viernes, 23 de marzo de 2012

Cartas cruzadas de Markus Zusak

A los diecinueve años Bob Dylan ya rozaba el estrellato, Dalí iba camino de convertirse en un genio y Juana de Arco era una de las mujeres más importantes de la Historia. A los diecinueve años, Ed Kennedy es el taxista más joven de Australia porque falsificó su permiso de conducir y eso es todo. Todos sus hermanos han estudiado, han progresado, se han casado, han tenido hijos y han escapado de ese barrio miserable en el que sólo Ed sigue viviendo. Su vida transcurre entre carreras con el taxi, tazas de café compartidas con su perro Doorman y timbas de cartas junto a sus tres únicos amigos: Mar, Richie y Audrey. Cuando está convencido de que nunca hará nada más en la vida que ser el conductor de taxis más joven de Australia, recibe un naipe por correo, el as de diamantes. En la carta hay escritas tres direcciones con tres horas distintas y ése es el inicio que cambiará la vida de Ed. Porque desde el primer momento en el que decide entrar en el juego de los naipes se convierte en un mensajero al que ya nada le es indiferente, porque ya no es posible ignorar por más tiempo el dolor que le rodea, el sufrimiento que acecha detrás de cada dirección, la soledad de una anciana llamada Milla y los ojos terribles de una niña de ocho años que tiene miedo.
Cartas cruzadas (The Messenger, en su idioma original) es la nueva novela del siempre sorprendente y jovencísimo escritor Markus Zusak. Lejos del estilo conmovedor y puro de La ladrona de libros, Zusak acuchilla al lector con una prosa mucho más afilada y prístina, a base de frases cortas y contundentes, palabras sencillas que contienen todo un universo en cada una de ellas. Con un estilo fresco, aparentemente ligero, el autor consigue atrapar la atención del lector desde la primera página (un atracador inútil intentando robar un banco) por la fuerza y la plasticidad de su lenguaje pero también por el planteamiento de una trama que invita al juego y a abrir los ojos a lo que sucede alrededor ¿Quién puede resistirse a un Ed Kennedy que desea ser Jimmy, que puede regalar una caja vacía para llenar una vida, que se convierte en el único espectador de un cine en blanco y negro, que sabe decirle a una chica que la ama durante tres minutos seguidos? Cartas cruzadas es una historia luminosa, llena de sorpresas y de regalos, que sabe despertar la sonrisa en el lector sin caer nunca en el sentimentalismo fácil o las situaciones trilladas. Es, sin duda, una novela original para disfrutarla sin prejuicios y con optimismo, pese a su algo flojo final. Destaca especialmente la ternura que Zusak derrama a manos llenas sobre todas las mujeres de su novela: la niña de ocho años en pijama a la puerta de su casa, la adolescente que consigue dotar de belleza a unos pies descalzos que siempre pierden la carrera, la veinteañera aterrorizada a abrir su corazón, la madre solitaria que recibe un helado como el mejor regalo del mundo, la anciana de mirada anhelante a la espera de oír las mejores palabras del mundo. Y un protagonista intensamente humano, que aprende a llenar iglesias con cerveza gratis y a llorar despacio ante una puerta cerrada.

Lector, esta nueva historia de Markus Zusak no se parece en absoluto a La ladrona de libros, así que seguramente te encantará igual pero por otras razones.

También te gustará: Un trabajo muy sucio; La última oportunidad; Contra el viento del norte

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:
Cartas cruzadas (en papel)
Cartas cruzadas (para Kindle)

miércoles, 21 de marzo de 2012

Presentación de Ellas también viven de Pilar Muñoz

Mirad que invitación más estupenda ha llegado a Serendipia. Espero que podáis acercaros a pasar un  buen rato entre amigas.

Kayenna, administradora del blog literario Kayena: negro sobre blanco
Almu, administradora del blog literario Los Libros de Almu
 y Pilar Muñoz, autora de "Ellas También Viven"


Tenemos el placer de invitaros, tanto a ti,
como a los lectores y seguidores de Serendipia,
a la próxima presentación de
ELLAS TAMBIEN VIVEN. Relatos de Mujer
que tendrá lugar en Madrid, en el Café Literario Libertad 8
el día 13 de abril, a las 19:30h. 


