miércoles, 9 de diciembre de 2015

El alcornoque de los muertos, de Fernando Roye

Corre el año 1953 y en el corazón de Sierra Morena, en el pequeño pueblo de Santa Honorata, alguien se dedica a confeccionar muñecos de trapo de gran tamaño y colgarlos, simulando un ahorcamiento, en el alcornoque de los muertos. El problema es que dichos muñecos son idénticos al alcalde del pueblo, al director de la escuela y a un estraperlista reconvertido en rico con contactos. El malestar que crea en estas tres personalidades de Santa Honorata repercute directamente en la tranquilidad del sargento de la Guardia Civil Carmelo Domínguez, responsable de puesto, que hasta esa fecha —además de encontrar graciosos los muñecos— pensaba que su mayor quebradero de cabeza era conseguir que su hijo mayor no dejase los estudios para ponerse a trabajar. Pero lo que parecía una gamberrada sin demasiada importancia adquiere tintes más negros cuando una mañana, en lugar de un muñeco de trapo, aparece un muerto colgando de una soga del dichoso alcornoque. Y como si los problemas familiares y la investigación del asesinato no fuesen suficiente, al sargento Domínguez empiezan a llegarle voces de que se ha visto a Perichán, un legendario maqui que se creía muerto en combate, en los alrededores de Santa Honorata.

"—El caso es que insisten en que detrás de lo de los muñecos colgados puedan estar grupos de bandoleros-terroristas.
—Eso es ridículo.
—¿Por qué piensa así?
—¿Usted cree que los maquis se dedicarían a coser muñequitos en las cuevas para luego colgarlos de un árbol?
—Hombre, si lo pinta así... Pero, ¿y si esto es solo el principio?
—Claro. Perichán está preparando un ejército de soldados de trapo.
—Carmelo, no me gusta el modo en que me habla."


Autor: Fernando Roye
Editorial: Sinerrata
Colección: Sinrastro
Género: Policíaca
Publicación: noviembre de 2015
ISBM: 9788415521242 ePub 9788415521259 mobi 9788415521266 IBD
Precio: 7,99 euros (digital) / 12,95 (IBD)

El alcornoque de los muertos es la segunda entrega de los casos del sargento Carmelo Domínguez, un guardia civil de inquietante mirada (tiene un ojo negro y otro azul), algo supersticioso, refranero y buen conocedor de la naturaleza humana. Acompañado por su Watson particular, el joven agente Benito Viedma (fan de las novelas de detectives), Carmelo no solo resuelve los acertijos más complicados de la manera más sorprendente, sino que además debe andarse siempre con pies de plomo en una época en la que la dictadura franquista sembraba de minas el suelo bajo los pies de cualquier librepensador.

Fernando Roye vuelve a sorprender al lector con el excéntrico Carmelo Domínguez, no solo por la personalidad del sargento o su peculiar ingenio a la hora de resolver el puzle policíaco, sino también (de nuevo) por su estupendo sentido del humor, su excelente ambientación histórica, un elenco de personajes extraordinarios y una prosa que deleita. Y aunque se trate de un segundo caso del sargento y los lectores ya estén en antecedentes sobre época histórica y protagonista, de nuevo Roye vuelve a deslumbrar con la frescura de su estilo, la riqueza de su léxico y sus estupendas licencias narrativas (atención a las descripciones de paisajes o personajes, las hay sublimes y divertidas). 

No solo se trata de una genial novela policíaca sino que además es original, distinta, ingeniosa y detallista. Guiños históricos como la presencia de los maquis, el discurso falangista del director del colegio, la discriminación de género denunciada en algunos personajes femeninos, el histrionismo de las llamadas "fuerzas vivas" del pueblo, o los artículos de Jakin Boor, son algunos detalles que enriquecen la trama y la sitúan perfectamente en el clima de dictadura, postguerra y realidad rural de los años cincuenta, en el que se mueven sus personajes. Como decía, de nuevo sorprendente, distinto y muy recomendable.

Atención a Carmelo Domínguez, no es tanto lo que dice sino lo que calla y cómo lo calla. Un personaje que ofrece mucho entre líneas, si eso es literariamente posible.

Lector, tienes que leer a Fernando Roye, el escritor de los casos del (muy pronto) mítico sargento de la mirada azul y negra. Se acerca a imprescindible, sobre todo si crees que ya lo has visto todo en lo que a novela policíaca se refiere.

También te gustará: El caso de la mano perdida

Visita el blog del autor: La mirada azul y negra

Si quieres hacerte con un ejemplar en cualquier formato haz clic en el siguiente enlace:
El alcornoque de los muertos

18 comentarios :

  1. Pues voy a tener que empezar a buscar el anterior libro, que me has dejado con muchas ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Otro para la lista de reyes, jejeje.
    Gracias, Mónica.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta ese Carmelo, jaja TIene un no sé qué.....

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. Mónica, ¿qué es el formato IBD?, ¿en papel?

    bsos!

    ResponderEliminar
  5. Creo que me gustaría mucho. Ese sentido del humor de esas pocas líneas que has transcrito, me encanta. Apuntado.

    ResponderEliminar
  6. Si forma parte de una serie lo dejo estar auqnue tiene buena pinta.

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía. ME lo leería, sin problema.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El "entre líneas" literario existe pero como las meigas, haberlas haylas, lo que pasa que es difícilisimo de hacer creo. Te paseas mucho tú por el lado oscuro últimamente ¿no? Según contabas al principio creí que iba a ir por el lado "mágico", no sé, como algo de vudú o cosas así en plan pueblo extraño. Lo que cuentas me gusta, mucho aunque tengo antes otros para ese día de compras que nos hemos propuesto. A ver si se animan en la biblio.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me hace dudar eso que comentas de su originalidad para bien, pero en principio ahora no soy proclive de sumar más novelas de este tipo a la lista... ¿Me estaré equivocando? 1beso!

