domingo, 24 de junio de 2012

La tienda de los paraguas de Elin Hilderbrand

Marguerite está nerviosa porque hace más de diez años que no cocina y apenas sale de casa o habla con nadie. Vive en la isla de Nantucket, Nueva Inglaterra, donde una vez fue la reputada chef y propietaria del restaurante Les parapluies, en donde se sentaba largas horas a debatir delante de un buen champán con sus mejores amigos, Candance y Porter. Pero ahora el restaurante lleva años cerrado, convertido en una tienda de souvenirs, y ella ya no cocina ni bebe champán. Hasta que Renata, su ahijada, llama una noche para decirle que pasará unos días en la isla, en casa de los padres de su novio, y que desea visitarla para hablar de su madre, Candance. Marguerite la invita a cenar, consciente del duro ejercicio emocional que le supondrá volver a salir de casa, hablar con sus antiguos proveedores y amigos, cocinar, recordar. Hubo un tiempo en el que ella regresó de París de la mano de Porter y creó su propio hogar en Les parapluies. Un tiempo en el que fue feliz y se sintió a gusto, rodeada de buena gente y excelente comida. Pero ahora Candance no está y su hija Renata llama a la puerta de Marguerite para preguntar qué pasó.


Nantucket es una isla cercana a la costa de Massachusetts, habitual destino de veraneo en Nueva Inglaterra. Este paisaje, melancólico y poco habitado en invierno, juega un papel protagonista en la novela de Elin Hilderbrand por su incidencia en el ánimo de los personajes. La misma Marguerite es como Nantucket porque cobra vida en verano, cuando llega Porter, y se sume en un suave letargo de espera durante los meses de frío. Seguramente por esta característica de la isla y de los personajes, el título original de esta novela es The love season y, quizás, La tienda de los paraguas es una desafortunada traducción que sumirá al lector en un ligero desconcierto. Si bien es cierto que el restaurante de Marguerite se llama Les parapluies, a causa del cuadro de Auguste Renoir, en él no venden paraguas y la tienda para turistas que abre posteriormente en su lugar tampoco tiene ningún protagonismo. A parte de la extraña elección de su título, La tienda de los paraguas es una novela sencilla y agradable, que se desarrolla en tan sólo veinticuatro horas en la vida de sus protagonistas, salpicada con un buen sentido del ritmo por numerosas incursiones al pasado. Este juego temporal mantiene cierto suspense e interés por la trama que no hubiese conseguido una narración lineal de los hechos. Elin Hilderbrand escribe con soltura y sin excesos dramáticos, lo que la salva de caer en la literatura romántica más tradicional, y crea un interesante personaje protagonista, Marguerite, al que podría haber sacado mucho más partido. Hilderbrand se deja en el tintero la genialidad culinaria de su heroína, su carácter y fuerza, su espíritu creador, para hacer hincapié en sus debilidades, lo que le resta fuerza y color a un personaje que podría haber resultado mucho más vívido y dimensionado. En general, se trata de una novela entretenida e interesante, que desmerece un poco en lo tocante a la trama relacionada con Renata, que podría haber explotado con más acierto la singularidad de Nantucket, sus habitantes y su chef protagonista.

Lector, aunque Marguerite no podrá saciar del todo tu hambre por las grandes historias, te preparará una tarta de queso y pimientos rojos que te hará muy agradable su compañía.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en el siguiente enlace:
La tienda de los paraguas

14 comentarios :

  1. tropecé con este libro en el blog de Marilú (http://cuentalibros.blogspot.com.es/) y me pareció muy curioso por el título y porque me gustó que la protagonista fuese una reputada chef con restaurante propio. Además me apetecía mucho conocer a la autora. No me ha acabado de convencer pero la protagonista y la calidad de la prosa son estupendas. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Anda! primero decir que hace mucha ilusión que alguien se anime a leer un libro por una reseña que una publica. Coincido con tu análisis, respecto al título, es verdad que no tienen tanto peso en la historia como para traducirlo así, algo desafortunado.
    La protagonista saca a colación todos su defectos pese a que podría ser toda una heroína, a mi por lo menos me gustaba mucho ella y Renata se queda algo floja. Yo le puse un Me gusta porque te hace pasar un rato agradable pero sin más. De todas formas me alegro de que hayas disfrutado de la historia y al menos te haya hecho pasar un rato agradable. Muchos besos

    PD: Tu ciudad una vez más no deja de sorprenderme.

    ResponderEliminar
  3. Este libro lo tengo apuntado en mi inmensa lista, espero leerlo pronto y adentrarme en esta historia de Marguerite. Muy buena reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No me atrae mucho la historia y con la pila que tengo pendiente... mejor lo dejo. Da un poco de rabia no acetar con los títulos de las novelas (o películas).

    ResponderEliminar
  5. Tengo ganas de leer esta novela desde hace tiempo, la portada me gustó mucho desde la primera vez que la vi y luego las reseñas que he visto me han gustado
    besos

    ResponderEliminar
  6. Marilú: Es que con las reseñas tan estupendas que haces, entran muchas ganas de leer los libros que recomiendas!! Coincido del todo contigo en que la prota me gusta muchísimo pero Renata empalidece a su lado. Serán cosas de la edad ;-)
    Me hace mucha ilusión que me digas que te gusta mucho mi ciudad, espero que vuelvas pronto. Muack!

    Margaramon: Bueno, guapa, no te hagas demasiadas ilusiones con este libro porque aunque está bien escrito y Marguerite es estupenda, lo cierto es que no es que sea una lectura imprescindible. Entretenida y bien escrita, pero no apasionante. Besos.

    Quadern de mots: Eso de los títulos es sangrante, de verdad. Es que a veces te haces una idea equivocada de la historia por culpa de una traducción disparatada. En este caso no está nada acertado. Entiendo que lo dejes pasar, la lista siempre crece y hay que ser selectiva, eh? Besotes!!

    Tatty: La portada es muy bonita y la historia está bien, no es la típica historia familiar en la que te imaginas lo que va a pasar. Está bien escrita y Marguerite es un cielo, pero no esperes demasiado. Eso sí, entretenida y amena lo es, no te aburrirás. Se lee en un suspito. Besotes!

    ResponderEliminar
  7. No se que decirte, tengo este libro por una de esas historias en las que no pasa nada... y el título me da miedo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Mientrasleo: Es cierto que esta historia promete más de lo que al final pasa, y el título es muy desafortunado porque apenas tiene nada que ver con la trama. Es un libro del todo imprescindible, pero está muy bien escrito y la protagonista es muy interesante. Tiene sus virtudes, aunque no haya acabado de apasionarme. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo pendientes lecturas que me resultan más atractivas así que lo dejaré pasar...
    Besos,

    ResponderEliminar
  10. Carmen: Bueno, no se trata de un libro imprescindible, así que no te sienta como si te estuvieras perdiendo algo ;-) Para cuando tengas más tiempo!! Besotes.

    ResponderEliminar
  11. entonces lo anoto como una probable lectura veraniega tomando el sol, de esas que no piden mucho a uno como lector ;-)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  12. bibliobulimica: Pues sí, guapa, justo eso, una lectura veraniega para no pensar en nada y relajarse. Para nada exigente y con una protagonista que te gustará, ya verás. Ya nos contarás!! Besos.

    ResponderEliminar
  13. ¿Libro mono, agradable pero no de los mejores?

    Por cierto, hay traducciones de títulos que habría que matar a alguien.

    Hay una novela negra cuyo título se tradujo como (aprox) El Misterio de la Secta Malandrina.

    El problema es que no se descubre en el libro que hay una secta, hasta el final.

    ResponderEliminar
  14. Loquemeahorro: Sí, buen resumen: mono, agradable pero flojito. Y encima, tiene momentos y personajes no demasiado "monos". Pero su protagonista es estupenda, lo recomiendo sólo por ella.
    Qué bueno lo de la secta malandrina, qué manera de chafar la historia, por favor. Esto de las traducciones de los títulos es sangrante. Y digo yo, si no se te ocurre una buena traducción, ¿por qué no dejar el título en original?

    ResponderEliminar