lunes, 30 de junio de 2014

Un abril encantado de Elizabeth von Arnim

"Comenzó en un club de mujeres en Londres una tarde de febrero -un club desagradable y una tarde triste-, cuando Mrs. Wilkins, que había bajado desde Hampstead de compras y había almorzado en su club, cogió The Times de la mesa situada en el salón de fumar, y al recorrer con mirada indiferente la columna de los Anuncios Personales, vio lo siguiente:
Para aquellos que aprecian las glicinas y el sol. Se alquila pequeño castillo medieval italiano amueblado durante el mes de abril."

¿Quién podría resistirse? Desde luego, Mrs. Wilkins no. Harta del tiempo inclemente de Londres en marzo, harta de sus vestidos "infestados de ahorro", y más que harta de la frialdad y mezquindad de su esposo, el anuncio de The Times parece haber sido redactado para hacerla reaccionar. El precio del alquiler es elevado, pero si pudiese compartir la estancia con alguien más... Y Mrs. Wilkins convence a Mrs. Arbuthnot, otra dama de su edad desolada por un matrimonio infeliz y una vida monótona. Juntas, encuentran a la anciana Mrs. Fisher, que necesita un lugar hermoso y tranquilo para recordar, y completan su pequeña aventura con la incorporación de la hermosa, rica y atormentada, Lady Caroline, que huye de los hombres. Las cuatro mujeres, tan distintas entre sí, encontrarán en San Salvatore un castillo al borde del mar capaz de convertir cualquier mes de abril en pura magia.


Mi ejemplar es una edición de 2001 de Punto de Lectura, pero en marzo de 2014 Alfaguara estrenó una bonita nueva edición que también os recomiendo y cuya imagen de portada es la que os enseño aquí.

Elizabeth von Arnim nació en Australia y residió durante años en Alemania, en Estados Unidos y en la Provenza francesa, pero creció y se educó en Inglaterra, por eso todas sus novelas resultan británicas hasta la médula. Un abril encantado no es la excepción, por lo que el lector que guste del espléndido humor inglés de principios del siglo XX y de las mejores narraciones de la época, encontrará esta historia irresistible.

Divertida, encantadora (como su título indica) y llena de ternura, Un abril encantado es una estupenda comedia que convence por la fuerza de sus cuatro mujeres protagonistas, sus ingeniosos diálogos, sus estupendas situaciones cómicas (atención al encuentro entre Lady Caroline y un desnudo Mr. Wilkins, o la apoteósica cena del final) y su atrevimiento a salirse de lo convencional de la época. Una novela en la que resulta imposible denominar favorito a uno solo de los personajes que en ella aparecen porque todos son absolutamente brillantes. 

La piedra angular del argumento reside en mujeres que huyen de los hombres; concretamente, en dos esposas desdichadas por la mezquindad respectiva de sus maridos, y otras dos que, aunque no sean esposas, acumulan experiencias variopintas con los hombres de sus vidas. Seguramente inspirada por la infelicidad de su propio matrimonio, Elizabeth von Arnim carga las tintas en el egoismo de los personajes masculinos y se ríe abiertamente del comportamiento estúpido de los que no son egoistas.

"-Habráse visto -pensó Mrs. Fisher-, resulta intolerable la forma en que una cara bonita puede transformar a un hombre encantador en un idiota."

El resultado es una historia que brilla por la habilidad narradora de su ingeniosa autora, su buen ritmo en la alternancia de reflexión de los protagonistas, su excentricidad tan inglesa y las situaciones hilarantes, y por el encanto de un argumento bien pautado en el escenario de un castillo medieval italiano en pleno mes de abril. Sin olvidar, por supuesto, que el paso de los años ha sentado muy bien a Un abril encantado, dotándola del halo romántico y con olor a violetas que estas historias vintage siempre tienen para el lector más encantador de nuestro siglo.

