lunes, 1 de abril de 2013

La corte de Carlos IV (Capítulos del I al X)

En octubre de 1805, después de la locura de Trafalgar, Gabriel abandona a doña Francisca y a don Alonso —algo ingratamente, la verdad—pese a la bondad de ambos y al cariño que le habían demostrado, para probar suerte en Madrid. Y así comienza La corte de Carlos IV, con nuestro Gabriel en la capital entrando a las órdenes de nada menos que una actriz de teatro, Pepita González.

Al servicio de Pepita, Gabriel tiene un montón de tareas: compras, encargos, espionaje, actor, peluquero, camarero... Pero la ambición del joven es entrar en la Corte y medrar con los favores de los poderosos. Piensa que si un montón de tontos y mediocres han alcanzado el éxito allí, ¿por qué no él que bien tiene sus gracias? Inés, la hija de una noble costurera, la chica más sensata que hay en Madrid intenta ponerle los pies en la tierra con sabios consejos y buenas metáforas, pero Gabriel le asegura que medrará y se casará con ella.

Una noche de tertulia en casa de su ama, Gabriel despierta la atención de una condesa, que le cita al día siguiente para proponerle un cambio de trabajo ¿Qué le deparará la fortuna a nuestro protagonista? Mientras, en las calles de Madrid se rumorea que Bonaparte está próximo a invadir Portugal y en connivencia con Godoy, procurar la salida de los monarcas españoles del país para facilitar la entrada al Príncipe de Asturias.


Actores y teatro

Inicia Galdós este segundo libro de sus Episodios Nacionales con una mirada, testimonial pero divertidísima, al teatro de 1806. Al igual que sucedía en la Antigua Roma, nos presenta dos bandos en liza que no dudan en boicotearse mutuamente los estrenos enviando bandas de camorristas que griten y desprestigien la obra del rival. Hay dos teatros, el Príncipe y de la Cruz (como The Rose y The Curtain en la Inglaterra Isabelina) rivales, así como dos autores teatrales principales enfrentados, Luciano Comella y Leandro Fernández de Moratín. Comella representa la escuela de la hispanidad más rancia, la que bebe de la tradición más dramática y folletinesca, operetas, zarzuelistas; y Moratín, el nuevo teatro, el moderno, que apuesta por diálogos, personajes y situaciones más realistas, de denuncia moral. 

A Gabriel le gusta El sí de las niñas de Moratín por su belleza moral y su naturalidad "como las cosas de la vida", quizás porque Galdós siempre apuesta por esa España modernizada, culta, abierta y avanzada. Me pareció muy divertida la escena del Capítulo II, cuando tiene que disimular y seguir las burlas porque él está en el lado de la "polaquería" en lugar de en de los "chorizos".

También me ha parecido buenísimo cuando Gabriel aclara que hace tiempo que está en vigor una normativa de 1803 que regula el teatro con mucho acierto, pero que nunca nadie se ha preocupado por hacerla cumplir. Ya se sabe, Spain is different, y las leyes siempre han estado para hacer bonito.

Don Benito y sus clases magistrales de Historia

Una de las cosas con las que más he disfrutado en estos primeros capítulos ha sido encontrarme de nuevo con la gracia de Benito Pérez Galdós para darnos una lección de Historia de la manera más amena y divertida. Y es que el autor escribe sobre la Historia de España pero escribe para todos, como ya hemos comentado en Trafalgar.

En La corte de Carlos IV, Galdós pone al lector en antecedentes políticos e históricos a través de dos fuentes: el viejo ex-diplomático fantasmón (que hasta el propio Gabriel dice que le recuerda a don José María Malaspina porque "ambos eran portentos de vanidad", aunque reconoce que el diplomático respeta los hechos reales, le otorga credibilidad como fuente informativa para el lector) y las "voces del pueblo" que recoge Gabriel cuando va a comprar al mercado.

