miércoles, 3 de julio de 2013

Las voces bajas de Manuel Rivas

El primer recuerdo se remonta a la casa del barrio coruñés de Monte Alto, abrazado a su hermana María, apenas dos o tres años de edad. La madre trabajaba por entonces de repartidora de leche y el padre acababa de volver de La Guaria, en América, una emigración breve en la construcción para aprender el oficio y conseguir el dinero necesario para comprar un pedazo de terreno en donde construir una casa. El terreno sería en pleno monte, allá por el Castro de Elviña, dónde aún la civilización no había llegado y donde Manuel tenía serias dudas de que lo fuese a hacer algún día. Construirían una casa única y extraordinaria en donde el frío y las goteras solían colarse cada vez que el hombre del tiempo, Mariano Medina, señalaba el mapa de su hogar con el puntero desde la televisión en blanco y negro de la tasca de Leonor. Y en los recuerdos más antiguos, los abuelos y los tíos, las infancias de los padres. El abuelo materno allá por Corpo Santo, a punto de ser prendido por los monstruos una noche nefasta a vueltas del verano del 36; y el tío barbero contador de historias, y el saxofón del padre, y colegio...


"Las voces bajas es la novela de la vida. Son las voces de los niños, las mujeres que hablan solas, los emigrantes, los muertos, los animales... Las voces de los que no quieren dominar y se alimentan de palabras y cuentos."

Manuel Rivas le lleva la contraria a ese principio que dice que la Historia la escriben los vencedores, porque las voces bajas, las voces pequeñas y cotidianas, también contribuyen a hacer Historia pese a que a veces sea necesario mirar con detalle por entre las líneas de la versión oficial. A modo de autobiografía, el autor recuerda su infancia y la de su hermana María, repasando con encanto y buen humor a los familiares que conformaron parte de ese paraíso inquieto. Un padre con vértigo que construye en las alturas, una madre que habla sola y se solaza en los libros, tíos soñadores, maestros distintos, abuelos con hechuras de héroes invisibles porque, en plena guerra civil y posterior dictadura ¿dónde podían estar los héroes sino disimulados con las sombras? Personas singulares todas ellas, con la importancia de lo cotidiano y su singularidad, aportan sus voces y conforman parte del universo de Manuel Rivas pero también forjan parte de la Historia que sucede; quizás bajito y como sin importancia, con modestia, con disimulo, con su granito de arena, pero un rumor creciente que se convierte a veces en puro grito de libertad.

Las voces bajas es un libro lleno de recuerdos, de ternura y cariño (pero sorprendentemente libre de saudade), que engancha al lector desde el principio por la fantástica manera de contar de Manuel Rivas. La prosa concisa e incisiva del autor, su marcado estilo, su léxico rico y a la vez tan propio, brilla como nunca en estos recuerdos de infancia y juventud que acaban siendo universales, precisamente por el valor incalculable (un potosí, que diría el padre de Rivas) de las voces que le acompañan. Sin duda, un libro de los que deja al lector un poquito huérfano y desamparado cuando lo termina.

Lector, descubre el valor precioso de las voces bajas, esas que nos acompañan desde pequeños y que hacen Historia aunque a los vencedores les pese.


Si quieres conseguir un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Las voces bajas (para Kindle)
Las voces bajas (en papel)

20 comentarios :

  1. Pues leída tu reseña uno no se puede resistir a este libro, que parece enternecer al lector más frío. Investigaré porque tiene muy buena pinta.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es que Manuel Rivas es mucho Manuel Rivas, domina el lenguaje y las palabras como pocos y consigue contar las historias como nadie. Todo un descubrimiento y esta, su última obra, una lectura indispensable. Me alegra que te haya gustado!!!!

    ResponderEliminar
  3. No sé si es del todo el tipo de libro que podría cautivarme, pero al menos la idea de partida me gusta, esa casi humildad de otorgar a las pequeñas cosas una importancia que, por otro lado, merecen.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Tengo apuntado de este autor "El lápiz del carpintero" y ahora añadiré este a la lista. Lo de los recuerdos y la ternura me ha llegado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Trotalibros: Bueno, si conoces a Manuel Rivas seguro que ya sabes de qué te hablo ;-) Un autor increíble. Y si no has leído nada suyo, te recomiendo este mismo libro para empezar, a ver si te gusta. Besos.

    Vaxman: Aish, yo siempre digo que cuando leo a Manuel Rivas me parece mentira que sea el mismo idioma que utilizo para comunicarme, ¡parece tener un lenguaje propio! Lo cierto es que suele escribir en gallego y a veces me he atrevido a leerlo en su idioma original (su libro de poesía "A desaparición da neve") para no perderme nada de su peculiar estilo. Gracias por el regalo!! Besos.

    Rober: Pues mira, curiosamente, me he encontrado con varias novelas así este año: "Enterrado en vida" de Arnold Bennett que vuelve extraordinario lo cotidiano a ojos de su protagonista; y "Alice" de Malena Agus, que construye todo un universo mágico en torno de las personas más grises. Y ahora Manuel Rivas nos explica que la Historia también la escriben las voces bajas, ¿qué te parece? Muy recomendable. Besos.

    Blanca: "El lápiz del carpintero" es una novela hermosa, bella, estupenda, espero que la disfrutes muchísimo. Creo que estas voces bajas también de te conmoverán, quizás más que la anterior porque en este caso no se trata de ficción. Cualquier novela de Rivas merece la pena ser leída, aporta muchísimo en pocas palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Con reseñas así es dificil decir que no...y del autor sólo me sonaba el nombre...así que la tendré en cuenta.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo en casita porque me tocó en un sorteo. Al principio me hice una idea de él que me resultaba muy atractiva pero por lo que cuentas, eso de que está libre de saudade, me parece mucho mejor. A ver si le hago hueco pronto porque además es cortito. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Manuel Rivas tiene razón: la historia la escribirán los vencedores, pero la reescriben los vencidos.

    No he leído este libro (aún), pero Manuel Rivas es para mi un valor seguro. Le subo en la lista (porque Rivas siempre está en ella).

    Gracias por la reseña y un saludo!

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de Manuel Rivas y esas voces bajas me suenan muy atractivas, así que me lo apunto.

    ResponderEliminar
  10. Lesincele: Si no has leído nada de Rivas, creo que este título es estupendo para empezar a conocerlo. Verás cómo repites con él!! Besos.

    Marisa: Es un libro emocionante y lleno de emociones, sin duda, pero el mismo autor dice que se deja en el cajón la saudade porque no todo tiempo pasado fue necesariamente mejor (aunque sí muy intenso). Espero que te guste, es una lectura breve y estupenda. Besos.

    Ana Blasfuemia: Me alegra encontrarme a otra rendida admiradora de Rivas, ¡que bueno es este hombre cuando se pone a escribir! He leído mucho de él, pero siempre acaba por volverme a encandilar. Me gustó más "Las voces bajas" que "Todo es silencio", pero bueno. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me apunto tu recomendación: quiero leer algo de Manuel Rivas y parece que esta novela parece una buena opción para estrenarme con él. 1beso!

    ResponderEliminar
  12. Hablar de voces bajas ya me cautiva, adoro esas voces pequeñas, ya lo he digo alguna vez. Justo terminé un libro también que recoge recuerdos de infancia, abuelos, etc. de una forma que la nostalgia no queda tan impresa. Me apunto tu estupenda recomendación, además no he leído nada de Rivas. Besos

    ResponderEliminar
  13. De momento no, no me va mucho la época. Reconozco que no he leído nada del autor.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Te tomo la palabra. Me parecía que iba a ser una novela muy triste, pero vista tu aclaración pasa a engrosar mi lista de deseos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Tizire: Pues sí, tanto esta como "El lápiz de carpintero" son buenas opciones para estrenarse con este autor. Espero que te guste muchísimo, ya me contarás. Besos.

    Marilú: Creo que Manuel Rivas es uno de los autores actuales imprescindibles, hay que leerlo aunque sólo sea una vez. Ya sé que no soy nada imparcial, pero es que es uno de mis favoritos. Por lo que me cuentas de esas voces cotidianas que se convierten en universales, seguro que, como mínimo, este lo encuentras curioso. Ya me contarás. Besos.

    Norah Bennett: Bueno, de él te recomiendo "Todo es silencio" (negra) o "Una espía en el reino de Galicia" (humor satírico) pero si dices que la época no te engancha no me atrevo a recomendarte "El lápiz de carpintero" porque es más o menos por estos años (guerra civil y dictadura). Besos.

    Mariuca: No, nada de triste, ni siquiera meláncolica. Es una mirada cariñosa, con humor, con simpatía y orgullo a sus abuelos, padres, hermanos, a su niñez y juventud. Se disfruta muchísimo por la buena prosa del autor y porque el mosaico de vidas es muy hetereogéneo y sorprendente. Espero que lo disfrutes. Saludos!!

    ResponderEliminar
  16. Cómo tientas! Y no sé resistirme. Que además hace tiempo que me apetece estrenarme con este autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. De este escritor he leído "O lapis do carpinteiro" y la verdad es que me gustó muchísimo, seguro que este también es una gran apuesta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Margari: Es que a este autor no hay quién se le resista ;-) Es uno de mis preferidos, sus historias, su manera de contar, sus palabras, tienen mucho encanto. Que lo disfrutes!! Besos.

    ••I♥[Dolo]♥I••: ¡Me encantaría leerle en su idioma original! De hecho me he atrevido con algunos de sus poemas, "A desaparición da neve", que tuvo en encanto de publicarlo también en castellano y catalán, porque soy consciente de que me pierdo parte de la magia (y aún así, ¡es increíble!). Besos!!

    ResponderEliminar
  19. ¿Y yo que no me atrevo con este hombre? No sé, me parece que realmente me voy a poner demasiado melancólica, me da miedito.

    Mariano Medina... qué recuerdos! Me pregunto si hay alguien que no haya tenido un profesor, vecino o familiar que no fuera absolutamente idéntico a ese señor.

    ResponderEliminar
  20. loquemeahorro: Si es porque te da miedo el tema melancólico, ya te aviso de que no van por ahí los tiros. En esta novela, Rivas habla de su pasado, de su familia, con sentido del humor y alegría, nada de saudade. Me parece un buen libro para estrenarse con él, aunque si te apetece conocer su lado más divertido, te recomiendo "Una espía en el reino de Galicia", genial. Besos.

    ResponderEliminar