Os esperamos. No faltéis.
Será para nosotras un honor rodearnos de buenos amigos con los que charlar.

lunes, 19 de marzo de 2012

Amigas entre fogones de Kate Jacobs

Gus Simpson está a punto de cumplir cincuenta años y, por primera vez en mucho tiempo, no tiene ganas de celebrar una gran fiesta. Se quedó viuda muy joven y desde entonces cuida ferozmente de sus dos hijas, pese a que ya están independizadas, y de su desprotegida vecina. Desde hace doce años es la famosa presentadora de un programa de televisión sobre cocina pero las audiencias han bajado, la competencia es dura, y el dueño de la cadena tiene una novia joven, guapa y cocinera que desea integrar en el espacio de Gus. De repente, todo parece perdido, inestable, desmoronado. Gus tiene que luchar por mantener su programa y aceptar los cambios, a la vez de que empieza a ser consciente de que no siempre es posible conseguir que todo sea perfecto ni en la cocina ni en la vida. Quizás ha llegado la hora de dejar volar a sus niñas y mirarse en el espejo con más detenimiento: tener tiempo para llorar y purgar la pena no es tan terrible como ella cree.

Amigas entre fogones narra la historia de un momento de cambio en la madurez de una mujer fuerte pero demasiado perfeccionista. La inestabilidad profesional a los cincuenta años desencadena en la vida de Gus Simpson todo un proceso emocional que resquebraja su férrea coraza y le hace replantearse muchas cosas. Nunca es tarde para empezar de nuevo, incluso para aprender a ser una madre algo menos entrometida. Si bien es cierto que la historia no carece de interés y cierto encanto intimista, Kate Jacobs no consigue envolver al lector en la magia de su anterior novela, El club de los viernes, y se pierde en un proceso introductorio demasiado largo (la mitad de libro es una minuciosa presentación de todos y cada uno de los personajes). En este caso, quizás hubiese logrado una historia más fluida si hubiese optado por una descripción precisa, o por intercalar a lo largo de la trama anécdotas caracterizadoras sobre los protagonistas, en lugar de dedicar tantas páginas a mostrar cómo son los personajes a través de sus comportamientos y sus pasados. Si bien el lenguaje de la autora es fluido, le falta esa precisión, esa punzante clarividencia, a la hora de acertar con la palabra precisa que ilumine al lector. Amigas entre fogones se queda en una historia algo deslucida, falta de fuerza y de un poquito más de sentido del humor, muy lejos de cumplir la promesa del eslogan que luce en la portada: "Una novela cálida e irresistible sobre las relaciones y el poder de la comida". En este sentido, no resiste la comparación con la verdaderamente "cálida e irresistible" El café de los corazones rotos de Penelope Stokes, por ejemplo, o la entretenida, divertida y tierna, con protagonistas en la madurez de su vida, El club de lectura Jane Austen de Karen Joy Fowler.

Lector, esta es una historia sobre las interioridades de un programa televisivo de cocina americano y las vicisitudes de su perfecta presentadora. Un pelín aburrida.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:
Amigas entre fogones (para Kindle)
Amigas entre fogones (en papel)

lunes, 12 de marzo de 2012

La gardenia blanca de Shanghái de Belinda Alexandra

A finales de la II Guerra Mundial, el ejército chino comunista y los soldados soviéticos entraron en Harbin, China, para desalojar a los japoneses y ajustar cuentas con el bando nacionalista. Anya Kozlova, hija de un fallecido coronel del ejército zarista de Moscú que se exilió a Manchuria tras la revolución bolchevique, tiene 13 años y vive en Harbin junto a su madre Alina. Pero cuando las tropas comunistas entran en su pueblo, la sed de venganza del cabecilla Tang cae sobre ellas. Alina es condenada a un campo de trabajo en Siberia y Anya debe quedarse en Harbin prisionera de la voluntad de Tang. Ayudada por sus vecinos, Anya consigue escapar de Harbin y llegar hasta Shanghái, donde vivirá bajo la protección de Sergei, otro ruso blanco apátrida desde la caída de los zares. Sola, enferma de tristeza por la pérdida de su madre, Anya se sumerge en una China totalmente distinta, sofisticada, colorida y cosmopolita, en donde alcanzará la madurez. Pero la guerra no ha terminado y el avance comunista sigue siendo un peligro para la hija de un ruso blanco. Sin patria, sin orígenes, sin raíces ni madre, Anya se verá obligada a proseguir su aventura hasta recalar en la tierra prometida de Australia.


