viernes, 27 de abril de 2012

Tienes que contarlo de José Sanclemente

Belarmino Suárez, apodado Krugman, jefe de economía del diario El Universal acaba de ser asesinado. Reservado y muy independiente, sus últimas investigaciones apuntaban a la próxima adquisición de una agencia de publicidad española por parte de un grupo norteamericano. Leire Castelló, inquieta periodista de sucesos y colega de Krugman se toma el asesinato como algo personal y decide llevar a cabo una investigación por su cuenta. Sin embargo, en su camino se tropieza con Julián Ortega, inspector de policía y ex-novio de Leire, que pese a sus reticencias acaba colaborando con la periodista en la búsqueda del asesino. En un diario en crisis, moribundo, amenazado por el nuevo modelo de la inmediatez de las comunicaciones y la ingeniería social, hay poco margen de maniobra para la investigación periodística tradicional. Pero Leire seguirá adelante, en busca de la verdad, pese a todos los oscuros intereses que se entrecruzan para mantener las cuotas de poder establecidas. En la nueva sociedad de la comunicación y las redes sociales, ¿hasta qué punto el individuo puede mantener su intimidad a salvo?


José Sanclemente, economista y experto en medios de comunicación, realiza en Tienes que contarlo un retrato vívido y muy actual de la realidad del periodismo de las rotativas. La recreación de un periódico decadente, arruinado, abandonado por los anunciantes, acosado por las bajas cifras de ventas, la pérdida y rotación continuas de personal, es una invitación formal a la reflexión sobre el futuro de un nuevo modelo periodístico para la prensa del papel. Desde el inicio de la historia, Sanclemente sitúa al lector en la cruda realidad laboral de casi todos los medios escritos de este país: "Leire, la redactora de sucesos, siempre bien dispuesta y con ganas de hacer méritos sin que se supiese muy bien por qué -puesto que los recién llegados y con contrato temporal eran relevados por otros eventuales o incluso por becarios- (...)".

El Universal agoniza en aras de Internet, donde la información se actualiza y corrige al instante, es accesible a un público más amplio, y en donde los intereses de la publicidad y la financiación cuentan con la panacea de las redes sociales. Tienes que contarlo destila cierta nostalgia por aquel periodista tradicional, motivado, metido siempre en la piel de la profesión. No por casualidad una de las citas que prologa esta interesante novela es de Ryszard Kapuscinski: "Para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen ser humano. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias". Además del pequeño homenaje a Margarita Landi.

Tienes que contarlo es una grata novela policíaca con el interés añadido de esta crisis paradigmática de la prensa del papel de fondo y la agresión a la intimidad que constituyen los nuevos métodos de recabar información en la red. Sus personajes son enérgicos y están bien dibujados (¡incluso aparece una femme fatale que toda buena novela negra se merece!), sus diálogos son creíbles y la trama, en general, es sólida y mantiene muy bien el interés gracias a su excelentemente bien acompasada dosificación de las pesquisas. José Sanclemente escribe con fluidez y contundencia, sin perder el paso en descripciones, y regalando al lector frases clarividentes sobre la realidad del siglo XXI en la sociedad de la información. Sin duda, se trata de una novela tan interesante que en ocasiones el lector olvida la trama del asesinato para dejarse llevar por las implicaciones de su trasfondo político, social y periodístico a lo largo de la investigación. Una historia muy entretenida y bien escrita, que invita a reflexionar sobre la realidad informativa y la salvaguarda de la intimidad de los ciudadanos respecto a las empresas y los gobiernos, y que, casi inevitablemente, destila nostalgia por los periodistas y corresponsales que una vez fueron el alma misma de la profesión.

Lector, si alguna vez te preguntas qué fue de aquellos periodistas al estilo de Ciudadano Kane, Primera plana, Luna nueva, Sucedió una noche o Todos los hombres del presidente, quizás en esta historia encuentres algunas respuestas ¿Será Leire Castelló la nueva Margarita Landi?