Lector, fíate del título de esta novela porque Elizabeth von Arnim va a encantarte de veras, hasta el punto de que olvides en qué mes (y año) estamos.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace: 

jueves, 26 de junio de 2014

El olvidado arte de guardar secretos de Eva Rice

No fue hasta 1955 cuando Inglaterra retiró de la circulación las cartillas de racionamiento de todavía regían la adquisición de algunos alimentos. Aunque los británicos resistieron el asedio nazi y combatieron sin descanso en la Segunda Guerra Mundial, los verdaderos héroes de la Historia, a mediados del siglo XX, seguían siendo, sin duda, los norteamericanos. Inglaterra no había conseguido recuperarse ni económica ni psicológicamente todavía de la guerra y muchas de sus ancestrales mansiones languidecían a falta de recursos junto las familias que apenas podían seguir ostentado su propiedad. Ese era el caso de Penélope Wallace, que vivía en Milton Magna, la extraordinaria mansión heredada de la familia paterna, junto a su madre y a su hermano Íñigo. Penélope, que ha crecido a la sombra de la guerra europea, que ha perdido a su padre en ella, que soporta la tristeza de su excéntrica madre y sortea las magníficas ruinas en las que se está convirtiendo su hogar, conoce un día a Charlotte y a Harry, otros dos náufragos de tiempos mejores asediados por la falta de recursos, y sus 18 años de repente se convierten en el principio de una nueva vida.

"El destino de otras casas grandes no auguraba nada bueno. Mi infancia resonaba con los nombres de grandes casas perdidas. Broxmore, Draycott, Erlestoke y Roundway -todas ellas casas de Wiltshire- se vieron reducidas, cada una de ellas, a escombros, por los impuestos, el fuego o la muerte. Casas como la nuestra eran poco frecuentes, pero no lo suficiente. Cada pérdida golpeaba a Magna como un golpe en una herida."


Advertencia muy seria para el lector: no sé si debería recomendarte este libro o gritarte que huyeras de sus amarillentas páginas.

¿Has leído alguna vez las novelas juveniles de Enid Blyton? El olvidado arte de guardar secretos de Eva Rice es como uno de esos libros de Enid Blyton pero para adultos. Divertida, tierna, original, a veces rozando la peor de las cursilerías (y que lo diga yo, que soy la persona más cursi que conozco...), otras veces clarividente, esta novela de 2005 (aunque parece escrita en 1955) es un compendio de tantas cosas buenas y malas a la vez que cuando el lector termina de leerla no sabe si le ha gustado o le ha parecido una espantosa tomadura de pelo. El punto fuerte de esta novela es que Rice, debajo de toda la ingenuidad de su prosa, es una autora inteligente que trata al lector con respeto. Eso significa, que por muy de película de Doris Day que nos parezcan sus personajes y sus situaciones argumentales, lo cierto es que la autora los resuelve muy bien. 

Pero, seguramente, el encanto innegable de esta historia son sus tres atípicos protagonistas y su iniciación en el mundo de los adultos, un mundo que ha cambiado, que ya no está en guerra pero que todavía tiene frescas sus cicatrices; un mundo en el que la distancia generacional con sus padres es, por primera vez, de años luz. Es el Londres de los conciertos de Johnnie Ray en el Palladium, con miles de jovencitas histéricas, del sorprendente sonido de las primeras canciones de Elvis Presley que cruzaron el océano, de las cenas en el Ritz, en el Sheekey´s o en el Clarenton, de las botellas de champán, de las compras en Selfridges, de la decadencia de las hermosas mansiones británicas y de la llegada de los derroches de los nuevos ricos norteamericanos. El Londres de los primeros teddy boys, de los rebeldes sin causa a lo James Dean, de los suspiros por Marlon Brandon, de las primeras televisiones (¡la coronación de la reina Isabel retransmitida por televisión!). Y, sobre todo, es el Londres de Dorset House o de la increíble Milton Magna Hall.

"Como todo el mundo en el país, crecimos escuchando la radio y hoy por hoy me consta, como ya lo sabía por aquel entonces, que la guerra hubiera sido insoportable de no ser por las novelas radiofónicas. Con la aparición de la televisión, la mayoría de gente sintió escepticismo. Mamá se resistía a adoptarla ya que admiraba sinceramente personajes como Winston Churchill, quien declaró sin más preámbulos que la televisión era una caja tonta que acabaría destruyendo el núcleo familiar y aniquilaría el arte de conversar."

