lunes, 22 de septiembre de 2014

El niño perdido de Thomas Wolfe

Y la luz se fue y vino de nuevo a la plaza, y Grover se quedó allí pensando tranquilamente: "Aquí está la plaza y aquí está Grover; aquí está la tienda de mi padre y aquí estoy yo".

Grover camina por la calle en la que está la tienda de su padre, un justo tallador de lápidas. Una calle llena de comercios y de tenderos conocidos, queridos (casi todos), familiar y única. A principios del siglo XX, Sant Louis es una ciudad resplandeciente, casi nueva, llena de la luz de la exposición universal que acoge. Y Grover, ese muchacho despierto y sensible, ese niño extraordinario que será un niño perdido, disfruta de la luz, de la calle, de la plaza, de lo especial que tiene lo cotidiano cuando se mira desde los ojos de Grover.


Thomas Wolfe nació en Asheville en 1900 y murió a los 38 años, en Baltimore, víctima de la tuberculosis. En El niño perdido, el autor rinde un luminoso pensamiento a su hermano Grover, muerto en 1904, a la edad de 12 años, a causa del tifus. Breve pero tremendamente intensa, la peculiaridad de este relato reside en la delicadeza de las imágenes que evoca, en la belleza de la prosa de Wolfe. Precursor de los autores que posteriormente se inscribirían en el movimiento beat, Faulkner dijo de él que había sido el mejor escritor de su generación (lleno de modestia, decidió que él era el segundo). Sea o no el primero de una generación, parece poco discutible que Thomas Wolfe es uno de los mejores narradores norteamericanos, con el poder de evocar a través de la mirada de sus personajes un mundo totalmente nuevo.

Personalmente, he disfrutado de El niño perdido por la cadencia hermosa de la narración de Grove y porque ha sido, por encima de todo, una lección magistral sobre cómo dotar de voz propia y diferenciada (personalísima) a cada uno de los narradores de esta historia. Un pequeño calidoscopio tocado por la ternura y la tristeza, sobre el recuerdo y la pérdida de Grove, pero también sobre el peculiar encanto de un niño de 12 que paseaba por una calle consciente del Tiempo.

Y aunque, debido a mis gustos victorianos recalcitrantes, no me gusta especialmente la narración atípica, sincopada, inesperadamente retomadora, interrupta de la llamada generación beat, he sabido encontrar la belleza en este niño perdido de Thomas Wolfe.

Lector, lo mejor de este breve libro, la prosa de Thomas Wolfe, una lección bellísima sobre cómo escribir. Y. Aunque. Seas. Tan. Puñeteramente tradicional en cuestión de prosa... Ahhhhh... Tan puñeteramente como yo... Ahhhh... Dale. Una. Oportunidad... Dale una oportunidad a Wolfe. La belleza puede encontrarse incluso en las narraciones más inesperadas.

Esta lectura forma parte del Reto Serendipia Recomienda, y la recomendación es de Ana Blasfuemia. Gracias, Ana.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:

28 comentarios :

  1. Quiero leer algo de Wolfe, pero éste no me atrae mucho.
    Tengo un título apuntado de él, ya miraré luego cuál es.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Este autor es uno de los pendientes. Tengo ganas de conocerle, no se dio con este libro o con otro que como Teresa, no me acuerdo del nombre ahora mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gustó mucho cómo suena a la hora de leerla. Es como una fotografía, una historia metida en poco más que un momento. Como tú dices, menuda lección de narrativa.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas al autor y no es la primera ni será la última recomendación que vea...espero que algún día jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Parece estar bien. Eso que comentas de la prosa me ha intrigado. Me lo apunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Tengo anotado este libro desde que lo reseñó Ana y luego he ido viendo otras opiniones positivas, así que sumo tu recomendación y a ver si me pongo con él
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Cuando leí la reseña de Ana lo anoté en la lista interminable porque me impresionó mucho todo lo que nos contó y bueno, ahora leo tu entusiasta reseña y lo subiré unos puestos :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hace años que mi padre me recomienda este libro y, además, últimamente no dejo de encontrarlo, de verlo, por todas partes... Creo que son señales...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Umm pues por lo general me gustan las narraciones inesperadas. Y he oído hablar muy bien antes de esta novela.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente en un sitio privilegiado de mi lista, te lo aseguro Mónica: son tantas las recomendaciones entusiastas que, aunque el tema no es el que más me atrae, no me lo quiero perder. Me alegra que a ti también te haya cautivado. 1beso!

    ResponderEliminar
  11. Me has ido ganando para la causa conforme leía y me has sacado una sonrisa, qué reseña más chula Mónica, totalmente de acuerdo, la belleza puede encontrarse incluso en las narraciones más inesperadas. A todo esto, menos mal que leí el libro, me habría hecho falta :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Solo por disfrutar de esa prosa ya me has dejado con ganas de estrenarme con el autor.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Me lo llevo apuntado! que sí, que sí... que me has tentado.
    Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. No me importaría leer esta novela y así estrenarme con el autor. También encuentro gusto en los relatos victorianos.

    ResponderEliminar
  15. Ay, mi niño... Cómo me alegro que pese a tu puñetero gusto por la prosa tradicional hayas disfrutado de esta lectura. Es difícil no hacerlo, no apreciar esa fuerza narrativa, visual, tremendamente sensoral, tan evocadora del estilo y el lenguaje de Wolfe (que espero que la gente no esté confundiendo con Tom ¡nada que ver!). Es un libro bello y emotivo.

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
  16. Teresa: Pues hace poquito, Carmen comentaba en su blog (Carmen y amigos) otro libro de Wolfe, "Una puerta que nunca encontré". Y me puso los dientes largos. Igual era este otro título el que me decías. Bss

    Carax: pues creo que lo disfrutarás en lo que vale porque tiene una belleza que resulta difícil de encontrar en otros autores. Una prosa muy personal y llena de luz. Bss

    Norah Bennett: cuando te encuentras ante un texto así te quedas boquiabierta, lo disfrutas, pero también es cierto que todo lo que lees inmediatamente después te parece un poco feo y torpe. Es de esas lecturas que iluminan por su belleza, sí, justo como una bella fotografía, tienes razón. Bss

    Lesincele: a mi me contagió Ana Blasfuemia, la recomendó en el reto de Serendipia y su reseña me puso los dientes largos. La verdad es que me ha parecido estupenda, distinta y muy bonita. Bss

    Lourdes: tienes que pensar en este autor como uno de los exponentes más personales de la llamada generación beat. Lo digo para que te hagas una idea de por dónde van los tiros cuando hablamos de la plasticidad de su prosa. Bss

    ResponderEliminar
  17. Susana: creo que te gustará, que te parecerá una historia llena de luz y de belleza, no sé cómo explicarlo de otra manera. No es que se cuente algo extraordinario sino cómo se cuenta. Bss

    Tatty: no te arrepentirás si le das una oportunidad. Además es una lectura breve, de esas de una tarde luminosa. Periférica tiene varios títulos en su catálogo de esos breves pero intensos. Bss

    Aglaia: Uf, es que tenemos unas listas kilométricas que no dan para mucho más. Pero nada, ya verás como un día te apetece algo bonito y te tropiezas con esta joyita. Ya me contarás. Bss

    Manuela: Ah, pues no te resistas a las señales del destino!!! Además los padres son sabios y nos conocen bien ;-)) Bss

    Caminante: No es una historia especialmente interesante o distinta, es más la manera cómo está narrada, cómo recuerda el protagonista, con esas pinceladas tan visuales y vibrantes. Espero que te guste. Bss

    ResponderEliminar
  18. Tizire: es verdad que a simple vista no parece que sea nada del otro mundo, pero cuando te sumerges en la prosa de Wolfe se te olvida por qué no querías leerlo. Bss

