miércoles, 27 de junio de 2012

Un problema de tres pipas de Julian Symons

Sheridan Haynes es un consumado actor que ha encontrado el papel para el que siempre había estado destinado en su carrera: interpreta a Sherlock Holmes en una serie televisiva que recrea los libros de Sir Arthur Conan Doyle. Haynes, Sher para los amigos, es excéntrico y peculiar, y gracias a un truco publicitario del estudio vive en Baker Street junto a su estoica esposa Val. Odia los tiempos modernos, la falta de moral y el ruido del tráfico, cree que el peor invento de la Historia fue el motor de explosión, y anhela vivir en la época victoriana en la que transcurren las aventuras de Sherlock Holmes. Un día, tropieza en la prensa con la noticia del caso del asesino karateka, unas extrañas muertes por golpes de karate sin aparente relación entre si, y decide lanzarse a la investigación tal y como lo haría  Holmes. Pese al escepticismo de su esposa, la oposición de su agente, la risa de sus compañeros y las advertencias de la policía, Haynes se entrega a esta aventura con más acierto del que todos podrían haber creído posible.


Un problema de tres pipas hace referencia a un curioso diálogo entre el doctor Watson y Sherlock, en Las Aventuras de Sherlock Holmes:

"-Entonces, ¿qué piensa hacer? -le pregunté.
- Fumar -respondió-. Es un problema de tres pipas, y le agradeceré que no me hable durante los próximos cincuenta minutos."

Julian Symons (1912-1994) fue un escritor de novelas policíacas con un profundo conocimiento y admiración por la obra de Sir Arthur Conan Doyle, como bien demuestra en la excelente novela Un problema de tres pipas. Symons no sólo trata con respeto la memoria del personaje de ficción y sus aventuras, sino que consigue que su protagonista, Sheridan Haynes, viva una aventura perfectamente holmesiana con mucho encanto y coherencia en el Londres de finales del siglo XX. Una trama sencilla, aderezada con un buen número de estupendos personajes, un misterioso asesino y un extraordinario detective, que recrea la niebla londinense, a los irregulares de Baker Street e incluso a un discreto Watson a la medida del gran Haynes. Symons escribe con maestría y perfila sus personajes con gran acierto psicológico logrando la difícil tarea de hacerles hablar y decidir en consecuencia a sus rasgos personales. La riqueza de sus caracteres, las pinceladas de estupendo humor inglés, el suspense de los asesinatos y el interés de sus tramas secundarias, así como el carisma de su protagonista (el lector no puede menos que sentir cierta ternura hacia él por sus manías e intenciones), hacen de esta novela una estupenda historia policiaca que no dejará indiferentes ni a los más estrictos admiradores del Canon.

Lector, aunque Sheridan Haynes reconozca no tener un intelecto a la altura del gran Sherlock Holmes, verás qué bien que se le dan sus deducciones entre el demencial estruendo del tráfico en el corazón de Londres.

domingo, 24 de junio de 2012

La tienda de los paraguas de Elin Hilderbrand

Marguerite está nerviosa porque hace más de diez años que no cocina y apenas sale de casa o habla con nadie. Vive en la isla de Nantucket, Nueva Inglaterra, donde una vez fue la reputada chef y propietaria del restaurante Les parapluies, en donde se sentaba largas horas a debatir delante de un buen champán con sus mejores amigos, Candance y Porter. Pero ahora el restaurante lleva años cerrado, convertido en una tienda de souvenirs, y ella ya no cocina ni bebe champán. Hasta que Renata, su ahijada, llama una noche para decirle que pasará unos días en la isla, en casa de los padres de su novio, y que desea visitarla para hablar de su madre, Candance. Marguerite la invita a cenar, consciente del duro ejercicio emocional que le supondrá volver a salir de casa, hablar con sus antiguos proveedores y amigos, cocinar, recordar. Hubo un tiempo en el que ella regresó de París de la mano de Porter y creó su propio hogar en Les parapluies. Un tiempo en el que fue feliz y se sintió a gusto, rodeada de buena gente y excelente comida. Pero ahora Candance no está y su hija Renata llama a la puerta de Marguerite para preguntar qué pasó.


