domingo, 11 de noviembre de 2012

Trafalgar: la reseña de Loquemeahorro

Introducción: Érase que se era una lectora (bella, por qué no decirlo) que deseaba dar a conocer al mundo al más grande escritor de todos los tiempos: Benito Pérez Galdós.

Pero todos sus intentos chocaban con un muro de "pues a mí me obligaron a leer Marianella/Trafalgar en el colegio, y me pareció un rollo".

Hasta que un día conoció a otras dos lectoras (aún más bellas, por qué no decirlo) que se llamaban Mónica-Serendipia e Isi que en vez de hundirla en el fango de la desesperación le dijeron "organicemos una lectura conjunta".

Bueno, la organizadora fue Isi, pero muchas gracias a las dos por el apoyo, la organización, el hospedaje de la reseña y sobre todo aguantarme el rollo.

Y ahora sí que va la reseña de Loque

"Me voy a leer Los Episodios Nacionales" ¿A que dicho así suena a que se te va a caer una librería repleta de unos volúmenes pesadísimos, y en más de un aspecto?

Pues nada más lejos de la realidad, por lo menos el comienzo de la serie, Trafalgar, resulta una agradable sorpresa. Agradable y sobre todo ligera, muy ligera, porque es una novela que se lee en pocos días: primero por lo que engancha y segundo porque es un libro realmente corto.

En concreto 238 páginas en la edición de Cátedra que yo he leído  (ISBN 978-84-376-0419-0), que en la práctica se queda en menos de 200, porque tras el aprovechable prólogo y la bibliografía, el texto en sí comienza en la página 70.

Voy a insistir en este punto de lo breve de la obra (además de porque soy una pesada) porque es importante saber que la intención de Galdós era crear una serie de novelas populares, es decir, al alcance de todos.

Y aquí viene a cuento recordar que hace no tantos años, cuando se pretendía escribir para todos los públicos, lo normal era publicar volúmenes poco abultados. Ahora, sin embargo, cualquier aspirante a best seller tiene que contar, por lo menos, con 500 páginas.

Claro que esto hace que a veces sobre, tranquilamente, más de 150 páginas. Y esas son muchas páginas, sobre todo cuando en ese espacio, más o menos, se puede empaquetar una novela tan completa como Trafalgar.


Con este sutil guiño mi gata os invita a que os unáis a la Revolución Galdós


Y volviendo al tema de la "novela popular" diré que no falta de nada para llevar al lector de la mano a la batalla naval que se va a contar, y llevarle muy contento.

En ese sentido, la primera parte es magistral, sobre todo porque con mucho sentido del humor nos va poniendo en situación sobre los antecedentes de la batalla: la desastrosa alianza naval de España con Francia y el lamentable gobierno de Godoy, el favorito del rey Carlos IV, cuyo único mérito es (según el texto) el saber bailar de 20 formas diferentes el baile de moda.

Esto se presenta en un divertidísimo diálogo en el que brilla la sin par Doña Francisca, la voz de la razón, que "pedía al Cielo (...) el aniquilamiento de todas las escuadras europeas" como único medio posible para retener a su lado a su marido Don Alonso, un veterano de guerra, que "no tenía miedo a cosa alguna creada por Dios mas que a su bendita mujer".

El enfrentamiento entre la citada Doña Francisca, su marido, y otro aguerrido marino llamado, con toda la intención del mundo, "Marcial", es realmente gracioso y esclarecedor: por una parte, los marinos insisten en las bondades de la guerra, tanto que hasta el propio marido invita a su esposa a contemplar la batalla que se avecina con un alegre "Ven a verlo, es cosa bonita". Y por otra, la juiciosa  esposa, que después de enumerar las derrotas de la armada española, les dice bien a las claras "me parece que ya os han derrotado bastantes veces ¿queréis otra?"

Después llega la batalla, narrada de una forma apasionante que, sin embargo, da algún respiro al lector, una vez más en forma de humor, sobre todo concentrado en el peculiar idioma de Marcial, llamado "medio hombre" por tener más de la mitad de su anatomía compuesta ya de piezas de madera.

Se va alternando a continuación la reconstrucción histórica de la batalla y sus consecuencias, con los avatares de Gabriel, el protagonista ficticio de toda la primera serie de los Episodios, así como más momentos trágicos con otros humorísticos, como las divertidísimas mentiras de un tal Malespina, dignas del Barón de Munchausen, entre las que aparece alguna verdad sorprendente.

Tanto que no voy a desvelarla, con la intención de incitaros a leer el libro y, si ya lo habéis hecho, a continuar con esta serie de novelas que, yo por lo menos, estoy deseando continuar.

Por cierto, si queréis ver más reseñas pinchad aquí

10 comentarios :

  1. Ya la había leído, pero tengo que decirlo otra vez: ¡¡genial reseña, Loque!! :)
    No creo que nadie se pueda resistir a leer el libro con una reseña de este calibre!

    ResponderEliminar
  2. Es que a estas alturas, con la de reseñas tan estupendas que hemos leído hasta ahora, resultaba difícil decir algo novedoso del maestro y su libro. Suerte que el ingenio de loque nos alegra este lunes.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, pasa que no sabe uno muy bien qué decir. Definitivamente, Loque está empezando a dominar el mundo!!

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón al decir lo increible que es que en tan pocas páginas quepa una novela tan estupenda como esta, y lo que áun podemos descubrir si seguimos con el resto de los Episodios Nacionales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. De Galdós, me leí "Miau" y me encantó, porque pensaba que sería un rollazo considerable, y luego es lo que dices, que es muy ligero de leer. Me ha gustado mucho la reseña, porque viendo la cantidad de "Episodios Nacionales", puede parecer que sea un muermo, pero como últimamente estoy leyéndo que está muy bien, pues pendiente de lectura queda. Muchas graicas por la reseña. Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Una reseña genial
    El libro me encantó como todos los suyos que he leido
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi Marianela también me la obligaron y ¡me encantó! jeje.

    Noto tras leer esta reseña cierto impulso a los a leer estos episodios ;) yo estoy ya en el pelotón de esta conjunta y me uno a la recomendación.
    A las bellas bellezas que lo han organizado los besitos correspondientes.

    ResponderEliminar
  8. Ordenando los libros este fin de semana me encontré un libro de Galdós que no recordaba qué tenía, Miau. A ver si le hinco el diente, que me he quedado con ganas de más Galdós.
    Estupenda reseña, sí!
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Loque está todavía un poco indispuesta pero me ha dicho que irá contestando a vuestros comentarios en cuanto le sea posible. Ya sabéis que se debe a sus fans!!

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por vuestras amables palabras.
    Desgraciadamente os contesto desde el mini teclado del móvil y encima chuchurría.
    Pero lo importante es que vamos dominando el mundo y sobre todo que queda claro que los Episodios Nacionales molan y que esos libros de Galdós que andan por casa merecen una oportunidad.
    Por cierto, mis favoritos son Tormento y La Desheredada. Y ya pasando a mayores, Fortunata y Jacinta.

    ResponderEliminar