miércoles, 28 de enero de 2015

Suave es la noche de Francis Scott Fitzgerald

Rosemary Hoyt, una jovencísima actriz de cine norteamericana cuya fama va en ascenso imparable, llega con su madre a la Riviera francesa para pasar unas breves vacaciones. En la playa del hotel donde se aloja conoce al matrimonio Diver, Dick y Nicole, dos guapos compatriotas suyos que destacan del resto de los turistas por su elegancia y su gracia. Rosemary cae rendidamente enamorada del doctor Dick Diver, prendida del halo de glamour y diversión que rodea a la pareja allá por donde pasan. Cuando tiempo después, Rosemary y Dick vuelven a coincidir en París, embriagados por el champán y la diversión de los años veinte del siglo XX, algo cambia en la percepción del médico que, por primera vez, se plantea enturbiar la imagen de perfecto héroe y caballero honorable que siempre ha intentado forjarse de si mismo.

"En aquel momento, los Diver representaban en apariencia el estadio más perfecto de la evolución de una determinada clase, y por eso la mayoría de la gente parecía deslucida a su lado."


Leí Suave es la noche hace algunos años, en un intento por reconciliarme con el autor de El gran Gatsby, y tenía buen recuerdo del libro. Seguramente porque, al leerlo de nuevo, me he dado cuenta de que mis recuerdos se aferraban felices a la primera parte del libro; una primera parte brillante y luminosa, divertida, mordaz, descubridora. Una novelización, una ficción, basada en la experiencia del matrimonio Fitzgerald en sus años locos (esos locos años 20 del siglo XX) en París.

"A mí me gusta Francia, donde todo el mundo se cree que es Napoleón. Aquí (en Roma) todo el mundo se cree que es Jesucristo."

En esa primera parte, Fitzgerald descubre ante el lector, al seductor matrimonio Diver, una especie evolucionada que contrasta con sus compatriotas americanos de tourneé por Europa.

"De los contactos que McKisco había tenido con gente de la alta sociedad norteamericana se le habían quedado grabados su esnobismo indeciso y desmañado, su complacencia en su propia ignorancia y su grosería deliberada (...)."

Fitzgerald carga las tintas contra los americanos ricos que viajan por Europa en esos años felices, justo cuando el recuerdo de la Primera Guerra Mundial transitaba del dolor al romanticismo, y justo antes de que siquiera se anunciase la crisis del 27 y el auge de los totalitarismos que desembocarían en la Segunda Guerra Mundial. El autor, a su vez americano de viaje por Europa, critica a la clase alta norteamericana por su estupidez y su incapacidad de relajarse y entender el París de esa época. Entre sorbos de champán y fiestas surrealistas, entre música absurda y charleston, los mejores personajes de Suave es la noche pasean sus trágicos destinos: Abe North, un músico genial en horas bajas, empeñado en destripar a un camarero para ver de qué está hecho por dentro, o capaz de perder un barco con destino a su país por no perderse la última publicación de una novela por entregas; o Tommy Barban, un soldado enfermo de romanticismo con un amor imposible y siempre en busca de una batalla en la que morir luchando.

En esta primera parte, entre humor y sátira, entre comentarios brillantes y diálogos ingeniosos (que el lector no pase por alto la cena del capítulo VII o el duelo con pistolas del capítulo X), Fitzgerald vuelve la mirada a las mujeres de su entorno.

"Las tres mujeres que había en la mesa eran perfectos ejemplos del enorme flujo de la vida norteamericana. Nicole era nieta de un capitalista (...), Mary North era hija de un empapelador y descendiente del presidente Tyler. Rosemary pertenecía a la clase media y su madre la había lanzado a las cumbres inexploradas de Hollywood."

Desde la inestable y rica Nicole, con una fortuna heredada de un padre selfmade, a la que no da importancia, hasta la acomplejada y dependiente del éxito de su marido, Mary North; pasando por Rosemary, de quien su madre dice que a la hora de enamorarse es libre como un chico porque es ella quién gana su propio dinero: "Has sido educada para trabajar, no para casarte."

Una primera parte, en fin, genial y brillante, que el lector disfrutará sin condiciones. Lástima que la segunda parte, el flasback sobre la juventud de Dick y Nicole y sus inicios como pareja, no siga a la altura y altere el ritmo narrativo de la historia para aportar menos de lo que debería. Y una tercera parte algo repetitiva, deslucida respecto al brillante arranque de la historia, y con unos personajes protagonistas, el matrimonio Diver, insoportablemente planos y sin evolución ninguna, en mi opinión. Sin embargo, la prosa de Fitzgerald, su ingenio, su particularísima manera de contar y describir ("Era un compendio de todas las mujeres que habían amado a Lord Byron") y sus curiosos y acrobáticos saltos narrativos (atención a las continuas elipsis temporales que dotan de un peculiar ritmo y dinamismo a la narración) son de por sí razones para que Suave es la noche sea una aventura literaria que merece la pena explorar.

Lector, una novela para adentrarse curioso en una época de champán, Chanel nº16 y luz parisina en el matrimonio de Francis S. y Zelda Fitzgerald. Su primera parte y sus personajes secundarios bien merecen la pena, así como sus escenas más geniales y divertidas.

