viernes, 24 de abril de 2015

Confesiones de una heredera... (reseña de Natalia D.)

Decididamente, soy  una de esas miles de personas que, tal como indica la contraportada de Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre, se emociona, y mucho, con historias en las que se habla de tacitas de té, vestidos de corte imperio y damas de compañía.

Aunque confieso, sin rubor y con orgullo, esa peculiaridad mía (por lo que se ve bastante generalizada entre el resto de los mortales), me resulta imprescindible que todos esos elementos (el juego de té, la campiña inglesa, el párroco, el carné de baile… y si es posible un trasunto de Mr. Darcy) se combinen dando forma a una historia interesante y bien escrita.

Y, muy ciertamente, eso es lo que me he encontrado en el libro de Belén Barroso. Una historia muy bien contada y muy divertida. Y además, con el añadido en cuanto mérito literario de utilizar el género epistolar (las cartas de la protagonista a su amiga Edwina). Género complicado y más cuando, como es el caso, las cartas sólo van en una dirección; es decir, que la autora consigue narrar una historia compleja y muy divertida utilizando una única voz y una sola perspectiva. Todo un logro, pero no el único.


Porque el libro, desde la primera a la última frase,  es un puro goce de ingenio que se lee con una sonrisa constante, cuando no con una franca carcajada. Las frases ingeniosas se ensartan de principio a fin sin que en ningún momento decaiga, no ya el interés de la trama, sino su humor. Y a menudo las escenas son realmente hilarantes como, por poner algún ejemplo, la conversación de Lady Hawthornetone-Williamsmith  con el profesor francés de baile, o la explicación del párroco sobre sus motivos para emigrar al sur, o la descripción de Mistress Pilgrim, etc. (simplemente la elección de nombres,  Lord Bouvril, Agnes, Anémona… es como para hacer reír al  lector más circunspecto).

Y todo aderezado de un ironía y un cinismo encantador; como cuando al hablar de Miss Thompson, la hija del párroco, la protagonista, se la describe a a su amiga Edwina como “una criatura fascinante, creo que es eso que llaman una pobre”; o posteriormente comenta que “Quién no tiene dote no suele tener pretendientes”; o se explican los diferentes tipos de señoritas de  compañía  y su misión fundamental: dormitar plácidamente cuando es seguro que el pretendiente de turno goza de las rentas y posición social adecuadas.

Siento la más profunda admiración por cualquier buen escritor y soy capaz de disfrutar de la mayoría de los géneros literarios. Pero el que me parece más complicado es el humorístico. Conmover al lector con una tragedia, atemorizarlo, interesarlo o hacerle empatizar con una buena historia, me parece meritorio y maravilloso… Crear un buen libro de humor… ¡Eso ya me parece una hazaña! Y eso es lo que logra Belén Barroso, en la mejor tradición de lo que se conoce por “humor inglés”, con una galería de personajes y acciones que en nada tienen que envidiar a mis admirados  Wodehouse o Jerome K. Jerome, con unas frases de un ingenio tan afilado que recuerdan a Wilde (como por ejemplo cuando la heroína de la novela, “mezcla de ingenio y belleza incontestable”,  tiene que escoger entre acabar una carta o que la peine su doncella y decide que “entre un pelo factible y un final improbable” es más sensato optar por lo primero).

Al leer el libro de Belén he recordado una palabras que Jane Austen escribió hace muchos años (quizás 198 años, quizás justo después de romperse esa uña que se menciona en Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre) “Tres o cuatro familias en un pueblo es lo más apropiado para elaborar…  el trocito (2 pulgadas de ancho) de marfil en que trabajo con tan fino pincel, para producir poco efecto tras de mucho esfuerzo” (lo del “poco efecto” es evidentemente falso, pero hay que recordar que Jane se educó en una rectoría y por tanto debía de considerar una virtud la modestia).

Y el recuerdo de esas frases, me ha hecho pensar que, si bien Belén podría decir algo similar en cuanto a lo de crear su historia a base de tres o cuatro familias en un pueblo (en este caso Langfalls Upon Avon),  el material que ella utiliza es de distinta naturaleza que el marfil; más bien serían cinco centímetros (¡ah, la grandeza de la lectura que a la par que divierte cultiva! cultiva tanto que me ha hecho buscar la equivalencia en centímetros de dos pulgadas) de algún metal noble que al ser trabajado con el cincel de la inteligencia y el buen hacer desprende constantes chispas del más puro y brillante ingenio.

