jueves, 14 de mayo de 2015

Crónicas de un antisistema, de José Manuel del Río

Albert crece en el protegido seno de una familia burguesa de Barcelona. Su padre, notario, piensa que el hijo estudiará Derecho y perpetuará el negocio familiar, pese a los gestos de rebeldía adolescente que percibe en Albert. Pero el adolescente inconformista crece y lo hace bajo un sentimiento de rabia y frustración ante las injusticias que le rodean, sociales o personales. Enfurecido tras la enésima discusión familiar, Albert abandona el domicilio paterno, se va a vivir con su primo Lolo y se matricula en la facultad de filosofía. A través de sus lecturas, tanto universitarias como extra-curriculares, reflexiona sobre las cuestiones que le inquietan y empieza a ser consciente de que decir no al sistema es apostar por el cambio. En la facultad conoce a Laia, una chica que militar en ambientes okupas y anarquistas y que le pondrá en contacto con la mítica figura de El Mago, un misterioso líder antisistema. Albert se mantiene en la periferia de los núcleos más violentos y radicalizados presididos por El Mago, colaborando en una ONG y llevando a cabo su propio proyecto en La Guatlla; pero cuando se siente acorralado y a punto de perder aquello por lo que ha luchado, da un terrible paso que le llevará a cruzar una frontera invisible hacia un mundo oscuro y violento del que resulta muy difícil volver.

"-¿Y este laberinto de qué tipo es? (...) Ahora mismo preferiría que fuese de los fáciles.
-Y tan fáciles, en ellos tu única decisión es entrar o salir. Y eso es lo que has hecho, solo has escogido entrar sin saber qué tipo de laberinto era, pero ahora vienen otras elecciones más complicadas. Lo que creerás el comienzo será muchas veces la conclusión y, entonces, llegar al final será solo llegar al principio. Sí... tal vez en ese final empiece todo."



Título: Crónicas de un antisistema
Autor: José Manuel del Río
Editorial: Ediciones Hades
Páginas: 277
ISBN: 978-84-943479-6-2
Fecha: abril 2015

José Manuel del Río es un abogado penalista que dirige su propio bufete en la ciudad de Barcelona, firmemente comprometido con los movimientos sociales y reivindicativos. En el prólogo de Crónicas de un antisistema avisa al lector de su disconformidad con el término antisistema, paraguas de muchos otros conceptos que a veces poco tienen que ver entre sí, pero justifica su utilización en título y novela precisamente para llamar la atención del público sobre este tema tan mediático en la actualidad. El autor aclara que siempre ha habido antisistemas en casi todas las épocas de la Historia y que no pretende ser oportunista en el marco de crisis actual pero que sí deseaba llamar la atención sobre algunos aspectos de los movimientos sociales contestatarios de nuestro presente. Dicho esto, José Manuel del Río asegura que esta es una novela de ficción y que solo alguno de sus personajes secundarios son reales.

Ficción o no, Crónicas de un antisistema destaca de inicio por la sólida documentación de su autor a la hora de escribir sobre el complejo universo de los antisistemas y los más diversos personajes que lo lideran y pueblan. Ideologías, caracteres, motivaciones, escenarios... de Río consigue que su protagonista Albert se mueva con soltura y credibilidad por diversos escenarios que el lector sabe reales por las más recientes noticias de la prensa. En este sentido, destaca ese retrato complejo y rico de una Barcelona que a la vez son tantas Barcelonas: Marina, Guineueta, Gracia, Selva de Mar, el laberinto de Horta, La Guatlla... Los barrios y las calles de la ciudad se suceden como escenarios de rabiosa actualidad de grupos sociales e ideológicos de tan enorme diversidad que a veces cuesta creer que compartan ciudad. 

Lejos de resultar un libro con moraleja o aleccionador sobre las maldades del capitalismo o del sistema y represión estatales, Crónicas de un antisistema funciona excelentemente como un thriller de ecos sociales donde Albert, su protagonista, recorre un camino hacia la perdición o hacia la redención (eso deberá averiguarlo el lector) pero siempre de manera creíble y argumentada. Destaca la lucha interna de un personaje que no encuentra respuestas a sus inquietudes ni en la casa de sus padres ni en el teatro okupa de La Guatlla. Albert sabe que el motor de lucha contra la injusticia no es inmoral pero que si no es capaz de dominar su rabia y su desesperación puede acabar siendo un psicópata violento como algunos de los líderes que cada vez tiene más cerca. "Eva le había enseñado que la libertad solo podía venir del dominio absoluto de sí mismo, pero su furia amenazaba con convertirle en esclavo."

Con una prosa solvente y un buen ritmo narrativo (atención al clímax final), José Manuel del Río cuenta con solidez una historia atípica y de actualidad sin caer en la tentación de los discursos grandilocuentes o en los tópicos de registros marginales. De diálogos ágiles, dotados de credibilidad, y personajes bien dibujados, Crónicas de un antisistema es una novela de ficción bien enmarcada por la realidad que retrata incluso sin pretenderlo.

Lector, una novela con un buen protagonista y un mejor suspense que te mostrará el millón de caras de Barcelona y algunas de las delgadas (y relativas) líneas entre la justicia y la locura.

También te gustará: Devuélveme mi noche rota

Este libro llegó a mis manos por cortesía de Ediciones Hades

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Crónicas de un antisistema (en papel)
Crónicas de un antisistema (en digital)

20 comentarios :

  1. Este no me lo llevo Mónica, no lo conocía pero es un tipo de libro que no me atrae
    Besos

    ResponderEliminar
  2. A pesar de que me va el género, no sé si me apetece ahora mismo algo tan cargado de realismo ni con ésas connotaciones que lo acercan tanto a lo que estamos viviendo ahora mismo. Con decirte que por la noche, en casa, cuando empiezan las noticias ponemos Peppa Pig...
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Con este no me pillas. La verdad que la temática no me llama y el planteamiento no me convence mucho. Dejo un hueco en mi lista, a ver lo que dura.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola! Al autor le ha debido de gustar la reseña porque la ha colgado en la web que tiene de sus libros y hasta aqui he llegado y la verdad que a mí me gusta el resumen de la compañera. Vaya por delante que no lo conozco personalmente, aunque sí por terceros acudimos unas cuantas a su presentación, que por cierto fue divertida y le metió bastante humor al tema. Ya lo dije en mi reseña de amazon, creo que es una novela muy buena, y la gente que se la llevo la esta recomendando, sabiendo que no es la clasica tematica de superventas. Y no creo que le haga falta documentarse de nada a este tipo viendo el prologo que escribió o también la presentación que se hizo, más si se tiene en cuenta que defiende algún caso importante de este estilo como abogado. El planteamiento es bastante más complejo de lo que puede avanzar la reseña para no destriparlo, y recorre varias localizaciones y una trama de unos diez años si mal no recuerdo. No sé, yo me la comí en tres días, y a cualquier que le guste la novela negra, pues le va a gustar esta porque tiene todos esas cosas habituales. Que si el malo que es bueno o vicevesra, traiciones, policías. drogas y etc, etc. Tal como está Barcelona ahora mismo este libro me parece como ver un capítulo de The Wire sobre Baltimore, real y muy entretenido, yo siendo antropóloga lo he disfrutado también en su vertiente más social, es como algo bastante diferente a lo que puedes encontrar en el rollo editorial actual, y también ahí el editor estuvo bastante bien en la presentación. Por eso recomendarlo y de paso me apunto al blog, que no lo conocia. !Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Curioso que en el título ponga una expresión (antisistema) con el que no está conforme (yo tampoco, que conste). La actualidad (obvio) es un tema que me atrae, y me gusta que vaya apareciendo en libros (me refiero en cuanto a los movimientos sociales actuales). Le echaré un vistazo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy interesante. Todo extremo es peligroso, el sistema y el antisistema. Es interesante ese estudio sociológico de la Barcelona actual, una ciudad, sin duda, con muchas caras.

    ResponderEliminar
  7. No sería capaz de disfrutar este libro. La temática en sí no es para mí.

    ResponderEliminar
  8. Tatty: Así de pronto da un poco de susto, pero ya te avanzo que es un buen thriller. Bss

    MaraJSS: Ay, te entiendo perfectamente, muchos días soy incapaz de leer el diario por eso mismo. Ahora es cuando comprendo eso de "la ignorancia da la felicidad". De todas maneras, esta es una novela de ficción, eh? Se lee como un buen thriller. Bss

    Norah Bennett: Tenemos que dejar pasar algunos que si no... A mí este me ganó por los pequeños retratos "fuera de ruta turística" que hace de mi ciudad. Parece mentira que viva en la misma ciudad, esa ciudad burguesa y cosmopolita, llena de glamour y modernismo, y que tenga esos otros rincones. Me gusta, aquí cabe todo. Bss

    Ánonimo: Ah, pensé juto como tú al leer la introducción del autor: "este escritor sabe de lo que habla aunque sea ficción". Es importante escribir sobre temas que se conocen de cerca porque se le da verosimilitud a la trama y a los personajes. Un estupendo retrato, muy actual, que también puede leerse como un thriller. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Ana Blasfuemia: El autor lo explica muy bien en la introducción. Es que al final, tampoco sabes muy bien cómo llamar a ese movimiento tan heterogéneo, porque los actores sociales son muchísimos y cada individuo tiene su propia motivación. Al final acaban englobados como "antisistema" (que además, como bien dices, es un término que está muy de moda) aunque la pluralidad está ahí. Bss

    amparo: ¿Verdad? Fíjate que Barcelona es una ciudad muy literaria, escenario de muchísimas novelas de ficción, por eso me parece interesante que se le dedique una mirada más plural, que incluya también muchos "sectores" desconocidos de la ciudad. Bss

    albanta: bueno, un alivio para la lista de pendientes, ya sabes que lo suelo comentar :-))) De todas formas, como le decía a Tatty, también funciona como un buen thriller. Bss

    ResponderEliminar
  10. Hola a todxs, como diría Albert.

    Soy el autor del libro, José Manuel del Río. En primer lugar, gracias a Mónica por hacerse eco de la obra y hacer una reseña certera, con independencia de que fuese mejor o peor, yo vendría aquí a escribir igualmente. Qué mejor que el autor para explicar ciertos aspectos del texto, y también para interactuar con la gente que se ha tomado la molestia de leerlo. Además, que acaba de salir de la imprenta y ha sido la primera crítica "oficial".

    La novela es ficción, pero es muy real también. Como yo explicaba el otro día en una radio local, los personajes principales son inventados ( si no, no estaría siendo muy inteligente, pero tienen su equivalente en la vida cotidiana de alguna forma), muchos de los secundarios son hasta amigos míos, muchos centros sociales okupados existen o han existido y sobre todo la dinámica de acontecimientos se repite con inusitada asiduidad hasta el ecuador del libro, donde sí que despega en cuanto a ficción. Instrumentaliza hechos mediáticos también para darle verosimilitud. Es decir, quién quiera estar "tranquilo" sin saber que estas cosas pasan en la Barcelona actual "de verdad", pues no es su libro.

    En cuanto al planteamiento, en la reseña de Mónica poco más puede avanzar para no destripar el libro como han dicho por ahí arriba, pero la realidad es que la parte inicial de la obra, con el arco del personaje por describir, no es una adolescencia naif y el planteamiento no se resume en un chico que se pone a leer a Foucault y decide cambiar el mundo, es más complejo y crudo. Sería una especie de Holden Caulfield iracundo.

    Thriller de ecos sociales creo que es la mejor definición que he escuchado de mi obra, yo no acerté a concretarla tan bien. Porque al final, eso es lo que ha resultado. Uso un narrador en tercera persona para abarcar una posición cenital desde Barcelona, y poder cortar con bisturí cada una de sus zonas con su idiosincrasia. También me permite ser didáctico en cuestiones de mi trabajo, aquí vais a poder aprender sin maquillaje cómo funciona un juicio, las manifestaciones, la cárcel, las praxis policiales y sus némesis. Ahí el texto se asemeja al llamado Nuevo Periodismo, y el lenguaje también se administrativiza consecuentemente. Por lo demás, el estilo no es asertivo ni retórico, se sitúa en un punto intermedio que para ser mi primera novela "larga" es lo que consideraba más oportuno para contar una historia, que al final se trata de eso.

    Muchas gracias por haberte leído el libro, Mónica, en el proceloso mundo editorial y con los fines que le queremos destinar a los fondos que resulten de la comercialización de la obra, cualquier ayuda es poca. Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Este si que no es para mi pero por la temática que no me atrae.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Tengo demasiados de este mismo género por leer, así que hoy no me convences... 1beso!

    ResponderEliminar
  13. Hoy suspiro... Acabo de leer tus dos últimas entradas y no me llaman la atención ninguno de los libros. Un alivio...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. No se si me convence. Creo que esta vez lo dejaré pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. JM: Me gusta mucho lo que dices de tu protagonista en relación a una especie de Holden de "El guardián entre el centeno", muy bien llevado. Este personaje es un acierto, la novela no funcionaria sin un protagonista tan bien construído.

    Mucha suerte con tu aventura literaria, ojalá puedas llegar muy lejos con ese estupendo proyecto para los niños. Saludos.

    Lesincele: Es un libro que recomiendo a todos los lectores porque se sale de lo habitual, pero sobre todo a los ciudadanos de Barcelona. Bss

    Tizire: Pues mira, yo pocas veces me atrevo con temáticas tan sociales y actuales, pero la curiosidad me puede y la experiencia ha sido muy positiva. Un besazo.

    Margari: ¡Jajajaja! Ya, te entiendo, es que tenemos tanto pendiente que casi es una alegría cuando no nos convencen, ¿verdad? Un besote, a la próxima igual sí que te convenzo.

    Ginger: Se sale de los libros habituales que suelo recomendaros por aquí, pero de verdad que merece la pena por muchas razones: un buen thriller, unos personajes muy bien construídos, un tema de actualidad, crítica social, un proyecto solidario...

    ResponderEliminar
  16. Demasiado exceso de realidad... No se como explicarlo... Esta vez no me lo llevo, no es lo que necesito ahora mismo
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Es un thriller acojonante. Desde que llegó a mis manos me hizo suyo, como una bella adicción.
    La descripción que el autor realiza de esa Barcelona desconocida para muchos es magistral.
    Es lectura obligada.

    ResponderEliminar
  18. Pues pinta estupendamente, aunque no tengo claro si me apetece justo ahora mismo algo tan ligado a la realidad y a la actualidad. Me la llevo que tendrá su hueco, ahora o más tarde, claro que sí :P

    Un besín!

    ResponderEliminar
  19. Me lo llevo sin duda. Norrmal soy socióloga y politóloga de vocación y no conocía el libro. El fallo principal de este tipo de cuestiones es el de la etiqueta, pero no es un fallo de los movimientos o de las personas,es un fallo de los medios de comunicación que tienen a simplificar continuamente la gran riqueza de pensamientos del género humano. Uno es de derechas o de izquierda, reaccionario o demócrata, del sistema o antisistema. Es muy cansino y muy injusto y yo por lo menos me niego a las etiquetas tan radicales que hoy en día no cuadran con lo que realmente quiere la gente.
    Hoy es 25 de mayo, día postelectoral. Creo que en España brilla más el sol y curiosamente, no quema. Debe ser que el sol se ha vuelto antisistema también.

    Bs.

    ResponderEliminar
  20. Pues, para mi, resulta una lectura recomendable para quien busque, desde afuera, entender un movimiento cuyos medios, para muchos, exceden a su propia causa. El libro repasa asuntos de rigurosa actualidad que se siguen a la sombra del conglomerado que forma el cínico poder político que rige nuestros días al amparo de una policía corrupta vendida sus deseos, y perpetuada a través de una mass media disfrazada de libertad de expresión. En otras palabras, de una pretendida democracia que no es tal.

    Liviana, trepidante y ágil, la historia se adentra no solo en los motivos que explican la lucha de esos ensombrecidos que persiguen una sociedad mejor, sino también en los amasijos de un estado policial cuyo poder judicial se ve arrastrado por los dictámenes de aquellos que eligen quién y cómo decide sobre qué. Ello, a través de su protagonista, Albert, un ingenuo y rabioso chaval que no puede hacer caso omiso a los mensajes incongruentes lanzados por aquellos que, muy a su pesar, conforman su estatus social pudiente y cegado por sus fútiles y egoístas deseos. Su evolución a lo largo de la novela demuestra que no es fácil, desde el odio y la rabia, la consecución de un fin, en realidad, tan abstracto que no permite vislumbrar un camino. Si acaso, discurrir entre pasadizos de un complejo laberinto dentro del cual, ante cada encrucijada, solo existen dos opciones: seguir perdido, o seguir perdiendo. Más allá, pues, de su incontestable contenido social, el libro conjuga su vertiente mayormente política con la cuestión filosófica del precio de la libertad y del peso de nuestras decisiones.

    Buena novela, sobretodo siendo la primera de su autor.

    Abrazo a todos

    ResponderEliminar