La prosa de Eva Rice es peculiar, como sus diálogos, pero no resulta precisamente esta una lectura que resulte excepcional por ello. Tampoco le hace ningún favor la algo descuidada edición de El Aleph llena de erratas y frases algo forzadas (¿traducción cuestionable de sus ¡cuatro! traductoras?).

Lector, una novela extrañamente encantadora, ligera y optimista, que no estoy segura de quererte recomendar.

Por cierto, a mí me ha encantado la reseña que le hizo su día Marie en A book a day keeps the doctor away


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:

lunes, 23 de junio de 2014

Stoner de John Williams

William Stoner nació en 1891, en una modestísima granja de Missouri, cerca del pueblo de Booneville. Sus padres siempre habían sido viejos y su infancia trascurrió trabajando en la granja de la familia sin más novedad que el ciclo rutinario de las estaciones y las siembras. Hasta que un día, su padre decide enviarle a la Facultad de Agricultura de Columbia. Stoner se matricula en la universidad con diecinueve años y dos mudas limpias y es justo allí, durante ese primer año de estudios, en la clase de literatura del incomprendido profesor Archer Sloane, cuando William toma conciencia de que algo ha cambiado. Quizás él no lo sepa todavía pero es profesor, profesor de literatura, y enseñará en la universidad de Columbia hasta 1956, el año de su muerte. No importa lo mal que se le dé la vida, o las relaciones personales, o el exteriorizar sus escasamente ejercitados sentimientos (consecuencia de la austeridad emocional que le rodea desde la infancia), porque William Stoner es, y será siempre, un apasionado y extraordinario profesor.


Stoner es la historia de un hombre que nunca ha sido amado, ni por sus padres, ni por su esquizofrénica esposa (quién llega hasta el punto de robarle el afecto de su hija), ni por sus colegas de profesión. Y, sin embargo, en medio de la aridez sentimental de su infancia y su juventud, Stoner es un hombre dotado de una sensibilidad aguda y precisa que finalmente sabe canalizar su carga emocional y apasionada hacia la enseñanza. Seguramente, el punto de inflexión de toda la novela es precisamente esa toma de conciencia del personaje de que es capaz de ser un buen profesor: se despoja de su experiencia anterior (llena de titubeos y frialdad académica) y se mete en la piel del hombre que realmente sabe que es. Stoner solo puede ser el verdadero Stoner en un aula.

Para mí John Williams era el compositor de la banda sonora de Star Wars (¡Oh, ese Across the Stars insuperable!), Jurassic Park o Harry Potter, entre tantas otras, uno de mis compositores de bandas sonoras preferidos (con permiso de Howard Shore, por supuesto). Hasta que me topé con la reseña de Stoner de Mientras Leo y después con la de Marilú y la de Meg, y la semana pasada con la de Ana Blasfuemia. Y le di una oportunidad. Ahora, para mí, William siempre será Stoner.

Y es que hay personajes en la literatura, anti-héroes, anónimos, escondidos, que resultan ser nada y todo a la vez en una trama literaria que sería totalmente insípida sin su presencia. Stoner no es más que la historia de un hombre que se convierte en profesor y la llave maestra de todo el asunto es que John Williams escribe una obra extraordinaria sobre una trama tan simple como esa. Sin artificios, sin aspavientos, sin dramatizaciones, sin colorantes ni conservantes, la prosa de Williams, cristalina y punzante, construye en apenas unas frases un universo entero de sensibilidades en equilibrio. 

Cuando un escritor es capaz de contar una historia entera, un universo en si mismo, con una sola frase como esta, por ejemplo:

"Era una casa solitaria ligada a un inevitable trabajo duro en la que él era hijo único."

es porque el escritor tiene algo más que inspiración: mucho talento y dominio del lenguaje. Por eso sorprende que Stoner no sea una obra de más renombre, una de esas novelas atemporales y únicas que cualquier lector agradece encontrar en medio del desierto en el que a veces se convierte el panorama de novedades editoriales. Y es que, independientemente de su historia, de su trama, de su argumento, de sus protagonistas, John Williams es capaz de hacerse con toda la atención de un lector con apenas seis palabras seguidas porque en esas seis palabras es capaz de expresar más que muchos autores en un libro entero.

Lector, abre este libro y maravíllate con la prosa de Williams, con su capacidad de expresar, en apenas unas palabras, con infinita delicadeza e indudable claridad, los vericuetos de un hombre condenado a la austeridad emocional y al desafecto que fue capaz de salvarse a sí mismo.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Stoner (Tapa dura)
Stoner (Tapa blanda)
Stoner (para Kindle)

miércoles, 18 de junio de 2014

Flavia de los extraños talentos de Alan Bradley

Flavia de Luce vive en la enorme mansión Buckshaw, a las afueras del pueblecito inglés de Bishop's Lacey. Prácticamente dueña y señora de toda el ala este de la casa, reina absoluta del laboratorio heredado de su tío Tarquin, aunque solo tiene once años es toda una apasionada de la química y empieza a estar un pelín obsesionada con el tema de los venenos. Flavia apenas tiene recuerdos de su madre (muerta en un accidente de alpinismo), Harriet, y a veces echa de menos a su padre, el coronel de Luce, que suele ser un padre ausente. Por suerte y desgracia, comparten Buckshaw con ella sus insufribles dos hermanas mayores (Ophelia y Daphne), un ama de llaves y cocinera de habilidades culinarias dudosas, y Dogger, el hombre (con psicosis de guerra) de confianza de su padre. Cuando un moribundo aparece de madrugada en el jardín de los de Luce y exhala su último aliento con un "¡Vale!" a pocos centímetros de la nariz de Flavia, esta niña con coletas y corrector dental no tiene más remedio que tomar los hábitos de Sherlock Holmes y ponerse a resolver el caso antes de que alguien inocente de su familia sea acusado injustamente de cometer un asesinato.

"Ophelia y Daphne ya estaban sentadas a la mesa, desayunando. La señora Mullet les había filtrado la macabra noticia, así que habían tenido tiempo más que suficiente para adoptar poses de indiferencia (...).
-He encontrado un cadáver en el huerto de pepinos -les dije.
-Muy propio de ti -dijo Ophelia, para después seguir arreglándose las cejas."


Flavia de Luce es una niña de once años con talento para la química y mucha curiosidad. Con sus coletas al viento, montada en su bici Gladys, Flavia se dispone a investigar un asesinato que está íntimamente relacionado con unos peligrosos sellos y el pasado de su padre. Mordaz, irónica, divertida y vulnerable, se trata de un personaje que, pese a los muchos talentos del título, no deja de tener el encanto infantil de sus once años.

Alan Bradley, guionista y escritor, fue galardonado en 2007 con el prestigioso Debut Dagger Award por su Flavia de los extraños talentos, una novela para adultos y jóvenes que, pese a estar ambientada en 1950, conjuga con mucho encanto la atmósfera victoriana de las novelas de Conan Doyle (Bradley es miembro de The Casebook of Saskatoon, una sociedad dedicada al estudio de los casos de Sherlock Holmes) con la originalidad y el ingenio de una protagonista de once años que no siempre acierta en sus deducciones, pero que sabe investigar y simpatizar con el lector por su excentricidad y su velada ternura.

Flavia de los extraños talentos es una novela que se disfruta por la sobria y elegante prosa de Alan Bradley, su estupendo sentido del humor, su casi casual atmósfera gótica y esa mezcla de ingenuidad y excéntrica inteligencia que tiene su protagonista principal. El encanto añadido de una mansión victoriana, los diálogos entre las tres hermanas, los interrogatorios de Flavia y la historia de fondo de sus padres y antepasados, convierten esta historia de misterio en una novela policíaca distinta, ingeniosa y divertida.

Lector, ándate con mucho ojo: la peculiar Flavia de Luce puede convertirse en tu detective preferida en cualquier momento.

También te gustará: La liga de los pelirrojos; El gran retorno; Elemental, querido Chaplin

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Flavia de los extraños talentos

lunes, 16 de junio de 2014

El único y verdadero rey del bosque de Iban Barrenetxea

En una casita de madera, en medio de un bosque, viven tres hermanos: Jaska, Kaspar y Masia. Los dos primeros no tienen una mente precisamente brillante pero por suerte, su hermana Masia, les recuerda cada mañana cómo ponerse las botas. El último día de otoño, Masia pronuncia en voz alta su deseo: quiere tener una bufanda extraordinaria para deslumbrar a Pekka el molinero y hacer que Frigga la lavandera se muera de envidia. Jaska y Kaspar corren al bosque en busca de una piel perfecta para la bufanda y se dan de bruces con un zorro blanco. El mismo zorro blanco que, apenas unos momentos antes, presumía ante tres cuervos de ser el único y verdadero rey del bosque.

"Si un viajero se aventurase a cruzar los helados mares del norte, si los vientos y las mareas le fueran propicios, si sorteara las tempestades y los monstruos marinos se apiadasen de él, desembarcaría en un lugar donde los inviernos son largos y oscuros y en verano el sol jamás se va a dormir."


Me encantan las ilustraciones de Iban Barrenetxea, ese estilo tan peculiar de sus líneas, de sus dibujos, el encanto victoriano siempre que ilustra a Conan Doyle o el toque gótico de su Blancanieves. Me encanta la historia en imágenes, que no precisa ni una sola palabra (estaría de más) que ha urdido para Traficantes de milagros y sus métodos. Pero no sabía que también se hubiese adentrado en la aventura de escribir. Por eso cuando tropecé con este libro escrito e ilustrado por él no supe resistirme. Y el veredicto es que las historias escritas de Iban Barrenetxea son tan originales, ingeniosas, personales y divertidas como sus ilustraciones.

El único y verdadero rey del bosque es una historia atípica sobre un zorro ingenioso y unos humanos algo torpes que protagonizan un cuento al borde del invierno y se enfrentan a la guardia real con resultados desiguales e inesperados. Barrenetxea escribe con soltura y locuacidad, sorprendiendo al lector por el encanto de sus palabras y lo extraordinario de sus personajes y situaciones. Sin duda, un debut notable de un ilustrador que además tiene el don de las palabras porque ¿qué lector podría resistirse a un relato que comienza con las palabras "Si un viajero se aventurase"?

Además si queréis leerlo y disfrutarlo vosotros mismos, entrad en la página de la Editorial A Buen Paso (lectura para viajeros) porque lo tenéis a vuestra disposición en una versión totalmente libre y gratuita: AQUÍ

Lector, una curiosa historia que se disfruta por su bella factura, su impecable narración y sus extraordinarias y divertidas ilustraciones ¿alguien da más?


Si quieres ver más del trabajo de Iban Barrenetxea pásate por el blog del autor: Iban Barrenetxea

Si quieres hacerte con un ejemplar en papel haz clic en el siguiente enlace:
El único y verdadero Rey del Bosque

viernes, 13 de junio de 2014

Una madre de Alejandro Palomas

Es noche cerrada y Amalia prepara junto a su hijo Fer la mesa para la cena del último día del año. A este lado los de su sangre, Emma y Silvia, y también el tío Eduardo. Al otro lado los demás, esta vez tan solo Olga, la novia de Emma. Y la prometida silla de las ausencias, por supuesto. Porque Amalia sabe, ha aprendido y enseña a sus hijos, que a veces todavía hay personas que resultan imprescindibles y que su ausencia puede paliarse con el ejercicio de la memoria. Como la abuela, que supo preguntar hasta el final, y Sara, que no llamó. Es noche cerrada y todos están a punto de llegar, la familia de Amalia, sus supervivientes, como ella misma, los que se quedaron, los que han tenido que aprender a vivir de nuevo. Como ella misma, que ensaya ruido aunque no pueda escaparse, esta vez no, a la mirada inquisitiva de Fer.