A través del viejo ex-diplomático, el lector se sitúa históricamente con facilidad: Bonaparte está a punto de invadir Portugal, Godoy a recuperado el favor de los reyes de España y parece muy cercano a las posiciones francesas, y el Príncipe de Asturias conspira para sustituir a su padre en el trono. Pero es en el mercado, dónde sabemos cuál es el sentir popular: todos odian a Godoy, a quien acusan de todos los males que aquejan al país (¡hasta protege a los malos poetas!), y están a favor del Príncipe de Asturias. Sólo un personaje, Pacorro Chinitas, de quién Gabriel dice que demostrará ser el hombre más sabio de la tierra, disiente de las ideas populares: sabe que Bonaparte no comparte su poder, que siempre pone a sus hermanos como regentes de los territorios conquistados; que sólo la mitad de los males son culpa de Godoy que, aunque mediocre y no merecedor de tanto poder, está siendo escupido por los mismos que antes le adulaban; que la culpa de que Godoy medrará injustamente no es su culpa sino de los que le pusieron ahí; y, más importante de todo, que el Príncipe de Asturias no es tan bueno como todos creen. Ideas proféticas, sin duda, que tiempo después se demostraron más que acertadas.

De esta manera, Galdós no sólo nos explica la situación política e histórica de 1806-1807 sino que además sienta las bases de hechos posteriores como, por ejemplo, la viva muestra de un pueblo que quiere a Fernando VII como rey, pues no en vano se le llamó "El deseado". Y enorme desengaño, como ya suponía Chinitas, de un monarca que demostró sobradamente estar incapacitado para el gobierno por su crueldad, su poca inteligencia, su injusticia y su retrógrado absolutismo. No en vano, Bonaparte llegó a decir que se había tomado una buena venganza de los españoles: devolviéndoles a Fernando VII.

  • ¿Y vosotras? ¿Qué destacaríais de estos primeros capítulos? ¿Qué es lo que más os ha gustado? ¿Y lo que menos?
  • ¿Pensáis que Galdós "justifica" un poco a Godoy, pese a su aversión al Príncipe de la Paz?
  • ¿Por qué Galdós elije precisamente El sí de las niñas de Moratín para ponerla como ejemplo del teatro más innovador del momento?
  • ¿Creéis que Lesbia está inspirada en la Duquesa de Alba y Amaranta en la Condesa de Osuna?
  • ¿Os habéis fijado en qué son versados los caballeros de la corte, según Gabriel? (El caballero Añara)
  • Notad el buen hacer de Galdós con su personaje protagonista, su crecimiento y educación progresivos: ya no es el Gabriel de Trafalgar, ha crecido, madurado (fijaos en cómo le habla a Inés), pero todavía sigue siendo muy inocente.
  • ¿Os parece comparable a la situación actual del país eso de que los tontos y los mediocres medran gracias a sus buenos contactos y halagos? ¿Estáis de acuerdo con la siguiente cita del capítulo IX?
"Y ya habrá observado el lector que, al suponerme amado por una mujer poderosa, mis primeras ideas versaron sobre mi engrandecimiento personal, y el ansia de adquirir honores y destinos. En esto he reconocido después la sangre española. Siempre hemos sido los mismos".

¡Bienvenidas a la tertulia de La corte de Carlos IV!

34 comentarios :

  1. Lo primero que me ha gustado nada más empezar el libro es volver a encontrarme con Gabriel, aquel chiquillo lleno de sueños que pensaba que había madurado y que nos volvemos a encontrar siendo muy inocente y muy honesto. Me sigue gustando el personaje.
    Con respecto a Godoy, no sabría muy bien que pensar, creo que en el fondo al ser un hombre culto e informado intentaba no cerrarse en un bando, sino pensar que Godoy había hecho cosas buenas y otras malas, es decir que era una persona como tantas con sus más y menos; y así nos lo representa en boca de defensores y detractores.
    Me pareció muy buena la elección del Sí, de las niñas. No creo que Galdós fuera muy cerrado en sus ideas y al fin y al cabo la obra rompía con las tradiciones al criticar abiertamente como se arreglaban los matrimonios.
    Personalmente había pensado en Amarante como la Duquesa de Alba y no sabía quien podía ser Lesbia.
    Me parece que tendemos a cometer los mismos errores una y otra vez, las personas, los gobernantes aunque siempre creemos que somos mejores pero recordamos que "cualquier tiempo pasado fue mejor". Por desgracia nuestra historia (aunque la escriban los ganadores) nos recuerda que los que sufren siempre son los mismos.
    La cita que nos has traído me parece muy acertada, pero no con respecto a los españoles sino a toda la humanidad. ¿Quién no sueña con medrar de una forma y otra? Los sueños son muchas veces lo que nos hace tirar cada día adelante.
    Una vez más una de las cosas que más me ha gustado en estos primeros capítulos es la gran cantidad de adjetivos y palabrejas ya en desuso que he aprendido. Me ha gustado especialmente: covachuelistas, por su gran sonoridad, aunque despues el significado no resulte tan interesante.
    Nos vemos en los próximos capítulos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen comentario has hecho, cuesta añadir algo más.

    Primero pido perdón por si adelanto acontecimientos, porque ya he acabado el libro y francamente no recuerdo hasta dónde llegaba el capítulo X.

    Me ha gustado todo: la forma en la que describe ese teatro (ya perdido) lleno de hijos perdidos de duques, y grandes ejércitos masacrados y mujeres a las que las matan a 19 hijos ...

    La forma en la que se describe cuál era la situación polícita y cómo se vivía "en la calle", cómo Godoy había caído tanto en desgracia que se le echa la culpa hasta de las malas cosechas.

    La descripción de los juegos de poder, amor e indirectas que se establece en la cena en casa de Pepita, etc..

    Pero me ha ENCANTADO que Gabriel, en medio de una discusión con Inés, le diga que no ella no entiende de nada porque es mujer, y a continuación, el mismo Gabriel (adulto) habla directamente al lector, y dice (más o menos)

    Lector: en estos momentos te pido que ya que no me puedes abofetear en persona, tires este libro al suelo y le des los golpes que yo me merezco. Bueno no, que el libro no tiene culpa de nada.

    ¡Aaaaaaaaaay, qué grande!

    ResponderEliminar
  3. Lo único que puedo decir y ya voy por la mitad del libro, es que hasta ahora no me está gustando nada, me parece ñoño y aburrido, con perdón de Don Benito. Quizás me gustó tanto Trafalgar que esperaba algo similar por parte de La corte de Carlos IV. Con lo buena gente que me pareció Gabriel, en este segundo episodio me resulta un trepa impresionante que con buenas palabras eso si, traiciona a todo el mundo.
    En fin, que eso pienso. He dicho.

    ResponderEliminar
  4. Creo que el tema de Godoy es porque Galdós escribe con perspectiva temporal y se da cuenta de que no era el culpable de todos los males de la época, pese a su mediocridad. Se nota que el personaje le resulta antipático pero es honesto al reconocer que no todo era culpa suya.

    Me encantó cómo recoge la voz del pueblo mediante el recurso de enviar a Gabriel al mercado. Y además es muy actual: la gente comentaba tanto de poder y política como hoy mismo. Estaba a pie de calle.

    Mariuca, creo que Lesbia es la duquesa de alba porque resultó ponerse en contra de la reina y la traicionó. Y su gran rival era la de Osuna, de ahí el papel de Amaranta. Pero creo que es imposible corroborarlo, no encuentro material al respecto. Aunque coincide todo, hasta las meriendas a la orilla del río con Goya.

    Por cierto, ¿sabéis que los historiadores han demostrado a posteriori que la reina jamás tuvo un romance con Godoy? Y en cambio, en la época todos lo daban por hecho.

    Loque, lo que comentas sobre Gabriel y su discurso machista es genial pero... ¡¡es del capítulo XI!! :-))) Pero es tan bueno que no me extraña que no pudieses dejar de decirlo.

    Seguimos comentando.

    ResponderEliminar
  5. ¿He comentado una cosa que pasaba más tarde? Menos mal que ya había pedido perdón por adelantado ;-)

    Más adelante hay una "pista" sobre quién es Amaranta, pero esta vez no me adelantaré.

    Lo bueno de escribir sobre algo que ya ha pasado es que puedes juzgarlo con un poco de prespectiva, y decir que Godoy era un trepa, pero algunas cosas que hizo estaban bien hechas, y que al fin y al cabo, quiénes le pusieron ahí (sin ningún criterio) fueron los auténticos responsables.

    Ahí es donde encajo las ideas del pobre Gabriel, pensando que se va a convertir en caudillo, o rey, o lo que sea, solo por caerle en gracia a una gran dama. Porque a Godoy le había ocurrido "tantito así".

    Sí, sabía que "el príncipe de la paz" no era el amante de la reina, algo que por cierto también debía saber su marido que fue quién le puso en el poder.