También te gustará: Viajes con Heródoto; La saga Millennium; El jardinero fiel

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:
Tienes que contarlo (para Kindle)
Tienes que contarlo (en papel)

jueves, 26 de abril de 2012

Salvemos las bibliotecas: secuestra un libro

No os perdáis la original iniciativa de esta plataforma de Murcia para intentar salvar las bibliotecas públicas. Este comando de liberación de bibliotecas propone el secuestro continuado de libros para protestar contra el cierre de las bibliotecas, la reducción de los horarios de apertura, la supresión del servicio de informática y la falta de presupuesto para compra de nuevos ejemplares. 


Podéis seguir y apoyar sus acciones en su blog: http://secuestraunlibro.blogspot.com.es/

No os perdáis "Libros cautivos", "Tristes armas si no son las palabras" o las crueles torturas psicológicas a las que se somete a algunos ejemplares.

Desde Serendipia les hacemos llegar todo nuestro apoyo y simpatía. El acceso a la cultura debería ser un bien social básico y no un privilegio de unos pocos. Leer es alimento para el alma.

miércoles, 25 de abril de 2012

Una temporada para silbar de Ivan Doig

Paul Milliron, superintendente escolar de Montana, nunca podrá olvidar los tiempos en los que se sentaba a la mesa de mantel de cuadros de la granja de Marias Coulee, junto a sus dos hermanos y a su padre, alrededor de un café que andaba solo y unas gachas aburridas. Hacía tan solo un año que su esposa había muerto y Oliver Milliron sacaba adelante a Paul, Damon y Toby con buena voluntad y poca idea de llevar la casa y criar a tres muchachos revoltosos. Un día, Oliver tropieza con un anuncio por palabras, "No cocina pero no muerde", y decide contratar un ama de llaves procedente de la lejana Minneapolis para poner un poco de orden en la casa. Rose Llewellyn, una viuda excepcional, acepta su oferta y aparece en Marias Coulee, acompañada de su inseparable hermano Morris, para declararle la guerra al polvo y al desorden. Nada volverá a ser igual para los Milliron a partir de ese otoño de 1909, cuando el suave silbido de Rose baile por la casa al compás de sus tareas y Morrie, el impredecible y original Morrie, se convierta en el único maestro de la escuela unitaria de ese rinconcito de Montana.


Ivan Doig, considerado uno de los mejores cronistas contemporáneos del Oeste americano, pone su cristalina prosa al servicio de una historia inolvidable por su ternura y entrañables protagonistas. Una temporada para silbar rememora apenas dos años en la vida de la familia Milliron en Marias Coulee, un pequeño lugar de Montana habitado por colonos que persisten en establecerse en una tierra muchas veces seca, rodeados de un paisaje todavía salvaje y hermoso. Doig cautiva al lector desde las primeras frases con su estilo directo y su lenguaje preciso, de buen cronista, pero también con la intriga de una familia huérfana de madre y dos hermanos en busca de un hogar. Trata con interés y nostalgia el esfuerzo de los granjeros que araban con apenas un tiro de caballos, el innegable encanto de las escuelas unitarias de pueblo, la fuerza de un maestro imaginativo o la dinámica emocional de empatías y odios entre sus alumnos, y hasta del paso del cometa Halley. A través de la voz narradora de Paul, el hermano mayor, el lector se asoma embelesado a la vida de principios del siglo XX en el Oeste todavía por domesticar e, inevitablemente, queda prendado de la inquietud de Damon, de la inocencia de Toby, de la esperanza de Oliver, de las tonadas de Rose, de los métodos pedagógicos de Morrie, de las quejas de Eunice... Pero también del paisaje sobrecogedor de Marias Coulee y de la sencillez de una vida marcada por la meteorología y la naturaleza, en una comunidad pequeña. Una temporada para silbar es una novela que se disfruta página a página por sus palabras rotundas, su sencilla elegancia y la frescura de sus protagonistas. Una historia llena de ternura, de infancia, de inocencia, pero también de crecimiento y de cambio. Sin duda, Ivan Doig ha escrito una novela que quedará para siempre entre los recuerdos literarios más entrañables de cualquier lector.

