lunes, 1 de julio de 2013

Último otoño en París de Milagros del Corral

Eva León, una inteligente joven madrileña con ganas de cambiar el mundo, se incorpora como directora en el área de lucha contra la pobreza de una Organización del sistema de las Naciones Unidas en París. Pero su ilusión y su entusiasmo pronto toparán con la intrincada realidad de la Organización: burocracia laberíntica e interminable, politiqueos y trepas, desconocimiento entre departamentos, proyectos absurdos... Por suerte, Eva no es de las que se rinden fácilmente y con el apoyo de su equipo pronto propone la Alianza Global, un sistema de asesoría y ayuda a los colectivos más desfavorecidos que englobe en un todo el mosaico de proyectos sin relación que su gente ya llevaba a cabo, y que cambie la estrategia de ayuda con el lema de "no vamos a darles más peces, vamos a enseñarles a pescar". Mientras empieza a destacar en la Organización por su iniciativa y su sinceridad, Eva descubre París, hace nuevos amigos e, inesperadamente, también acaba rendidamente enamorada de uno de sus compañeros.


Cuenta Milagros del Corral que Último otoño en París es su homenaje a la labor realizada por los funcionarios internacionales y está inspirada en su propia experiencia en Naciones Unidas durante más de dieciséis años. No se sabe cuánto de ella misma tiene su protagonista, Eva León, pero lo cierto es que el lector se quedará boquiabierto con lo que cuenta la autora sobre el funcionamiento de la Organización y las estupendas anécdotas del libro. Y es que Último otoño es París es una estupenda novela, divertida, sorprendente e inteligente, sobre el difícil camino del entendimiento entre las naciones (y las personas) y la labor titánica de los hombres y mujeres que todavía creen en que todos merecemos la oportunidad de tener una vida digna.

"No habrá paz mientras la pobreza, la injusticia, la desigualdad y el fanatismo sigan campando por sus respetos. Les hará falta inspiración, mucho trabajo e imaginación para encontrar el camino; el terrorismo es una nueva lacra con la que no habíamos contado, que amenaza con dislocar el mundo."

Desde 1998 hasta 2004, cuando la protagonista abandona la Organización, Milagros del Corral relata, entre pinceladas de ficción, cariñosa sátira, y cierto tono de optimista humor, la sorprendente experiencia de Eva León en las Naciones Unidas: desde la ausencia de ordenadores en las oficinas en 1998 hasta los casos de intento de estafa y de espionaje, pasando por los accidentados viajes diplomáticos a países en desarrollo y la aparición del terrorismo internacional como factor desestabilizador de todo el sistema tradicional; un sinfín de anécdotas y proyectos que mantienen al lector sorprendido y interesado desde las primeras páginas. Jerga administrativa y burocracia interminable, dinero desperdiciado en monstruosos organigramas, sucesivos recortes presupuestarios que proponen menos proyectos sobre el terreno y más conferencias (como si la teoría fuese a dar de comer a los niños hambrientos del mundo) o dinero mal invertido en proyectos absurdos (atención a la anécdota de la biblioteca de libros alemanes en Camerún), son algunos de los obstáculos que la autora desvela como escollos a superar en los últimos años del siglo XX en el mundo de la cooperación internacional.

La prosa de Milagros del Corral resulta amena y brillante, con un léxico amplio y cuidado y un buen criterio a la hora de obviar descripciones innecesarias. sus personajes son vivaces, bien construidos y llenos de vida; a lo largo de la novela constituyen un mosaico colorido de personalidades y nacionalidades distintas que dotan de mucho encanto y riqueza a la trama principal. Pese a que la historia de amor prometida en la contraportada casi queda empalidecida por el apasionante interés de la trama principal, y que el epílogo resulta prescindible, Último otoño en París es una inteligente novela sobre la labor de los funcionarios internacionales y los esfuerzos de Naciones Unidas por encontrar un nuevo modelo de diálogo válido para la paz y el entendimiento. Divertida, enternecedora, simpática, valiente y profética (atención a la reflexión de la autora sobre la absurda política de austeridad y el sinsentido final de la Organización y su reflejo en el inicio de la crisis del euro de 2006), Último otoño en París sorprenderá gratamente al lector por muchos motivos y le invitará a reflexionar sobre la necesidad de encontrar un camino distinto hacia la convivencia internacional.

Lector, no te dejes engañar por el título y la contraportada porque, aunque tiene historia de amor incluida, esta no es una novela únicamente romántica. Una historia para reflexionar y sorprenderse sobre las interioridades de las Naciones Unidas y su evolución de los últimos años. Muy interesante.

Muchas gracias a Ediciones Temas de Hoy por el envío del ejemplar.

También te gustará: A la caza del amor; La viola de Tyneford house; El desencuentro

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Último otoño en París (en papel)
Último otoño en París (para kindle)

Esta reseña ha sido publicada originalmente en el blog Momentos de Silencio Compartido como colaboración en la iniciativa de Equipo de Redactores.