Si te apetece escuchar algo de la encantadora banda sonora vintage que acompaña a los personajes de esta novela, aquí te dejo alguna de las canciones que aparecen:



Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:

27 comentarios :

  1. "Era un compendio de todas las mujeres que habían amado a Lord Byron" - genial!

    ResponderEliminar
  2. Tengo que leer esta novela. Lo único que he leído de Fitzgerald es El gran Gatsby y el relato de Benjamin Button, y la verdad es que tengo ganas de más.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. De este autor solo he leído El gran Gatsby y me gustó mucho. Así que ahora me dejas con ganas de leer este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. El autor está entre mis objetivos cercanos pero me gustaría leer El gran Gatsby, de la que me han hablado muy bien.

    ResponderEliminar
  5. De este autor no he leído nada y me apetece estrenarme con El gran Gatsby, si me gusta consideraría leer alguna otra de sus obras
    Besos

    ResponderEliminar
  6. O sea que es como el matrimonio de Scott F. y Zelda, no? Empezó bien, y no te digo nada cómo acabó.

    ResponderEliminar
  7. Leí hace años El gran Gatsby y nada más. Ya es hora de retomar a este magnífico autor.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Acabo de entender por qué lo dejé a la mitad. Lo leí después de ver en el cine La mancha humana, porque era el libro que Hopkins le leía a Kidman (yo y mi manera de elegir lecturas). El caso es que no conecté con los personajes y me perdí pero ahora veo que el que se perdió fue el autor. No creo que lo vuelva a intentar.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Qué pena de libro después de esa primera parte tan fantástica... Con lo qué me estaba gustando. Luego se me hizo un poco interminable, la verdad. Además, los personajes tampoco se hacían querer que digamos, sobre todo Dick. Me sacó de quicio unas cuantas veces jajaj. Abe North es el mejor!

    Tienes que leer a Zelda, seguro que te gusta :)

    ResponderEliminar
  10. Pues siempre me impone bastante El Gran Gatsby, no sé muy bien porqué, así que mira, me llevo otra opción para acercarme más a Fitzgerald que me apetece más, pese a esas dos partes un poco irregulares.

    Besines! :)

    ResponderEliminar
  11. Un eterno pendiente, lo tengo más que apuntado a raíz de otra lectura, espero que de este año no pase, ya sabes como son los propósitos lectores de volubles.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues mira, en este caso, ni el autor está entre mis objetos de deseo literario ni la novela me atrae especialmente. Me gusta mucho París, pero lo del Chanel y demás es demasiado glamouroso para mis gustos algo más terrenales. :P
    Besotes.

    ResponderEliminar
  13. De este autor he leído El gran Gatsby y El curioso incidente de Benjamin Button, y su prosa me encanta. Desde luego, tiene ese "algo" especial que hace que casi te dé igual lo que te esté contando mientras lo siga expresando así.

    Me apunto este para más adelante.

    ¡Besines!

    ResponderEliminar
  14. Uno de mis libros favoritos y de cabecera.Una gran reseña.Muchas gracias

    ResponderEliminar
  15. Huy que no te gusta mi Scott, además es su novela más personal, habla de ellos!
    El nuevo continente, el viejo, la decadencia de las clases altas que se autoasfixian y el amor. Un folletín en toda regla, siempre he pensado que se perdió un gran redactor del corazón.
    Como siempre me gustan sus descripciones y sus motivaciones, y de la segunda parte, más rápida según mi parecer que la primera, me quedo con la parte final con ese hilo de conexión que hay (no digo más, por no spoilear ya sabes)
    En su conjunto, me gusta la prosa y siempre disfruto con la lectura de este hombre. Aunque Gatsby es mi favorito
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Agnieszka: :-))) Es verdad, Fitzgerald tiene estas frases, esos diálogos, esos personajes que te dejan clavada en la silla. Bss

    Minea: No soy una gran fan de "El gran Gatsby" precisamente, me gustó más "Suave es la noche", seguramente por ese toque tan autobiógrafico que tiene o por ese París de entreguerras. Bss

    Margari: pues entonces creo que lo disfrutarás. Es un poco desigual en ritmo e interés pero si te gustó Gatsby... Bss

    Recomenzar: Gracias, me alegro de poder compartir con otros lectores.

    albanta: Sí, "El gran Gatsby" es sin duda su obra más célebre, pero personalmente me quedo con "suave es la noche", me gusta más. Bss

    ResponderEliminar
  17. Tatty: Es buena idea lanzarse con la obra más célebre el autor, así te haces una idea por todo lo alto, ¿verdad? Pues si te animas ya nos contarás. Bss

    Loquemeahorro: Sí, es muy autobiográfica, sobre todo en la relación matrimonial de los protas, que está claro que es un reflejo del matrimonio Fitzgerald. Para reconciliarte, un poco, con el autor de "El gran Gatsby" ;-)

    Ginger: Sí, hay autores que solo se conocen por un libro y, en cambio, tienen entre sus obras libros que incluso pueden agradar más que sus más famosas novelas. Bss

