jueves, 29 de diciembre de 2011

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer (Groucho Marx)

Ahora que se termina el año y somos tan dados a hacer compendios y reflexiones de nuestras vivencias, me apetece dejar vagar la mirada por los archivos de este blog. Y me doy cuenta, con infinita alegría, de que hemos compartido un montón de buenos momentos de lectura. Con diferencia, lo mejor de todo ha sido encontrar vuestros comentarios, pequeñas piedrecitas de colores que son la vida de este acuario literario. Y es que, sin vosotros, Serendipia no es serendipia.

Gracias a mis estupendos 22 seguidores (¡Pilar Alberdi, incluida! ¡Qué lujo!), que me hacen mucha compañía y me inspiran cuando escribo pensando en ellos. Gracias con mucho cariño a Loquemeahorro, Isi, Alice, Tatty... Gracias a todos los que os habéis pasado por aquí alguna vez para aportarme vuestra voz, enriquecéis este espacio. 

Y gracias en especial, con permiso de todos demás, por la enorme ilusión que me ha hecho siempre y cada una de las veces que he encontrado sus comentarios, a todos los autores que han pasado por aquí para echar un ojo benévolo sobre las reseñas de sus libros y aportarme sus cálidos ánimos: Jaume Benavente, Julián Sánchez y Julia Stagg. Ha sido mágico encontraros con tanta emoción en Serendipia.

Un saludo especial también a Roca Editorial, Editorial Funambulista, Libros del Asteroide y Editorial Impedimenta, por tener en cuenta estas pequeñas reseñas y tratar con tanto cariño e ilusión el noble oficio de la edición.

Espero que nos sigamos encontrando, entre buenos libros, durante este 2012. Os espero!!

martes, 27 de diciembre de 2011

En el país de la nube blanca de Sarah Lark

Hacia mediados del siglo XIX, los primeros colonos británicos empiezan a prosperar como ganaderos y barones de la lana en la idílica Nueva Zelanda. Las oportunidades de esa nueva tierra amable y hermosa son muchas pero hay algo de lo que andan escasos: no hay mujeres blancas con las que desposarse y formar una familia. En Londres, Helen Davenport se desespera ante la poca capacidad de uno de sus alumnos acomodados. Acaba de cumplir 24 años y sabe que tiene pocas oportunidades de casarse bien y tener sus propios hijos... Hasta que tropieza con un particular anuncio neozelandés en donde solicitan futuras esposas. En Gales, Gwyneira Silkham desespera a sus padres por su carácter indomable y su avidez por la aventura, pero cuando Gerald Warden llega de Nueva Zelanda en busca de buenas ovejas y una esposa para su heredero, una nueva perspectiva se abre en el futuro de la joven. Helen y Gwyneira se conocerán en el Dublin, el barco de pasajeros que las llevará hasta su nuevo hogar, donde iniciarán una amistad que habrá de confortarlas durante toda la aventura en la que van a convertirse sus vidas.

Sarah Lark, seudónimo de Christiane Gohl, es una escritora alemana que reside en Almería desde hace más de diez años y que ha decidido batir records de ventas con su novela En el país de la nube blanca, aunque parece ser que la saga tendrá continuación en dos libros más, todavía inéditos en castellano. Pese que al lector pueda parecerle todo un periplo embarcarse en esta lectura de casi 750 páginas, lo cierto es que la aventura de Helen y Gwyneira en la Nueva Zelanda de 1852 no les dejará indiferentes. En el país de la nube blanca no es una novela que sorprenda, su ritmo es desigual, su prosa a veces titubeante (no se puede precisar si por la inexperiencia de su autora o por puntuales errores en su traducción o edición) y  la bondad de sus protagonistas femeninas (valientes, leales, inteligentes, etc.) contrasta con la maldad de la mayoría de sus personajes masculinos (mezquinos, alcohólicos, violadores, estúpidos, crueles, etc.).  Pero pese a todo esto, la novela funciona, y funciona muy bien, quizás porque Lark es una estupenda contadora de historias o quizás porque situar su novela en la Nueva Zelanda de mediados del siglo XIX, con sus hermosos paisajes y sus melancólicas tribus maoríes, resulta una aventura irresistiblemente romántica. Desde las primeras páginas, la autora construye meticulosamente dos protagonistas extraordinarias que encandilan sin remedio al lector, y es entonces cuando se produce la magia: el lector hechizado ya no puede dejar de leer, pues necesita saber qué va a ser de sus dos heroínas aventureras en esa tierra salvaje dominada por los hombres y su ambición. Sin duda, una sólida historia de arduas y continuas tribulaciones, en el marco de inmejorables paisajes... con recompensa, ¿o pensaba el sufrido lector que no tendría su final feliz?

