miércoles, 22 de agosto de 2012

Mistik Lake de Martha Brooks

En Mistik Lake, un pueblecito de veraneo en los lagos de Manitoba, Canadá, la mayoría de sus habitantes tienen ascendencia islandesa. Todos se conocen, saben quiénes son sus familias y las historias de sus vidas, y cuando acaban las vacaciones estivales, los escasos habitantes del pueblo vuelven a quedarse solos. Una gélida noche de 1981, un grupo de adolescentes se paseaba en coche sobre el helado lago Mistik. Pero el hielo se quebró y el automóvil se hundió bajo las frías aguas. De los cuatro ocupantes del coche, sólo Sally Thorsteinsson consiguió salir con vida del trágico accidente. Ese invierno había cumplido dieciséis años y nunca volvió a ser la misma. Dieciocho años después, Sally y sus tres hijas, Odella, Janelle y Sarah, vuelven a Mistik Lake para pasar los veranos escolares. La tía Gloria tiene una pequeña casa de madera a orillas del lago y siempre está disponible para ellas. Pero Odella, a punto de cumplir los dieciséis, ya sabe que su madre tiene problemas graves con el alcohol y la tristeza. No le queda más remedio que crecer deprisa y hacerse cargo de sus hermanas pequeñas, acompañar a su padre y comprender que la tía Gloria, además de ser capaz de hacerla reír pese al desastre inminente en el que se está convirtiendo su vida, guarda la clave del misterio de Mistik Lake y la tragedia de Sally.


Martha Brooks empezó a escribir Mistik Lake como un pequeño homenaje a sus abuelos maternos, que llegaron al Canadá en la ola de inmigración de 1875 desde Islandia a la zona de los lagos de Manitoba.  Por este motivo, en la novela los protagonistas demuestran siempre un enorme interés en situar a cada generación, en conocer los lazos de parentesco que unen a casi todos los habitantes de Mistik Lake. Y este argumento literario funciona muy bien en dos sentidos: contribuye a crear una serie de personajes entrañables, unidos por un cariño ancestral a sus vecinos, y a la vez refuerza la atmósfera de opresiva vigilancia (todos conocen a todos, tatarabuelos incluidos) que Sally padece en el pueblo. También merece especial atención el discreto protagonismo silencioso pero omnipresente de la naturaleza: el imponente paisaje helado, el silencio de la nieve, las montañas azules, el lago cambiante y el cielo infinito de Manitoba. Por desgracia, en su conjunto, Mistik Lake resulta una historia demasiado sencilla y con poco interés, en la que los secretos no contribuyen a ser un acicate para el lector porque se adivinan fácilmente hacia la mitad de la novela y porque no tienen ni la mitad de la importancia que la autora pretende que tengan. Sin embargo, pese a su pobreza argumental y su poco interés, es una historia que se lee con cierto placer por lo estupendamente bien que está escrita (sus diálogos son extraordinarios) y por el encanto innegable de Odella, su protagonista. Brooks consigue recrear un universo femenino cálido y especial alrededor de Odella, preñado de una ternura maravillosa (sobretodo en las escenas junto a sus dos hermanas pequeñas) y una inteligente y sensible transición a la edad adulta del personaje. La evolución de Odella, su conmovedor cambio de punto de vista, la suavidad con la que muda su piel infantil sin perder su autenticidad y la madurez progresiva de su mirada, consiguen encantar al lector hasta el punto de distraerlo de la simplicidad de la historia. Si para conseguir una buena novela hace falta un buen escritor que tenga algo interesante que contar, a Martha Brooks solo le ha fallado la historia. Esperemos que la próxima vez tenga más suerte porque su excelente prosa bien se merece otra oportunidad.

Lector, aquí tienes una historia algo decepcionante que quizás te compense por el disfrute de sus hermosos paisajes helados en contraste con la dulce calidez de su protagonista.


Desafío sagas familiares 6/10

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en los siguientes enlaces:
Mistik Lake (Tapa blanda)
Mistik Lake (Tapa dura)

14 comentarios :

  1. A veces los libros que no son ni pretender ser nada profundos pero están bien escritos son suficientes para hacerte pasar un buen rato. A veces cuando un libro significa simplemente una buena lectura es suficiente. Hay libros para todos y para todos los momentos. Y a mi ese discreto protagonismo del paisaje ya me atrae.

    ResponderEliminar
  2. Quadern de mots: Has dado justo en el clavo, no podría haberlo explicado mejor. Este libro no es un libro que recomendaría pero me resultó una lectura muy agradable porque me llegó en un buen momento y su buena escritura y el ambiente y la prota me parecieron muy agradables.

    ResponderEliminar
  3. No conocía esta novela pero el argumento me ha gustado a pesar de que luego el desarrollo no sea notable, de todas formas si está bien escrito es un motivo suficiente para leerla. Ultimamente solo me encuentro con novelas que transcurren en Canadá :)
    besos

    ResponderEliminar
  4. Casi que me equivoco. Al leer los primeros párrafos, la reseña me estaba gustando muchísimo. Me parecía una trama interesante. Es una pena que no esté más elaborada o desarrollada. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y esta ha sido tu primera lectura después de los Brudenbrook?

    Espero que no, porque todas las comparaciones son odiosas, pero algunas más que otras, ya se sabe.

    ResponderEliminar
  6. Tatty: Anda, es cierto que a veces entramos en fases temáticas incluso sin quererlo. Me acuerdo hace poco de mi fase "Montana", no paraba de encontrarme con reseñas o libros que transcurrían en Montana. A veces, se ponen de moda, como las novelas de Nueva Zelanda y Sarah Lark, ¿verdad?

    Lo cierto es que los paisajes de Manitoba son estupendos y muy bien plasmados, casi vale la pena leerla por eso. Besos!!

    Offuscatio: Bueno, no es una novela para recomendar o imprescindible, pero está muy bien escrita y la ternura de los personajes, así como el encanto del paisaje, la hacen una lectura incluso atractiva. Creo que es un poco tu estado de ánimo. Besos!!

    Loquemeahorro: No, ha sido peor, mucho peor. Después de los Buddenbrook, decidí buscar algo más contemporáneo y tropecé con... David Safier. Me pareció tan insulso que no entendía por qué todos mis amigos me decían que te partías de risa con él. Quizás la culpa la tenga Mann, o la estupenda Gibbons, no sé, o quizás es que no conecto con ese autor porque hasta Moore me parecía mucho más divertido.

    Bueno, esta historia no está del todo mal, al menos la prosa tiene muy buena calidad. En breve saco la reseña de Safier, pero ya a aviso que no me pareció nada del otro mundo :-(

    ResponderEliminar
  7. La novela no parece novedosa aunque los diálogos y las protagonistas puedan ser buenos.
    Me gustan las historias que se desarrollan en lugares muy alejados de aquellos en los que vivo (ya sabes calor, calor y humedad, en invierno frio y humeada) pero en este caso no creo que vaya a leerlo, pero gracias por la reseña.
    un saludo,

    ResponderEliminar
  8. Mariuca: Bueno, no te pierdes nada, al menos en mi opinión. Pero comparto contigo que tiene mucho encanto leer esta historia ambientada en paisajes tan helados, con tantos grados bajo cero. Estaría bien leerla en invierno, arropadita con una manta y una buena taza de chocolate caliente en la otra mano ;-) Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Creo que esta vez paso, no me ha terminado de convencer para leerlo que sea un "libro con encanto". Hay muchos así que además encierran buenas historias.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. mientrasleo: Bueno, no te pierdes nada ;-) En eso tienes razón, hay libros con mucho más encanto. Pero mira, fui incapaz de dejarlo a medias, me acabó por seducir Manitoba y la transformación de Odella. Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Por un lado dices que falla un poco la historia, pero por otro pones que vale para las sagas familiares!!! Mierda!!! ¿Ahora qué hago??? :)

    De momento lo dejo pasar, que de todas formas ni lo conocía, pero ya veremos si en un futuro me animo.

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  12. Ohh he estado echando un vistazo a los comentarios y me he topado con que ¡¡¡no he gusta David Safier!!!
    Tenemos que dejar de ser amigas, lo siento :(


    PD: era broma.

    PD2: es que a mí me encanta!! No podía leer de la risa y de los lagrimones que me caían de reirme tanto! Solo he leído los 2 primeros (Maldito karma me gustó más) y a ver si mi madre se termina Yo, mi me conmigo, que se lo regalé para que indirectamente me llegara a mí :D

    ResponderEliminar
  13. Quise poner "no te gusta".

    La edad....

    ResponderEliminar
  14. Isi: Pues mejor si dejas pasar este de "Mistik Lake" porque es muy flojillo. A ver, no es aburrido ni nada de eso, y está muy bien escrito, pero es flojo y prescindible del todo.

    Ostras, pues a mí Safier me pareció simpático pero no tan divertido como lo pintan. Igual me pasó que como todos me decían que era tan divertido pues me hice expectativas demasiado altas, no sé. Buenooooo, le daré otra oportunidad con "maldito karma", aunque sólo sea por nuestra amistad ;-)

    ResponderEliminar