    Marilú: Gracias :-))) También es una de mis reseñas favoritas, lo reconozco. A veces, no soy capaz de trasmitir bien todo lo que me ha aportado una lectura, pero en este caso creo que las musas me han ayudado y he podido explicaros por qué "El niño perdido" me parece valiosa. Bss

    Margari: Sí, ese es el punto fuerte de esta novela, la verdad. No explica una gran historia pero sí que muestra unos recuerdos luminosos y muy visuales, llenos de luz, de un tiempo y un niño que fue especial, a su manera. Bss

    Cristina: Ah, me alegro. Nos vamos contagiando unos a otros, no tenemos remedio. A mí convenció Ana Blasfuemia y ahora te paso la pelota ;-) A disfrutarlo!! Bss

    albanta: pues mira, precisamente por mis gustos más tradicionales tenía reticencias con este autor, y estaba equivocada. A veces, saltarse los prejuicios abre puertas inesperadas. Bss

    Ana: ay, amiga, cuando leí eso de "generación beat" pensé que no iba a gustarme. Pero ahí estabas tú tentándome y encima vas y lo bordas incluyéndolo en el reto serendipia. Y así, un poco gruñona y asquerosamente tradicionalista, lo abrí pensado "ya veremos, ya veremos". Y al volver la segunda página se me olvidó todo, hasta lo de beat.

    Gracias a ti por la estupenda recomendación. Muack!!!

    ResponderEliminar
  19. Yo también me lo apunté por la reseña de Ana, así que convencidísima estoy ya de que lo tengo que leer. Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Tengo que leer algo de Wolfe y creo que como Teresa el titulo que tenia apuntao debia de ser Una puerta que nunca encontré. Porque aunque este me llama mucho la atencion, aunque solo sea por la narracion atipica, creo que podria significar un batacazo antes de empezar... o no, nunca se sabe. Lo que se seguro es que tengo meditarlo largo y tendido. Besos

    ResponderEliminar
  21. Ya te lo comenté, es el libro que más me gusta del autor con diferencia. Es magnífico!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Creo que sí, que soy tan puñeteramente... oh, ah, pero oye, después de esta recomendación a ver quién no se atreve!

    ResponderEliminar
  23. Meg: Ya verás, se lee en un suspiro y se disfruta con placer. Editorial Periférica tiene varios títulos-joyita como este, habrá que revisar con cariño el catálogo. Bss

    Xula: Si te apetece, asomáte al blog de Carmen y amigos, que tiene reseña de "Una puerta que nunca encontré". Pero mira, Mientras Leo comenta que a ella le gustó mucho más el niño, que cree que es lo mejor del autor. Ya sabes, para gustos...lectores!!! Bss

    Mientras Leo: Sí, lo es, me gusta especialmente como crea un diamante de un recuerdo tan gris. Me quedo con este Wolfe, de momento. Bss

    Loquemeahorro: Es. que. no. me. gusta. sufro. ahhhhh. sufro. mucho. con. los. beat. que. escriben. así.

    Como si no supieran dar intensidad emocional a una historia sin necesidad de abusar de una puntuación...inesperada. Bueno, que no simpatizo mucho con los beat, ea, ya está dicho. Bss

    ResponderEliminar
  24. Mónica, yo también escogí este libro para el reto y recién lo terminé. Claro que sobresale cuán distintas son las voces de quienes narran y está muy bien hecho en ese sentido. Lo de la prosa no me molestó mucho tampoco.

    El último capítulo es verdaderamente hermoso, casi me arrancó lagrimitas, habría que estar hecho de palo para no conmoverse! :D

    Besos!

    ResponderEliminar
  25. Me gustó mucho pero incluso algo más, ya te comenté, La puerta que nunca encontré.
    Besines,

    ResponderEliminar
  26. Una de las novelas más hermosas que he leído últimamente... a falta de seguir leyendo otras obras suyas, cosa que ha de suceder pronto, sí o sí.
    Bonita reseña :-) Besucos.

    ResponderEliminar
  27. ¡me lo anoto para buscarlo en la FIL!
    ¡gracias Mónica!

    ResponderEliminar