Nantucket es una isla cercana a la costa de Massachusetts, habitual destino de veraneo en Nueva Inglaterra. Este paisaje, melancólico y poco habitado en invierno, juega un papel protagonista en la novela de Elin Hilderbrand por su incidencia en el ánimo de los personajes. La misma Marguerite es como Nantucket porque cobra vida en verano, cuando llega Porter, y se sume en un suave letargo de espera durante los meses de frío. Seguramente por esta característica de la isla y de los personajes, el título original de esta novela es The love season y, quizás, La tienda de los paraguas es una desafortunada traducción que sumirá al lector en un ligero desconcierto. Si bien es cierto que el restaurante de Marguerite se llama Les parapluies, a causa del cuadro de Auguste Renoir, en él no venden paraguas y la tienda para turistas que abre posteriormente en su lugar tampoco tiene ningún protagonismo. A parte de la extraña elección de su título, La tienda de los paraguas es una novela sencilla y agradable, que se desarrolla en tan sólo veinticuatro horas en la vida de sus protagonistas, salpicada con un buen sentido del ritmo por numerosas incursiones al pasado. Este juego temporal mantiene cierto suspense e interés por la trama que no hubiese conseguido una narración lineal de los hechos. Elin Hilderbrand escribe con soltura y sin excesos dramáticos, lo que la salva de caer en la literatura romántica más tradicional, y crea un interesante personaje protagonista, Marguerite, al que podría haber sacado mucho más partido. Hilderbrand se deja en el tintero la genialidad culinaria de su heroína, su carácter y fuerza, su espíritu creador, para hacer hincapié en sus debilidades, lo que le resta fuerza y color a un personaje que podría haber resultado mucho más vívido y dimensionado. En general, se trata de una novela entretenida e interesante, que desmerece un poco en lo tocante a la trama relacionada con Renata, que podría haber explotado con más acierto la singularidad de Nantucket, sus habitantes y su chef protagonista.

Lector, aunque Marguerite no podrá saciar del todo tu hambre por las grandes historias, te preparará una tarta de queso y pimientos rojos que te hará muy agradable su compañía.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en el siguiente enlace:
La tienda de los paraguas

miércoles, 20 de junio de 2012

El castillo de cristal de Jeannette Walls

Jeannette, Lori, Brian y Maureen son cuatro hermanos a remolque de unos padres excéntricos y rebeldes. Siempre corriendo de un lugar a otro del país, huyendo de los acreedores, a veces no hay más sitio dónde dormir que en una manta bajo las estrellas o en una caja de cartón, y nada que comer excepto lo que se encuentre en la basura. Rex Walls, el padre de Jeannette, es un brillante matemático, cosmólogo, ingeniero y manitas que no hace más que perder trabajos- cuando decide tener uno- por culpa de su carácter camorrista y su propensión al alcoholismo. Mamá es profesora pero prefiere no ejercer porque desea dedicarse a ser una artista de la pintura y la escritura, y porque es espantoso tener que madrugar o poner reglas a los niños. De pequeña, a Jeannette sus padres le parecían geniales. Nómadas sin descanso, viviendo siempre una gran aventura, nunca creyó en Papa Noel por eso su padre, una Navidad en la que para variar no tenían ni un dólar, le hizo el mejor regalo de su vida: el planeta Venus. Pero cuando los cuatro hermanos Walls crecen, comprenden que los demás padres cuidan de sus hijos, les dan un techo donde vivir, comida todos los días y amor. En el país de las oportunidades, en el auge de los años 60, hay empleo para dos personas tan capaces como los Walls, sin contar con la increíble herencia de su abuela materna ¿Por qué Jeannette y sus hermanos están condenados a ir sucios, descalzos, pasar frío, vivir en chabolas al borde del derrumbe y buscar en los cubos de basura algo que comer?


