viernes, 13 de diciembre de 2013

Comentando Bailén: Capítulos del I al X

Galdós inicia Bailén en casa de Gregoria y El Gran Capitán, mote jocoso que recibe el entrañable viejo soldado Santiago Fernández, asistente del marqués de Sarriá  por aquellos tiempos remotos. Gabriel ha sido fusilado por los franceses en los dramáticos acontecimientos del Dos de Mayo y ahora se recupera de sus tres balazos en casa de los amables ancianos. Fue Juan de Dios quién lo encontró y le puso en manos del Gran Capitán a instancias de una desesperada Inés, que anda desaparecida y desconsolada en la creencia de que Gabriel está muerto. 

Por todo el país corren rumores y noticias exageradas y fantásticas sobre la formación de ejércitos españoles en los cuatro puntos cardinales, y las sucesivas derrotas y desplantes de las tropas francesas. En Madrid, a finales de mayo de 1808, la gente anda aturdida por el odio a los invasores y las calles se van vaciando de jóvenes, que parten a unirse a los ejércitos que se están reclutando por doquier.

En cuanto se recupera, Gabriel busca a Inés en casa de la marquesa pero allí le informan de que toda la familia se ha ido a Córdoba. Y nuestro héroe no lo duda ni un instante, hacia Córdoba se ha dicho. Acompañado por un misterioso personaje, Santorcaz, y por un jóven sirviente que encuentran por el camino, Andresillo Marijuán, sus pasos le encaminan hasta Bailén. Por el camino tropiezan con movimientos de tropas francesas, noticias contradictorias de los enfrentamientos y el horror de Valdepeñas, un pueblo arrasado por los invasores.

En Bailén recalan en casa de la condesa de Rumblar, el ama de Marijuán, pero pronto deciden alistarse como soldados e incorporarse a la pequeña comitiva del hijo de la condesa (por una peseta al día, además del equipo necesario), que va a luchar por su patria contra el francés para salvaguardar el honor de la familia. Gabriel lo tiene fácil para localizar la casa de Amaranta en Córdoba pues, extrañamente, el primogénito de la condesa de Rumblar lleva unas cartas con su dirección. Pero cuando llegan a la ciudad, ésta ha sido asaltada por el enemigo.

"(...) todas las clases de la sociedad se apercibieron para lo que más que guerra era un ciego plan de exterminio, pues no se decía vamos a la guerra, sino a matar franceses."


¿Qué os han parecido estos primeros capítulos de Bailén? 

Personalmente, me encanta este inicio, ese mantener el suspense sobre lo que ha pasado a Gabriel, entrando poco a poco en la conversación y la casa de El Gran Capitán. Creo que ese brillante inicio es un claro ejemplo de la habilidad narradora de Galdós.

También me ha gustado muchísimo el buen equilibrio con el que Galdós calibra la narración: hechos dramáticos, llenos de pasión y dolor, pero siempre salpicados de humor y toques de fina ironía. en este sentido, me ha parecido especialmente entrañable la entrada del matrimonio mayor, Gregoria y Santiago (el Gran Capitán), asegurando que sus respectivos pueblos (apenas manchitas en el mapa español) le han declarado personalmente la guerra a Napoleón. Tremendo. El emperador de Europa desafiado por Valdegoso de Abajo.

Y la sencillez con la que el autor nos da la clave histórica de esa imposible victoria de un pueblo que venció al mejor ejército de Europa a fuerza de coraje y poco más:

"Aquel júbilo, aquella confianza, aquella fe ciega en la superioridad de las heterogéneas y discordes fuerzas populares, aquel esperar siempre, aquel no creer en la derrota, aquel no importa con que curaban el descalabro, fueron causa de la definitiva victoria en tan larga guerra, y bien puede decirse que la estrategia, y la fuerza y la táctica, que son cosas humanas, no pueden ni podrán nunca nada contra el entusiasmo, que es divino."

16 comentarios :

  1. Genial, a mí me está pareciendo genial. Yo quería quedarme ene stos primeros 10 capítulos para ir a la par con el resto de los lectores, pero no he podido en 5 días me he leído prácticamente todo el libro.

    Tienes razón el sentido el humor de este libro es maravilloso y nos compensa de los muchos sinsabores que vamos a vivir, como el paso de los franceses por Valdepeñas donde asesinan a bayonetazos hasta a los niños, y los muchos saqueos y violencia que vamos a conocer de la mano de Gabriel.

    El principio realmente es magnífico, la forma de meternos en lo que está pasando en España en boca de ese matrimonio tan inocente pero que refleja muy bien lo que pensaban los españoles: que si ellos se ponían en pie de guerra, Napoléon no tenía nada que hacer contra ellos.

    Y cuando el marido cuenta que él sabe mucho de batallas porque le hacía los rizos a un capitán del ejército!!

    Aunque una cosa voy a afearte Mónica: nombras a Valdegoso de Abajo, pero se te olvida que Navalagamella no se rinde!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Oh! ¿Cómo puedo haberme dejado Navalagamella? Pues porque no sabría volverlo a escribir!!! jajajaja!!

    Muy acertado lo que comentas sobre el sentido del humor, pero fíjate que pese a tan buen equilibrio, Galdós no esconde al lector ni un ápice del horror de la guerra, de la ocupación. El dramatismo y el dolor quedan bien reflejados pese a todo.

    Ah, el Gran Capitán me parece muy entrañable, uno de mis preferidos :-))

    ResponderEliminar
  3. A mi me ha gustado mucho este inicio de la historia porque en realidad no nos cuenta nada. Solo de pasada sabemos que por desgracia Don Celestino ha muerto.
    Gabriel, es mi héroe, es el aventurero, sin quererlo. Nada pasa si el no está por en medio (una idea genial de Galdós).
    El viaje hacia Bailén me parece estupendo con la sonrisa de los jóvenes y las batallitas de Santorcaz para entretener el camino.
    Especialmente me gustaría señalar lo del espíritu revolucionario y la "guerrilla" que ya están formando los españoles de la época para defenderse los invasores.
    Este libro promete mucho como los anteriores.

    ResponderEliminar
  4. Y que me estén dando ganas de releer gracias a ti....
    Me encanta como escribe Galdós
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Mariuca: Completamente de acuerdo, el principio de Bailén me parece uno de los mejores inicios de "saga" que he leído nunca. Esa ligereza después de la tensión del final de EP anterior, ese comentar "de pasada"... Muy bueno, sí señor.

    Ahora que comentas lo de la conversación de Santorcaz por el camino ¿qué os parece ese discurso que se marca el hombre con los recuerdos de la batalla de Austerlitz? A mí me vinieron recuerdos de "guerra y paz" de Tolstoi, porque leyendo a Santorcaz me parecía como una pequeña pincelada de las páginas que le dedica Tolstoi a ese movimiento de tropas bonapartistas.

    Se lo comenté a Loquemeahorro y me confirmó que Galdos leía a Tolstoi y le tenía estima. A mí me parece un bonito homenaje. Porque no entiendo demasiado a qué viene ese recordar la batalla. O quizás, simplemente, se trata de contraponer una de las batallas más grandiosas de la Historia (estrategia, tropas, ingenio, comandancia, etc.) con la locura de Navalagamella declarándole la guerra al héroe de Egipto ;-)

    ¿Qué pensáis?

    Por cierto, creo que en capítulos posteriores vamos a comentar largo y tendido la guerrilla española, porque tiene tela.

    mientrasleo: Ah, únete al debate cuando gustes, bienvenida eres. Mira, justo estaba leyendo un pasaje de Bailén del capítulo XIII y estaba pensando justo eso "cómo escribe este hombre!!" :-))) Bss.

    ResponderEliminar
  6. Los tengo en casa por mi madre y la verdad es que le tengo muchas ganas...pero nunca me pongo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Como ya te comenté, lo leeré estas vacaciones de Navidad y en enero, la reseña. Antes me resulta imposible...
    UN abrazo,

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de la entrada, que aún no he comenzado. Probablemente será una lectura de enero. Por cierto, tengo pendiente dar una respuesta al correo que enviaste. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Lesincele: Pues si un día te animas ya sabes que te puedes incorporar cuando quieras a nuestras lecturas conjuntas, serás más que bienvenida!! Bss

    Carmen: Claro, no pasa nada, ningún problema. Ya comentamos que las reseñas serían en enero, ya después de Reyes, os enviaré un correo. Bss.

    Jesús: No te preocupes, estamos en petit comité :-) Bss.

    ResponderEliminar
  10. Ay Mónica, te escribí un comentario esta mañana y ha desaparecido :(

    ResponderEliminar
  11. Te decía que casi me da un pasmo cuando en las primeras páginas no aparece nuestro Gabriel :)
    Me hizo mucha gracia lo de los pueblecitos declarando la guerra a Napoleón, porque me imaginaba mi pueblo, de 20 habitantes, jejeje, y me partía de la risa ;)
    Menudo patán el señor Juan de Dios, que no pasan 2 semanas y ya ha perdido a Inés, aunque la cosa se está poniendo interesante, a la par que peligrosa.
    En fin, que creo que este también va a ser un episodio de los que me van a gustar especialmente.

    ResponderEliminar
  12. Pues a mí, desde mi ignorancia de Guerra y Paz, cuando me leía que cuando atravesaban La Mancha veían imágenes de otras tierras y otras batallas, me parecía que estaba haciendo un homenaje a El Quijote.

    O quizá quiere dejar claro lo grande que era la superioridad del ejército de Napoleón a otro ejércitos bien organizados, más aún a esa extraña amalgama que iba a combatir en breve por parte de España.

    ResponderEliminar
  13. Isi: Qué bien que te incopores al debate. Pues sí, este episodio promete y el principio a mí me parece de los mejores, eh?

    Loque, sí también hay homenaje al Quijote, cuando habla del paisaje de Castilla, por supuesto.

    Me refería a Satrocaz, que empieza a narrar la batalla de Austerlitz. Y sí, yo creo que Galdós está tirando de Historia para que los lectores tengan bien presente que los ejércitos de Napoleón eran los más temibles de Europa, los que vencieron a tres emperadores en medio día.

    ResponderEliminar
  14. Cada vez que veo estas entradas me arrepiento más, jeje,. Bueno, ya los leeré, ya :-) Un besote!

    ResponderEliminar
  15. Sin ser el comienzo que más me ha gustado de todos los episodios que llevamos leído, no puedo sino reconocer la maestría de Galdós para continuar hilando la historia. Ya he sobrepasado la barrera a la que se ciñe esta entrada, y vuelvo a sentir las mismas ganas que sentí con la anterior novela. Todas las piezas vuelven a estar en el tablero —Amaranta incluida—, por lo que sólo me queda seguir avanzando para descubrir el paradero de cada personaje con Bailén de fondo. ¡Un beso!

    ResponderEliminar