lunes, 16 de enero de 2012

Once vidas de Mark Watson

Xavier Ireland es el locutor de un programa radiofónico que se emite a altas horas de la madrugada londinense. Sus oyentes insomnes suelen salir en antena a explicarle alguna confidencia porque Xavier, además de llevar el programa con éxito, sabe escuchar y dar buenos consejos. Sin embargo, una vez sale de la emisora y se despide de su torpe colaborador, Murray, de quien cuida como un paciente hermano mayor, se vuelve hermético para el resto del mundo. No siempre fue así, claro, en Australia, en su otra vida, tenía amigos por los que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa, pero todo eso quedó atrás, enterrado junto al terrible secreto que le llevó a huir hasta Londres. Un día, cuando se dirige a casa después de unas compras, se topa con una pandilla de adolescentes que están maltratando a un chico. Xavier duda entre intervenir o no, en lucha consigo mismo por su terrible pasado y su inmune presente. Finalmente, el pobre chico agredido no recibe suficiente ayuda y acaba en urgencias con algunos puntos de sutura. Y ese es el inicio de toda una serie de consecuencias que afectará, en cadena e irremediablemente, la vida de otras once personas. 
Pese a lo que puede leerse en la contraportada de Once vidas, este libro no es "una novela divertida" y, tampoco, pese al encanto trivial de su portada, pertenece al género de la chick-lit o de la comedia ligera y glamurosa. Once vidas es una historia curiosa sobre las consecuencias de intervenir puntualmente en la vida de los demás y el peso de los errores sobre el resto de la existencia. Una pequeña historia donde se entrecruzan los caminos de muchas otras vidas de manera curiosa, casi por azar, y en donde el rasgo más cautivador de toda la trama es el interés humano de cada diminuta tristeza. Se trata, en conjunto, de un libro algo triste en donde todos los personajes sufren y sobrellevan su propio dolor hasta que el hecho de compartirlo consigue aliviarles un poquito, nada más. Mark Watson es un autor joven que escribe con firmeza y precisión, pero sin complicarse la vida con ejercicios estilísticos demasiado complicados. Confía en su protagonista para llevar todo el peso de la trama, mantiene correctamente el misterio oscuro que le hace como es, y lo adorna con la filigrana (unas veces más conseguida que otras) del cruce de destinos de los demás personajes. En general, consigue una historia entretenida, de sencilla lectura y con moraleja final.

Lector, este es un libro que entretiene pero que podría haber dado mucho más.

También te gustará: El club de los viernes; Desde mi cielo

Si  quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:
Once vidas (para Kindle)
Once Vidas (en papel)

2 comentarios :

  1. Yo no sé quién escribe y diseña las portadas y contraportadas, pero con frecuencia hacen un flaco favor al libro.

    Me he dado cuenta que esto ocurre especialmente cuando se dice que una novela es "divertida", o "de humor" y no te digo yo nada de "deliciosa".

    Si fueran sinceros y pusieran más o menos lo que tú en esta reseña, probablemente tendrían menos lectores decepcionados, es más, a mí me ha apetecido leermelo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, yo pensaba lo mismo después de terminar este libro. No es para nada "divertido" y con esos dibujitos parece un libro de Sophia Kinsella o de Marian Keyes o similiar, y está bastante lejos de ese género literario.
    Lo cierto es que los posibles lectores sólo tenemos las armas de las portadas y las contraportadas cuando decidimos arriesgarnos a darle una oportunidad a un autor o título que no conocemos. Y eso no ayuda demasiado.
    Pues nada: queridos lectores, pasad de las contraportadas y leed la reseña en serendipia, jajajajaja!!!

    ResponderEliminar