miércoles, 14 de diciembre de 2011

La sanguijuela de mi niña de Christopher Moore

Jody vuelve a salir tarde otra vez del trabajo en la zona financiera de San Francisco y, de nuevo otra vez, lleva una espantosa carrera en las medias. En plena noche, antes de poder acercarse a la parada del autobús, un misterioso hombre moreno y pálido salta sobre ella para beber su sangre. Jody despierta dos noches después bajo un contenedor de basura y, cuando por fin consigue llegar a su apartamento, nada vuelve a ser como antes: se siente totalmente sana, muy fuerte y nada torpe, con los sentidos agudizados y muchas ganas de comerse al estúpido de su novio Kurt. Jody sabe que se ha convertido en vampiro y a partir de esa noche en adelante sus prioridades sobre medias intactas y pérdida de peso van a quedar relegadas muy abajo en su lista de supervivencia. Cuando encuentra a Tommy, un aspirante a escritor recién llegado de la rural Indiana, en donde todos le creían gay por querer ir a la universidad, y a los Animales del turno de noche del Safeway de Marina, sus problemas, lejos de verse solucionados, empiezan a aumentar exponencialmente.

Pese a sus lamentables y desacertados títulos en castellano e inglés (Bloodsucking fiends), La sanguijuela de mi niña es una más que entretenida novela muy lejos de los tópicos literarios de vampiros a los que el lector está acostumbrado. Más divertida por sus excéntricos personajes (el Emperador, los Animales, los dos policías de homicidios, etc.) y sus irónicas y absurdas situaciones, que no por una trama hilarante, la historia avanza con gracia y fluidez, interesando desde el inicio y manteniendo estupendamente el misterio y el crescendo del stress. Christoper Moore escribe con buen pulso, excelente ritmo, sarcásticos diálogos, metáforas divertidas aunque elegantes y respetuosas, ocurrentes juegos de palabras y una cuidada sencillez que hacen muy agradable su lectura. Moore es un buen ejemplo de novela de humor original, fresca y comedida, que insinúa más de lo que destapa y consigue que sus personajes y situaciones acaben por hacer sonreír al lector. Junto con Un trabajo muy sucio, y pese a su título (que desanima a cualquiera), La sanguijuela de mi niña es uno de los mejores trabajos de su autor. Ideal para olvidarse de todo un ratito entre sus páginas, incluso con resaca navideña.

Lector, olvídate de Bram Stoker y de Anne Rice y ven a pasar un (estupendo) ratito con el Emperador y sus hombres, a la caza del vampiro. Pero quedas advertido, lector, los verdaderos monstruos raros de esta historia son todos humanos.

También te gustará: Un trabajo muy sucio

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
La sanguijuela de mi niña

5 comentarios :

  1. Tenía muchas ganas de relajarme un poquito y disfrutar de lectura fácil pero gratificante. Este libro de Moore me ha gustado y me ha hecho pasar un rato de lectura agradable, sin exigir demasiado. Es divertido, está bien escrito y te permite desconectar con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. Se me había pasado esta reseña y veo que era de las más jugosas (y nunca mejor dicho), me ha gustado mucho la presentación "y con unas tremendas ganas de comerse al estúpido de su novio".

    Sí que promete, y sí que el título es infame como el de la apreciable película francesa (que no sé si conoces) "Romualde et Juliett", aquí titulada "Mamá, hay un hombre blanco en tu cama", que solo faltaba que hubieran puesto al final "como puedas" o "de pelotas".

    ResponderEliminar
  3. Pese al título, es un libro muy divertido. No es humor inglés, pero tampoco es ese humor grosero y evidente de algunas pelis americanas. Moore sabe tocar el punto justo de gracia con elegancia y respeto. Los diálogos y los juegos de palabras están muy bien.
    Aunque si quieres empezar con este autor, te recomiendo "Un trabajo muy sucio", está genial.
    He visto la peli que comentas, pero la conocía por su infame título español. De hecho, recuerdo que tardé mucho en vencer mis escrúpulos y verla por el dichoso título. Es que no invitaba nada a verla, ¿a qué no? Es que esto de la traducción de títulos a nuestro idioma a veces es peliagudo, ¿qué me dices de "con faldas y a lo loco"? Y eso que no es de los peores...

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, el título falla mucho pero es que como siempre la traducción al castellano es desastrosa, el título original es más acertado: "Bloodsucking Fiends: A Love Story". Coincido con tu crítica Mónica, un libro muy divertido e interesante con un montón de personajes de lo más variopinto y de fácil lectura. Yo lo he terminado recientemente y no me arrepiento de seguir tu consejo, un libro muy recomendable.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que te haya gustado. Te recomiendo "Un trabajo muy sucio" del mismo autor. Es genial.

    ResponderEliminar