miércoles, 3 de septiembre de 2014

Apocalipsis para principiantes de Nicolas Dickner

En agosto de 1989, Michel Bauermann tenía dieciséis años y llevaba una existencia tranquila y sin complicaciones en un pequeño pueblo de Québec, Rivière-du-Loup. Su padre había heredado el negocio de la fábrica de cemento de sus padres, estaba preocupado por la falta de interés de sus hijos en continuar el legado familiar y solía lucir una fabulosa sonrisa a lo Paul Newman. Su madre cuidaba de todos ellos y reunía a todo el clan por acción de gracias. Pero en el verano de 1989, el destartalado coche de Anne Randall, en plena huida existencial, se rinde a las fueras de Rivière-du-Loup y ella y su hija Hope deciden quedarse a vivir allí. Las Randall tienen una larguísima lista de antepasados locos, una enorme familia totalmente obsesionada por predecir la fecha del fin del mundo, con sus particulares visiones del Armagedon y una colección casi infinita de enfermedades mentales. Hope parece ser Randall solo a medias, y aunque asegura no estar obsesionada por predecir el fin del mundo, lo cierto es que para los convencionales Bauermann resulta una chica bien extraña. Para Michel, quién a partir de entonces fechará aquellos días de televisión y búnker como el tiempo que pasó junto a la excepcional Hope Randall, ya nada volverá a ser igual a partir de ese verano de 1989.

"-¿Alguien puede nombrar otro relato apocalíptico de la Biblia? (...)
-El Diluvio
-¿Y qué podrías decirnos sobre el Diluvio? (...)
-Que es un relato sospechoso. (...) Yavhé desencadena el fin del mundo seis páginas después de haberlo creado. Muy mal debió de haberle salido la primera creación ¿no le parece?"


Apocalipsis para principiantes es la historia de una amistad a prueba de bombas nucleares: la tierna, ingenua y extraordinaria relación entre Michel Bauermann y la excéntrica Hope Randall. Michel es un chico de raíces sólidas y entorno tranquilo, Hope es una nómada que ha tenido que cuidar de su madre desde la infancia. Dos náufragos que se encuentran y se aferran fuertemente de la mano mientras asisten boquiabiertos a la caída del muro de Berlín, a los bombardeos norteamericanos sobre Kuwait o a la posterior guerra de Irak. La mirada de Michel, tiernísima, sincera, desgrana con encanto y mucho humor los años en los que él y Hope fueron compañeros de búnker.

Nicolas Dickner recrea la adolescencia de unos niños occidentales que crecieron en plena guerra fría, con la amenaza constante de un ataque nuclear soviético como parte de una realidad cotidiana probable.

"Crecí en un mundo obsesionado por el apocalipsis.
En el patio de la escuela primaria, el holocausto atómico era un tema de conversación como cualquier otro. Entre rayuela y rayuela, hablábamos de búnkeres, radiaciones, plutonio y megatones."

Por eso cuando Michel entiende parte de la visión del mundo de Hope, la acepta como algo natural, algo probable. Incluso cuando cae el muro de Berlín, las guerras se suceden, el cambio climático es una amenaza muy real y las religiones del mundo siguen profetizando el horror y la muerte.

Dickner escribe con soltura y mucho ingenio una historia divertida y llena de ternura, en donde los protagonistas (vulnerables, inteligentes, perdidos) se hacen con el cariño del lector desde las primeras páginas. El autor hace gala de una prosa sencilla, precisa, sorprendente a la hora de descontextualizar adjetivos y curiosamente divertida cuando roza las imágenes más poéticas (imágenes delicadas, surgidas de lo cotidiano, con la nítida belleza de un haiku). Por todo ello, Apocalipsis para principiantes en una novela curiosa de personajes encantadores y trama discretamente errante (muy buena en su planteamiento inicial y hasta la mitad del libro) pero que adolece de cierta ida de olla algo innecesaria en sus últimos capítulos.

Lector, cuando el paquete de fideos chinos deshidratados marca que la fecha del fin del mundo es el 17 de julio de 2001, nada debería ser más importante que el muchacho enamorado que nos coge de la mano al otro lado del sofá.

Muchas gracias a Ediciones Siruela por el envío del ejemplar.

Esta reseña forma parte de la iniciativa del Equipo de Redactores de Momentos de Silencio Compartido

También te gustará: El tipo más raro del mundo; Mi familia y otras especies en extinción; La tienda de los suicidas

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Apocalipsis para principiantes

22 comentarios :

  1. Curiosos ambos personajes aunque la novela no me convence. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Antes de leer la reseña pense que ellibro iría por otros derroteros aún así no se si es para mí.

    ResponderEliminar
  3. Así de primeras no me llama mucho la atención....pero gracias por el aporte.Un saludo

    ResponderEliminar
  4. No voy a ir corriendo a por este libro pero si se cruza en mi camino, creo que le daría una oportunidad, que parece estar bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Ay, qué bien, porque tenía este libro así como con miedo, me atraía mucho, pero pensaba para mí que lo mismo era un libro que me iba a gustar mucho que me iba a llevar una decepción tremenda. Pero has dicho dos palabras mágicas para mi: diversión y ternura, así que ya no tengo dudas, este libro es para mí (¿me lo confirmas?) ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Al ver el título y la portada no me ha llamado mucho la atención, pero tras leer tu reseña, no lo descartaría.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Ummm, promete, promete, promete, aunque ese final me da un poco de miedito.

    Pero es que ya se sabe que no hay cosa más difícil que escribir un buen final, sobre todo si es el final... del mundo :-)

    ResponderEliminar
  8. Francisco: Bueno, es cierto que no se la recomiendo a todos los lectores, no es de las imprescindibles ;-)) Bss

    albanta: Es que con ese título y esa portada no sabes demasiado bien qué te puedes encontrar dentro, ¿verdad? Es una historia muy tierna de dos niños que se conocen en medio de un mundo amenazado constantemente. Bss

    maidafeni: Tiene sus puntos negativos, claro, sobre todo hacia el final. Saludos!!

    Margari: sobre todo la primera mitad del libro es un retrato tiernísimo de la infancia de dos niños en la América de la guerra fría, cuando hablar de una destrucción nuclear total a la hora del recreo era lo más normal, tan normal como tener un búnker nuclear al lado de casa. Bss

    Ana Blasfuemia: Yo creo que sí, Ana, que te va a gustar. Sobre todo la primera mitad del libro, la relación de los dos protas es excepcional y única. La única pega que le pongo es que cuando ambos crecen, la historia se torna un pelín más excéntrica de lo que me hubiese gustado. Pero creo que sintonizarás muy bien con el sentido del humor y la ternura de la relación. Ya me contarás. Bss

    ResponderEliminar
  9. L: Sí, es lo que comentaba un poco más arriba, con ese título y esa portada no sabes demasiado bien qué encontrarte. Lo cierto es que es una buena historia: imagina una generación que se hizo adulta con la certeza (aceptada con naturalidad de tanto repetirse) de que un ataque nuclear sobre sus hogares es muy probable. Y luego asisten atónitos a la caída del muro (fin simbólico de la guerra fría en la que se han criado) y resulta que el mundo sigue siendo igual de peligroso.

    Loquemeahorro: No es el final del mundo :-))) Pero sí que me dio la sensación de que hacia el final al autor se le iba un poco la pinza. Una pena porque la historia es muy buena, distinta y con mucho encanto y delicado sentido del humor y la ternura, así que... Me quedé un poquito a medias. Bss

    ResponderEliminar
  10. No me la imaginaba así ni por la portada no por el título y aunque curiosa no me convence del todo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Pues iba bastante bien, un poco rara pero con puntos a favor por lo original y los personajes, pero lo de que se caiga un poco ( eres muy buena me parece a mí) ya me desanima. Ni sí ni no, pero por ahora pasará.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Tu párrafo final apelando al lector ha sido genial!!! No entraba tentada a ls reseña pero has ido tocando puntos cada vez más llamativos, personajes, ternura, imágenes y sí, ida de olla al final pero chica, eso es casi bomba de relojería para mi radar. Me la tengo que apuntar, gracias por la reseña
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Lo quiero!!! Es otra de las ocasiones en que no me llamaba mucho y al acabar de leerte me voy con la necesidad de tenerlo!! Un besote y gracias por traerlo.

    ResponderEliminar
  14. Pues pinta bien. Lo que comentas me ha despertado la curiosidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Lesincele: Sí, curiosa y distinta lo es un rato largo, eso sí. Pues mira, creo que es de las que te gustarían ;-) Bss

    Norah Bennett: Es de esas lecturas que empiezan tan bien, te sorprenden, te dan mucho más de lo que esperabas, que cuando de repente se tuercen pues... Pues eso, que se te queda cara de pena y te gustaría gritarle al autor "¡Noooo! ¡Con lo bien que ibas, hombre!" Bss

    Marilú: tú que eres una persona cabal ¿a qué debería ser justo así? coger la mano de ese chico y olvidarnos del fin del mundo porque ¿qué importa que se acabe el mundo si él está ahí y nos ama? Jopé, es que todo hay que decírselo a este Dickner ;-))

    Pues eso, guapa, que un libro estupendo con un final algo desacertado y errático, una pena, pero aún así lo recomiendo por su ternura y su originalidad, por la fragilidad de dos niños que han creído pensando que el final de la guerra fría iba a ser el fin a todos los conflictos de su mundo. Bss

    Meg: Ah, bien hecho! Ese es el espíritu. Creo que merece la pena pese a sus "peros", como le decía justo arriba a Marilú. Fíjate que me pasaba desapercibido por la portada y el título, pero es verdad que Siruela siempre tiene unas ediciones de lo más curiosas. Bss

    Lourdes: Sí, es una historia curiosa y el principio te encantará. Me ha parecido muy tierna la fragilidad de los niños, ese crecer en medio de una amenaza nuclear continua y la perplejidad de su futuro cuando las reglas mundiales cambian y no para mejor, precisamente. Ellos que pensaban que lo peor era la guerra fría, ya ves...

    ResponderEliminar
  16. Me lo llevo, a pesar de la ida de olla final, creó que me puede gustar.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Tiene buena pinta! Lo vi por primera vez cuando recibí las novedades de Siruela, pero hasta ahora no había leído una reseña sobre este título. ¡Hasta lo de la ida de olla final me apetece! Voy a tenerlo en cuenta. ¡Besos, Mónica!

    ResponderEliminar
  18. Ya solo por el titulo me habia llamado la atencion, y es que es la primera vez que oigo sobre esta novela. Me has convencido, la verdad es que me apetece adentrarme en esta locura de historia, con ida de ollo incluida :) Besos

    ResponderEliminar
  19. Carax: Así me gusta, valiente :-)) Pues ya me contarás, yo creo que tiene muchos puntos favorables y sorprende por su frescura. Un beso.

    Jesús: Siruela siempre tiene títulos muy buenos, ¿verdad? A mí es una editorial que me gusta mucho, coincide bastante con mis gustos. Espero que lo disfrutes, no creo que te decepcione, sobre todo si vas preparado. Besos.

    Xula: Personalmente es verdad que hacia el final me pareció un poco una locura, pero toda la primera parte del libro es original y bien pautada, los personajes son coherentes: actúan así porque han crecido así. Ya me contarás. Bss

    ResponderEliminar
  20. Me gusta lo que cuentas de este libro que no conocia, queda anotado ;)

    ResponderEliminar
  21. Mira que había visto la portada, pero no me atraía, pensaba que era de zombies.
    Tu reseña me ha encantado, así que me lo llevo anotado, teniendo en cuenta el final.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Cartafol: Creo que te gustará por su frescura y su originalidad, pero sobre todo por la ternura en la relación de los dos protas. Bss

    Teresa. jajajaja!!! no me extraña, con esa portada y ese título... No creo que encuentres zombis por mi blog porque no me gustan ni un pelo ;-) (aunque nunca se sabe, claro). Espero que te guste. Bss

    ResponderEliminar