lunes, 25 de agosto de 2014

El proyecto esposa de Graeme Simsion

Don Tillman está a punto de cumplir cuarenta años y cree que ha llegado el momento de emparejarse de por vida y tener una familia propia. Es inteligente, atractivo, con sentido del humor y buen trabajo como profesor adjunto de genética en la Universidad de Melbourne, ¿por qué le cuesta tanto encontrar novia? Quizás por su poca habilidad social, su falta de empatía y sus dificultades para entender las expresiones humanas. Aplastantemente lógico y racional como es Don, crea un cuestionario previo que todas las candidatas a una primera cita con él deberán cumplimentar y aprobar. Se pone en marcha el Proyecto Esposa: vegetarianas estrictas, fumadoras, impuntuales y malas en matemáticas abstenerse. Cuando sus dos mejores amigos intentan convencerle de ser algo más flexible en sus requisitos, aparece Rosie, la chica más hermosa del mundo. Don la descarta en seguida como aspirante a Proyecto Esposa, pero sin embargo le resulta imposible no ayudarla en su propia búsqueda, pese a los problemas que ésta le va a ocasionar. 


La clave de El proyecto esposa está en su peculiar narrador, Don Tillman, un profesor con síndrome de Asperger que, pese a su temible inteligencia y a las pistas de sus amigos, es incapaz de diagnosticarse. Encantador por su vulnerabilidad ante las trampas de la interacción social, Tillman se convierte en un protagonista entrañable y divertido con el que el lector se va identificando poco a poco hasta compartir con él su original punto de vista sobre el mundo y sus habitantes. Sin duda, se trata de un personaje logrado, muy bien construido, alrededor del cual gira toda una trama de equívocos y situaciones divertidas. Y aunque el resto de protagonistas no tienen una profundidad psicológica similar, lo cierto es que aportan el contrapunto perfecto para la progresión de Tillman.

Sorprendentemente, cuando el lector empatiza con este obsesivo protagonista, es capaz de contemplar desde su punto de vista lo absurdo de la comunicación humana ¿Por qué las personas dicen lo contrario de lo que sienten? ¿Somos conscientes de que muchas convenciones sociales están basadas en el absurdo y la hipocresía? Las emociones son complejas, es cierto, pero muchas veces las soluciones sentimentales serían más sencillas si se actuase con mayor sinceridad, con más "literalidad emocional".

Graeme Simsion es un escritor con talento, muy bueno a la hora de meterse en la piel de su protagonista y adaptar toda la sintaxis, todas las expresiones y los diálogos, a la robótica forma de hablar y de pensar del peculiar Don Tillman. Toda la novela funciona precisamente por ese registro del autor tan bien pautado y conseguido, seguramente inspirado y bien documentado por los años como informático de Simsion o, al menos, por su estrecha relación con la lógica computacional y los hombres de ciencias. El resultado es una novela divertidísima, con diálogos muy ingeniosos y una trama sencilla que da mucho juego precisamente por sus personajes y sus circunstancias personales. Atención al hermoso gesto final de un protagonista que se siente capaz de cambiar su propia esencia por amor, aunque para ello tenga perderse él mismo por el camino. Sin duda, una lectura espléndida por su sentido del humor y sus inteligentes planteamientos, pero también por el ingenio del autor, su estupenda prosa y la ternura de su mirada de escritor (aunque sea de ficción).

Lector, te presento a Don Tillman, un personaje que te hará reír y pensar. Imposible no encariñarse con él, pese a sus absurdos proyectos.

Muchas gracias a Ediciones Salamandra por facilitarme el ejemplar. 

También te gustará: Mi familia y otras especies en extinción; Las normas de la casa

Esta reseña ha sido publicada en el blog Momentos de Silencio Compartido como colaboración en la iniciativa de Equipo de Redactores.

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
El proyecto esposa

viernes, 22 de agosto de 2014

El dios de Darwin de Sabina Berman

El doctor Antonio Márquez, catedrádico de la univesidad de Berkely ha desaparecido. El rector sabe que antes de desaparecer envió un mensaje a otro de los cerebros más brillantes de su promoción: Karen Nieto, prestigiosa bióloga marina. El problema es que Nieto vive en medio del océano con un banco de atunes y un capitán de barco elegido expresamente porque no comparte con ella ningún idioma en común. Las capacidades especiales de la bióloga marina hacen difícil su comunicación con el resto de sus congenéres pero la investigación que tenía entre manos el doctor Márquez es tan importante que consigue interesarle incluso a ella. Por primera vez en más de cien años, una confesión religiosa de Charles Darwin, el padre de la evolución que se enfrentó a la concepción biblíca del mundo y de las especies, ha salido a la luz y sus revelaciones son decisivas.