Lector, abrir este libro es entrar en la calidez de la cocina de los Milliron mientras el viento intenta colarse por las rendijas, Damon pega una foto de Rayo en su álbum de boxeadores, Toby juega con Houdini, Paul se devana los sesos con Lux desiderium universitatis y papá va por su segundo café espeso del día mientras lee los diarios atrasados. Si te acercas, podrás escuchar silbar a Rose y percibir el fulgor de la cola de un cometa en el cielo limpísimo de Montana.

También te gustará: Cuatro hermanas; La niña que iba en hipopótamo a la escuela; Lo que perdimos

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
Una temporada para silbar

martes, 24 de abril de 2012

Tesoros de Sant Jordi: recuento del botín

La arena del reloj de Mayte Esteban: este pequeño tesoro me llegó desde Palma de Mallorca junto a una preciosa rosa hecha a mano, todo regalo de Margalida por el Sant Jordi Bloguero que organizó la gran Kayena. Conocía a Mayte Esteban por haber leído buenas críticas de El medallón de la magia y todos me han hablado muy bien de La arena del reloj, así que es un valor seguro para disfrutar de una buena lectura.

Tienes que contarlo de José Sanclemente: lo conocí a través de una entrevista que le hicieron hace poco a su autor, José Sanclemente, en un programa radiofónico. Cuando supe que trataba sobre los medios de comunicación y que tocaba la crisis del modelo agonizante del periodismo escrito en papel, tomé nota para echarle un ojo. El nuevo paradigma de la información instantánea y las tecnologías de la comunicación es un campo muy interesante para situar el asesinato de un viejo periodista convencional.

La librería de las oportunidades de Anjali Banerjee: ha sido un regalo inesperado de mi madre (gracias, mami) que como cada año le lleno las estanterías de novelas ha querido contribuir a la causa de las mías. Voy a confesar que todos los libros en los que en su título aparece la palabra "librería" me tienen ya medio ganada, así que tengo muchas ganas de leer éste. Tiene una pinta genial.


La doctora de Maguncia de Ricarda Jordan: ha sido un intercambio de libros que he hecho con Isi (espero que el mío le haya llegado ya). La autora, Ricarda Jordan, es en realidad el seudónimo de Sara Lark y como En el país de la nube blanca me pareció muy entretenido, pues me atreví con este. Aunque Isi ya me ha avisado que la traducción deja algo que desear. Otra vez tropiezo con inglés de cobardes, esto es un mensaje claro y alto para que me atreva  de una vez por todas a leer en versión original.

La profecía de las hermanas de Michelle Zink: hace tiempo tropecé con este primer libro de una trilogía gótica fantástica y me llamó mucho la atención. Pero la tenía olvidada hasta que encontré una oferta de Iberlibros (gastos de envío gratis) y no pude resistirme. A ver qué tal este primer volumen de la saga, hasta que no sepa cómo es no me atrevo a hacerme con los otros dos que le siguen.


Cumbres borrascosas de Emily Brontë: hace tiempo que quiero volver a leer esta apasionante novela pero me he dado cuenta de que la edición que tengo en casa es muy antigua y la traducción da un poquito de grima. El secreto para disfrutar a Brontë, y su genuina prosa victoriana es, sin duda, una traducción impecable. Cuando ayer me encontré esta edición, no pude resistirme, aunque los señores de RandomHouseMondadori podrían haberse trabajado un poquito más la portada. Sé que las traducciones son para los cobardes pero prometo que no cejaré en el empeño del inglés y que algún año seré capaz de leer a Emily Brontë en su versión original (y también a Shakespeare, ya de paso...).

 El grupo de lectura de Elizabeth Noble: no tengo ni idea de qué va ni conozco a la autora pero lo encontré de oferta por 3 euros y no pude resistirme. Además es de Roca Editorial, que siempre me sorprende con autores muy frescos y originales.


