lunes, 6 de octubre de 2014

Lectura Conjunta de "Zaragoza": capítulos del I al XVI

En diciembre de 1808 Gabriel entra en Zaragoza junto con don Roque y un par de compañeros más, después de que la ciudad haya repelido con éxito el ataque de las tropas francesas el verano anterior. Al poco de llegar, un contingente de 40.000 soldados imperiales vuelve a sitiar la ciudad con instrucciones de tomarla a cualquier precio. Gabriel toma parte de los preparativos de la defensa y, por mediación de don Roque, cae bajo la protección de una de las familias más ilustres de Zaragoza, la de don José de Montoria. El buen Montoria, algo hiperbólico a la hora de encarar la batalla que está por llegar, es el padre de Agustín, un joven de la edad de Gabriel destinado a ser cura, como buen segundón. Gabriel y Agustín en seguida hacen buenas migas y sirven juntos en el mismo batallón, a las órdenes de Renovales. El pequeño de los Montoria le confía a su nuevo amigo el miedo a morir ahora que está profundamente enamorado, porque aunque su familia espera que se ordene sacerdote, él no ha podido detener su corazón ante Mariquilla Candiola, hija de un avaro prestamista muy poco apreciado por la ciudad y por los Montoria.

"Hay hombres que sólo por perder pierna y media se acobarda y empieza a llamar a gritos a los santos Mártires diciendo que lo lleven a la cama ¡Nada, cobardía y pura cobardía! Como que hoy se retiraron de la batería de Palafox varios soldados, entre los cuales había muchos que conservaban un brazo sano y mondo. Y luego pedían caldo... ¡Que se chupen su propia sangre, que es el mejor caldo del mundo! ¡Cuando digo que se acabó la gente de pecho, aquella gente, porra, mil porras!"


"Zaragoza era una fortaleza de cartón", dice Gabriel. Benito Pérez Galdós inicia su sexto Episodio Nacional con la llegada de su protagonista a una ciudad a punto de vivir uno de los acontecimientos más trágicos de su historia. El lector lo sabe: este sitio no puede acabar bien. Pese a que la Gaceta publica mentiras bien gordas, Gabriel sabe que ningún ejército patrio va a ir a reforzar Zaragoza, están solos ante los imperiales y la suerte está echada.

En esta primera mitad de Zaragoza, Galdós describe con precisión el ánimo de los sitiados y los preparativos de defensa que se hacen calle por calle. Consciente de su valor testimonial, pero sin perder de vista que está escribiendo para deleite y atención de un lector interesado, Galdós vuelve a entrelazar hábilmente la narración histórica con otros hilos argumentales, como el de la historia de amor (en el más puro estilo de Romeo y Julieta) de Agustín y Mariquilla. Así mismo, salpica los retratos de personajes reales (tanto autoridades como del vulgo) con otros personajes de ficción, que a lo largo de la contienda darán siempre un punto de cercanía a la lectura de unos hechos que, en manos de cualquier otro autor, podrían resultar demasiado áridos en una novela.

¿Qué os ha parecido la primera parte de Zaragoza

Personalmente ando algo perpleja ante el estupor de Mariquilla Candiola: la chica se queja amargamente de que toda la ciudad les odia a ella y a su padre, y no entiende por qué, pues ellos son inocentes y buenos y que nunca han hecho nada. Pues chica, teniendo en cuenta que tu padre, además de usurero y avaro, es el único en toda Zaragoza que no ha donado ni trapos viejos para vendar a los soldados; que echó a la calle para que muriesen a dos heridos que la Junta le había encomendado cuidar; y que su única preocupación ante la guerra es que se le mueran los deudores... Pues no sé, guapa, no sé por qué os odian.

18 comentarios :

  1. Los episodios nacionales son mi deuda pendiente. Espero que los estéis disfrutando, espero poder ponerme con ellos el año que viene.
    Saludos!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa, me ha parecido estupenda, y la más ligera de todo el libro, la que aún nos deja respirar un poco.

    Respecto a Mariquilla, algo de razón tiene, porque que su padre sea muy odiado se entiende pero ¿por qué le salpica a ella? ¿qué ha hecho?

    Ella misma cuenta que cuando les iban a llevar a los dos heridos a su casa, ella y su ama Guedita estaban muy contentas, preparando las vendas y demás para atenderlos. Vamos, que está deseando ayudar.

    Pero hay que entender que es una hija del siglo XIX, vamos que ni se plantea que exista la posibilidad de desobedecer a su padre. Y ser una buena hija de un hombre horrible, es como un nudo gordiano, haga lo que haga, se va a equivocar.

    ResponderEliminar
  3. Ayy qué emocionante me ha parecido el principio de este episodio, con Gabriel recorriendo una ciudad en ruinas que se prepara para otro sitio terrible. En mi edición hay cuadros y grabados del monasterio que quedó derruido y de otras partes de la ciudad que ya no están.
    Me han caído muy simpáticos los Montoria, padre e hijo. Pobrecito Agustín, que le van a hacer cura y él está loco enamorado de la Mariquilla. Todavía no he llegado a conocerla tan en profundidad porque llevo poquito, pero no sé, yo creo que es como el amor entre Gabriel e Inés, que va a tener que superar muuuuuchos obstáculos para llegar a buen puerto.
    Pobrecillos estos amantes del siglo XIX.
    Esta tarde continúo un poquito para llegar a la mitad y quedarme ojiplática con la avaricia del Candiola :DD

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, chicos, que quería decir también que se me está haciendo muy ameno este episodio; más que los anteriores, quiero decir. No sé, pero los personajes me caen en gracia, Gabrielillo está todo el rato de acá para allá, y los franceses nos están dando buenos sustos :)) Ideal!