"Nosotros, los rusos, creemos que si un cuchillo se cae de la mesa, se aproxima la llegada de un visitante varón, y que un ave que entra volando en una habitación es la señal de la muerte inminente de alguien cercano. Sin embargo, ningún presagio de cuchillos tirados al suelo o de aves extraviadas me previno cuando ambos acontecimientos tuvieron lugar en 1945, cerca de mi decimotercer cumpleaños." Así empieza esta apasionante novela sobre una mujer perseguida por la guerra que supo encontrarse a si misma pese al horror y a la pérdida. Una historia muy entretenida, apasionante a veces, que el lector disfrutará de principio a fin por su elegante prosa y sus extraordinarios y bien pautados personajes. Belinda Alexandra, de madre rusa y padre australiano, traslada a la ficción su amplia experiencia viajera y de buena conocedora de culturas y lenguas. La historia de Anya Kozlova, narrada en primera persona, conmueve por su sensibilidad y delicadeza pero también por sus excelentes giros dramáticos y por una trama sólida y muy original. De ritmo ágil y descripciones sucintas (pequeñas pinceladas de color, a modo impresionista, dotan de una luz increíble a los variados escenarios de esta novela), lugares, personas y culturas desfilan por estas páginas para encantar al lector y hacer avanzar la historia con cierto suspense.

Los historiadores coinciden en señalar que el pueblo ruso fue el que más víctimas sufrió durante el conflicto de la II Guerra Mundial: veinte millones de muertos. Las investigaciones hablan de batallones enteros del ejército ruso lanzándose contra las trincheras alemanas sin más armas que un fusil para cada cinco soldados, en el mejor de los casos, y nada más que las manos desnudas en el peor. Pero no todas las muertes fueron a consecuencia de los nazis. Los pocos soldados soviéticos que consiguieron volver del frente alemán fueron fusilados o enviados a campos de trabajo en Siberia porque Stalin no podía correr el riesgo de que a su vuelta contaran lo que habían visto en Europa: que pese a que Alemania había perdido la guerra, pese a las penalidades y racionamientos, sus habitantes seguían viviendo mucho mejor que ellos. La gardenia blanca de Shanghái refleja fragmentos de esa Unión Soviética famélica y temerosa, controlada por la propaganda y la KGB, llena de mentiras y de pobreza disimuladas por el discurso triunfalista de Stalin y de la posterior guerra fría. Rusia había desaparecido y miles de exiliados se habían quedado sin patria a la que volver. Mal recibidos en cualquier sitio angloparlante (todos los rusos, sin excepción, eran sospechosos de ser comunistas) y sin posibilidad de volver atrás (porque no eran comunistas), la novela retrata el periplo de una constante emigración en busca de un lugar donde volver a empezar de nuevo, pero ¿dónde ir cuando la locura de la guerra cierra todas las puertas?

Lector, aquí tienes una historia muy bien contada que mantiene el interés hasta el final y te hará reflexionar sobre la maldad humana y las ansias de venganza, pero también sobre la esperanza y la fuerza de la amistad. Excelente retrato sobre las consecuencias más humanas de la II Guerra Mundial.


Desafío sagas familiares 2/10

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:
La gardenia blanca de Shanghái (tapa dura)
La gardenia blanca de Shanghai (tapa blanda)
La gardenia blanca de Shanghái (para Kindle)

miércoles, 7 de marzo de 2012

Viajes con Heródoto de Ryszard Kapuscinski

En plena época del deshielo, en el lado soviético del Telón de Acero, Ryszard Kapuscinski termina sus estudios en la universidad de su natal Varsovia y entra a trabajar en un pequeño periódico. Viajando de pueblo en pueblo como reportero, siente muy próximas las fronteras de su país y, tal y como le confiesa a su jefa en la redacción, le asalta un deseo intenso de cruzarlas para conocer lo que él llama "la otredad". Sus anhelos no caen en saco roto y al poco tiempo una sorpresa le espera en la oficina: acaba de ser nombrado corresponsal en la India y debe partir de inmediato. Ese será el inicio de una larga carrera como reportero internacional que le llevará de continente en continente, siempre atento a la diferencia de culturas, de costumbres, de políticas, de gentes. Pero Kapuscinski no viaja nunca solo, en la maleta le acompaña un ejemplar de la Historiae de Heródoto que será una de sus lecturas constantes allá donde vaya. De esta manera, el viaje de este peculiar reportero se convierte en un doble viaje: el geográfico en el presente y el temporal con las historias de Heródoto de hace 2.500 años sobre el choque de civilizaciones entre oriente y occidente.