Dejo para el final los regalos más especiales. Porque Sant Jordi también es el día de los enamorados en mi tierra, y mi amor conoce muy bien mi debilidad por las novelas larguísimas, me sorprendió con estos tres títulos:


El circo de la noche de Erin Morgenstern: una novela de fantasía con mucha magia que tiene muy buenas críticas por la blogosfera. Tengo mucha curiosidad por leerla, sobretodo porque después de Agua para elefantes, me quedó una idea muy romántica, bohemia y original del circo.

Las violetas del círculo Sherlock de Mariano F. Urresti: tengo ganas de conocer la aproximación que hace a un personaje tan interesante como Sherlock Holmes, un autor de Santander licenciado en Historia y que siempre ha escrito sobre temas históricos. Confieso que tengo debilidad por las aventuras de Holmes y Watson, y después de disfrutar de la vuelta de tuerca de la serie Sherlock de la BBC, me apetece seguir con el tema.

El secreto de Botticelli de Marina Fiorato: una intriga histórica ambientada en la Florencia de los Medici y con nada menos que la modelo de Botticelli de protagonista. Una aventura que recorre la Italia del Renacimiento a la busca y captura de algunas respuestas sobre el misterio de La primavera. Me hace gracia encontrar personajes reales en novelas de ficción y ver cómo están caracterizados, como hablan y se mueven, si se ajustan a su imagen o están idealizados.

Un buen botín, sí señor.

jueves, 19 de abril de 2012

Sant Jordi se adelanta de la mano de Kayena

Hace unos meses, Kayena: negro sobre blanco nos sorprendió con una iniciativa muy especial: que Sant Jordi llegase a todos los rincones de la "blogosfera". Me pareció una idea muy especial porque en casa siempre he vivido con mucha ilusión ese 23 de abril de princesas, dragones, libros y rosas. Poder compartir ese día con otros internautas de la literatura me ha parecido una experiencia muy bonita. El encanto de elegir el libro, la rosa más original, escribir una nota para alguien de otra ciudad muy lejana y enviarlo todo por correo... Ha sido genial. Y luego esperar a vuelta de correo, ¡casi como en Navidades!

Pues ya está aquí mi libro de Sant Jordi bloguero: ¡Muchas gracias, Margalida! Gracias por enviarme desde Palma de Mallorca con tanto cariño La arena del reloj de Mayte Esteban, una rosa preciosa hecha a mano y una nota encantadora deseándome una feliz lectura. Me ha hecho mucha ilusión. Ya tengo muchas ganas de leerlo, no lo dudes, y prometo reseña en Serendipia, cómo no.

Por mi parte, espero que en breve llegue a su destino sureño El señor de las tinieblas y una rosa muy original. No desvelo todavía su destinatario para que siga siendo una sorpresa, en el caso de que no haya llegado todavía.

Y finalmente, gracias a Kayena: negro sobre blanco por haber tenido la idea y haber organizado todo este intercambio de ilusiones con tan buen acierto. Feliz Sant Jordi para ti también, compañera.

El lunes estaré paseando por las Ramblas, segurísimo, rodeada de miles de libros, decenas de escritores, y la ilusión de elegir. Sin duda, un día muy especial en el que el caballero Jordi se batió con un dragón para salvar a la princesa y, del rosal que brotó de la sangre derramada de la bestia, recogió la flor más roja para demostrar su amor. Hoy en día, me gusta pensar que el caballero Jordi cuida de un jardín estupendo, famoso por sus rosas, y el dragón es una especie protegida que suele dormirse a media noche con las historias que le lee la princesa.

Dragones, princesas, príncipes, rosas, disfrutad muchísimo del próximo lunes. Nos leemos.

miércoles, 11 de abril de 2012

Ana Bolena y la pastelera real de Suzannah Dunn

Lucy Cornwallis, pastelera de Enrique VIII, es la única mujer que trabaja entre los más de 200 empleados varones de las cocinas del rey. Acostumbrada a hacer delicados trabajos con la alcorza, sigue moldeando rosas Tudor en busca del rojo perfecto. Un día aparece en su taller Mark Smeaton, músico de la corte, interesado en la extraordinaria labor de Lucy y portador de una inquietud contagiosa. Son tiempos difíciles para Inglaterra, tiempos de inestabilidad e incertidumbre, con un rey dispuesto a divorciarse de la reina Catalina para poder desposarse con Ana Bolena. Nadie parece comprender la naturaleza de Ana, directa, sincera, con ganas de cambiar el mundo para desterrar de él tanta mentira y falsedad. Lucy y Ana son dos mujeres protagonistas en un mundo enteramente masculino donde el papel de las féminas no es otro que el de obedecer. Cada una a su manera, y con sus medios, suponen una voz discordante en medio de la corrupción de la corte de un rey débil, sin carácter ¿Qué será de ellas?

El mayor interés de Ana Bolena y la pastelera real reside, principalmente, en la voz narradora de sus dos protagonistas. Ana Bolena y Lucy Cornwallis, en capítulos alternos, se explican en primera persona, y siempre desde su particular punto de vista, con una fuerza y una viveza que golpea al lector. Cada una en su propio estilo pero ambas igual de apasionadas, relatan pensamientos y vivencias durante los años en los que Enrique VIII y Ana Bolena estuvieron juntos, y ella se convirtió en su principal consejera y artífice de Estado. Ahí radica la fuerza de esta novela, en esas dos voces femeninas llenas de deseo, de miedo, de valentía, de entereza. Suzannah Dunn consigue ir más allá de una simple novela histórica. A través de sus dos protagonistas aporta una versión de los hechos original, fresca y muy interesante que, sin duda, se desmarca con brillantez de las miles de páginas que se han escrito sobre los Tudor. Ana Bolena y la pastelera real es una historia profundamente desgarrada y femenina, escrita con un estilo enérgico y nada artificioso. Destacan, especialmente, los estupendos diálogos, tan plausibles, de original expresión y naturalidad, así como la estupenda caracterización de los protagonistas y la diferenciación de sus voces. Sin duda, se trata de una invitación al lector a asomarse desde una ventana a la vida de unos personajes históricos controvertidos en su época desde un punto de vista nuevo. El detalle de la confitería de Lucy Cornwallis es un añadido dulcísimo que encanta como cualquier magnífica obra de arte.

Suzannah Dunn rompe una lanza en favor de Ana Bolena esgrimiendo un argumento que cae por su propio peso: en la historia de una pareja siempre hay dos versiones de los hechos. Dándole voz a la propia Ana reivindica la posibilidad de redimirse a un personaje que ha sido injustamente tratado por la Historia. En 1536, Enrique VIII deseaba casarse con su amante, Jane Seymour, que estaba embarazada, para ello debía deshacerse de Ana Bolena. Ana no sólo tenía mala fama entre el pueblo inglés, tan conservador, (había forzado un cambio de Iglesia) sino que además era un obstáculo para la alianza con los españoles porque éstos la recordaban como la rival que depuso a la reina Catalina de Aragón. Jane Seymour representaba el ala más conservadora y puritana de la sociedad inglesa y, además, podía dar un heredero masculino al trono (Bolena había sufrido su segundo aborto y se hacía mayor para la maternidad). Thomas Cromwell, hombre de confianza de Enrique y rival de Ana, fue el encargado de quitar a la actual reina de en medio. Como reina, Cromwell no podía acusarla de nada porque su comportamiento había sido siempre correcto y beneficioso para Inglaterra. En cambio, como mujer, sabía que podía acusarla de algo muy sencillo: adulterio. El carácter extrovertido de la reina, su costumbre de estar siempre rodeada de su círculo de amigos más íntimo (todos hombres) y divertirse y hablar con total libertad, sin preocuparse por lo que pensaban los demás, le puso las cosas muy fáciles a Thomas Cromwell. Ana Bolena negó hasta su muerte haber sido infiel a Enrique VIII, pese a que conocía las repetidas infidelidades del rey. El tribunal que la juzgó la declaró culpable sin haber podido encontrar ni una sola prueba ni testimonio que contradijera su declaración.