    ResponderEliminar
  5. SPOILER (o así)








    Pues a mí me encanta el libro, pero pasado este comienzo optimista, tenía que dejarlo en algunos momentos, porque me costaba enfrentarme a tanto dolor.

    ResponderEliminar
  6. Tengo pendiente estas obras de Benito, así que paso de puntillas. A ver si a la próxima me puedo apuntar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es de los libros que mejor recuerdo. Me gustó muchísimo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. NO sé si alguna vez decidiré ponerme con esta serie de libros :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  9. Tengo pendiente estrenarme con la obra de Pérez Galdós, en cuanto a los Episodios Nacionales se refiere, porque ya leí alguna de sus novelas. Este año tomé la decisión de no participar en lecturas conjuntas ni simultáneas. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tengo que ponerme con esta serie de libros, que me llaman bastante.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  11. Mónica:
    disculpa la tardanza al pasar, pero bueno ¡heme aquí!
    me ha parecido que iniciamos con muy buen pie: es ameno, está el humor de Don Benito haciéndome reir a ratos, su ironía tan fina al hablar de esa sociedad donde se buscaban las buenas maneras incluso en los momentos más terribles...y me quedo muy mal de saber que esto (por los comentarios) no va a acabar bien. No conozco mucho la historia de España así que realmente no se como va a terminar esta batalla (y no he querido buscar en google).
    El romance entre Agustín y Mariquilla le pone el interés novelesco al asunto.
    ¡Me está gustando, me está gustando!
    Sigo leyendo, que si no, pal lunes no termino :P
    Un beso a todos,
    Ale.

    ResponderEliminar
  12. El libro es genial y siento haber desvelado tanto de la trama, no sé... no caí que claro, el sitio de Zaragoza no iba a ser conocido por todo el mundo.

    Buenoooo, a ver si te crees que yo sabía mucho, además de lo de Agustina de Aragón.

    ResponderEliminar
  13. Loque:
    si lo dices por mí ni te apures. Bien advertías que era spoiler ;)
    es sólo que no creí que terminara TAN mal para los españoles (que creí que saldrían bien librados, después de todo el sentido común me dice que nunca fueron franceses jajaja).
    Yo me creo que tu te lo sabes todo y por eso mereces dominar el mundo :D
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  14. Una cosa... ¿qué pasó con los melocotones? Oye, que me parece importante :-D


    Ale, haces muy bien en confiar en mí la dominación mundial, esto lo tendré en cuenta cuando reparta los territorios del Oeste ;-D

    ResponderEliminar
  15. Ayyyy...¡cuanto dolor! pero ¿es que nadie lloraba en Zaragoza??? parece que los muertos eran tantos y tan frecuentes que no había tiempo que perder. Todos en Zaragoza trabajando para repeler a los franceses y Candiola con lo que salía ¡si me dan ganas de torcerle el cogote! ¿qué pensaba? ¿que los franceses iban a pagarle su harina una vez que conquistaran la ciudad???? Nunca me había puesto a pensar que en un sitio claro, la ropa se gasta y se agujera; si en el hambre o la peste que comenzaría por tanto cadáver. ¡Y la escena de el puente, cuando los soldados y huían y enre el polvo y los cuerpos pasaba Manuela Sancho!!! En fin, que voy a la segunda parte de inmediato. ¡Gracias a todos por la lectura conjunta!

    ResponderEliminar
  16. Manuela Sancho, qué personaje! Bueno, qué persona porque existió realmente y qué valientes todos ( o casi) y cuantísimas desgracias, ahí tenían los cuatro jinetes del apocalipsis instalados, porque lo tenían todo: hambre, peste...

    ResponderEliminar
  17. ¡Aquí estoy! Empecé "Zaragoza" con desconcierto. Tras el apoteósico final del anterior episodio, el inicio para esta nueva entrega me pareció algo descafeinado. Como puse en Goodreads, estaba deseando ver a Inesilla y Amaranta en escena, y claro, ninguna aparece en estos capítulos. Sin embargo, acabé olvidándome momentáneamente de ellas con la entrada de los Montoria, el tío Candiola y la joven Mariquilla. He encontrado en ellos el Galdós que me gusta, así que ahora mismo estoy entusiasmado con la novela. Y seguro que la segunda parte mejora la trama, porque don Benito no nos dejará sin darnos nuevas noticias sobre las preocupaciones de Araceli.

    ¡El viaje continúa!

    ResponderEliminar
  18. Qué bien, Jesús, cómo me alegra que te esté gustando, es un libro mucho más duro que el resto de los episodios que llevamos leídos, pero absolutamente magnífico.

    ResponderEliminar