    Pero claro, cuando se descalifica a una mujer, siempre se va a lo mismo.

    Por cierto, idéntico caso fue el de Rasputín y la zarina, que NO eran amantes, pero sí que permitió que hiciera y deshiciera en Rusia y así les fue.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, loque, leyendo tus comentarios se me ha ocurrido que lo que comentamos de Godoy y que se repite hasta la saciedad en "La corte de Carlos IV" (el medrar sin merecerlo) es justo lo contrario que le pasó a Galdós: fíjate que no recibió el Nobel ni otros tantos merecidos reconocimientos precisamente porque tenía enemigos poderosos, porque no le hizo la pelota a quién debiera. A él le pasó lo contrario!!!

    Me has dejado intrigada con lo de Amaranta, ya nos contarás.

    Eva: A mí Gabriel me parece siempre honesto. no creo que sea trepa, simplemente es un inocentón, un incauto, ya verás como más adelante en la novela acaba por ser siempre honesto y no traicionar su honor y sus ideales de honradez (bueno, es lo que a mí me parece).

    ResponderEliminar
  7. Vaya entrada más currada, bochornoso lo mio,que todavía no me he puesto con los episodios. Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Sí, exactamente lo contrario le pasó a Galdós, pero bueno, en el mismo libro está la explicación de por qué ¿verdad?

    Gabriel lo dice bien clarito en El Escorial, se trata de una elección moral, y Don Benito hizo una muy clara.

    Y así el Nobel acabó en manos de Echegaray ¿de quiéeeeen? Y hablando de elecciones morales, otro que seguro que escogió un camino muy claro fue Cela, y también fue premiado ¿no?

    ResponderEliminar
  9. No participo en la lectura porque no me sobra casi tiempo ni para leer vuestras impresiones, pero me has dejado alucinada con tu análisis. Me parece que esta entrada será de esas que siempre van a tener visitas.

    Hace poco hablamos en clase sobre el Nobel de Literatura. No entendían por qué Galdós no lo tiene y sí Echegaray, que no sabían quién era.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Seguramente este año le daré una oportunidad a Trafalgar, porque Pérez Galdós me encanta como escribe y con mi gusto por la historia no puedo seguir posponiéndolo. Aunque a nivel político la época de la que habla es de las que más me disgusta de la historia de España, estoy segura que el autor le sacó bastante punta. 1beso!

    ResponderEliminar
  11. Meg: Bueno, te esperamos ;-))

    Loque y Mayte: Es verdad, no había pensando en Echegaray (¿alguien piensa en él?) pero tenéis toda la razón. A mí lo que me sabe mal es preguntarme si estas cosas sólo pasan en España, si en Suecia o en Alemania son distintas. Y me temo que sí, un poco sí.

    Por cierto, he disfrutado mucho con la entrada (como habréis notado), por la parte histórica que me toca, supongo. Leer a Galdós me parece una manera estupenda de repasar la Historia de España, aunque sea (como bien dice Tizire) una época tan ingrata como la de Carlos IV (y lo que está por venir).

    Tizire: Pues me alegra un montón que te decidas por los Episodios Nacionales, seguro que al final te convencemos y ya te veo en la próxima lectura conjunta, que seguro que la habrá.

    Y sí, coincido contigo en que la época es muy ingrata. Pero Galdós hace amenos hasta a los Borbones, fíjate...

    ResponderEliminar
  12. Impresionante, impresionante la entrada y los comentarios. Me está encantando seguiros la lectura.
    Como nota de color te voy a copiar una cosa de mi twitter:
    Benito Pérez Galdós te ha retwitteado
    5h: Conociendo las letras de @GaldosDonBenito http://serendipia-monica.blogspot.com/2013/04/la-corte-de-carlos-iv-capitulos-del-i.html …

    Lo que hacen las redes sociales!!! :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me alegro de haberme apuntado a la lectura por que de otra forma no me habría acercado a este autor, que me está encantando!

    La parte del teatro me hizo mucha gracia, descubrir los bandos y la parte cómica me gustó mucho.