16 comentarios :

  1. Pues justo eso andaba pensando conforme leía tu reseña, la portada me hacía pensar en novela romántica y para nada en las Naciones Unidas y mucho menos en su evolución. Visto así, parece una forma muy amena de retratar un organismo del que desconozco bastante de sus procedimientos, además de lo que nos cuentan en la tele. Me lo apunto, como dices, puede resultar interesante. Besos

    ResponderEliminar
  2. Me voy a fiar de ti porque si es por la portada, el título y la sinopsis me estaba pareciendo que era otra más de tantas, la típica historia romántica. Así que me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Uy, la recomiendas al final para los que hemos disfrutado de la Viola, pues tendré que apuntármela entonces, aunque no tengo claro que me guste tanto como a tí. Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Este lo dejo pasar que no me atrae.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Marilú: A mí también me engañó, pero al final acabé disfrutando de una lectura que me gustó muchísimo. Las anécdotas de Naciones Unidas son impagables, si tienes curiosidad te lo recomiendo. Eso sí, se ha quedado un poquito desfasado porque sólo llega hasta 2004. Besos

    Norah Bennett: Pues sí, a mí me sucedió lo mismo, no me apetecía leerlo sólo por la portada y el título hasta que me asomé a sus páginas y me quedé atrapada. La historia de amor es casi secundaria y el libro funciona muy bien incluso prescindiendo de ella. El final no me acabó de gustar pero las anécdotas y el funcionamiento interno de la Organización me dejó boquiabierta. La prosa de la autora, muy buena. Besos.

    Quadern de mots: Es una lectura curiosa y que da mucho más de lo que promete su portada y su sinopsis. Te la recomiendo para cuando te apetezca asomarte a las tripas de las ONG más grandes y alucinar. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Meg: Bueno, no es tan romántica como "La viola" pero me pareció que la temática era muy parecida por la visión fresca y sorprendente de los conflictos y los problemas desde otro punto de vista. Si te interesa echar un ojo a las tripas de Naciones Unidas a finales del XX, te lo recomiendo, pero no por la historia de amor, eh?

    Mariuca: A mí me sorprendió gratamente, pero es cierto que me desencantó un poco leer sobre las interioridades de Naciones Unidas por lo poco que realmente se conseguía hacer sobre el terreno. Se nota que está basado en la experiencia real de la autora como diplomática. Besos.

    ResponderEliminar
  7. De primeras no me llamaba mucho este libro, pero son ya varias las reseñas positivas que he visto de él, así que si se pone en mi camino, lo leo seguro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No me llama mucho, por lo que lo dejaré pasar.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  9. Margari: Sí, lo cierto es que es un libro que no llama demasiado de buenas a primeras pero te garantizo que si lo empiezas a leer es de esos que te engancha, super interesante. Besos.

    Shanny: Bueno, a la próxima igual te convenzo ;-) Hay que dejar pasar alguno porque si no la lista se hace laaaaaarga. Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Gané este libro en un sorteo y, aunque todo lo que tenga París como título, fondo o trasfondo me encanta, tenía miedo de que esta historia se centrara demasiado en el romance... Pero la visión de tu reseña me anima a leerla pronto ya que tiene muchos elementos que la hacen bastante interesante para mi. 1beso!

    ResponderEliminar
  11. Aunque mencionas que no nos dejemos engañar, que no es 100% romántico y contiene mucho más que eso, no veo que sea una historia para mí, no me llama la atención... Esta vez lo dejaré pasar.
    Besos,

    ResponderEliminar
  12. No lo conocía, pero me llama la atención. Trataré de leerlo.
    Besos y gracias!

    ResponderEliminar
  13. Tizire: Pues si ya lo tienes en casa, creo que es una estupenda lectura de verano. Creo que te parecerán muy interesantes las anécdotas sobre las interioridades de Naciones Unidas basadas en la experiencia de la autora. De París algo se ve también porque a la prota le encanta la ciudad!! Besos.

    Trotalibros: Sí, quería resaltar que no se trataba de una historia romántica porque me parecía injusto etiquetar esta estupenda novela así, contiene mucho más. Pero entiendo que no interese a todos los lectores, por supuesto! Besos.

    Laura: Espero que te guste, es divertido y ameno y da una visión muy interesante de las ONG y los organismos de ayuda internacional. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Yo no había llegado a leer la sinopsis de contraportada, pero ya el título y la portada me sugería algo totalmente diferente a lo que cuentas de ella, una historia romántica, tal vez. Siendo así, y por lo que dices de divertida, enternecedora, simpática, valiente..., y por la buena narrativa, puede que me lo piense.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Pilar: Es cierto lo que comentas, a mí también me pareció una protagonista valiente porque una mujer sola, en París, con semejante carrerón profesional, semejante cerebro y triunfando sin el apoyo ni de su padre... Pues eso, ¡una torera! Creo que la prota tiene mucho de su autora, aunque sólo es una sospecha mía ;-) Besos!!

    ResponderEliminar