"-Pues la semana pasada fui con Ingrid a ver Los miserables (...) Está llena de miserables que sufren mucho todo el rato. Y a veces hasta lloras muy a gusto. O sea, un poco como el telediario, pero en París y sin los deportes. Y luego termina y te vas a cenar. Y ya está."


"Mamá había dicho que ella misma compraría las flores, pero con tanto ajetreo se le ha olvidado pasar esta tarde por la floristería y nos hemos quedado sin."

La primera frase de Una madre arranca con ese simpático guiño a la señora Dalloway de Virginia Woolf como un toque de aviso al lector más despistado: en esta novela transcurre la vida pero sobre todo transcurren las emociones y quiénes las habitan. Y aunque durante la novela volvemos a encontrarnos con la gran Virginia (aquí una frase de Las horas, allá un faro...), Alejandro Palomas brilla por derecho propio y sin necesidad de antecedentes en esta prosa tan suya y tan extraordinariamente hermosa.

En un tiempo verbal presente, tan vibrante y conmovedor en esta historia llena de incursiones, Alejandro Palomas viste con paciencia y mucha ternura el elenco de personajes que rodea a Amalia, la madre, siempre desde el punto de vista del hijo, Fer. Incluso antes de sentarlos todos alrededor de la mesa en esa cena de fin de año, el autor dibuja a los protagonistas en un constante vaivén entre pasado y presente que toma de la mano al lector y lo acompaña en el arte de tejer el precioso tapiz de sus historias. Y es ese ir y venir entre pasado y presente de los personajes el corazón de la historia, la llave que abre el cofre del tesoro que anuncia su título; porque ahí, en medio de todos los hilos que tejen y destejen, está Amalia. A veces auténtica (su cara B, que diría Fer), a veces ruidosa, a veces fragmentada y otras absoluta, pero siempre ella, la que sabe, la que comprende a los supervivientes aunque "la voz de una madre es, en muchos casos, la voz que menos cuenta".

Con permiso de sus personajes, y sin ánimos de desvelar ya nada más (espero haber sido lo bastante discreta, discúlpeme el lector, porque todos sabemos qué nos pasa cuando una lectura nos ha entusiasmado en esta medida), solo hay dos protagonistas absolutos en esta historia: la delicada belleza de la prosa de su autor y tú, lector, único navegante de este mar literario que Alejandro Palomas tan gentilmente nos ofrece. 

"Creímos cosas que se creen porque alguien, en algún rincón de nuestras historias, nos dibuja mapas del tesoro con pistas falsas. Luego, cuando esos mapas nos llevan al cofre prometido, saltan los candados y con ellos la sorpresa. Con el tiempo aprendemos que los mapas son de quien los dibuja, no de quien los persigue, y que en la vida sonríe más quién mejor dibuja, no quien más empeño pone en la búsqueda."

Lector, a veces quien más ciego parece es quien más ve. Un libro para reír, para llorar, para sentir y para emocionarse, pero sobre todo un libro para disfrutar.

Muchísimas gracias a Marilú, Meg y Ana Blasfuemia que me dijeron "mira qué libro, mira qué autor". Teníais razón y aquí me tenéis, rendida.

Gracias a editorial Siruela por el envío del ejemplar.

Y gracias a Alejandro Palomas por haber escrito la novela que siempre había querido leer (aunque todavía no lo sabía).

Esta reseña forma parte de la iniciativa del Equipo de Redactores de Momentos de Silencio Compartido.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Una madre

miércoles, 11 de junio de 2014

Sorteo y lectura conjunta de Un hotel en ninguna parte

¿Te apetece leer una historia entretenida y optimista? ¿Te tienta quedarte unos días en un hotel perdido en medio de un bosque encantado?

No te pierdas el sorteo y la lectura conjunta que ha organizado Isi en su blog para el estreno mundial de Un hotel en ninguna parte: AQUÍ

¿Hay algo mejor que comentar juntos cuando leemos?



Sin mapas. 
Sin prisas.
Sin condiciones.
Ven a perderte en El Bosc de les Fades.

Un hotel en ninguna parte

miércoles, 4 de junio de 2014

Un hotel en ninguna parte de Mónica Gutiérrez

¿Quién dijo que las segundas oportunidades no podían ser las mejores? No importa lo mucho que te escondas: cuando el amor viene a por ti, te encuentra.

A Emma Voltarás no le queda nada: ni trabajo, ni casa, ni pareja. Por eso acepta una oferta para trabajar todo el invierno en El Bosc de les Fades, un hotel escondido en un bosque. Allí aprenderá que todo lugar extraordinario esconde secretos pero ¿no es ese el mejor punto de partida para empezar de nuevo? Y es que cuando no te queda nada allí de donde vienes no tienes más remedio que seguir adelante.

Emma pronto descubrirá que la amistad puede encontrarse en cualquier lugar, por muy escondido que esté, quizás de la mano de una camarera de habitaciones hada madrina, o de una niña extraordinaria, o de un viejo escritor necesitado de ternura, o de un cocinero que le abrirá las puertas de los escenarios, o de un surfero que se hace mayor a su pesar, o de una jardinera susceptible; o, quizás de la mano de un hombre huraño y maravilloso capaz de devolverle la ilusión por volver a bailar sobre zapatos de cristal entre las flores de un jardín encantado. 




Sin mapas. 
Sin prisas.
Sin condiciones.
Ven a perderte en El Bosc de les Fades.

Un hotel en ninguna parte

lunes, 2 de junio de 2014

Un monstruo viene a verme de Patrick Ness

Conor O'Malley tiene trece años y vive con su madre enferma en una vieja casa junto al cementerio. A través de la ventana de su habitación ve, majestuoso, el enorme tejo que le ha visto crecer. Conor no se lleva demasiado bien con su abuela, y echa de menos a su padre desde que se fue a vivir a Estados Unidos con su nueva familia; en el colegio se siente invisible y ha perdido incluso a su única amiga de la infancia. Conor no lo tiene fácil ni cuando duerme pues una espantosa pesadilla le roba sus pocas horas de descanso. Hasta que una noche, un misterioso monstruo aparece en su habitación y le promete tres historias a cambio de la verdad. 

"-No tienes miedo, ¿eh?
-No - dijo Conor-. Por lo menos, no de ti.
El monstruo entrecerró los ojos.
-Ya lo tendrás -dijo-. Antes del final."


Cuenta Patrick Ness que escribió Un monstruo viene a verme a partir de las ideas y el argumento que dejó inacabados Siobhan Dowd antes de morir. Ness no quería hacer un pastiche de las obras de Siobhan, una burda imitación del talento narrativo de la malograda escritora, por eso decidió seguir su propio camino a partir de las ideas de la genial autora. 

"Y ahora ha llegado el momento de pasarte el testigo. Las historias no terminan con los escritores, aun cuando sean muchos los que tomen la salida. Aquí tienes lo que se nos ocurrió a Siobhan y a mí. Así que, adelante. Corre con ello. Métete en líos."

Un monstruo viene a verme es una novela conmovedora; brutal como un puñetazo en el estómago, brillante y dolorosa como intentar mirar el sol a ojos descubiertos; dura como solo puede serlo el reconocimiento de una verdad incómoda y profundamente triste en su mar de fondo. Patrick Ness trata con infinita ternura a su atormentado protagonista a través de la potente combinación de realidad y fantasía de esta extraordinaria historia. No importa que un monstruo venga a visitarte, ni que la rabia y el dolor te desborden a veces, no importa si no siempre somos capaces de comportarnos como es debido porque equivocarnos, mentir y sentir dolor es tan humano como reconocer que amamos.

Lector, una historia para sentir con sinceridad. Seguramente, doblemente buena por la estupenda prosa y la imaginación sin complejos de Patrick Ness.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Un monstruo viene a verme (Tapa dura)
Un monstruo viene a verme (Tapa blanda)
Un monstruo viene a verme (para kindle)