    Las ideas de Gabriel, como se va dando cuenta que llegan "alto" gente que no lo merece, por lo que él también puede, me ha gustado mucho, creo que encierra bastantes cosas, por un lado creo que es un chico bastante inocente y sin maldad, pero por otro tiene un punto algo hipócrita, pues critica a quienes lo han conseguido pero él quiere hacer lo mismo. Esto me gusta, es curioso.

    Me parece que "defiende" un poco a Godoy si, no sabía que era contrario a él, pero parece que Galdós tiene un punto de vista bastante razonable, es decir que aunque por ciertas razones no le guste, es capaz de ver cosas buenas que hizo (yo no me acuerdo muy bien de esta parte de la historia española, pero por el libro lo supongo)

    Me ha encantado esa parte en la que "el pueblo" critica a políticos y reyes, comentan y cotillean, es exacto a ahora, muy real y gracioso.

    Me gusta la forma de escribir de Galdós es muy amena, no se me está haciendo nada pesado, a pesar de mi reticencia inicial.

    Sobre Lesbia si que pensé que era la duquesa de Alba, pero lo de Osuna no lo sabía, no controlo tanto ^^

    Me apunto Trafalgar, ¿Sale Gabriel más joven no?, no lo sabía pero lo supongo por tu entrada, me parece muy interesante ver su evolución.


    Genial tu análisis, y muchas gracias por organizar la lectura!

    Hoy tengo menos tiempo, pero a ver si para las próximas fases tengo más!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  14. Grandísima entrada! Y también los comentarios! Me está encantando recordar con vosotros esta gran historia creada por Galdós!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Ya estoy aquí, Mónica (¿te puedes creer que ayer no pude terminar ni un capítulo?).
    Tu entrada, perfecta.

    Bueno, me ha encantado la forma de presentar la situación política en la conversación tanto de la fiesta como del mercado, más que nada porque este tipo de libros creo que están escritos más bien para mí que para ti, que yo no tengo ni flores de historia y lo poco que sabía lo he olvidado.
    Aquí vemos a todos los españoles, como siempre, opinando sobre asuntos que desconocen, pensando que lo que tenemos ahora mejorará porque otra cosa ocurrirá, en este caso, la entrada de Napoleón. Y que solo haya una persona con buen juicio en toda la plaza da también mucho en que pensar.

    Ni idea de si la duquesa y condesa son esas duquesas y condesas que dices y que ni conozco.

    La escena del teatro del principio también me gustó muchísimo, el pobre Gabriel intentando disimular primero, luego dar su opinión entre los detractores, aunque muy ligeramente entusiasta, y luego siguiendo el juego porque otra no se podía hacer, jejeje, qué cosas. POr cierto que me recordó a las batallitas Quevedo/Góngora de Alatriste :)

    Y sí, veo que Gabiel (don Benito) critica abiertamente a los trepas, que medran sin merecerlo, como comentáis, y es justo lo contrario que le ha pasado al autor, que no medra mereciéndolo.

    De momento me está gustando, aunque todavía queda mucha historia por delante. Yo intentaré seguir los plazos, ya lo sabes, para luego no confundirme. Y prometo traer los deberes hechos el próximo martes!

    Besos a todas!!

    ResponderEliminar
  16. mientrasleo: ¡Qué grande! tenemos a don Benito retwiteandonos!! por favor!! Esto es un lujo. Me encanta. Pues nada, habrá que lucirse, por el maestro ;-)

    Nube: Qué bien que te haya enganchado, ya ves lo ameno que es. Si te apetece ponerte con Trafalgar, verás que es el primer libro de la serie y lo disfrutarás mucho.

    A mí también me gustó especialmente el cotilleo de Gabriel por el mercado.

    Margari: Pues nada, no te cortes, que ya sabes que en esta pequeña tertulia cabe todo. Besos.

    Isi: Bien!! Ya estás aquí!!

    Pues sí, me parece especialmente interesante que Galdós nos muestre a Gabriel recogiendo la opinión del pueblo, sobre todo, históricamente, porque entederemos mucho mejor la ironía del rey Fernando El Deseado cuando llegue el momento. Es que sabiendo lo que pasó, tiene tela que el pueblo le deseara tanto, me ponía de los nervios.