Los críticos coinciden en que resulta muy difícil decidir a qué género pertenece este estupendo libro de Ryszard Kapuscinski. Aventuras, viajes, biográfico, ensayo, político, reflexiones, histórico... Y es que en la maleta de Kapuscinski cabe de todo. Aunque si de algo no hay duda es de que pertenece al género de libros que encantará a cualquier lector desprevenido que se encuentre con él. El autor es un reportero, al principio novato, recién salido de la Polonia comunista a un mundo que florece y que apenas ha empezado a globalizarse a mediados del siglo XX. Con una mirada sin prejuicios pero sin duda 100% occidental, Kapuscinski se asoma a otras culturas dispares y lo trasmite al lector con un lenguaje agradable, directo, sin florituras y con mucho encanto para establecer desde el principio una corriente de simpatía que le acerca a su persona y avatares. Es el encanto de los corresponsales de antaño, que se lanzaban a la aventura de lo desconocido con poco más que un macuto y una libreta para poder escribir las crónicas de sus respectivos diarios, aderezado con la respetuosa y casi inocente experiencia del autor.

Heródoto está presente en cada capítulo del libro y acompaña al reportero allá donde va. Al principio, Kapuscinski se justifica pensando que Heródoto le ayudará a comprender el abismo entre oriente y occidente puesto que sus crónicas sobre las guerras de persas y griegos, justo en el centro del mundo conocido en la época, ahondan en las abismales diferencias entre las culturas y pensamientos. Pero ya muy pronto Heródoto se convierte en un amigo, en un compañero de viaje, y el reportero polaco empieza a preguntarse cómo sería este oficio en el siglo V aC. En la actualidad, los historiadores coinciden en que Heródoto era más un reportero con muy buena voluntad de recabar información sobre el pasado y los pueblos que visitaba, pero con una buena dosis de datos inciertos y predisposición para incorporar dudosas leyendas en sus escritos (algunos usos y costumbres de los pueblos que visitaba eran inventados o erróneamente interpretados por él), que no un riguroso historiador. Aunque es cierto que todavía hoy se le reconoce como el precursor de la historiografía y la única fuente de información (fidedigna o no) sobre pueblos y civilizaciones enteras, perdidas entre las brumas de la Historia. Kapuscinski reivindica la figura de Heródoto, a quién él ve como un sabio preocupado en impedir que el tiempo borre la memoria de la humanidad porque hasta entonces nadie se había preocupado en ponerla por escrito. Lo considera un compañero que en su tiempo viajó tanto o más que él, para ampliar su pequeño mundo de ciudades-estado griegas: "El autor de la Historia se presenta desde el principio como un visionario del mundo, como un escritor capaz de pensar a escala planetaria, en una palabra, como el primer globalista".

Lector, disfrutarás de este libro de aventuras en dos dimensiones (geográficas y temporales) porque está escrito con sinceridad y sin prejuicios, y porque te hará reflexionar sobre algunas cuestiones de nuestro tiempo ¿Qué mejor compañía que Heródoto y Kapuscinski para recorrer el mundo?

También te gustará: El club de lectura de los oficiales novatos; Vida de los doce césares

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:
Viajes con Heródoto (en papel)
Viajes con Heródoto (para Kindle)

lunes, 5 de marzo de 2012

La librería de Penelope Fitzgerald

Durante el año 1959, Florence Green tuvo problemas para dormir. Viuda y en la cincuentena, la valiente insomne cree que le ha llegado el momento de hacer algo con su vida y decide abrir una librería. El problema es que en el diminuto pueblo de Hardborough, donde no hay tintorería, ni cine, ni fish and chips, los cambios nunca son bienvenidos. Armada de coraje y decisión, Florence compra Old House, una viejísima casa del pueblo, y pone en marcha su negocio con ayuda de pocos y la oposición de muchos. Violet Gamart, bien relacionada y odiosamente pretenciosa, tenía otros planes para Old House y decide dedicarse a hacerle la vida imposible a la nueva librería a tiempo completo. Florence no sólo debe aprender a llevar el negocio, organizar un servicio de biblioteca, convencer a los proveedores editoriales de que atraviesen kilómetros de páramos y pantanos para traerle material,  y defenderse de las iniciativas de Violet y su camarilla, sino que además tendrá que compartir Old House con un antipático y ruidoso poltergeist.