Si en su anterior novela, La mujer que buceó dentro del corazón del mundo, Sabina Berman ya ahondaba en las relaciones entre especies (concretamente entre seres humanos y especies con comunicación no verbal) en El dios de Darwin la autora se remonta al quid de la cuestión del origen de todas las especies y del científico que puso la primera piedra, Charles Darwin. Narrada en forma de thriller, con la peculiariedad añadida de que la voz narradora es la de la biologa Karen Nieto, una autista altamente funcional, se trata de una investigación en busca del supuesto descubrimiento de Darwin para reconciliar religión con ciencia con la amenaza en las sombras de los hombres de fe más intransigentes y peligrosos.

El acierto de Berman radica en una protagonista que solo confía en la realidad, en la naturaleza, de manera que toda idea sobre divinidad o religión se le hace extraña; y en tirar de los hilos argumentales de la ciencia opuesta a los hombres de iglesia en un tema tan primordial como el de la creación del mundo y la evolución de las especies. Ese debate naturalista darwiniano y su inevitable enfrentamiento a las iglesias monoteístas constituyen el mar de fondo de una historia que destaca por su buen ritmo y su habilidad para entretener al lector sin trampas. Interesante, amena y muy curiosa, El dios de Darwin es una novela de aventuras, de búsqueda de un conocimiento primordial para el ser humano, que destaca por la buena prosa de su autora y por su capacidad para narrar a ritmo cinematográfico (no por casualidad Sabina Berman es dramaturga y tiene experiencia en la filmación de películas).

Lector, conoce a Karen Nieto, encantadora de atunes, y acompáñala allí a dónde la lleven sus sorprendentes descubrimientos.

Muchas gracias a Ediciones Destino por facilitarme el ejemplar.

Esta reseña ha sido publicada en el blog Momentos de Silencio Compartido como colaboración en la iniciativa de Equipo de Redactores.

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:  
El dios de Darwin (para kindle)
El dios de Darwin (en papel)

jueves, 21 de agosto de 2014

El pasaje de Justin Cronin

En unas instalaciones secretas militares de Colorado, un cientifico experimenta con cobayas humanas en busca de una solución para todas las enfermedades mortales. Los sujetos experimentales han sido elegidos entre presos del corredor de la muerte, asesinos, psicópatas y monstruos confesos a los que nadie echará de menos. Wolgast y su compañero son los agentes federales encargados de recoger a los condenados y llevarlos hasta el laboratorio, pero cuando les ordenan que vayan a recoger a Amy, una niña huérfana de seis años, ambos comprenden que su trabajo ha llegado demasiado lejos. Todo se precipita cuando se produce un inesperado fallo de seguridad en las instalaciones militares y los doce infectados con el virus escapan sembrando la muerte y el horror allá por donde pasan. Wolgast consigue salvar a Amy pero la humanidad ya está perdida ¿Cómo sobrevivir a la plaga de los doce? Espeluznantes, casi invencibles, sobrehumanos, escaparan a todo control con el único propósito de exterminar a todos los seres humanos. Atacan por la noche, de tres en tres, devoran a las personas o las convierten en monstruos. Y no hay cura conocida para el virus.


Se cuenta en el mundo editorial norteamericano que cuando Justin Cronin presentó El pasaje, las editoriales entraron en guerra por hacerse con sus derechos de publicación. Lo cierto es que, independientemente de su calidad literaria, Cronin ha escrito una novela totalmente fascinante, capaz de hipnotizar a cualquier lector, incluso a los que no son aficionados a la ciencia ficción.

Sus atractivos evidentes son muchos y diversos: buenos personajes de psicología compleja, bien construidos y carismáticos; estupendas escenas de suspense, de acción, de terror, emocionantes y trágicas; un buen ritmo sostenido de narración  con varios clímax de infarto; y secuencias casi cinematográficas (parece ser que Ridley Scott ya tiene los derechos para llevar El pasaje a la pantalla grande). El pasaje recrea un escenario postapocaliptico en el que la humanidad vive al borde de la extinción por culpa de unos monstruos inmortales creados en un laboratorio. Cronin no omite nada en la historia, desde el descubrimiento del virus hasta los últimos pobladores humanos acosados por los virales. De esta manera, el lector tiene las claves del origen de la tragedia pero también un montón de misterios que resolver cómo quién o qué es Amy, porque era distinta antes de ser infectada por el virus, cuáles son las intenciones de los doce, qué son los sueños recurrentes de los humanos, etc.