"Estaba sentada en un taxi, preguntándome si no me habría emperifollado en exceso para la velada, cuando miré por la ventanilla y vi a mamá hurgando en un contenedor de basura." Así comienza El castillo de cristal, la historia de "4 hermanos que han conseguido sobrevivir a pesar de sus padres", como resume Isi (del estupendo blog From Isi) con tanto acierto.

El castillo de cristal es la valiente, sincera y extraordinaria biografía de la periodista y escritora Jeannette Walls. Con un estilo impecable y unas frases contundentes, que desarman por su emotiva sencillez, Walls explica sus recuerdos de niñez conservando esa mirada testimonial infantil que se va transformando a medida que crece. La pequeña Jeannette ve a su padre como un héroe y no puede creerse la suerte que tiene de haber ido a parar a una familia cuya única regla es la de vivir siempre como si se tratase de una estupenda aventura. A medida que su comprensión madura, Jeannette y sus hermanos empiezan a acusar el alcoholismo de su padre, la falta de interés por nada que no sea ella misma de su madre, su terrible vida de vagabundos sin raíces, pasando frío sin hogar ni abrigos, sin amigos, sin comida. Sus padres no quieren trabajar, ni pedir subsidios estatales porque significa aceptar limosna, ni vender los terrenos de la abuela, ni vivir en la hermosa casa familiar que les legó. Los cuatro hermanos Walls, inteligentes y voluntariosos, conseguirán romper el vínculo con sus destructivos padres y rehacer su vida en Nueva York, convencidos de que sólo hacía falta desearlo para salir de la extrema pobreza a la que habían sido injustamente condenados. Jeannette Walls narra sin complejos y con una prosa excelente y conmovedora su infancia y su juventud, sin ocultar el enorme ejercicio de comprensión y perdón que intenta hacer con sus padres. Pero el resultado nunca es un drama lacrimógeno sino una luminosa confesión, a veces enternecedora (por el cariño y protección mutua que se profesan los hermanos), a veces delirante (por la absurdidad y el egocentrismo de los padres), de un pasado que necesita sacar a la luz porque forma parte de ella. El resultado es una excelente novela, una increíble biografía, tan bien escrita que brilla como el planeta Venus en el cielo nocturno.

Lector, déjate sorprender por la conmovedora sencillez de la prosa de Jeannette Walls y su extraordinaria infancia.

También te gustará: Cuatro hermanas; A la caza del amor; El consuelo; Rabos de lagartija

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en el siguiente enlace:
El castillo de cristal (versión Kindle)
El castillo de cristal (en papel)

lunes, 18 de junio de 2012

Vacaciones con papá de Dora Heldt

Christine y Dorothea, dos amigas de cuarenta y tantos años, han decidido pasar un par de semanas de vacaciones en la isla de Norderney, en el Mar del Norte, para ayudar a Marleen, una amiga común, con sus planes de remodelar la antigua tasca de la pensión de huéspedes que allí regenta. Pero los planes de Christine de pasar unos días de relax, sol, playa y buena camaradería se van al traste cuando su madre la llama por teléfono para comunicarle una noticia bomba: debe permanecer un par de semanas ingresada en el hospital por una operación de rodilla y cree que lo mejor es que Christine se lleve a su padre de vacaciones para no dejarle solo en casa. Heinz, que así se llama el padre, tiene los ojos de Terence Hill y el humor de rantanplán, es daltónico, maniático con las comidas, se conoce la letra de todas las canciones populares alemanas y está convencido de que lo sabe todo de cualquier cosa. Las chicas acaban por ceder y desembarcan en Norderney con un jubilado mandón y un montón de maletas. La idea es que Heinz ayude con las obras del nuevo lounge, pero, para desesperación de su hija y sus amigas, su naturaleza imprevisible complica todo allí por dónde pasa. Y es que, además de ganar a la causa a su amigo Kalli y al electricista Onno, Heinz se dedicará a reinventar planos, recolocar muebles, comprobar antecedentes de hombres sospechosos, ejercer de canguro de las gemelas Berg e incluso organizar un dispositivo de espionaje para detener a un peligroso cazafortunas.


