viernes, 29 de noviembre de 2013

Devuélveme mi noche rota de José Morand

Primogénito de una familia de clase media valenciana, obligado a estudiar en un colegio religioso y adoctrinado por su padre para ser un hombre de provecho, la voz del protagonista pronto descubre al rebelde que lleva dentro. Ni doctorado en Yale o Harvard, ni novio de falleras mayores, ni encantador como su hermano, ni convencional como sus padres: estudiante de Bellas Artes, con período nihilista incluido, oposiciones aprobadas y profesor de secundaria en institutos públicos como castigo divino. Con una banda sonora propia, personalísima, a lo largo de varias décadas, esta voz, a veces dolorosamente sincera y certera, otras extravagantemente oscura, salta por la cronología de toda una vida tirando de recuerdos y reflexiones.

Título: Devuélveme mi noche rota
Autor: José Morand
Editorial: Sinerrata
Colección: Sintemporánea
Género: Autoficción
Año: septiembre 2013
Páginas: 203
Formatos: Epub, ADE
Precio: 7,99 euros


Con ciertas influencias de las novelas de Amelie Nothomb, José Morand se estrena en el género de la autoficción con esta Devuélveme mi noche rota. Un itinerario cronológicamente errático, vertebrado a partir de la música de su vida, el autor evoca recuerdos y reflexiones a partir de canciones y cantantes, de melodías y orquestas, de géneros y modas. Pero, inconformista hasta en la estructura de su novela, José Morand también se rebela cuando percibe la pauta de una canción por capítulo y dice que, en realidad, la música no es más que una excusa, que lo que a él de verdad le gusta es divagar. Y esa es la norma, lector, no te acomodes porque esta no es una lectura plácida, un viaje cómodo, sino un tour sideral preñado de turbulencias.

Divagaciones o no, la prosa de Morand seduce al lector desde el principio por su estructura concisa, casi de telegrama, siempre contundente. Sujeto, verbo y predicado, el protagonista escupe sus verdades y sus miedos a ritmo incansable. No importa lo mucho o poco que el lector empatice con el personaje (tendrá sus más y sus menos, eso seguro), o con su banda sonora, porque es la manera de narrar lo que va a arrastrarle de página en página, siempre curioso, siempre pendiente de las vacilaciones vitales, de la rabia, de los recuerdos desordenados y abruptos de este personaje singular y vulnerable.

Divertido (una inquietante nota de "te veo esta noche" en una pensión de mala muerte), suicida (la vida mata de su época santiaguista), conmovedoramente tierno y generoso (cuidando de su hijo), amargado (la enseñanza a su pesar), parte de una generación entera marcada por las inundaciones y los zombis de Thriller,  José Morand todavía tiene aliento para carreras por las calles de Nueva York en busca del fantasma de Marcel Duchamp o descripciones tan hermosas como las de un paisaje de domingo con un violinista callejero. El autor modifica sus pinceladas precisas según el recuerdo y el momento, según la canción que suena, dolorosamente consciente de sus limitaciones para captar esos momentos.

"Yo no suelo encontrar personas, en el mundo real, que me influencien de manera determinante. No existen personas en el mundo real con discursos coherentes. Los seres humanos, en el mundo real, vamos habitualmente a la deriva. Somos arrastrados por las corrientes salvajes del mundo. Los grandes genios de la cultura sintetizan las ideas que les atenazan en momentos muy determinados de sus vidas. Las grandes obras están llenas de contenidos simbólicos que las enfrentan, que generan debates subterráneos."

Lector, si abres este libro te perderá la curiosidad del explorador, es todo un descubrimiento. Para disfrutar de la musical prosa de su autor y sus disquisiciones divagadoras.

Enhorabuena a Sinerrata por la calidad de esta edición (hace honor a su nombre) y gracias por el envío del ejemplar.

Sobre el autor (facilitado por la editorial):

José Morand nace en 1970, en Carcaixent, Valencia. Licenciado en Bellas Artes, ha ejercido diversos oficios mientras viajaba por todo el mundo, ha sido camarero, agricultor y guía turístico. Trabaja actualmente como profesor de instituto.

20 comentarios :

  1. Tengo curiosidad por este libro, está pendiente en mi lector así que a ver cuando me ponga con él qué me parece
    besos

    ResponderEliminar
  2. Me llama lo del estilo, esa influencia de Nothomb me ha parecido llamativa, aunque solo leí una novela suya y no salí tan bien parada, en cuento a la concisión me pareció genial. Hace nada he leído otro título de la editorial, las ediciones son muy buenas, tienes toda la razón.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente en el lector gracias a Laky y Sinerrata, besotes

    ResponderEliminar
  4. Me lo apunto con reservas, no he leído a Nothomb, no tengo referencias, y este que nos traes no me llama por su estilo, pero por otro lado no sé si es de los que disfrutaría. Investigaré un poco más. Un besote!

    ResponderEliminar
  5. No se si me gustará el autor pero si de alguna forma te recuerda Nothomb creo que me puede gustar. Es una autora que admiro mucho y me gustará leer de algún otro escritor que haya recibido algún tipo de influencia de su estilo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Tatty: Ya verás qué curioso. Empiezas a leer a ver qué tal y cuando te das cuenta ya estás enganchadísima y no puedes parar. Ya comentamos. Bss.

    Marilú: es cierto, al principio pensé "qué arriesgados estos de Sinerrata, ya verás como alguien les saque punta", pero luego leí en su página que no era un nombre pretencioso y que agradecían que los lectores les enviáramos errores si los encontrábamos. Y mira, realmente una edición cuidada, impecable.

    Es un título interesante pero lo de Nothomb no te lo tomes al pie de la letra, va más por el tema de la autoficción. Creo que Morand tiene su propio estilo. Y sí, sus frases concisas y quirúrgicas son un punto. Besos!!

    Susana Palacios: Ah, pues ya me contarás cuando lo leas, me ha parecido muy curioso y distinto. Se agradece encontrar títulos así de originales y más cuando son en versión original ;-) Bss.

    Meg: Bueno, es peculiar y entiendo que estos estilos tan particulares tienen sus propios lectores y tiempos. Como mínimo te parecerá curioso, de esos que vas leyendo y casi sin darte cuenta ya vas por la mitad. Besos!!

    Mariuca: Como comentaba un poquito más arriba, creo que Morand tiene su propio estilo, su propio pulso y mucho ritmo. Pero sí, si tuviesemos que buscarle influencias, sin duda señalaría a Nothomb. Sin embargo, es 100% de la casa y creo que a veces no valoramos a los autores de aquí como se merecen. Espero que te animes. saludos!!

    ResponderEliminar
  7. hola,

    muchas gracias por el post... tendré que leer algo de Amelie Nothomb

    un saludo

    ResponderEliminar
  8. J.M.: jajajaja!!! Espero que te guste ;-)

    Felicidades por "Devuélveme mi noche rota", todo un hallazgo, de verdad. Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que dices me convence, además que el título me parece sumamente evocador. Creo que esta novela pasa a engrosar mi lista de deseos... 1beso!

    ResponderEliminar
  10. No conocía este libro. Ya el título me ha atraído, y después de ver tu reseña, éste es un libro que tiene que caer, sí o sí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Me parece bastante curioso eso que nos esbozas sobre el estilo del autor, y esas canciones un poco como fuente de inspiración. Pero no sabría sí decir si es del todo mi historia...

    Besines!!

    ResponderEliminar
  12. Tizire: El título está basado en una canción de Leonard Cohen, y la novela tiene su propia banda sonora que puedes encontrar en youtube y por la red. No importa si no coincides en las canciones o si no conectas con el prota, esta es una novela que te arrastra pese a todo. Es un misterio :-))) Bss.

    Margari: Es una novela distinta, original. A mí lo que más me ha gustado ha sido la prosa del autor, creo que es de esas narraciones que fluyen con facilidad, que te atrapan y, cuando menos te lo esperas, te das cuenta de que estás totalmente emocionada, de que te ha tocado la fibra pese a que todo te parecía tan ajeno. Espero que te guste. Besos.