La librería es una deliciosa novela sobre una aventura literaria en un pueblo en donde hasta los fantasmas son recalcitrantes. Sus encantos son muchísimos: personajes excéntricos, paisajes pintorescos, entomología librera, casas con espíritus, niñas extraordinarias, viejos beligerantes, diálogos disparatados, raudales de flema británica... La prosa de Penelope Fitzgerald es tan precisa, sólida, divertida e inteligente que la historia no tiene más remedio que ganarse al lector desde el principio. Florence, la protagonista, es un personaje fuerte y simpático que lucha contra viento y marea (a veces, literalmente) para hacer realidad la ilusión de poner la literatura al alcance de todos, en un pueblo que cada cuarenta años pierde con regularidad un medio de conexión con el resto del mundo. Lejos de llorar por sus dificultades y fracasos, Florence demuestra una voluntad inquebrantable y un espíritu de lucha conmovedores porque, como bien dice el señor Brundish, nunca hay que aceptar un trato. En conjunto es una novela divertida y perspicaz, con una historia original (impregnada del encanto innegable, y el olor a papel y a madera, que se desprende de una pequeña librería) y una narración a la altura de la mejor literatura. Un libro que enamora desde su título hasta el último y delicado gesto de su protagonista, sin duda.

Lector, aquí tienes un libro entrañable por muchos motivos. Desearás poder sentarte al lado de la chimenea, con la mantita, la taza de té y, ¿por qué no?, una buena pipa, para disfrutar de su encanto british y su melancólica bibliofilia.

También te gustará: L'auberge. Un hostal en los Pirineos; 84, Charing Cross Road; Doctor en Irlanda

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
La librería

jueves, 1 de marzo de 2012

Penélope y las doce criadas de Margaret Atwood

"Ahora que estoy muerta lo sé todo, esperaba poder decir; pero no, como tantos otros de mis deseos, éste no se hizo realidad" se lamenta Penélope desde el Hades. Y es que a la paciente tejedora le gustaría comprender el por qué de muchas de las atrocidades que la acompañaron en su vida, como el asesinato de sus doce criadas o la crueldad de los dioses y las estupideces de los oráculos. Penélope decide empezar a contar su historia desde el principio: ella era hija de una náyade y del rey Icario de Esparta. Cuando era pequeña, su padre la arrojó al mar para que muriera ahogada pero una estola de patos blancos la salvaron de su destino. Desde entonces, Penélope desconfía un poco de su progenitor cuando la lleva a pasear por el puerto, por muy cariñoso que se muestre desde entonces. A los quince años, se casa con Odiseo, un tipo fanfarrón y mentiroso que pronto se gana su corazón. Pero la lianta de su prima Helena, siempre coqueteando con todos, arma una guerra monumental en Troya y Odiseo, fiel a la palabra dada, tiene que ir a ayudar a Menelao a recuperar a su díscola esposa.


Cuando Ulises volvió a Ítaca y asesinó a todos los pretendientes de Penélope, también mató a doce criadas de su palacio, ¿por qué? Margaret Atwood especula sobre las posibles respuestas al enigma de la muerte por ahorcamiento de estas muchachas ¿Fue porque conocían un secreto que no debía saberse? ¿Por qué fueron precisamente doce? ¿Su muerte a manos de Ulises representaba el fin de algún culto femenino referido a una sacerdotisa y sus doce acólitas? Entender el mito es comprender la explicación humana de universo de aquellos tiempos. Con un gran sentido del humor y mucho desparpajo, Atwood da voz a Penélope para que explique su verdadera historia ahora que ya está muerta, en el Hades, y puede referir con perspectiva qué pasó realmente durante aquellos largos años en los que Ulises se ausentó para vivir sus aventuras mientras ella quedaba en casa, a cargo de la hacienda y resistiendo las presiones de los aprovechados pretendientes. Práctica e inteligente, la narración de Penélope se acompaña, como un homenaje a las tragedias griegas, de los cantos del coro de sus criadas ahorcadas, porque la autora concede todo el protagonismo a las mujeres de la historia, las que nunca tuvieron voz propia en las leyendas orales ni en las epopeyas de Homero. Atwood consigue un punto de vista original y sincero que se hace enseguida con las simpatías del lector por su estupendo sentido del humor y su sana ironía. Sus fuentes principales son la Odisea de Homero y Los mitos griegos de Robert Graves (quién también apunta a un hipotético culto a una diosa por parte de Penélope y sus discípulas), pero el encanto y la originalidad de esta Penélope redescubierta es cien por cien de Margaret Atwood. Sin duda, una pequeña joya de la literatura actual que arroja una nueva luz sobre los clásicos desde una perspectiva femenina inesperada.

Lector, ¿por qué mató Ulises a las doce criadas? ¿Qué pensaba realmente Penélope de las aventuras interminables de su marido? La verdadera voz de los protagonistas no nos puede llegar desde el Hades pero las hipótesis de Margaret Atwood son, sin duda, las más interesantes y divertidas.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
Penélope y las doce criadas