noche barcelonesa, el inspector David Ossa conduce hasta un piso de la calle Escudellers tras una llamada de comisaría. Allí encuentra un escenario terrorífico: cuatro cuerpos mutilados, cada uno en una habitación, con signos rituales de tortura, las puertas y ventanas enigmáticamente cerradas desde dentro. El comisario Rosell pone a Ossa al mando de la investigación pero todas las pistas acaban en un callejón sin salida y las presiones políticas le alientan a cerrar el caso lo antes posible. Ossa presiente que la clave del caso está en uno de los muertos pero, a medida que se adentra en esa vía de investigación, los asesinatos se perfilan como una historia mucho más antigua y escalofriante, con raíces que se remontan cíclicas a lo largo de los años. El detective flaquea, por primera vez en su carrera duda de sus habilidades especiales, de su don, del delgado velo que separa la percepción y la verdad.

Pese a que Julián Sánchez confiesa que como lector no se siente particularmente atraído por la novela negra, lo cierto es que con la pluma en la mano ha creado una estupenda historia al más puro estilo thriller policíaco con visos sobrenaturales que poco tiene que envidiar al estupendo John Connolly y a su detective Charlie Parker (Todo lo que muere, El poder de las tinieblas, etc.). Las bazas fuertes de La voz de los muertos son, sin duda, su especial protagonista y la trama de unos asesinatos que se desvela paso a paso al bien pautado ritmo de una interesante investigación que cautiva al lector con facilidad. Pero la nota fresca de esta bien estructurada novela es su narración coral. Cada personaje relata en primera persona y en presente, a tiempo real, lo que está viviendo y pensando, de manera que al lector se le ofrece una mirada muy atractiva y colorista desde distintas perspectivas de cada uno de los protagonistas y sus circunstancias. En el caso de David Ossa, el detective protagonista con dones sobrenaturales, su narración se acerca en ocasiones a puro pensamiento, ideas a borbotones próximas a la técnica del monólogo interior: pensamientos, sensaciones, sentimientos del personaje con un realismo psicológico.

La voz de los muertos es una novela que intriga y sorprende por muchos motivos. Con un ritmo sostenido y la fluidez que su autor no acabó de lograr en su anterior novela (El anticuario), constituye una saga a tener en cuenta a partir de ahora en el panorama de la novela negra. Por el encanto especial de su detective protagonista, por el magnífico escenario de Barcelona en las horas más oscuras, por el tesoro escondido que constituye el estupendo relato de la infancia de Ossa y su breve homenaje a las novelas de aventuras, a Julián Sánchez no se le ha dado nada mal un género del que no es siquiera admirador... ¡con escena de tiroteo (muy buena) incluida!

Lector, atrévete a conocer a David Ossa, detective especial tocado por el leve aliento de la dama oscura de la guadaña. Por cierto, curiosamente esta novela comparte título con la segunda parte de El juego de Ender de Orson Scott Card.

2 comentarios :

  1. Hola, Mónica!
    Felicidades: te aseguro que no he conocido mejor crítica y resumen de mi novela que los tuyos. Espero que hayas disfrutado leyéndola. La próxima, si todo va bien, en Abril/ Mayo del 2.012

    Un abrazo,

    julian

    ResponderEliminar
  2. Hola Julián,
    Me encantó, entre otras muchas cosas, el relato de la infancia del protagonista, tan evocador. Casi saboreas el pan con chocolate y los tebeos!! Muy bueno, de verdad. Me pareció que esta novela la habías escrito más fluida en el tiempo, quizás me equivoque, como si "El anticuario" la hubieses dejado aparcada y vuelto a ella alguna que otra vez y en cambio esta, pese a los cambios, hubiese fluido más, ¿fue así?
    He escrito a Roca editorial con un pequeño compendio de erratas de la primera edición, por si sirve de algo. Y también he visitado la página de misdetectivesfavorit@s.com para proponer a David Ossa!!
    Bueno, felicidades de nuevo y gracias por pasarte por aquí. Tus lectores nos quedamos con ganas de más..

    ResponderEliminar