Lector, abre este libro y prepárate a conocer a dos mujeres únicas en la Inglaterra del siglo XVI. A su lado, incluso el mismo Enrique VIII empalidece y queda reducido a una marioneta sin personalidad ni criterio.

También te gustará: La reina oculta; En el tiempo de las hogueras; El diamante de la reina

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en el siguiente enlace:
Ana Bolena y la pastelera real

lunes, 2 de abril de 2012

El compositor de tormentas de Andrés Pascual

Cuenta la leyenda que cuando Dios creó al ser humano no pudo convencer al alma de que entrase a habitar aquel cuerpo. Así que les pidió a sus ángeles que crearan la más hermosa música, para que el alma, anhelante de poder escuchar y sentir mejor tan extraordinaria melodía, desease entrar en aquel recipiente de barro. A finales del siglo XVII, llega hasta Paris un marinero que dice haber escuchado a una sacerdotisa de Madagascar cantar esa misma canción, la melodía del alma. El gran maestro Charpentier cree que puede transcribir esa melodía y conseguir un cambio alquímico sin precedentes en el ser humano, un entendimiento del mundo y de la magia, de todos los sonidos. Pero alguien más va tras la fórmula filosofal y Charpentier debe pedir ayuda y protección al mismísimo Rey Sol. Luis XIV no dudará ni un momento en aceptar la oferta de una fórmula que podría salvarle de la corrupción, de la pérdida de tantas de guerras, del declive inexorable de Versalles, y entrar en la Historia como el soberano más grande de todos los tiempos. Y así es como Matthieu, brillante músico y sobrino de Charpentier, es enviado a Madagascar en busca de la sacerdotisa de la luna, aquella por cuya pura garganta se deslizan las notas únicas de la melodía del alma.

El compositor de tormentas es una novela de aventuras ambientada en el mundo de finales del siglo XVII, pero en ningún caso se trata de una novela histórica. Un joven músico vive el periplo de viajar hasta Madagascar en busca de una melodía mágica que tiene el poder de cambiarlo todo. Lo más destacable de su entretenida trama es el encuentro de Matthieu con los piratas, el sistema de la república de Libertalia, y el choque de su refinado mundo parisino con el terror nauseabundo del tráfico de esclavos africanos. Es una historia muy amena que se lee con interés, sobretodo por la visión de una isla de Madagascar recién descubierta a los ojos europeos y por la recreación de un mundo versallesco casi esperpéntico por su lujosa decadencia y su teatral corte. Anima toda novela el misterio de la búsqueda del elemento primordial de una fórmula alquímica y el enigma de quiénes serán los malvados que intentan matar al protagonista. Con El compositor de tormentas, Andrés Pascual fue finalista del VIII Premio de novela Ciudad de Torrevieja, una digna novela después de su primer éxito, El guardián de la flor de loto. Su prosa es elegante, refinada y con una adjetivación meticulosa que resulta muy descriptiva sin caer en largos párrafos de situación. El argumento se desarrolla con agilidad y un ritmo muy ameno, con mucha acción y alguna sorpresa, y sus personajes son correctos. Pero tanto en su anterior novela como en esta otra, el lector siempre se queda esperando algo más. Andrés Pascual es, sin duda, un escritor interesante, pero le falta superar esa promesa de florecimiento, esa expectativa de madurez que siempre anuncia en sus novelas (tramas, personajes, lenguaje,...) pero que no acaba de llegar nunca. Se trata de un autor joven, con mucha vida literaria por delante, por lo que sin duda acabará por sorprender al lector con un nuevo libro, esta vez sí, extraordinario.

Lector, aquí tienes un entretenido libro de aventuras que te transportará desde la corte del Rey Sol hasta las mismas costas de África. Y ten cuidado con los piratas, podrías acabar uniéndote a ellos...

También te gustará: Océano; La reina oculta; El anticuario

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz click en los siguientes enlaces:
El compositor de tormentas (Tapa dura)
El compositor de tormentas (Tapa blanda)
El compositor de tormentas (Para Kindle)