Vacaciones con papá es una novela muy divertida sobre las relaciones entre padres e hijas, y una importante reivindicación sobre el protagonismo de la tercera edad en la literatura. La mayoría de personajes principales tiene más de 65 años y su entendimiento del mundo choca caóticamente, y con mucho sentido humor, con la vida cotidiana de las tres amigas de cuarenta y pico. Este juego generacional y el fuerte instinto protector de los padres respecto a sus niñas, por muy mayores que estas sean, crea una serie de equívocos diálogos y estrambóticas situaciones que lograrán la sonrisa del lector en más de una ocasión. El centro de toda la aventura es Heinz, un jubilado que siembra el caos a su paso, cabezota, delirantemente imaginativo, enérgico y muy tierno, que no puede dejar de preocuparse por su hija mientras soluciona los problemas del mundo. Dora Heldt escribe con soltura y mucho sentido del humor, segura del éxito de su protagonista como eje central de toda una trama que, si bien no es trepidante, sí que resulta original, tiene un estupendo ritmo y mantiene el interés a lo largo de todos los capítulos. Su prosa resulta sencilla, fresca y sin pretensiones, aunque, quizás por culpa de la traducción del original en alemán, algunos de los diálogos y expresiones resultan algo forzados. En conjunto se trata de un libro ideal para disfrutar este verano bajo la sombrilla, por la originalidad de sus protagonistas y el bien orquestado equilibrio de un juego brillante entre la desesperación y la ternura que a Christine le provoca pasar las vacaciones con su peculiar padre.

Lector, si creías que los escritores alemanes no tenían sentido del humor, tienes que conocer a Heinz. Con un padre como él es imposible aburrirse en vacaciones.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en el siguiente enlace: 
Vacaciones con papá (en papel)
Vacaciones con papá (para Kindle)

miércoles, 13 de junio de 2012

El medallón de la magia de Mayte Esteban

Huérfana de padres, Amanda vive desde su infancia con su abuela Clara. Ha llegado el verano y también el momento de elegir licenciatura universitaria, pero Amanda todavía no se ha decidido. Cuando le llega la noticia de que acaba de heredar una vieja casona familiar, no se lo piensa dos veces y aprovecha un fin de semana para explorar su nueva propiedad. La casa parece estar totalmente en ruinas excepto por una impecable biblioteca, que ha desafiado el paso de los siglos sin acumular siquiera polvo. Y es que la biblioteca ha sido preservada celosamente por Alfonso, el aguerrido fantasma de un soldado de Felipe IV que juró proteger la estancia y su contenido hasta la llegada de la elegida. Amanda descubrirá que su legado consiste en mucho más que una casa con una extraña biblioteca, y que ser la última descendiente de un largo y poderoso linaje de brujas conlleva una aventura que no querrá perderse por nada en el mundo.


El medallón de la magia es una divertida historia de aventuras con cierto gusto a los clásicos de capa, espada y brujería. Guerreros, brujas, magia, hechizos, malvados atormentados, chicas guapas en apuros, objetos poderosos que hay que recuperar... Mayte Esteban escribe, con mucho encanto y desenvoltura, la historia de un linaje de brujas perseguidas desde la época de la Inquisición que en Amanda, nuestra contemporánea, tiene la oportunidad de establecer el orden y asegurar la perpetuidad de la magia. Su narración es fluida y amena, salpicada de estupendos detalles que la hacen divertida, y sorprende al lector desprevenido con la especial habilidad de la autora para orquestar un delicado baile de hadas gramatical. La prosa de Mayte Esteban tiene esa delicadeza, esa especial elección del orden de las palabras y los verbos, que se disfruta a cada página. El toque es sutil y personal, casi siempre emotivo, apenas el uso de un verbo que sorprende o la insólita colocación de una preposición, un adjetivo, cuando menos se espera. El resultado es un buen libro de aventuras que gusta por su sinceridad y su atractiva trama: un guerrero y una bruja en busca de un medallón mágico que también codicia un malvado inquisidor. Destacan los divertidos diálogos, el intercambio de puyas entre los protagonistas, los capítulos sobre Briana y Alfonso en su tiempo (se disfruta la condición de historiadora de la autora), los escenarios de Turégano (como el castillo), la aparición de un fantasma vendedor de pisos vestido de Armani y, sobretodo, la desorientación de un soldado del siglo XVII que tiene que aprender a vivir en el XXI. El medallón de la magia es un recomendable libro de aventuras, divertido, fresco y bien resuelto porque, aunque Mayte Esteban piense lo contrario, su autora sabe cómo mantener el ritmo incluso en su estupendo final.

Lector, olvida tus preocupaciones y lánzate a disfrutar de esta optimista aventura de brujas, guerreros y medallones, al estilo tradicional. Sólo echarás en falta un duelo de espadas toledanas, pero tendrás castillo y mazmorras.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en los siguientes enlaces:
El medallón de la magia (versión Kindle)

lunes, 11 de junio de 2012

El grupo de lectura de Elizabeth Noble

Clare es una experta comadrona pero no sabe cómo afrontar el dolor, la pérdida y el vacío que le produce el comprender que ella nunca podrá ser madre. Harriet tiene dos hijos y un marido estupendos pero siente como si estuviese a la espera de algo mejor que está por venir, como si se hubiese perdido lo mejor de ella por el camino. Nicole es guapa, inteligente y rica pero su marido es un adúltero en serie y ella sigue esperando a que un día cambie. Polly se está planteando casarse por segunda vez, a su cuarenta y pico años, para demostrarse a si misma que no es una amargada en cuestiones amorosas, pero su hija va a darle una sorpresa que nadie esperaba. Susan adora a su madre, desde que tiene memoria siempre ha congeniado con ella y sólo guarda amor y buenos recuerdos de todos sus años de relación, pero Alice está enferma y Susan no está preparada para perderla. Todas ellas, inglesas de clase media-alta con propensión a prepararse una taza de té en los momentos más emocionales de su vida, coinciden en las reuniones de su grupo de lectura para comentar los libros que leen cada mes. Nora Ephron, Ian McEwan, Daphne du Maurier, Tracy Chevalier... Los autores se suceden y la amistad entre las mujeres crece y se estrecha. Ya no sólo se reúnen para comentar literatura y tomar té y pasteles, sino que comparten parte de su vida, de sus problemas y de sus alegrías.


Pese a que Elizabeth Noble está catalogada como autora de literatura romántica, El grupo de lectura no es una novela de ese género. Se trata de una historia sobre las relaciones humanas (sociales, personales, familiares), narrada con una firme voz femenina, en donde los personajes protagonistas son mujeres complejas y bien perfiladas. Ninguna de ellas realiza actos extraordinarios ni heroicos pero su sencilla fuerza cotidiana atrapa al lector desde las primeras páginas por ese gesto de cercanía y normalidad que las caracteriza. Sin duda, una de las mejores bazas de esta novela es que la autora no utiliza el título como una mera excusa narrativa para que sus personajes se conozcan e interactúen, sino que el club de lectura y sus debates tienen una presencia real en la trama. Las discusiones literarias de los personajes son ricas e interesantes, no sólo porque dan cinco puntos de vista distintos sobre autores y obras, sino porque además aportan comentarios pertinentes y originales sobre las sólidas novelas que comentan. Este juego de literatura dentro de la literatura tiene un encanto innegable para un lector al que se le invita a compartir una visión caleidoscópica de novelas como Rebeca, Expiación, Eden Close o La joven de la perla, entre otras. Cada una de las protagonistas de Noble aporta su visión de la vida, su experiencia, a su crítica literaria con un excelente sentido del ritmo y de la naturalidad de sus bien pautados diálogos. Además de la autenticidad de sus personajes y la verosimilitud de sus diálogos, El grupo de lectura se caracteriza por una prosa ágil y de gran calidad, que se mantiene uniforme durante sus 572 páginas, y que juega con los siempre cambiantes lazos de amistad y familia de sus protagonistas sin caer en un acusado dramatismo (quizás con la excepción del embarazo de Cressida) o en caricaturas apasionadas.

Lector, si escuchas con atención en el grupo de lectura de Clare, Nicole, Harriet, Susan y Polly, entenderás la complejidad de los anhelos cotidianos.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon, haz clic en el siguiente enlace:
El grupo de lectura (tapa dura)
El grupo de lectura (tapa blanda)

miércoles, 6 de junio de 2012

Tormento de Benito Pérez Galdós

Amparo y Refugio son dos hermanas huérfanas que viven en la más absoluta pobreza en el Madrid de la década de los años 60 del siglo XIX. Refugio opta por llevar una vida disipada y de diversión, sacando todo el dinero que puede a su abnegada hermana, que trabaja sin descanso y casi por limosna en casa de unos parientes lejanos, los Bringas. En casa de Francisco Bringas y su esposa Rosalía Pipaón de la Barca, todo son cuentas y recuentas para llegar a fin de mes y vivir de favores y apariencias, pero la modestia y resignación de Amparo no se inmuta por los abusos de tal esclavitud. Hasta que el recién llegado del Oeste americano, el primo Agustín, le declara su amor torpe pero apasionado. Agustín Caballero tiene fortuna pero ninguna habilidad social, se ha acostumbrado a las soledades de sus años en el salvaje Oeste y apenas sabe cómo expresar lo que siente. Con rudo encanto y mucha honestidad, acaba por ganarse el corazón de Amparo que inicia entonces un camino de sufrimiento y desesperación por culpa de un terrible secreto que corrompe su pasado y amenaza la felicidad de su próxima boda. La envidia y malevolencia de Rosalía, que no soporta la suerte de Amparo y quiere seguir exprimiendo la fortuna del primo americano, contribuirán al terror y la desesperación de la muchacha que ve como sus deseos peligran ante los jueces implacables de la moral de la época.


Benito Pérez Galdós (1843-1920), cronista, novelista y dramaturgo español, está considerado como el principal exponente de la novela realista del siglo XIX y es, sin duda, una de las grandes plumas de la literatura de todos los tiempos. Publicó Tormento en 1884, entre Doctor Centeno y La de Bringas, compartiendo contexto, personajes e historia con ambas. Tormento, que hace referencia a la protagonista de la novela por partida doble (por el sufrimiento que padece y por ser su sobrenombre en una pasión amorosa ilícita), se inicia con una escena extraordinaria que intriga al lector irremediablemente: dos embozados se encuentran en plena noche en las oscuras calles de Madrid y se reconocen. Uno es Felipe Centeno, estudiante, y el otro Ido del Sagrario, escritor de folletines. Con este guiño al lector, que convierte el argumento de su novela en un coqueto sainete, Galdós sorprende y conquista desde el principio. El autor narra una historia de honestidad de los sentimientos contra el convencionalismo social de la época sin caer en mojigaterías ni moralinas. Lejos de erigirse en juez o escandalizarse, Galdós construye sus personajes con maestría y sin prejuicios de sexo o religión (su anti-clericalismo es todavía moderado) y pone el mejor sentido del humor y la ironía al servicio de su mirada crítica pero nunca aleccionadora. El cambio político y social, la crisis de los valores, el yugo de la monarquía, la necesidad de transformación del país, la hipocresía y el fasto, nada escapa a la ágil y comprometida pluma de Benito Pérez Galdós.

La prosa de Galdós (varias veces candidato a recibir el Premio Nobel de Literatura, que seguramente no consiguió por antipatías políticas) es extraordinaria, rica, matizada y única pero, como suele suceder con los mejores escritores, sabe cómo hacer sentir cómodo a cualquier lector. Y es que, aunque el genio de don Benito sea artículo de delicatesen para la Literatura, en mayúsculas, el lector puede asomarse sin miedo a su prosa, nunca quedará decepcionado. En Tormento, el autor se acerca al lector, le pasa el brazo por los hombros, le guiña el ojo con media sonrisa socarrona, y le explica en confianza la historia de los Bringas hablándole de tú a tú, con tanta naturalidad y gracia que es imposible no sentirse agotado en la mudanza de la familia de la Pipaón o sufridor de la timidez de Agustín y la "medrosidad" de Amparo. Ninguna palabra está de más o de menos en la novela de Galdós, aunque en Tormento destaca especialmente sus descriptivas enumeraciones, sus precisos adjetivos y la naturalidad e ingenio de sus diálogos (Baroja comentaba sobre sus novelas que "sabía hacer hablar al pueblo"). Sin duda, un libro que se disfruta tanto por su historia de deseos versus convencionalismos como por su riquísima y estupenda prosa.

Lector, esta novela es perfecta para iniciarse en el placentero arte de paladear la obra de Benito Pérez Galdós. Entra sin miedo porque don Benito escribe con una maestría que hace su lectura sencilla y cómoda, y siéntete como en casa, te sorprenderá.

También te gustará: Otras obras del autor

Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en los siguientes enlaces:
Tormento (en papel)
Tormento (para Kindle)

lunes, 4 de junio de 2012

Viento del este, viento del oeste de Pearl S. Buck

Kwei-lan Yang es la segunda hija de una de las adineradas familias de la China más tradicional. Criada entre las concubinas de su padre, su ama de cría y las severas instrucciones de su madre para ser una esposa ideal, contempla impotente cómo la separan de su único hermano varón para recibir educaciones distintas. Pero a principios del siglo XX las fronteras de China ya no son impermeables a las ideas que llegan desde occidente. El hermano de Kwei-lan ha elegido estudiar en Estados Unidos y, para espanto de sus padres, se ha enamorado de una diablesa extranjera. Aunque Kwei-lan se considera mucho más tradicional y quiere seguir los preceptos de sus antepasados y obedecer a sus padres, su mundo se desmorona cuando conoce a su marido en la noche de bodas. Su esposo es un médico instruido en occidente que aborrece las supersticiones chinas y desea vivir con la libertad que ha conocido fuera de su arcaico país. La confusa recién casada se abrirá lentamente, como una delicada flor de loto, a los nuevos vientos que soplan desde el otro lado de un mundo que ha resultado no ser tan plano como le habían enseñado sus padres.


Pearl Sydenstricker Buck (1892-1973) nació en Virginia, en Estados Unidos, pero pasó gran parte de su vida en China. De ahí su profundo conocimiento de la cultura, tradiciones e ideas orientales de principios del siglo XX y la facilidad con la que se pone en la piel de una joven china de ilustres antepasados. Viento del este, viento del oeste está narrado en primera persona por la voz de Kwei-lan quién se dirige a su hermana para contarle los terribles cambios que está viviendo su familia. El lector no sabe quién es esa hermana a quien con tanto cariño habla la protagonista, un misterio que no se desvela hasta las últimas páginas y que resulta conmovedor. Esta técnica de narración en forma de confidencias a alguien querido resulta muy eficaz para sumergir al lector en la vida de la protagonista y hacerle sentir próximo a su confusión y sentimientos. Resulta especialmente interesante y divertido el choque entre oriente y occidente en las costumbres matrimoniales de la tradicional Kwei-lan y su "americanizado" marido, así como la incomprensión en la mirada de ambos mundos cuando se encuentran cara a cara. Sin duda, gran parte de la fuerza y encanto de esta novela reside en que está narrada desde un punto de vista femenino (la primera frase del libro es "habla una mujer china") en un momento y en un país en donde las mujeres no tenían más valor que el de procurar un heredero a la dinastía. Con una prosa impecable y muy cálida, Pearl S. Buck, galardonada con el  Premio Nobel de literatura en 1938, consigue trasmitir con sencillez la decadencia de unas costumbres medievales, inalterables durante siglos, que ya no se sostienen ante el ansia de conocimiento de una nueva generación capaz de enfrentarse a sus padres en busca de libertad y de apertura. La belleza de su expresión y la suavidad de su lenguaje constituyen un finísimo velo que envuelve toda la narración y la convierten en una historia especial y única, un exquisito diminuto pastel de arroz y miel para lectores curiosos.

Lector, la gracia de estas páginas reside en la delicada narración de contrastes, en encontrar la comprensión en la mirada del otro, ese otro tan diferente a uno mismo por siglos de cultura y civilización antagónicas.


Si quieres comprar este libro en la tienda de Amazon haz clic en los siguientes enlaces:
Viento del este, viento del oeste (tapa dura)
Viento del este, viento del oeste (tapa blanda)

viernes, 1 de junio de 2012

La guerra de los Cielos de Fernando Trujillo Sanz y César García Muñoz

Apenas fueron unos segundos pero la Tierra se estremeció y todos los seres humanos quedaron paralizados. Algunos aparatos tecnológicos explotaron, como los satélites, y otros, debido a la parálisis de sus usuarios, provocaron la muerte de miles de personas. Este fenómeno se conoció como la Onda y diez años después de que ocurriera el mundo que conocimos ya no existe. Una cuarta parte de la población mundial murió, desaparecieron los países y fueron sustituidos por "zonas seguras", el clima se volvió loco y unos misteriosos bancos de niebla aparecieron aleatoriamente por el territorio. Y es que la Onda no sólo afectó al mundo humano sino que Cielo e Infierno se vieron igualmente sacudidos con unas consecuencias imprevisibles para todos. Dios y Lucifer han desaparecido de sus respectivos Reinos y la guerra que una vez ganaron los ángeles contra los caídos está a punto de empezar de nuevo porque las puertas de los tres mundos ya no son tan impermeables como antes. Humanos, ángeles y demonios empiezan a tomar posiciones en el tablero. Sólo Raven, un extraño humano con poderes inusuales y una amnesia que le impide recordar nada anterior a la Onda, sigue perdido y perseguido por ambos bandos sin comprender por qué.


La guerra de los Cielos es una entretenidísima historia fantástica sobre el enfrentamiento más antiguo de todos los tiempos: la Tiniebla contra la Luz, el mal contra el bien. Sus puntos fuertes son muchos: unos protagonistas bien dibujados y muy carismáticos, sin maniqueísmos y con sus pequeños y grandes secretos; una narración ágil y muy plástica que sabe impactar en la imaginación del lector con imágenes casi cinematográficas (excelente la coreografía de los enfrentamientos); tres escenarios intercomunicados y originalmente alterados por la Onda como son el Nido, el Agujero y la Tierra; y un excelente sentido del ritmo narrativo y de la dosificación del suspense que mantiene al lector pegado a sus casi 500 páginas y con ganas de más, puesto que su final queda pendiente de una segunda parte. Se trata de un libro divertido, ameno y bien escrito que destaca con brillantez en el panorama de la literatura fantástica y de ciencia ficción escrita en lengua castellana. Fernando Trujillo y César García aportan grandes dosis de inventiva y misterio, un hilo argumental bien pensado, mucha simpatía y sólidos personajes que seducirán al lector desprevenido y cautivarán hasta a los más reacios al género. Atención a algunos detalles muy bien argumentados como la meticulosidad con la que están pensadas las armas de los personajes, la filosofía de pensamiento de los humanos supervivientes o el vacío que han dejado en los tres mundos la ausencia de los respectivos "dirigentes".

Lector, esta historia te cautivará por su frescura, su brillante planteamiento y sus intrigantes protagonistas. Te quedarás con ganas de leer la segunda parte.


Si quieres comprar este libro y su continuación en la tienda de Amazon haz clic en los siguientes enlaces para versión Kindle:
La Guerra de los Cielos (I)
La Guerra de los Cielos (II)