En fin, que el resumen de todo lo dicho anteriormente es que Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre me ha encantado y me ha hecho disfrutar mucho con su lectura. Y para dejarlo bien claro utilizo para describirlo, modificándolas a mi conveniencia, unas frases de Persuasión, que me sirven también para unirme al homenaje que Belén Barroso hace en su novela a la gran Austen (incluso al incluir un referencia sutil a la maravillosa serie de la BBC basada en Orgullo y prejuicio y a sus magníficos protagonistas).

Para mí, sólo los libros cultos, inteligentes  y de buena lectura son de calidad... No entiendo otra cosa por buena lectura.
-Pues está en un error…  esa no es la buena lectura, sino la mejor

Estoy segura de que Jane Austen me perdonaría por tomarme semejante libertad. Como estoy segura de que le divertiría leer Confesiones de una heredera con demasiado tiempo libre. Al fin y al cabo viene a ser como asomarse al otro lado del espejo del mundo que ella describió.

Y ojalá que haya pronto una continuación de las aventuras de la amiga de Edwina.

18 comentarios :

  1. me encantan ese tipo de libros, por lo pronto solo me falta uno para leer todos los de Jane Austen y si este es de ese estilo pero con humor creo que me va a gustar
    gracias por la reseña, me lo apunto ^^
    besos*

    ResponderEliminar
  2. Amén. Todas las reseñas que he leído hasta ahora dicen lo mismo: ¡queremos más! Esperemos que Belén se apiade de nosotras y no nos abandone ...

    Ya sabes lo mucho que he disfrutado este libro, así que te vuelvo a agradecer por aquí el haber organizado el sorteo + lectura conjunta, ya que gracias a él fui una de las afortunadas en formar parte del proyecto.

    bsos!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, la primera parte es para Natalia y la segunda para Mónica (que no me he expresado nada bien).

    ResponderEliminar
  4. Gracias Natalia D, me encanta tu reseña no solo porque dices cosas preciosas de mi Edwina, sino porque está tan bien escrita que da gusto leerla.

    Y muchas gracias Mónica por publicarla!!

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo, lo tengo al fin en casa y listo para abrirse :-)
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Con qué ganas me estáis dejando de leer este libro!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Hace mil que no vengo a verte!!!
    Estoy tan ocupado trabajando en mi novela que no sé cual de los dos se ha convertido en una especie de tumor literário: ¿el libro o yo?
    El caso es que ahora he venido a verte para tomar un café contigo y leer tus propuestas.
    Si no te importa, me quedaré un ratito :P
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. Está teniendo muy buenos comentarios este libro. Y estoy de acuerdo contigo en que el género del humor en literatura es el más difícil. No veas la mezcla rara que tienen en la sección "Humor" en mi biblioteca...
    Aunque en principio no es mi tipo de lectura (que a saber cuál es) le echaré un vistazo, viendo cuánto lo has disfrutado me apetece tener las mismas sensaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Cuantas más reseñas leo de este libro más ganas tengo de comprarlo y "devorarlo". Tiene muy, muy buena pinta.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Paso de puntillas porque el libro me espera en la mesilla de noche! Le tengo unas ganas que no veas, 1beso!

    ResponderEliminar
  11. Cuando mis ojos han visto: "el juego de té, la campiña inglesa, el párroco, el carné de baile… y si es posible un trasunto de Mr. Darcy...", ya no he necesitado más. El resto, solo confirmaba mi decisión. Ya está pedida, no te digo más ;D Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Qué ganas tengo de leer este libro. Todo son opiniones positivas y esa portada desde luego enamora. A ver si me toca en algún sorteo porque si no tendré que comprarlo sin más remedio!
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Totalmente de acuerdo con Natalia, preciosa reseña!
    A mí también me ha hecho reír con las situaciones y los personajes; se lo pasa uno genial leyendo estas cartas a nuestra querida Edwina

    ResponderEliminar
  14. Estáis creándome una necesidad con este libro!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Aunque tiene muy buenas críticas no estoy segura de que fuera a gustarme. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Desde que he sabido del libro he tenido mucha curiosidad, a mi también me parecen una proeza los libros de humor, porque no es fácil, no todos reímos con lo mismo, pero el ingenio puede salvar escollos. Fichado está.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡muchas felicidades a la autora que tan buenas reseñas está consiguiendo! ¡y a Natalia! ¡que ganas de leerlo!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  18. Todos los que lo hemos leído estamos esperando conocer las contestaciones de Edwina.

    ResponderEliminar