miércoles, 28 de agosto de 2013

El caso del mayordomo asesinado de Marco Malvaldi

En 1895, el próximo nuevo siglo anuncia grandes cambios en el mundo, aunque no parece ser el caso en el castillo del Barón de Roccapendente, en la colina de San Carlo, en la Maremma toscana. El Barón y sus descendientes, Gaddo, Lapo y Cecilia, esperan al atardecer de su decadente propiedad a dos visitantes veraniegos. El primer huésped, el señor Ciceri, en su tarjeta de visita se presenta como "daguerrotipista-fotógrafo de ambiente", pero el segundo huésped, que ya se está retrasando, es nada más y nada menos que el señor Pellegrino Artusi, el autor de un célebre libro de recetas italianas. El impecable mayordomo del Barón, Teodoro, por fin anuncia la llegada del señor Artusi y la familia se prepara para la cena. Esta noche, el Barón tiene motivos de celebración, pese a la poca prometedora carrera de su hijo menor, Gaddo (gran cliente del burdel del pueblo), la patológica distracción del intelectualoide Lapo (con ínfulas de poeta), el encanto y la agudeza inoportuna de Cecilia (qué difícil casar a la única hija inteligente), la locura de las primas solteronas o el mal humor perentorio de la abuela Speranza y su mirada certera. Poco se espera el buen Pellegrino Artusi unos días tan movidos en un castillo en el que se prometía solaz y buena cocina, porque si bien esto último no va a faltarle, lo cierto es que deberá escapar de una persecución romántica, capear las pullas de los hijos del Barón, descifrar las crípticas instrucciones culinarias de la cocinera y evitar participar en una cacería. Y por si todo esto no resultase lo suficientemente estresante para este hombre de mundo, la guinda del pastel resulta ser un asesinato en el mismísimo castillo de Roccapendente, con interrogatorio policial y lista de sospechosos incluido. 


"-¿Qué ha sido ese berrido de antes?
-Eh... La señorita Barbarici, señora baronesa. Se ha dado un susto de muerte.
-Ah, bueno, es Barbarici quien se ha asustado -dijo la baronesa, suspirando-. No pasa nada. Quiere decir que durante un tiempo no pondrá huevos."

El caso del mayordomo asesinado es una divertidísima novela policiaca con planteamiento y resolución al más puro estilo clásico de Agatha Christie con el mejor humor de Marco Malvaldi. En un escenario único, como el imaginario castillo toscano de Roccapendente, unos personajes aristocráticos y ociosos (ya en decadencia en una Italia camino de la reunificación) albergan un crimen inesperado que el inspector Artistico deberá resolver sin ofender demasiado a los nobles anfitriones. Pero si bien el planteamiento del crimen y su resolución resultan agradablemente clásicos al lector, su lenguaje, personajes y situaciones tienen el sello distintivo de su autor: crítica social, ironía, sátira y diálogos ingeniosos que provocan más de una carcajada. Y es que la escritura de Marco Malvaldi es brillante, contundente, divertidísima y certera. Siempre con la complicidad del lector (atención a los guiños y a los comentarios directos del autor), Malvaldi explica una historia policíaca que gusta más por su ambientación y personajes, por su excelentemente escogido momento histórico y geográfico, que no por la resolución del misterio en si.

Lector, no dejes pasar la oportunidad de conocer la prosa de Marco Malvaldi, de lo mejorcito que vas a encontrarte en el panorama editorial actual. Y encima te lo pasarás en grande nada más y nada menos que en plena Toscana decimonónica.

Muchas gracias a Ediciones Destino por el envío del ejemplar y enhorabuena por su cuidada edición.


Si quieres conseguir un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
El caso del mayordomo asesinado (para Kindle)
El caso del mayordomo asesinado (en papel)

Esta reseña ha sido publicada originalmente en el blog de Momentos de Silencio Compartido como colaboración en la iniciativa de Equipo de Redactores.

domingo, 25 de agosto de 2013

Las normas de la casa de Jodi Picoult

Emma es una madre divorciada que trabajaba como columnista de consejos en un diario, lo que le permite pasar tiempo en casa cuidando de sus dos hijos: Theo, de 15 años, y su hermano mayor Jacob, de 18 años y diagnosticado con síndrome de Asperger. La vida de la familia se organiza siempre en torno a las peculiaridades de Jacob: rutinas, comidas organizadas por colores, nada de ruidos o luces fuertes, terapeutas, horario de televisión, etc. Emma ha establecido las reglas de la casa, un código sagrado de comportamiento para alguien con las características de Jacob: cuida de tu hermano, sólo tienes uno; di siempre la verdad; recoge lo que desordenes; etc. Sin embargo, Theo muchas veces siente que preferiría formar parte de una familia más convencional, en donde se le prestase la misma atención que a su hermano y pudiese olvidarse de ser un marginado escolar y social. Jacob organiza su vida según las reglas de su madre, una meticulosa rutina y su serie televisiva favorita sobre investigaciones criminales. Su obsesión por el tema llega a tal punto que se convierte en un experto criminólogo y no duda en presentarse en las escenas del crimen que suceden en su pueblo para ayudar a la policía local a resolver el caso. Sin embargo, cuando una persona allegada a Jacob aparezca muerta y todas las pruebas apunten hacia él, su condición de Asperger (no mirar a los ojos del interlocutor, tics nerviosos, carencia de empatía) jugará en su contra para hacerlo parecer inevitablemente culpable de asesinato.


Explica Jodi Picoult que para escribir Las normas de la casa se entrevistó con decenas de niños diagnosticados con Asperger y sus padres y hermanos, para dar credibilidad a su historia y construir con solidez a los personajes protagonistas. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que cada niño (y cada familia) eran distintos entre si, y aunque a veces compartían rasgos similares de la manifestación del Asperger, nunca eran casos exactamente iguales. Y entonces fue cuando cayó cuenta de que al margen de Asperger, o neurotípicos que convivían con niños con Asperger, estaba, simplemente, hablando con personas, cada una con sus propias manías y peculiaridades. Y no existe un prototipo de persona estándar, ni una familia normal (¿qué es eso?), ni un niño que sea idéntico a otro grupo de niños.

Por eso esta novela no pretende ser un tratado profesional sobre los trastornos del comportamiento humano, ni sobre el autismo, ni sobre el Asperger. No es más que una novela de ficción con cinco protagonistas muy originales, cada uno a su peculiar manera.

Las normas de la casa es una estupenda historia narrada con un gran sentido del humor y mucha originalidad sobre una familia que se cree atípica hasta que descubren que eso a lo que se llama "familia normal" no existe. Narrada a cinco voces por los cinco personajes protagonistas, destacan por encima del resto, por su contundencia emotiva y su excelente construcción del carácter, Emma y Jacob. Pese a que la autora nos presenta a Jacob como un chico con problemas para exteriorizar sus emociones, lo cierto es que conecta emocionalmente con el lector desde las primeras páginas por su contundente sinceridad e inteligencia. En el caso de Emma, emoción en estado puro, el lector congenia por su encanto, su nula capacidad para ocultar sus debilidades y la calidez del personaje. El resto de voces narradoras, Theo, Rick (el policía duro) y Oliver (un abogado tan extraordinario que podría tener una novela entera para él solo como protagonista) aportan color y puntos de vista enriquecedores, pero el peso emocional de la trama descansa, sin duda, en madre e hijo.

Divertida, original y muy adictiva, Las normas de la casa engancha al lector por su excelente ritmo de narración y el magnetismo de sus personajes. Si bien la trama policiaca es muy sencilla y predecible (hacia la mitad del libro el lector ya imagina qué debe haber pasado en realidad y por qué), no desmerece para nada esta estupenda novela, que se lee con gusto hasta el final por su sentido del humor y sus sorprendentes voces narradoras. En este sentido destaca la capacidad de Jacob para tomarse todo lo que le dicen de manera literal, la falta de experiencia en temas legales de Oliver, los dilemas morales de Theo y Emma (completamente comprensibles para cualquier lector porque son los mismos que cualquier persona sensible se plantearía, así de bien construidos están los personajes) o las situaciones rocambolescas del protagonistas en un juzgado. 

Lector, una novela de misterio alejada de los cánones del género que se disfruta por su originalidad y por la extraordinaria construcción de unos personajes únicos, de los que se recuerdan mucho tiempo después de haber cerrado el libro.


Si quieres conseguir un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Las normas de la casa (para Kindle)
Las normas de la casa (en papel)

Me animé a leer esta novela por la estupenda reseña que Isi le dedicó al libro.

martes, 20 de agosto de 2013

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea de Annabel Pitcher

James tiene nueve años y está a punto de cumplir diez. Tiene el pelo color zanahoria, tan naranja como el pez del estanque de su nueva casa en la zona de los lagos, y un gato, Roger, que cada día parece más asilvestrado. James no recuerda a su hermana Rose, no la echa de menos ni ha llorado desde que murió, cinco años atrás, en los atentados terroristas de Londres del 9 de septiembre. Sin embargo, el resto de su familia se muestra incapaz de superar el dolor de esa terrible pérdida: mamá se ha ido con su terapeuta y parece haberles abandonado; papá tiene la urna con las cenizas de Rose sobre la chimenea, no puede dejarla marchar, y cada día se hunde más en el alcohol y los recuerdos; Jasmine, la hermana gemela de Rose, y James, se han vuelto invisibles a los ojos de sus padres y sobreviven a base de sándwiches y apoyo mutuo en medio de tanta desolación familiar. James echa de menos a su madre y sabe que su padre no le presta atención, pero lejos de compadecerse, encuentra aliados inesperados, como Sunya, la súper heroína M, o su hermana Jasmine, quien, después de todo, resultará ser la única en demostrarle un cariño incondicional capaz de conseguir que su camiseta de spiderman por fin sea de su talla.


Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea es el desolador retrato de una familia que se descompone por la pena y el dolor ante un hecho tan brutal como la pérdida de una de sus hijas en un atentado terrorista. Narrada siempre desde el punto de vista de James, se trata de una historia profundamente conmovedora sobre la toma de conciencia de un niño sobre una realidad adulta muchas veces desgarradora. La voz de James conmueve por su inocencia, pero también por su mirada inteligente y observadora, por su acertado criterio de análisis y las dosis de ternura, amor y amistad que encuentra en Jasmine o en Sunya. La relación fraternal con Jas es uno de los mejores puntales de la historia, ese salvador sentimiento de hermano menor que ve a su hermana como alguien fuerte y perfecto, alguien infalible que siempre está ahí para recordar su cumpleaños, comprarle desodorante, asistir a sus partidos de futbol o ver su película preferida en navidades. Son Jas y Jamie quienes protagonizan los diálogos y las escenas más emocionalmente contundentes de la trama.

Annabel Pitcher escribe con soltura y sencillez, siempre consciente de que cuando el narrador es un niño de diez años su discurso tiene que ser coherente con esa circunstancia. La voz de Jamie funciona por su claridad e inocencia, por su sencillez y candor, pero también porque ofrece la versión más vulnerable y conmovedora de una realidad tristísima. Todos sufren alrededor de Jamie y poco a poco él entenderá el por qué de ese dolor y el camino que ha elegido cada uno de sus seres queridos para superarlo. El resultado es una novela original y con carácter, una historia llena de trágica belleza (atención a la escena de las cenizas y Roger) y de esperanza sobre la comprensión de un niño del dolor y la pérdida.

Lector, una novela conmovedora que te hará sonreír y llorar de la mano de unos protagonistas extraordinarios. Absorbente de principio a fin por su sinceridad y su ternura.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea (para Kindle)
Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea (en papel)

miércoles, 7 de agosto de 2013

Los lectores y Cuéntame una noctalia

Los que me conocéis ya sabéis que no sé venderme demasiado bien y que me cuesta hacer publicidad de mi propia novela. Pero es que hoy me he encontrado una nueva y estupenda opinión en Amazon sobre Cuéntame una noctalia y me he emocionado mucho ¡Y ya van 19 opiniones en Amazon!


Sólo quería daros las gracias por haberos atrevido a leer a una escritora novata y por haberos pasado (tanto por Amazon como por el blog, o en privado) para trasmitirme vuestras impresiones. Con lectores como vosotros vale la pena animarse a publicar.

Os dejo algunos fragmentos de los comentarios que he ido recogiendo de Amazon y os invito a que paséis por Mi novela para disfrutar de las casi 40 reseñas que me habéis dedicado en vuestros blogs.

Gracias.

Una historia sencilla, pero simplemente maravillosa, repleta de personajes de los que te gustaría seguir leyendo más. Muy recomendable; el único "pero": ¡que se hace muy corta! SPalacios

Esta novela me ha conquistado, la forma de escribir de Mónica es impresionante, con mimo, con cariño... nos cuenta la historia de Grace, que vuelve al pueblo donde se crió en Mic-Napoca (Transilvania) después de catorce años fuera, donde se reencuentra con su familia. Raquel Antúnez

Perfecto para leer una tarde de invierno con una manta y un chocolate caliente. Narayani

Dotada de imaginación y copos de cierta magia la historia que se nos ofrece recoge la profundidad de las cosas sencillas, el calor de un hogar en medio de cualquier helada, la sonrisa de niño en los momentos de incertidumbre, en definitiva es una historia narrada al calor de una noctalia, palabra que se define en su páginas y refleja parte de su esencia. Marilú

Está escrita con una exquisitez y un buen gusto que te transporta inmediatamente a la época y al lugar narrados. Illopga

Con este libro me ha pasado, mientras lo leía, que se me ha olvidado que estaba leyendo... y eso es lo mejor que me puede pasar porque me mete tanto en la historia que todo lo demás desaparece. Lady Boheme

Si buscáis una lectura, de esas que acarician el alma, este es vuestro libro. FNR

La novela está llena de romanticismo, un romanticismo que se refleja en unas preciosas descripciones, un guión intimista, un cariño familiar que envuelve la historia, unos olores y sabores que te trasladan a una infancia vivida en un pequeño pueblo (...). Mary

Un primer libro sorprendentemente bien escrito, que mezcla con acierto ternura, humor y una historia de amor, sin que nunca se le pase la mano con el azúcar, y que deja una sonrisa en el lector. Loquemeahorro

 Es un libro que se lee en un suspiro, cargado de alegría, de anécdotas y de chocolates calientes. Isi

lunes, 5 de agosto de 2013

Las cenas de los martes de Monika Peetz

Caroline es una abogada de éxito, casada con un prestigioso médico y con una vida aparentemente perfecta; Eva dejó su carrera profesional y se ha entregado a tiempo completo a su marido y a sus cuatro hijos porque siempre anheló tener una familia de la que cuidar; Estelle lleva una vida de lujos y glamour gracias al dinero de su marido y ninguna preocupación le dura más que unos minutos; Kiki es una gran diseñadora gráfica preocupada por impresionar a su jefe y angustiada porque las nuevas generaciones de la empresa vienen pisando muy fuerte; Judith es apocada y espiritual, y actualmente sumida en una profunda tristeza por la muerte de su marido. Cinco mujeres que no tienen casi nada en común, excepto que hace casi veinte años que son amigas y quedan el primer martes de cada mes a cenar en Le Jardin el restaurante francés de Luc. Divertidas, contradictorias, sensibles y llenas de sabiduría en la cuarentena de sus vidas, este año deciden hacer un viaje juntas en peregrinación a Lourdes. Aunque las amigas no son especialmente religiosas y preferirían otro destino más lúdico, creen que es una buena manera de arropar y acompañar a Judith, que desea seguir los pasos del diario de su difunto marido cuando hizo esa misma peregrinación estando ya enfermo. Pero el camino que iniciarán les llevará a lugares mucho más inesperados.


Las cenas de los martes no es una novela chick lit, ni romántica, ni tan tópica como pudiese parecer por su título y su sinopsis. Si bien el planteamiento inicial puede hacer creer al lector que será una historia predecible y azucarada, un par de giros inesperados ya desde los primeros capítulos la dotan de interés y cierta originalidad. El hecho de que las protagonistas sean mujeres sobre los cuarenta años de edad, aporta un matiz mucho más interesante a los personajes: sus vidas están establecidas sobre firmes principios y experiencias pero inesperadamente ha llegado el momento de preguntarse ¿es así cómo quiero vivir el resto de mi vida? Sin prejuicios, ni religiosos ni de género, y con un buen pulso narrativo, Mónica Peetz (filóloga y periodista alemana) hace de su primera novela una historia atractiva, profundamente femenina, sobre la capacidad de cambio de cinco mujeres que pensaban que ya lo sabían todo sobre sus vidas. No se trata de una gran novela, ni de unos personajes inolvidables, pero sí de un libro distinto, entretenido y original, que procurará una lectura agradable y distendida a quién se asome a sus páginas.

Lector, entra en Le Jardin y escucha disimuladamente a las mujeres de los martes, quizás tengan una historia entretenida que contarte sobre la capacidad de cambiar y seguir adelante.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Las cenas de los martes (para kindle)
Las cenas de los martes (en papel)