    Juliet Jones: Reconozco que tiene un estilo narrativo y un dominio de las elipsis increíble, aunque no es de mis favoritos. Bss

    Norah Bennett: ¡Qué malvado este Hopkins! jajajaja!!! Pues sí, en eso coincidimos, creo que la novela pierde mucho fuelle y mucho ritmo en la segunda parte, cuando hace el famoso flashback hacia el pasado del matrimonio Diver, y ya no se recuperá en la tercera. Por supuesto, es nuestra opinión personal, que quede claro. Bss

    ResponderEliminar
  18. Letras con la sopa: Pues sí, coincidimos, ya lo sabes. Menos mal que lo leíamos en compañía porque yo sola creo que me habría desanimado más. Mira que nos encandiló este Abe North y su pérdida de barcos por culpa de la novela por entregas... Seguiré tu consejo y leeré a Zelda, ya te contaré. Bss

    Rober: A mí se me atravesó un poco "El gran Gatsby", conseguí terminarlo pero me aburrí como una ostra. Este me gustó más, al menos su primera parte es estupenda. A ver qué te parece a ti. Bss

    Marilú: Por suerte no se nos acaban nunca las buenas lecturas :-) esa es la parte positiva de las largas listas de libros que deseamos leer. Espero que te guste. Bss

    MaraJSS: Uy, no te lleves ahora una imagen de tanto glamour, eh? Es que el París de los años 20 es lo que tenía, ese toque alocado de champán a todas horas y fiestas hasta el amanecer. Pero los Diver... uy, los Diver, no es oro todo lo que reluce. Para lujo, la prosa de Fitzgerald, eso sí. Bss

    Lady Boheme: Pues es una buena manera de mirarlo, eso de que la prosa del autor es tan buena que casi te da igual lo que te cuente ;-) Me quedo con "Suave es la noche", sobre todo por su brillante primera parte. Bss

    El baúl de los libros asombrosos: Me alegro que te haya gustado, cuando se trata de una de nuestras lecturas favoritas no siempre coincidimos con el punto de vista de otros lectores. Bss

    Mientras Leo: Pues mira, no soy demasiado fan de Fitzgerald. Sí como escritor, por supuesto, me deja boquiabierta su dominio de las elipsis temporales (incluso microscópicas) y su prosa, y sus personajes, incluso su sentido del humor (tan poco norteamericano, por cierto). Pero como contador de historias... Aunque mira, me gusta eso que dices de que te lo imaginas haciendo crónica rosa de la alta sociedad parisina, sí, eso sí ;-) No me convence el ritmo desigual de la novela ni los personajes protagonistas ¡y eso que tiene mucho de autobiográfica! Bss

    ResponderEliminar
  19. Todo un clásico que tengo en mi lista de pendientes. El gran Gatsby me gustó, así que repetiré con el autor.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  20. El Grn Gatsby lo leí en inglés en el cole así que ya ha llovido desde entonces... Este título lo conocía de nombre pero no sabía de qué iba. No lo descarto aunque lo que nos cuentas de la segunda y tercera parte no me guste mucho...

    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Aún no me he estrenado con el autor, pero me lo apunto porque creo que aunque la segunda y tercera parte no sean tan buenas, el libro merecerá la pena solo por esa primera paarte que ensalzas.
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  22. Sara: Pues entonces te gustará, ya he comentado un poquito más arriba que a mí "El gran Gatsby" me aburrió bastante y en cambio con esta disfruté mucho de la primera parte. Para gustos... lectores :-) Bss

    Narayani. yo voy a seguir los consejos de Letras con la Sopa y voy a leer a la esposa de Fitzgerald, Zelda, que me dice que es bastante autobiográfica y son las partes que más me han gustado de esta novela. Bss

    Trescatorce: Fitzgerald siempre merece la pena ser leído, eso es verdad, y la primera parte es brillante y luminosa, creo que te encantará. Bss

    ResponderEliminar
  23. Qué bonito nombre tiene esta novela, siempre me lo ha parecido! Creo que si me estrenara con Fitzgerald preferiría hacerlo con este libro a hacerlo con El gran Gatsby, del que he recibido opiniones reguleras... Me intriga ese cambio entre una primera parte brillante y una segunda que ni fu ni fa: qué pena que haya ese contraste, no? En fin, que me lo quiero leer y que procuraré no aplazarlo indefinidamente. 1beso!

    ResponderEliminar
  24. Hoy traes la única novela de Fitzgerald que he disfrutado realmente. Excepto en este caso, no logro conectar con él, ni a nivel personal ni como escritor.
    Besines,

    ResponderEliminar
  25. Mónica me has dejado muy intrigada con tu reseña. ¡Que pena que tu entusiasmo haya ido decayendo conforme avanzaba la novela! Disfruté muchísimo con El gran Gatsby, pero quizá más que con el estilo de Fitzgerald y el conjunto de personajes, con Gatsby en si mismo, su historia y el amargo mensaje que transmite. Por eso me da tanto reparo ponerme con otro de sus libros. Veremos que pasa cuando llegue el momento.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar