martes, 2 de junio de 2015

La nieta del señor Linh, de Philippe Claudel

Tras un largo viaje en barco, el señor Linh llega a un nuevo país como refugiado. Atrás ha dejado su aldea, destrozada por la guerra, las bombas, el horror; su esposa murió cuando todavía era joven, y su único hijo y su nuera fueron asesinados mientras trabajan en los arrozales. El señor Linh, anciano, cansado, triste, solo ha podido traer consigo una pequeña maleta con algo de ropa, un saquito con tierra de su aldea y su bien más preciado, su nieta Sang Diu, un bebé de pocos meses. No comprende ni una sola palabra del idioma que hablan en esa nueva ciudad enorme a la que acaba de llegar y en la que los olores parecen grises. En el centro de expatriados se encargan provisionalmente de darle alojamiento y comida, pero el anciano señor Linh no tiene ganas de vivir, excepto por la pequeña niña que siempre lleva entre sus brazos... y por el señor Bark, un viudo parlanchín, tan solo como el mismo señor Linh. Ambos hombres, perdidos, lastrados por el enorme peso de su dolor y su soledad, encontraran, en un pequeño banco junto a un parque, el tesoro que jamás pensaron descubrir después de tantos años: una amistad verdadera.

"El anciano piensa en todo eso. Sentado en ese banco que en solo dos días se ha convertido en un pequeño rincón familiar, un madero flotante al que se hubiera agarrado en medio de una ancha, turbulenta y extraña corriente. Y con su cuerpo calienta el último brote de la rama, que de momento duerme sin temor, melancolía ni tristeza, con ese sueño de criatura ahíta, feliz de sentir la calidez del ser querido, su tibia suavidad y el arrullo de una voz acariciante."


Philippe Claudel inicia La nieta del señor Linh con la llegada de un anciano con una maleta en una mano, un bebé en el otro brazo, y toda la pena del mundo en el corazón. Así son las primeras páginas de esta novela, totalmente conmovedoras, llenas de ternura. Y podría pensar el lector que Claudel hace algo de trampa ¿quién no iba a enternecerse con un anciano expatriado por la guerra que lo ha perdido todo excepto a un pequeño bebé? Pero Claudel no cae en el dramatismo, ni en el efectismo que tan fácilmente podría conseguir con un punto de partida semejante; contenida, sobria, sencillamente bella incluso en el gesto más cotidiano de los protagonistas, la prosa del autor seduce y envuelve al lector con tanta delicadeza que nada importa excepto saber qué va a ser del pobre señor Linh y su pequeña Sang Diu. 

Sin estridencia, sin sentimentalismos fáciles, sin dramas desaforados, Claudel conduce la trama con firmeza con un narrador que sigue al señor Linh pero que también sabe de las penas del magnífico personaje que es el señor Bark. Dos protagonistas, exiliados de sus propias vidas por la muerte de sus seres más queridos, que se encuentran en medio de un desierto de soledad y cansancio, y que forjan una amistad extraordinaria porque, aunque ni siquiera hablan la misma lengua, las lágrimas se entienden en todos los idiomas. Por todo esto La nieta del señor Linh es una pequeña gran novela que se lee casi de un tirón, alguna zozobra por el destino final de abuelo y nieta, sonrisas de "buenos días" y lágrimas de tristeza; pero también de infinita ternura por la hermosa historia que Philippe Claudel dibuja con acierto, fluidez y la belleza que solo tienen los pequeños detalles y la desesperación más absoluta.

Lector, una estupenda lectura para descubrir la bella sencillez de la prosa de Philippe Claudel. Y no, lector, ni siquiera al final Claudel hace trampas, simplemente desgrana despacio el corazón de un anciano que lo ha perdido todo.

Esta lectura llegó a mis manos gracias a las estupendas recomendaciones y reseñas de Marilú Cuenta Libros y Meg de Cazando estrellas.

También te gustará: La fórmula preferida del profesor; La niña que iba en hipopótamo a la escuela; La delicadeza

Si quieres hacerte con un ejemplar, haz clic en el siguiente enlace:
La nieta del señor Linh

26 comentarios :

  1. Claudel es un autor que me encanta, y este libro (aunque pueda ser un poco efectista, todo sea dicho) es una delicia, pura ternura. Y coincido plenamente con recomendarlo para los que han disfrutado de La fórmula preferida del profesor; es verdad que esta novela de Claudel tiene un aire muy Ogawa que al menos yo no he encontrado en otras de sus novelas.

    ResponderEliminar
  2. Este sí que sí, este no me vas a hacer que me lo compre. Pero porque lo tengo ya esperando en casa, en mi estantería, esperando turno. Ya me habían convencido las reseñas previas y esta me reafirma en mis ganas de ponerme con él. Necesito urgente una dosis de éso, de ternura, de sobriedad, nada de dramas desaforados.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta como terminas, eso de que desgrana el corazón despacio (es una forma de expresarlo muy certera). Hace poco una conocida lo leyó y en la página once o trece dijo lo que pasaba, claro, se lo chafó. De todas formas yo creo que no es una historia solo por su efecto final, como dices tiene mucho de delicadeza y la amistad, la de este señor y su amigo es de las más bonitas que recuerdo (eso también). De Claudel no opino que ya sabes lo que cabe esperar que diga :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encantó aunque el desenlace se veía venir. Claudel supo transmitir la tristeza y el duelo de una manera magistral, como Kieslowski en "Tres colores:azul". Saludos

    ResponderEliminar
  5. Yo también la tengo anotada, a ver cuando puedo leerla. Te ha quedado muy bien la reseña.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Una novela muy tierna, pero tremendamente triste. A mi me gustó mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  7. A mi me gustó mucho en su día cuando la leí. Recmendable, entrañable y dura al mismo tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó mucho por lo que destacas de que no abusa del drama que podía haber alcanzado cotas impresionantes porque la historia daba para ello. Lo que no sé es por qué no volví a leer nada de este autor.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Es un autor del que no he leído nada aún y este libro lo tengo anotado desde hace un montón de tiempo, me apetece muchísimo, a ver cuando me decido por fin a ponerme con él
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hace tiempo que leí este libro y la verdad es que lo disfruté mucho. Por cierto, fantástica reseña :D ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Se hablaba (y se habla) tan bien de esta novela que terminé leyéndola, para encontrarme con una pequeña decepción. Es decir, estuvo bien, pero no supuso una lectura que me marcara. Para mí, su punto fuerte, muy fuerte, es el final.
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Anda, yo pensaba que ya habías leído este libro... A ver, no se trata si Claudel hace trampas o no. Yo lo releí nada más terminarlo, para ver todas las pistas que no quise (repito: no quise) ver y que Claudel había dejado. Es un juego, una propuesta, tampoco se esconde ni mucho menos, en realidad el camino lo llena de migas, si quieres las sigues y si no la dejas. Porque lo que importa no es el final, no.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues mira, tocas el que fue mi primer Claudel y es un autor con el que quiero seguir, alguna novela más está ya en la recámara.

    Me gustó por lo que comentas, consigue emocionar con esa prosa tan sencilla, lejos del dramatismo fácil. Es de esos casos en que la propia historia y el bagaje de los protagonistas ya tiene esa carga per se, creo. Y el final, menudo final, de los inolvidables...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Me resultó muy emotiva. Quiero leer más del autor.

    ResponderEliminar
  15. Pues lo tengo en la estantería desde hace tiempo. Algún día deberiamos hacer un estudio psicosocial sobre nuestro comportamiento lector porque hay veces que no/nos comprendo. Estas joyas no deberiamos relegarlas y no entiendo que hace que me incline por otras lecturas mientras este tipo de libros están esperando. NO sé, debemos ser algo parciales con la coherencia, jajaja
    Madre mía, como estoy hoy, jaja

    Bs.

    ResponderEliminar
  16. A mi me pareció una historia conmovedora y triste, por todo el significado que tiene, y que su autor cuenta con bastante sutileza. Lo importante son los detalles. Me encantó la relación que establecen el sr. Linh y el sr. Bark, que hablando idiomas diferentes se entienden mejor que otros. Un libro que nadie debería perderse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Jorge: es la primera vez que leo a Claudel, pero sí que esa delicada ternura me ha recordado a dos de las novelas de Ogawa, ¿verdad? Saludos

    MaraJSS: ¡Jajajaja! Que susto me habías dado :-))) No me extraña nada que lo tengas esperando, creo que es de los que te van a gustar. Es sencillo, no esperes grandes historias porque todo en el señor Linh, incluso sus gestos más generosos, es pequeño; pequeño y precioso. A ver qué te parece a ti. Bss

    Marilú: Pues yo no me esperaba para nada el final, de verdad que no me había dado cuenta de nada. Estaba tan envuelta en capas de ternura por la historia del señor Linh y la delicadeza del peso de su nieta en su regazo que ni se me pasó por la cabeza. Pero sí que enriquece ese no saber, ese volver la vista atrás y descubrir detalles conmovedores, como el del médico que atiende a abuelo y nieta :-)) Gracias por la recomendación. Bss

    Agnieszka: Anda, pues a mí me pillo desprevenida y eso que soy de las que casi siempre se queja de adivinar que va a pasar en las historias (tengo mucha imaginación, jajajaja). Estaba tan atrapada por la historia...

    Lesincele: Se disfruta por muchos motivos, por la sencillez sentimental del autor para llegar hasta el corazón de los personajes, los gestos del señor Linh, la amistad de dos hombres perdidos en su soledad...

    ResponderEliminar
  18. Marina: Es verdad que la historia del señor Linh es tremendamente triste, pobrecillo. Incluso la soledad del viudo señor Bark te rompe el corazón. Pero me gusta que el autor no haga hincapié en el drama sino en la delicadeza de los sentimientos de cada personaje. Bss

    Azalea Real: Es estupenda, tal y como dices. Luego le pediré a Marilú que me recomiende otro de Claudel, para leerle en otros registros distintos. Bss

    Norah Bennett: Chica, podríamos habernos puesto a llorar a moco tendido con la historia del señor Linh si Claudel hubiese querido, ¿a qué sí? En cambio creo que esa contención y esa sencillez lo hace elegante y mucho más sinceramente emotivo. Luego le preguntamos a Marilú que nos recomienda leer de Claudel después del señor Linh. Bss

    Tatty: Sí, creo que este es uno de esos títulos que lleva en nuestra lista de pendientes durante una eternidad. Pero es que no damos más de nosotras mismas como lectoras!!! Espero que lo disfrutes mucho, ya nos contarás. Bss

    José Ángel Moya: Gracias :-) Creo que es una historia que se disfruta por muchos motivos pero sobre todo por ese lenguaje universal de los absolutos: la soledad, la amistad, la pérdida, el amor...

    ResponderEliminar
  19. No paro de leer buenas opiniones, por supuesto esta en mi punto de mira
    Besos

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué maravilla de libro!, ¡cómo me gustó! Aún me acuerdo de él (imposible olvidar la historia de ese anciano). Lo he regalado varias veces, y siempre ha gustado. Y algunos amigos a los que les hablé de él también lo han leído, y han acabado encantados con él. Me alegro mucho de que hayas podido disfrutar de esta historia.

    bsos!

    ResponderEliminar
  21. Qué decir, es que me cautivó. Lo he recomendado y regalado por activa y por pasiva y a todos ha gustado. Me llevo la recomendación de la Delcadeza, que lo tengo y no lo he leído. Un besote!

    ResponderEliminar
  22. Caminante: Es el peligro de las "demasiado altas expectativas", ¿verdad? A veces tropezanos con varias reseñas y se nos van poniendo los dientes largos, al final esperas tanto-tanto que se nos desinfla un poco. Tuve la suerte de que Meg y Marilú dicen lo justo en sus reseñas, y pude disfrutar muchísimo de la lectura. El final es la clave, cierto. Bss

    Ana Blasfuemia: Anda, pues yo iba tan metida en la historia, tan envuelta en las capas de tristeza y ternura que no me di cuenta de nada, ni una pista vi, nada de nada. Y luego, cuando recuerdas a aquel doctor que le hace un reconocimiento al señor Linh y luego a su nieta... Ay, qué ternura, por favor!!! Bss

    Rober: Es verdad, es que podría haber sido un dramón de cuidado y en cambio tiene una delicadeza... Yo también me estrenaba con Claudel :-))) Pues a ver cómo seguimos con este autor... Bss

    albanta: Marilú tiene algunas reseñas de otras novelas del autor, seguro que ella y Meg pueden aconsejarnos sobre qué lectura elegir a continuación de Claudel :-)) Bss

    Angela: ¡Jajajajaja! Somos unos bibliopatas de cuidado, es verdad. Supongo que es falta de tiempo y acumulación de buenos títulos. También soy muy partidaria de elegir una lectura para cada momento, de leer según nos apetezca y sin obligaciones. Bss

    ResponderEliminar
  23. Blanca: Coincido contigo, la sutileza, la delicadeza, los pequeños gestos y pensamientos, son la clave de esta estupenda narración. También disfruté mucho de la amistad de los dos hombres abandonados y enormemente solos, ni siquiera necesitaban palabras para entenderse. Bss

    Carax: Es una de esas pequeñas joyitas. Lo descubrí gracias a las buenas reseñas que encontré en los blogs de Marilú y Meg, porque reconozco que no sé si habría leído al autor con las pocas referencias que tenía. Bss

    rossy: pues es verdad que es una excelente idea para regalar porque es una lectura especial, distinta, con mucha ternura y no demasiado larga. Eso sí, tenemos que conseguir que los lectores lleguen "in albis" hasta el final :-))) Bss

    Meg: Ahora entiendo mucho mejor la buena mano que tenéis Marilú y tú para hablar de lecturas como esta sin destripar absolutamente nada, ¡es todo un arte, chica! "La delicadeza" es la única novela que he leído de Foenkinos, la recomiendo relacionada con "La nieta del señor Linh" porque tienen en común esa forma de contar llena de sutileza, de ternura, sin grandes aspavientos ni historias épicas; y porque me gustó la prosa del autor, a ver qué te parece a ti. Bss

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola!
    Éste lo tengo en ni lista de pendientes desde hace tiempO. A ver si me pongo con él de una vez.
    Gracias por la reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  25. Me encantó, me encantó y me encantó! Una novela que seguro releeré.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  26. Mi primera lectura del año! Me impactó tanto que aún no he hecho reseña, no sé cómo explicar lo mucho que me gustó... La verdad es que tenía las expectativas muy altas y las superó con creces. Tu reseña está a la altura. 1beso!

    ResponderEliminar