    Rober: A mí me parece que no es la historia de nadie, en serio, cuando empecé a leer pensé "esto no va conmigo", ni las canciones ni el prota. Pero había terminado el segundo capítulo y de repente no podía dejar de leer. Supongo que apela a nuestra curiosidad por el pensamiento ajeno, por las historias y los recuerdos de otro. Ya me contarás si te animas. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Yo no conocía la novela de nada creo y no me disgusta, me ha atraído la narración la verdad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. JM es muy bueno. Un poco depresivo, a veces, pero es lo que toca, a veces. Y en lo de la novela, en lo que he leído de ella (de momento) el tío le pega a la diana en el centro justo. Como así lo ha sabido captar, igual, la "criticaora" cuya reseña del libro, amén de acertada, me parece escrupulosamente bien escrita; algo de agradecer.

    No me queda sino proclamar aquí ¡larga vida a la carrera literaria de José Morand!

    ¡Un abrazo para todos!.

    (P.D Y no, no soy su primo, ni nada que se le parezca. Y de Mónica, a la que acabo de conocer gracias a esta reseña, tampoco)

    ResponderEliminar
  15. Me da un poco de miedo eso de que la lectura va un poco "a la deriva", pero bueno, lo leeré en breve porque también lo tengo esperando en el kindle :)
    Genial reseña, como siempre :)
    Besotes!

    ResponderEliminar
  16. No conocía el libro, pero has hecho una reseña sumamente interesante.
    Investigaré un poco más, pero creo que por cortesía, porque casi seguro que me lo llevo
    Besos y gracias por el descubrimiento

    ResponderEliminar
  17. Es un título que tendré en cuenta cuando me apetezca leer algo poco convencional, por lo menos respecto a la forma.

    ResponderEliminar
  18. Lesincele: no es una novela al uso, y me cuentan en la editorial que se considera autoficción. Lo cierto es que muy interesante por muchas razones, y me ha venido bien para leer algo distinto, algo que se sale de lo corriente. Bss.

    Julian Bluff: Hablando de depresivo, me hizo especial gracial cuando está pasando por una época nihilista y le dice a una chica que se quiere suicidar y ella le contesta que es muy mono ;-)

    Es cierto, certifico que Julian y yo no somos parientes, y me ha hecho gracia eso de "la criticaora". Es muy de fallera mayor ;-) Pues eso, que os animéis con Morand, que merece la pena descubrirlo. Saludos!!

    Isi: Eso lo dice el autor, o el protagonista ficticio que hace de autor (con esto de la autoficción nunca se sabe), que a él lo que le gusta es hablar sin orden ni concierto, divagar. Pero supongo que lo comenta porque se da cuenta de que está demasiado encorsetado en eso de una canción por capítulo y un recuerdo. La línea temporal de sus recuerdos está totalmente desordenada, pero creo que no te importará porque forma parte del encanto de su prosa errática y, a la vez, tan certera. Ya comentamos. Besos.

    mientrasleo: No lo conocía de nada, fue gracias a Sinerrata que pude leerlo y me quedé enganchada desde el principio. Ya aviso que esta vez no importa la simpatía que te pueda despertar el narrador (a mí no demasiada, la verdad) porque te arrastra la corriente de una prosa distinta. Ya me contarás. Besos.

    ••I♥[Dolo]♥I••: Sí, está muy lejos de los géneros que sueles tratar en tu blog, es cierto. De hecho, cuesta un poquito de ubicar hasta que no te apuntan lo de la autoficción ;-) Bss.

    ResponderEliminar
  19. loquemeahorro: es poco convencional en muchos sentidos, pero aún así los recuerdos del protagonista tienen ese tirón que te hace seguir pegado a la pantalla sin poder dejar de leer. Lo recomiendo para, como bien apuntas tú, cuando estemos cansadas de novela convencional y nos apetezca un poco de aventura emocional ;-) Besos.

    ResponderEliminar