Cronin escribe con fluidez y sabe crear atmósferas y situaciones con originalidad y eficacia. Destaca su buen pulso a la hora de alternar tiempos narrativos y hacer confluir lineas argumentales y personajes, así como la voluntad de sorprender y mantener en vilo al lector. Se trata de una historia monumental, original (pese a tema postapocaliptico o de los monstruos devora personas) y muy adictiva, que atrapa desde sus primeras frases y durante sus algo más de mil páginas. 

Lo mejor: los personajes, las tramas, las escenas cinematográficas y el miedo que te hace pasar. Toda la historia funciona extraordinariamente bien, convence y atrapa.

Lo peor: el exceso de páginas (se podrían eliminar algunos capítulos que no aportan demasiado), que no es autoconclusiva (el lector se queda con un montón de preguntas al final) y que se trata del primer libro de una trilogía.

Lector, una monumental historia coral sobre el fin de la humanidad que te dejará sin aliento.

También te gustará: El año del diluvio; Spin; The Relic

Descubrí esta novela por una recomendación de Isi. Gracias, compañera, tenías razón!!

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
El pasaje (Tapa dura)
El pasaje (Tapa blanda)

martes, 12 de agosto de 2014

Za Za, emperador de Ibiza de Ray Loriga

Zacarías Zaragoza Zamora, Za Za, es un ex vendedor de droga al por menor retirado en la no siempre idílica isla de Ibiza. Instalado cómodamente en la cincuentena, aspirante a una vida tranquila de viejo precoz, pasa su tiempo sin grandes pasiones, distraído con pequeñas apuestas deportivas y ocasionales ligues otoñales. Sin embargo, cuando un enorme barco de recreo (el más grande del mundo) llamado precisamente ZA ZA, atraca en el puerto ibizenco se desatan una serie de malentendidos destinados a acabar con la apacible vida de jubilado de Za Za. El barco resulta ser el centro de distribución de una nueva droga, la droga definitiva de todas las drogas, que procura una euforia sin límites y ni siquiera es ilegal. De repente, todos creen que Za Za es su distribuidor, pese a que él asegura estar retirado de ese mercado desde hace años, y todo se le empieza a complicar de manera algo surrealista. Hasta que empieza a llover sobre Ibiza.

"Lo que restaba del día de Za Za no hubiese merecido mención si no fuera por un par de rusos que se empeñaron en darle una paliza cuando trataba de volver a casa."


Dicen algunos críticos literarios de postín que Ray Loriga es uno de los autores que en la actualidad están cambiando la forma de narrar ficción. En realidad, lo primero que sorprende de Za Za, emperador de Ibiza, sobre todo al lector que nunca ha tenido ninguna otra novela de Loriga entre las manos, es precisamente esa manera de narrar: como un monologo continuo, sin guiones diálogos (aunque los haya) sin incisos ni concesiones (aunque los tenga). Y es esa escritura distinta, personal, es el principal ingrediente fuerte de la receta de esta novela.

Za Za emperador de Ibiza empieza con una satírica distorsión de la actualidad que nos rodea (como, por ejemplo, ese puntilloso mes de "junlio" porque el gobierno entre tanto recorte ha decidido recortar los meses y fusionarlos) pero pronto se pierde entre las disquisiciones de la vida de Za Za y con ello en una mirada crítica y brutal sobre el mundo del narcotráfico. Cuando entra en liza el desagradable doctor Zlatan, la trama toma empuje y se presenta divertida, curiosa, con cierto grado de misterio alrededor de esa nueva droga y sus efectos. Y aunque el resto de la historia se sigue con una sonrisa en los labios y la intriga de ver hacia dónde nos acaba conduciendo el autor, lo cierto es el que final naufraga en cierta indeterminación, por desgracia. Las disquisiciones de Loriga, tan aceradas y punzantes al principio de la novela, y sus reflexiones universales, irónicas y algo nihilistas, se van espaciando a medida que avanza la trama. Y, aunque su prosa sigue siendo sorprendente y extraordinaria a lo largo de toda la novela, el lector pierde cierta conexión y se queda a la deriva de una historia que podría haber dado mucho más de si en varios sentidos.

Lector, una novela sorprendente y divertida para acercarse al narrador singular que es Ray Loriga.

Este libro llegó a mí gracias al sorteo y maratón de lectura organizado por Isi ¡Muchas gracias!


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace: Za Za, emperador de Ibiza

miércoles, 6 de agosto de 2014

Netherwood de Jane Sanderson

A principios del siglo XX, no es ningún secreto que la enorme fortuna de los condes de Netherwood, Teddy y Clarissa, se fundamenta en la explotación de sus ricas minas de carbón. El abuelo del actual conde fundó el pequeño poblado de Netherwood, apenas unas cuantas casas de alquiler para alojar a sus trabajadores de las minas. La diferencia con otros patrones de la época radica en que Teddy tiene cierta conciencia y más humanidad que sus iguales a la hora de velar por el bienestar de las familias que viven de la extracción del carbón. Una de esas familias es la de Arthur y Eve Williams y sus tres hijos. Arthur es un minero de larga experiencia y Eve una extraordinaria ama de casa y mejor cocinera. Cuando las primeras huelgas del sector empiezan a manifestarse en pueblos lejanos, la intrépida Eve no duda en acercarse a ofrecer su ayuda a los compañeros de profesión de su marido. Sin embargo, los tiempos están cambiando y el destino de los Williams de repente da un giro tan inesperado que pondrá la vida de Eve patas a arriba y la obligará a demostrar hasta dónde es capaz de reinvertarse una mujer en los inicios del siglo XX.

"En cualquier caso, a Eve todo eso le importaba bien poco. Nunca se había dejado llevar por la falta de confianza en ella misma y, si había una cosa que manejaba mejor que cualquier otra en el mundo, eso eran los pasteles con levadura."



Netherwood es la historia de Eve Williams, una mujer con talento para cocinar y con la suficiente valentía como para no tenerle miedo a la vida, una historia de superación personal en el Yorkshire de principios del siglo XX, ligada a las duras condiciones de vida de los mineros del carbón. Pero también es la historia de Henrietta Netherwood, digna heredera de los negocios y el título de su padre pero que no puede ejercer su inteligencia debido a su género. Y la historia de Amos, un minero que predica en el desierto de la sumisión suicida de sus compañeros y aboga por los primeros sindicatos y la denuncia de los abusos de la nobleza sobre los trabajadores casi esclavizados. O la historia de un pueblecito minero que experimenta la transformación de los primeros vientos de la industrialización y el comercio.

Jane Sanderson orquesta, con mucha gracia y acierto, toda una galería de estupendos personajes que entrelazan los hilos de sus respectivos destinos (a veces de manera sorprendente e inesperada). Las piezas de este puzle de época que es su trama van encajando con milimétrica precisión para contarle al lector una historia llena de interés humano, excepcionalmente bien documentada históricamente, y que pronto se desvela alejada de otras novelas del género por su originalidad y buen ritmo. Unos diálogos libres de cualquier afectación o dramatismo, con carácter, no exentos de cierto ocasional sentido del humor, y unos personajes muy bien dibujados, con la suficiente profundidad y evolución psicológicas como para resultar interesantes, son algunos de los puntos fuertes de Netherwood que el lector disfrutará.

Si bien es cierto que las diferencias sociales de clase son un tema recurrente y señalado en la trama, la autora también abre una puerta a la cocina de las grandes casas nobles de la Inglaterra de la época y muestra las tensiones de rango que también se dan entre su personal. El encanto de los personajes de Eve y de Henrietta, la amenidad con la que Sanderson enfoca la elaboración de las recetas de la protagonista o la recreación histórica de algunas tareas cotidianas, brillan con fuerza en una novela en la que los caracteres femeninos destacan con fuerza.

Lector, una historia de época que seduce por la excepcionalidad de sus protagonistas pero también por la buena labor de ambientación histórica de su autora.
Este libro llegó a mis manos gracias a editorial Bóveda y a Marisa, administradora del blog Books & Co. 

Nota bene: Muy buena la edición de la editorial Bóveda, cuidada y elegante. Además los puntos de discusión para comentar la lectura, la entrevista con la autora y las recetas de Eve Williams (rescatadas de la época original), son un extra que el lector agradecerá especialmente.

Ah, y atención, porque avisa Jane Sanderson que habrá trilogía (aunque Netherwood tiene un estupendo final y puede leerse de manera totalmente independiente).

También te gustará: El jardín de Dachau; La casa de Riverton; La gardenia blanca de Shanghái

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Netherwood

lunes, 4 de agosto de 2014

El jardín de Dachau de Ellen Marie Wiseman

"Para Christine Bölz, que entonces tenía diecisiete años, la guerra empezó con una inesperada invitación a la fiesta de Navidad de los Bauerman. Aquel radiante día de otoño de 1938 era imposible imaginar los horrores venideros."