    ResponderEliminar
  10. Margari: Sí, mejor empieza por el primero: "El caso de la mano perdida". Porque Fernando Roye hace un trabajo magnífico de ambientación histórica y de presentación de los personajes. Bss

    Jane Jubilada: ¡Que gusto hacer esa lista de Reyes! Yo me lo estoy pasando en grande. Este se merece estar ahí por méritos propios, por esa mirada azul y negra ;-) Bss

    Ángela León: ¿A qué sí? Tiene una personalidad tan hechizante como su mirada ;-))) Me gusta muchísimo todo lo que calla y cómo lo calla. Desde luego es uno de los más carismáticos protagonistas de la novela policíaca de este siglo (como mínimo). Bss

    rossy: Sí, es que Sinerrata también tiene la opción de seebook y de comprarlo en papel. Si vas al link que os he puesto, lo abres, picas sobre el enlace de "cómpralo aquí", verás todos los puntos de venta y los formatos. Bss

    amparo puig: Tiene un sentido del humor personalísimo, como el estilo de Fernando Roye. Ese es uno de los motivos por el que me gustan tanto los libros del sargento Domínguez, porque son peculiares, se salen de lo común. Bss

    ResponderEliminar
  11. albanta: Es otro caso policíaco del sargento Carmelo Domínguez así que, aunque se pueden leer de manera independiente (cada uno es un caso autoconclusivo) es mejor empezar por "El caso de la mano perdida" porque el autor sitúa muy bien el contexto histórico y las peculiariedades de sus protas. Espero que sea una saga tan famosa como la de Sherlock Holmes :-)

    Buscando mi equilibrio: Como le comentaba a albanta, mejor empieza por el primero de la saga, "El caso de la mano perdida" porque así te pones mejor en antecedentes. Aunque ya te digo que ambas novelas son igual de estupendas. Bss

    Macucacu: Ah, como le decía a Jane Jubilada, que bien sienta hacer esas listas navideñas :-)))

    Norah Bennett: Yo no soy nada de género negro y policíaco, ya me conoces, pero me pirran los personajes excéntricos y peculiares, y el sargento Carmelo Domínguez lo es un rato largo. El primero lo leí por pura curiosidad, y me quedé totalmente enganchada. Es divertido, rarito, inquietante y no tiene nada sobrenatural pero te prometo que los silencios del sargento son más elocuentes que sus palabras :-)))

    Tizire: Como le decía a Norah, yo no soy de novela policíaca, la verdad, pero es que Fernando Roye es tan distinto y peculiar que me atrevo a recomendarlo incluso a los que no frecuentan el género. Si el año que viene te apetece una policíaca pero que sea muy distinta, acuérdate de esta porque merece la pena. Bss

    ResponderEliminar
  12. Buenas ;-) Como dice Mónica, yo empezaría por el primer libro de Fernando con sinerrata, que tenéis disponible tanto en ebook, en todos los formatos, como en papel gracias a la Impresión bajo demanda: http://amzn.to/1OX4vV0

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Mónica. Había entrado en el enlace de la web, pero al ver los formatos me aparecía también esa palabra y no sabía qué significa :)

    bsos!

    ResponderEliminar
  14. no tiene mala pinta, pero en mi caso, yo comenzaría por el primer caso... :) valga la redundancia.

    besos.

    ResponderEliminar
  15. Pues no es un libro que en principio me apeteciera mucho (ahora mismo). Pero. Pero ese personaje que dice más con lo que calla, y sobre todo con cómo lo calla me atrae mucho.

    Gracias, Mónica.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Pues no sé qué decirte, Mónica. Echaré un ojo con calma porque esta vez no lo tengo demasiado claro.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Javi de Ríos: ¿A que es un buen consejo? Es que al sargento Domínguez hay que entenderle desde el principio :-) Gracias por tu aportación, Javi. Saludos.

    rossy: Mira, Javi te lo ha explicado mucho mejor que yo, es Impresión Bajo Demanda. En la página de "dónde comprar" de Sinerrata te dirigen a todas las plataformas donde puedes conseguirlo tanto en digital como en papel. Besotes.

    Azalea Real: Sí, es lo mejor. Aunque son casos distintos y autoconclusivos, siempre es mejor conocer a los personajes en el primer libro, donde se nos describen con precisión y tenemos esa primera impresión que tanto nos marca :-))) Bss

    Ana Blasfuemia: Es que imagina a un guardia civil, en un pueblo de Sierra Morena, en los años 50, en plena dictadura franquista. Mucho no puede decir y lo que dice debe medirse con mucho cuidado porque las paredes oyen y no están los tiempos para ejercer, precisamente, eso que llaman libertad de expresión :-)) Vale la pena conocer a este personaje tan singular pero sobre todo vale la pena por el humor, el ingenio y la buena prosa sin aspavientos de Fernando Roye. Para cuando te apetezca algo diferente. Bss

    Mientras Leo: Se aleja muchísimo de la línea policíaca de nuestro siglo, por supuesto. De hecho, me atrevería a decir que estas dos novelas no tienen su punto fuerte en la investigación policial sino en los personajes, en la prosa de su autor y en las circunstancias de la ambientación geo-política e histórica (y la excentricidad con la que se ambienta en esas coordenadas, precisamente). Es divertida y distinta, pero no la elijas por su trama policíaca sino por todo lo demás. Bss

    ResponderEliminar