Lector, aquí tienes una cautivadora historia que te transportará a un tiempo en el que una tierra y una civilización sin corromper ofrecen el punto de partida de una singular epopeya.

También te gustará: El jardín olvidado; El suelo del ruiseñor

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:

En el país de la nube blanca (para Kindle)
En el país de la nube blanca (en papel)

Cantiga de agüero de Carmen Gómez Ojea

Don Segundo y don Pelayo Mármol son los últimos descendientes varones de un antiguo linaje astur de cristianos viejos y alguna sangre judía. Mujeriegos y dedicados a los placeres de la caza y el juego, poco patrimonio les queda ya por mantener pero pese a todo, el primogénito debe casarse y continuar la estirpe. Por eso don Segundo Mármol se desposa en nupcias con la, a primera vista, bobalicona y jovencísima Constanza Figueroa, una galleguiña inocente que se sumerge con tristeza y añoranza en el tenebroso palacio de los Mármol. Pero Constanza pronto se deshará de los últimos ropajes de la candidez y tomará las riendas de su propia vida para forjarse, en España y en las Américas, su propio destino, maldito o no. Ángel o demonio, según quién lo decida, la que debiera ser madre de varones Mármol, inicia una nueva vida para olvidar la pérdida y desafiar la maldición.


Carmen Gómez Ojea fue premio Nadal 1982 con esta original Cantiga de agüero. Una novela que se puede enmarcar en el ámbito de la aventura y la tragicomedia, aunque con un estilo personalísimo y peculiar próximo al tono narrativo de Juan Eslava Galán en su En busca del unicornio o de Ángeles de Irisarri en La cajita de lágrimas, si bien la autora tiene una voz literaria propia y única que intriga a lector desde los primeros párrafos. Entretenida y con una trama inesperada por la originalidad de sus personajes y sus inestables caracteres, Cantiga de agüero transcurre en los tiempos del cambio de milenio cuando Europa vivía una proliferación de la espiritualidad y el misticismo casi sin precedentes. Por eso al lector no debe sorprenderle que la novela esté plagada de predicadores y santones capaces de esclavizar con sus ocurrencias un pueblo entero. Sin embargo, más allá de religiones, profecías y doctrinas, este estupendo libro se disfruta sobretodo por su excelente y sólida literatura, por su vertiginosa gramática y por esa calidad y riqueza de las palabras que pocas veces se encuentra (con honrosas excepciones) más allá de los clásicos. Una apuesta diferente de buena literatura.

Lector, adéntrate en la tierra astur de principios del siglo XX y descubre la maldición de los Mármol, su locura y su destino, siempre envuelto (para no pasar frío) en el grueso terciopelo de esta riquísima prosa.

También te gustará: En busca del unicornio, La cajita de lágrimas, Las damas del fin del mundo

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Mi Wishlist para FNAC

Estas Navidades FNAC tiene un concurso estupendo en el que puedes ganar un cheque por 2.012 euros para gastar en sus tiendas.

Las bases del concurso para bloggers establecen que se debe confeccionar una lista de deseos por importe igual o inferior a 2.012 euros, indicando el valor de cada producto elegido, así que... Allá vamos:

Libros:
El temor de un hombre sabio. 23,66 €
Yo mataré monstruos por ti. 12,83€

Smartphone:
Samsung Galaxy II. 499€

Portátil:
Sony Vaio EH2K1E/W color blanco Portátil 15,5". 599€

Home cinema:
Panasonic SCBTT262 Home Cinema 2.1 BluRay 3D. 278,07€

Tablets:
Apple iPad 2 con WiFi y 3G 16 GB color negro. 599€

Total WishList FNAC: 2011,56€

Mucha suerte a todos!!!