    La pena es que no podemos llamar a Galdós y preguntarle por las verdaderas identidades de sus duquesas y marquesas, y nos quedaremos siempre con la intriga :-((

    ¿Habéis visto "Shakespeare in love"? Pues se ve un buen ejemplo de la guerra de los teatros. Y sí, es verdad que tiene mucho que recuerda a los enfrentamientos literarios (y algo más) de Góngora y Quevedo. A mí me recordó a la antigua Roma, cuando las compañías y autores rivales contraban bandas de rufianes para torpedearse las obras mutuamente.

    ResponderEliminar
  17. Como al final me he quedado rezagada, asisto como espectadora y disfrutando de entrada y comentarios. Grande Don Benito. Besos

    ResponderEliminar
  18. Pues no he visto esa peli. Ay, ya sabes que el cine no es lo mío.

    ResponderEliminar
  19. ¿Cómo puedo entrar en el twitter de Don Benito Pérez Galdós? Quiero decirle
    a) Que le amo
    b) Que he estado a punto de leerme un libro de Echegaray solo para confirmar que es peor (que no es difícil)
    c) Que no he sido capaz, la verdad.

    Por cierto ¿sabíais que el citado Echegaray fue entre otras cosas, ministro?

    Qué casualidad, verdad?

    ResponderEliminar
  20. Hola.
    Me ha encantado la entrada. ¡esta preciosa! Yo me leí el libro entero hace unas semanas ya y me encantó. Las intrigas palaciegas y de teatro. Esta muy bien conseguido. Hace que veas que la realidad puede superar a la ficción, es increíble. Yo tampoco me explicó como podían querer a Fernando después de lo que hizo. Gabriel es un personaje que me cae simpático desde el principio pese a su comentario machista, ¡que le vamos a hacer! y me gusta mucho que pese a todo, en el Escorial da una lección de humildad con su comportamiento.
    Las intrigas del teatro si que me recordaban las de Shakespeare in love, que es una de mis películas favoritas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Vi Shakespeare in love hace bastante, no la recuerdo muy bien, pero me gustó!
    Tendré que volver a verla para observar esas intrigas entre compañías de teatro. ^^

    ResponderEliminar
  22. Marilú: No te preocupes, sabes que te puedes incorporar a la lectura cuando quieras/puedas. Me alegra verte por aquí. Besos.

    Isi: Yo la ví en versión original inglesa, ¿me sirve para el reto?

    loquemeahorro: no sé, le preguntamos a mientrasleo (o a Isi, que es nuestra experta twittera).

    Cuando comentábais Mayte y tú lo del premio nobel de Echegaray yo pensaba que el caso es que me sonaba ese señor pero no como escritor sino con mangoneante, digo, como gobernante de alguna cosa en algún período. Pero no sabría decir más, la verdad. Mira, como Godoy...

    Marian: Ah, es que "Shakespeare in love" tiene mucho encanto, la verdad. Mira coincidimos las dos en pensar en aquellas rivalidades de los teatros.

    Te me avanzas, muchacha, bajo la impaciente influencia de Loque, sospecho ;-)Ya hablaremos de los discursos machistas de Gabriel y de El Escorial, ya... Os espero la semana que viene, preparadísimas!!

    Y, por cierto, hablo en femenino porque esta lectura conjunta ha resultado ser sólo de chicas.

    Nube: Bueno, es una anécdota del principio, pero tiene mucha gracia porque es justo como te lo imaginas cuando lo está contando Gabriel. No sé si habéis leído la trilogía de Santiago Posteguillo de Cornelio Escioión, en uno de los libros (no recuerdo cuál) el cónsul va al teatro y también se encuentra con bandas de saboteadores de un autor rival. Todo un arte (nunca mejor dicho).

    ResponderEliminar
  23. Mónica, me ha encantado tu reseña, estupenda.
    A mi el libro me esta encantando, al principio no me enganchaba bien, pero ahora es inmejorable.
    Las intrigas en el Escorial fascinantes, y Gabriel escuchando, oyendo y haciendo su especial análisis.
    Me parece que Galdós es tan actual que me parece que lo que dice se puede aplicar ahora mismo.
    Monica yo ya me he leído los dos primeras partes. No sé si debo hacer un comentarios en mi blog o ya cuando terminemos. Acláramelo.
    Gracias
    Un abrazo
    Teresa

    ResponderEliminar
  24. Verdad? Es Genial Don Benito en la red ;-)

    ResponderEliminar
  25. Teresa: sí, creo que todas nos quedamos boquiabiertas de lo actual que es este hombre escribiendo y pensando ¿No os gustaría tenerle por aquí hablando sobre la situación actual del país? Qué grande.