El mundo de Christine se tiñe de felicidad cuando Isaac Bauerman la besa por vez primera y la invita a la cena de Navidad de sus padres. Pese a la diferencia social y religiosa de ambos, Christine es la hija mayor de una humilde familia del pueblecito alemán de Hessental e Isaac el primogénito de una acaudalada familia judía de la localidad, los jóvenes están dispuestos a luchar por su amor. El problema es que en 1938 Hitler ya está en el poder y los bandos con prohibiciones y nuevos reglamentos contra los judíos empiezan a aparecer en el tranquilo Hessental por cortesía de las temibles patrullas de las SS. Christine, valiente y decidida ante la injusticia, no duda en plantar cara a la locura que parece haber invadido su país. Pero su padre es llamado a filas, la comida escasea en casa, las SS confiscan todo el metal disponible (incluso las sartenes para cocinar) además de robar a placer en las casas que inspeccionan y el régimen del terror se impone en las calles del antes apacible Hessental. Ni siquiera cuando a los Bauerman se los llevan a un campo de concentración, o cuando los bombardeos aliados empiezan a aterrorizar a los famélicos habitantes del pueblo y su padre cae prisionero en el frente oriental, Christine piensa en rendirse. Luchadora, llena de esperanza y dispuesta a luchar por los suyos hasta el final, plantará cara al horror que la rodea para salvar lo que más ama en el mundo.


Título: El jardín de Dachau
Autora: Ellen Marie Wiseman
Género: ficción histórica
Páginas: 560
Publicación: abril de 2014
ISBN: 978-84-15497-33-2
Precio: 18 euros 

Si bien es cierto que las novelas ambientadas en Alemania durante la II Guerra Mundial son numerosas, también lo es que a veces una de ellas vuelve a sorprendernos. Este es el caso de El jardín de Dachau de Ellen Marie Wiseman, una historia ficticia sobre una muchacha alemana que sufrió las políticas nazis, los bombardeos aliados y el internamiento en Dachau y fue capaz de sobrevivir y salvar a su familia ¿Por qué El jardín de Dachau es distinta a otras novelas de similar temática? Seguramente, por la fuerza de sus personajes, las ideas reivindicativas de la autora sobre la necesidad de reconocer a culpables y a víctimas inocentes de ambos bandos y por una vivencia del conflicto desde una pequeña aldea Alemana, lejos de la capital y el politiqueo del Reich. 

El lector disfrutará especialmente con la fuerza de la protagonista, Christine Bölz, un personaje excelentemente construido, de psicología compleja y buen recorrido dramático. Además, Wiseman arropa a su protagonista por una familia bien perfilada (estupendos los personajes de los padres y los hermanos de Christine) y un entorno cambiante que simboliza perfectamente el horror general de la guerra: el tranquilo pueblecito de Hessental aterrorizado primero por los nazis, después por las exigencias de una guerra que aborrecen, pasando por los bombardeos aliados y finalmente por la ocupación norteamericana y los coletazos de tropas rusas y francesas llenas de rencor y desesperación. 

Ellen Marie Wiseman aborda el horror y el sufrimiento de las políticas de Hitler contra la población alemana (campos de concentración, brutal racionamiento de la comida incluso para los niños, régimen del terror de las SS, alistamientos forzosos, niños y ancianos manejando cañones, extenuación del ejercito, requisición de propiedades...) pero también de la reacción bélica de los aliados: "los bombardeos en alfombra" sobre poblaciones alemanas de más de cien mil habitantes (Hamburgo en julio de 1943 con 45.000 civiles muertos, o Dresde en febrero de 1945 con 135.000 civiles carbonizados), o las atrocidades de soldados rusos y franceses sobre la población civil a su paso por Alemania. En realidad, la voz de la autora es alta y clara cuando escribe: "Toda Alemania pagará por nuestros pecados (los de Hitler y sus partidarios). Y, sin embargo, las acciones brutales solo se convierten en crímenes de guerra si las ha cometido el bando perdedor".

Ellen Marie Wiseman escribe con fluidez y buen ritmo, con una sintaxis precisa y un bien mesurado efecto dramático. Inspirada en el pueblo de sus abuelos y las vivencias infantiles de su madre alemana, la autora se documenta exhaustivamente para ofrecer al lector una obra de ficción bien sustentada históricamente y con argumentos contundentes contra el horror de la guerra y la capacidad del ser humano para sobrevivir en las peores circunstancias.

Lector, una protagonista inolvidable que aporta un punto de vista algo distinto a la literatura del género.

Felicidades a Editorial Bóveda por la cuidada edición y muchas gracias por el envío del ejemplar.

Esta reseña forma parte de la Lectura Conjunta de El jardín de Dachau iniciativa del Equipo de Redactores de Momentos de Silencio Compartido. 

También te gustará: La viola de Tyneford house; La gardenia blanca de Shanghái; La casa de Riverton

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
El jardín de Dachau