viernes, 16 de diciembre de 2011

No vuelvas a leer Jane Eyre de Carmen Gómez Ojea

Jimena es una adolescente con una prolífica imaginación que se siente triste y desanimada cada vez que comprueba la ignorancia becerril de los amigos que la rodean. Segura de si misma, con un criterio de la moda muy particular, y cansada de que le digan que tiene que perder unos kilos, Jimena se desespera a la búsqueda de algo interesante que la sorprenda. Alejada de un verano que promete ser igual a otros tantos, se sumerge en la relectura de su libro favorito, Jane Eyre, imaginando que ella es Jane y suspirando por el señor Rochester. Convencida de que los hombres más atractivos del mundo han nacido de la pluma de escritoras femeninas, la llegada de Samuel, Ojos de Musgo, la va a incomodar de maneras que nunca hubiese sospechado.

La clave principal para disfrutar de este breve librito consiste en dejarse llevar por la prosa envolvente de Carmen Gómez Ojea. Escritora extraordinaria, la autora sabe construir un lenguaje propio a través de sus frases larguísimas de montaña rusa para transportar al lector de cresta en cresta, pero siempre mecido por las olas estupendas de esta original historia. Sí, original pese a que trate del tema más antiguo y utilizado del mundo. Pero una originalidad que no radica tanto en los hechos, ni en los personajes (a excepción de la intrincada Jimena) sino en su prosa de juglar y en su gramática de epopeya. Este es un libro que se disfruta a sorbos breves pero intensos para apreciar con calma un estilo personalísimo de escritura que encanta por su calidad, agudeza y sobrio sentido del humor.

Lector, ¿todavía eres capaz de resistirte a un título como este?

También te gustará: Un haiku para Alicia; 35 kilos de esperanza

miércoles, 14 de diciembre de 2011

La sanguijuela de mi niña de Christopher Moore

Jody vuelve a salir tarde otra vez del trabajo en la zona financiera de San Francisco y, de nuevo otra vez, lleva una espantosa carrera en las medias. En plena noche, antes de poder acercarse a la parada del autobús, un misterioso hombre moreno y pálido salta sobre ella para beber su sangre. Jody despierta dos noches después bajo un contenedor de basura y, cuando por fin consigue llegar a su apartamento, nada vuelve a ser como antes: se siente totalmente sana, muy fuerte y nada torpe, con los sentidos agudizados y muchas ganas de comerse al estúpido de su novio Kurt. Jody sabe que se ha convertido en vampiro y a partir de esa noche en adelante sus prioridades sobre medias intactas y pérdida de peso van a quedar relegadas muy abajo en su lista de supervivencia. Cuando encuentra a Tommy, un aspirante a escritor recién llegado de la rural Indiana, en donde todos le creían gay por querer ir a la universidad, y a los Animales del turno de noche del Safeway de Marina, sus problemas, lejos de verse solucionados, empiezan a aumentar exponencialmente.

Pese a sus lamentables y desacertados títulos en castellano e inglés (Bloodsucking fiends), La sanguijuela de mi niña es una más que entretenida novela muy lejos de los tópicos literarios de vampiros a los que el lector está acostumbrado. Más divertida por sus excéntricos personajes (el Emperador, los Animales, los dos policías de homicidios, etc.) y sus irónicas y absurdas situaciones, que no por una trama hilarante, la historia avanza con gracia y fluidez, interesando desde el inicio y manteniendo estupendamente el misterio y el crescendo del stress. Christoper Moore escribe con buen pulso, excelente ritmo, sarcásticos diálogos, metáforas divertidas aunque elegantes y respetuosas, ocurrentes juegos de palabras y una cuidada sencillez que hacen muy agradable su lectura. Moore es un buen ejemplo de novela de humor original, fresca y comedida, que insinúa más de lo que destapa y consigue que sus personajes y situaciones acaben por hacer sonreír al lector. Junto con Un trabajo muy sucio, y pese a su título (que desanima a cualquiera), La sanguijuela de mi niña es uno de los mejores trabajos de su autor. Ideal para olvidarse de todo un ratito entre sus páginas, incluso con resaca navideña.

Lector, olvídate de Bram Stoker y de Anne Rice y ven a pasar un (estupendo) ratito con el Emperador y sus hombres, a la caza del vampiro. Pero quedas advertido, lector, los verdaderos monstruos raros de esta historia son todos humanos.

También te gustará: Un trabajo muy sucio

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
La sanguijuela de mi niña

domingo, 11 de diciembre de 2011

Viaje al pasado de Stefan Zweig

Ludwig, un químico empresario alemán, acude nervioso a la cita más importante de su vida. En la estación de trenes espera reencontrarse con el amor de su vida, de quién lleva separado más de nueve años. Juntos por fin, apenas se atreven a tocarse por temor a que se les desvanezca el sueño entre los dedos. Cogen el tren hacia Heidelberg y se sientan frente a frente en un compartimento lleno de personas. Les falta la intimidad pero no el deseo, y casi se conforman con poder mirarse a los ojos después de tanto tiempo. Mecido por el traqueteo del tren, Ludwig recuerda su juventud de pobreza y esfuerzos, sus problemas de orgullo y sus ansias de libertad, hasta que la vió por vez primera y supo que nunca desearía tanto como la deseaba a ella.

Viaje al pasado es una breve historia sobre un amor tan puro e intenso que el solo hecho de pensar en consumarlo hace tambalear la convicción de sus protagonistas. A través de sus páginas se establece un delicado equilibrio entre espíritu y deseo que marca el ritmo del anhelo de Ludwig y dota a toda la historia de una luz delicadísima de gestos, miradas y palabras nunca pronunciadas. Viaje al pasado se disfruta por los ricos matices de los sentimientos de sus protagonistas y su manera de expresarlos, pero también por la extraordinaria sensibilidad de la prosa de Zweig, capaz de conseguir complejas construcciones psicológicas sin abandonar nunca su excepcional estilo literario. Escrito en la época de entreguerras, la historia también refleja la aversión de Stefan Zweig (Viena 1881- Brasil 1942) por el espíritu bélico y revanchista de la Alemania nazi, y el horror a una guerra, que separa a sus dos amantes y más tarde los aturde con su clima de venganza y odio mientras pasean por las calles de Heidelberg.

Como en el caso de Daniel Glattauer (Contra el viento del norte), Zweig también era vienés y escribía en alemán. Glattauer por su precisión quirúrgica a la hora de elegir las palabras y Zweig por sus hermosas y matizadas metáforas, merecen sin duda, ser abordados en su idioma original.

Lector, aquí tienes una novela a la que podrás asomarte tantas veces como te apetezca seguro de encontrar nuevos tesoros cada vez que la abras.

También te gustará: La ladrona de libros; La casa de Riverton

sábado, 10 de diciembre de 2011

Cuatro hermanas de Jetta Carleton

"Mi padre poseía una granja en el lado occidental del Misuri, por debajo del río, donde la meseta de Ozark desciende para unirse a la llanura". Mary Jo inicia así el relato de sus veranos en casa de sus padres, Matthew y Callie Soames, junto a sus hermanas Jessica y Leonie. Todos los años se escapan unas semanas de sus respectivas vidas para volver a la granja familiar y compartir el cariño de sus historias pasadas, el sólido núcleo que han labrado sus padres y su admiración por el florecimiento vespertino de las damas de noche. Las habitaciones de la granja todavía conservan el eco de las risas y los pasos de las cuatro hermanas: el corazón de Jessica, la tozudez de Leonie, la frescura de Mathy, la niñez de Mary Jo. La dura vida en el campo de las primeras décadas del siglo XX en Kansas, los lazos de esa comunidad, la autenticidad del paisaje y la omnipresencia de la religión hasta en los pensamientos más íntimos, marcarán los anhelos y decisiones de esta peculiar familia.
Cuatro hermanas es, por desgracia para los amantes de la buena literatura, la única novela de Jetta Carleton. Inspirada en su infancia junto a sus hermanas en la granja de Misuri de sus padres, Carleton regala al lector el cálido retrato de la familia Soames adentrándose con encantadora sencillez en la intimidad de cada uno de sus miembros. El mayor atractivo de la escritura de esta autora es su don para conseguir trasmitir un alud de sensaciones sin manierismos ni artificiosas situaciones o descripciones trufadas de tópicos románticos. A través de una narración casi cotidiana de la vida de los protagonistas y de sus pensamientos, Carleton consigue ir perfilando a cada uno de ellos con precisión y luminosidad. El lector queda prendado de ellos con esa misma naturalidad, hipnotizado por el compás tranquilo de Misuri, cautivado por el placer sencillo del helado, de la música o de las damas de noche. Siempre omnipresente, el paisaje natural de Cuatro hermanas, con sus melocotoneros, sus cerezos, sus campos de trigo y mazorcas, sus atardeceres, la frescura del río, se convierte en un poderoso protagonista que envuelve con calidez la atmosfera única de esta estupenda novela.

Resulta muy difícil reseñar un libro que gusta por sus intangibles sensaciones, tan bien trasmitidas entre sus líneas. Porque cuando se analiza la trama de Cuatro hermanas, no tiene una linealidad precisa o una acción continuada, sino que un narrador omnisciente traslada la atención de uno a otro personaje hasta convertirla en una historia coral y a la vez única. Así que al lector no le queda más remedio que reconocer que le gusta este libro, no sólo por su calidad, sus personajes o su historia, sino también por su cálida compañía.

Lector, siéntate un ratito en el porche de la granja de los Soames, déjate envolver por el paisaje amable del Misuri del siglo pasado, y tendrás la suerte de ver aparecer a Jessica, Leonie, Mathy y Mary Jo corriendo como náyades en busca de la frescura del río.

También te gustará: La fórmula preferida del profesor; El consuelo
Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
Cuatro Hermanas

lunes, 5 de diciembre de 2011

Agua para elefantes de Sara Gruen

Jacob Jankowski tiene noventa años, o noventa y tres, y vive recluido en una residencia de ancianos en donde pasa los días anhelando la comida de verdad y un poco de independencia. Pero este fin de semana es distinto porque el circo ha llegado al otro lado de la calle y el domingo su familia le llevará a ver la función. Jacob sabe mucho del circo, una vez, hace muchos años, lo fue todo en su vida. Estados Unidos sufría el crack de la bolsa del 29 y él estaba a punto de licenciarse en Cornell, como veterinario, cuando una llamada telefónica puso patas arriba toda su apacible existencia. Perdido, desolado, sin hogar, sin trabajo, Jacob se cuela inesperadamente en el tren del Espectáculo más Deslumbrante del Mundo de los Hermanos Benzini donde tío Al le concede un lugar como veterinario. Rodeado del cariñoso orangután Bobo, la peculiar elefanta Rosie, los increíbles caballos de Marlena, fieras desdentadas y un elenco de artistas y peones desesperados, el joven Jankowski descubrirá las miserias y las maravillas del circo de la época, pero también, de qué está hecho realmente el material huidizo de su propia alma.

En Agua para elefantes, Sara Gruen regala al lector una interesantísima mirada al mundo circense de finales de los años veinte en Norteamérica. Basada en un sólido estudio y documentación de la época (como se detalla en Nota de la autora), esta novela conmueve por el maltrato, a veces gratuito, que sufrían personas y animales siempre en aras del espectáculo. Sin duda, lo más interesante de esta historia acaba siendo la relación del protagonista con sus bestias de circo, pero también el cambio que se opera en un muchacho obligado a elegir caminos que nunca antes habría soñado siquiera que pudiesen estar a su alcance. Bien escrita, amable, sencilla, la prosa de Gruen invita al lector a adentrarse en un mundo fascinante y peculiar que históricamente existió para delicia y desgracia de muchos. Más allá de una historia de amor que queda algo desdibujada por el brillante entorno, destaca la mirada profundamente cautivadora y tierna de la autora sobre los animales del circo y sus relaciones con los humanos.

Lector, si tienes curiosidad por conocer cómo vivía la elefanta Rosie y el payaso Walter en el Espectáculo más Deslumbrante del Mundo, acércate a Jacob y te contará su historia.

También te gustará: El legado ; Baudolino

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
Agua para elefantes