    Teresa, pues de momento comentamos mejor por aquí. Cuando terminemos las tertulias (quedan dos, la del 9 de abril y la del 16 de abril), ya decidiremos los días de las reseñas que cada una de nosotras colgará en su respectivo blog, pero en todo caso serán a partir del 16 en adelante (os envío correo). Besos.

    mientrasleo :-))))

    ResponderEliminar
  26. Mónica, sorry por avanzar cosas! es que me lo leí hace tiempo, y no recuerdo donde acaban los capítulos. Ja ja. Bueno, por lo que veo nos ha enganchado el tema y asi estamos que avanzamos comentarios. Saludos

    ResponderEliminar
  27. Marian: No pasa nada, es normal que nos animemos. Yo también lo he leído entero y a veces se me va :-)) La semana que viene seguimos. Besos!!

    ResponderEliminar
  28. Bueno, voy a buscar ahora mismo a don Benito en twitter, y a seguirle, por supuesto :D
    Yo creo que ahora Loque ya no tiene excusa para hacerse un twitter, yo no puedo ir haciendo de celestina por el mundo virtual, transmitiendo su amor a don Benito twittero y todo eso... ;)

    ResponderEliminar
  29. Isi: jajajaja!! Seguro que si don Benito no consigue arrastrar a Loque al mundo de twitter, nadie lo hará.

    ResponderEliminar
  30. El amor es correspondido!!!!

    Isi ‏@IsiOrejas 8m

    Sabéis que estamos leyendo La corte de Carlos IV de @GaldosDonBenito , verdad? Comentarios hasta el capítulo X http://bit.ly/14QSg7O
    Abrir
    Benito Pérez Galdós Benito Pérez Galdós ‏@GaldosDonBenito 7m

    @IsiOrejas ¡Qué bonito! Una tertulia virtual sobre libros, pero quizás sería más entretenido "El 19 de marzo y el 2 de mayo", digo yo.
    Abrir
    Isi Isi ‏@IsiOrejas 6m

    @GaldosDonBenito Bueno, es que leemos un Episodio cada 6 meses; empezamos el año pasado con Trafalgar y vamos por orden ;)
    Abrir
    Benito Pérez Galdós Benito Pérez Galdós ‏@GaldosDonBenito 3m

    @IsiOrejas Gracias por hacer ese favor a mi obra. Ya llegarán a algunos más entretenidos.
    Abrir
    Isi Isi ‏@IsiOrejas 1m

    @GaldosDonBenito De nada.Una de las participantes me ha mandado que le diga que le ama(ella no tiene twitter).Nos divertimos con Gabrielillo
    Abrir

    Benito Pérez Galdós Benito Pérez Galdós ‏@GaldosDonBenito 44s

    @IsiOrejas Dígale que yo también la amo aun sin conocerla. El Gabrielillo era un hacha.

    ResponderEliminar
  31. Anda que si llega a saber la lata que os doy con Gal... con él y que soy la que encendió la mecha de todo esto.

    Muy bueno, gracias por comunicármelo.

    ResponderEliminar
  32. La verdad es que la gente se inventa unos perfiles que alucinas. Hasta de alguna reina he visto y todo!! Alucinante.
    Está muy divertido.

    ResponderEliminar
  33. Madre mía, si es que lo has comentado todo, no se me ocurre nada que añadir ;)

    Justo ayer llegué a este punto en el libro, y la verdad, es que noto que las cosas han cambiado muy poquito. Siguen estando en puestos de poder personas no capacitadas para ello sólo por el amigo/cuñado/vecino/lo que sea de alguien que tiene la potestad para situarlo ahí.

    Me encantan las palabras que Inés le dirige a Gabriel, la metáfora con la tortuga y el águila (¡¡ojalá fuera cierta!!) y ese humor tan ácido de Galdós, que no se corta un pelo.

    La verdad es que me ha costado un poco pillarle el punto por el tema de la política, pero este autor consigue hacerlo interesante incluso para mi, que en cuanto algo huele un poquito a política, huyo despavorida.

    A ver si esta semana puedo comentar las otras dos partes... jeje.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar