lunes, 7 de marzo de 2016

Las bostonianas, de Henry James

En el último cuarto del siglo XIX, llegan a América los primeros movimientos por la lucha de igualdad de géneros. Seguramente porque el desastre sureño de la Guerra de Secesión todavía está fresco en la conciencia norteamericana, Olive Chancellor, una joven bostoniana de clase alta, escribe a su primo de Mississippi, Basil Ransom, guiada por la compasión. Sin embargo, cuando el señor Ransom —que ha emigrado a Nueva York en busca de carrera y fortuna— se presenta en su casa de visita, le resulta de lo más desagradable. Olive es una apasionada defensora de la reivindicación de los derechos de la mujer y no sabe vivir de otra manera que no sea tomándoselo todo terriblemente en serio; Basil es un caballero sureño de la vieja escuela, galante, convencido de que las mujeres son objetos delicados y preciosos que el hombre debe mantener a salvo en la intimidad de sus hogares, y está tocado de cierto escepticismo por el que se toma casi todo a la ligera. Pero cuando Olive invita, en un desafortunado impulso, a Basil a una de sus charlas feministas se inicia entre ellos un pulso titánico de voluntades pues en casa de la venerable señorita Birdseye conocen a la joven y hermosa Verena Tarrant, una pelirroja de baja extracción social con el don de la oratoria más prodigiosa. Olive inmediatamente la reconoce como un instrumento valiosísimo para su causa, un adalid de su cruzada contra los hombres, mientras que a Basil le llena de curiosidad por otros motivos. Ambos mundos, Norte y Sur, ambas concepciones sobre la igualdad de sexos, se enfrentan con el destino de una dramática colisión de proporciones inesperadas.

"-¿No le preocupa a usted el progreso humano? -continuó la señorita Chancellor.
-No lo sé... Nunca lo he visto ¿Podría usted mostrarme alguno?
-Puedo mostrarle un esfuerzo honesto hacia él. Esto es de todo de lo que se puede estar seguro. Pero no tengo la certeza de que usted sea digno de ello.
-¿Es algo en verdad muy bostoniano? Me gustaría conocerlo -dijo Basil Ransom."


La edición de Mondadori (2006) cuenta con la traducción del Premio Cervantes, Sergio Pitol

Henry James (Nueva York, 1853 - Londres, 1916) publicó por primera vez Las bostonianas en 1886, por entregas (*). Pero la ambientación de esta historia corresponde a los años 60 o 70 del siglo XIX, cuando la Guerra de Secesión Americana estaba todavía reciente en la memoria de las familias (a la señorita Chancellor se le habían muerto sus dos hermanos combatiendo por el norte y Basil Ransom tenía su plantación de algodón en la ruina y a su madre y hermanas pasando estrecheces, de ahí que emigre a Nueva York). Dicen los críticos que este es el libro más comprometido y subjetivo de Henry James y el propio autor, ante las opiniones que despertó su lectura, prometió que nunca escribiría algo parecido. Y, sin embargo, no vaya a pensar el lector que a la luz de Las bostonianas le quede claro cuál era la opinión de James sobre los primeros movimientos feministas de la historia de occidente. Si tenemos que guiarnos por esta novela, sigue siendo un misterio.

Toda la historia gira alrededor de dos posturas enfrentadas: la de Olive Chancellor, una señorita bastante insoportable en la que "el estado de ansiedad era normal en esta dama" y de quien James dice que "tenía miedo de todo pero su miedo mayor era el de tener miedo" o que "su único consuelo (en la vida) era que esperaba sufrir intensamente"; y la de Basil Ransom, un sureño "asquerosamente cortés" convencido de la superioridad masculina, harto del afeminamiento de su época y capaz de soltar lindezas como "la utilidad de una mujer es hacer feliz a un hombre honrado". Y en medio de ambos, la encantadora señorita Verena Tarrant, el único personaje del que Henry James no hace partícipe al lector de sus más íntimos pensamientos y pareceres.

Si bien en el libro primero James hace todo lo posible para que el personaje de Olive le resulte odioso al lector presentándola como una fanática enloquecida ("Tal es el castigo de las naturalezas insufribles, exclusivistas e imprevisibles"), en el libro segundo es Basil Ransom sobre el que el autor carga las tintas de antipatía, presentándolo como intolerante, cínico, hipócrita, reaccionario, troglodita e insensible. 

Las bostonianas es Henry James en estado puro, sin duda —frases larguísimas y laberínticas, a veces contradictorias, y la machacona danza del autor alrededor de una misma idea una y otra vez—, pero también es un Henry James que habla constantemente con el lector, que busca su complicidad y le proporciona información secreta sobre los personajes, y que hace gala de un inesperado (y bienvenido) sentido del humor.

"(...) le pareció que debía tender un brazo hacia ella, tomarla por la cintura, atraerla hacia sí como para permitirle dar un resumen conciso sobre su situación en la forma de un beso deliberado. Si el momento de que hablo hubiera durado unos pocos segundos más, me hubiera tenido que ver en la dificultad de describir algo por el estilo; afortunadamente fue impedido por la aparición de una niñera que empujaba un cochecito."

El autor se ríe del mesmerismo, de los charlatanes y embaucadores (también de su público), de las reuniones feministas de la señora Farrinder (porque son un paripé, no porque se ría del movimiento en sí), de los discursos de colegiala sobre el amor de la principiante Verena, de las normas de cortesía de los caballeros sureños, de las ideas retrógradas del Sur, de los pretendidos círculos culturales de Nueva York y Boston... Con perlas como cuando escribe que Basil Ransom tenía la idea general de que los asistentes a las reuniones feministas de la señora Farrinder eran "médiums, comunistas y vegetarianos."

Lector, la novela de Henry James que más he disfrutado hasta la fecha por su sentido del humor y la contraposición histórica de sus personajes. Crítica social, cultural e histórica de la mano de uno de los grandes narradores del siglo XIX.

Nota: No soy precisamente fan de las novelas de Henry James, reconozco que sus lecturas me resultan innecesariamente largas y me pongo de mal humor con algunas de sus frases selváticas y enredadas. Pero coincidiendo con el aniversario de su muerte y por la convincente recomendación y compañía lectora de Letras con la sopa, decidí volver a visitar al señor James. No diré que ha sido una grata sorpresa, pues lo sigo encontrando rebuscado y machacón, pero sí que me lo he pasado bien leyendo Las bostonianas. Ah, y el final, apoteósico.

(*) En Las bostonianas hay un periodista muy gracioso, el señor Pardon, que defiende las novelas y folletines publicados por entregas. Sin embargo se queja de la competencia que le suponen las damas escritoras, cuyos artículos, según sus palabras, no están mal pero son "verborréicos". Cuando le preguntan si es que no siente simpatía por las damas, el señor Pardon responde "Por todas ellas excepto por las corresponsales".


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic sobre los siguientes enlaces:
Las bostonianas (para kindle)
Las bostonianas (en papel)

21 comentarios :

  1. Me encantaría atreverme a leer este libro Mónica. De Henry James he leído muy poquito pero me encantaría ponerme con este como con el Ulises de Joyce. Son asignaturas pendientes. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hay dos cosas, no, tres que no me gustan nada, la primera es que sea pesado, plomizo, y que es la principal por la que abandoné su lectura hace años. Venía de leer Retrato de una dama y me había gustado. La segunda es la del autor que habla al lector, no me gusta que me hagan eso, es como si te espiara mientras lees y me saca de la historia. La última es que me la comparas con la McKenzie, con la que no me fue muy bien.
    Están bien esos toques de humor de los que hablas y ese personaje pero si los otros dos caen tan mal mejor lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Según iba leyendo pensaba:¿porqué habrá leído a James si no le gusta?Por lo menos has honrrado el centenario y parece que no te a ido del todo mal con este libro ;)
    Besos Mónica

    ResponderEliminar
  4. Todavía no he leído este libro de James. Pero lo haré.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. TEngo otra del autor pendiente y la leeré antes, luego puede que busque esta.

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada del autor y el estilo que comentas no sé si me gustaría
    Besos

    ResponderEliminar
  7. A Henry James lo adoro en algunas de sus obras y en otras tanto barroquismo me satura. Esa prosa laberíntica hay que tomársela con una pizca de sal (y mucha moral...). Yo lo disfruto en muchas ocasiones, pero es un autor que jamás me atrevería a recomendar a nadie. "Las bostonianas" en concreto no lo he leído y la verdad es que me apetece alguna otra antes (acaba de salir "Las alas de la paloma" y lo llevaba esperando mucho, mucho tiempo). ¡Besote!

    MH

    ResponderEliminar
  8. A mi es una novela que me gustó pero a la vez se me hizo demasiado densa… Henry James es… especial xD
    No sé, odié tanto a Basil en la segunda parte del libro que no podía concentrarme en la lectura jajaja
    Aún así es un libro curioso, y aunque yo no me reí mucho, sí que disfruté de la ironía de este señor ;D
    Un bsote!

    ResponderEliminar
  9. Marisa G.: Es que recomendar a Henry James no me atrevo, la verdad. No es precisamente uno de mis autores preferidos y su prosa es tan barroca que no todos los lectores le encuentran tan genial. Fíjate que antes empezaría por el "Ulises" de Joyce :-))) Bss

    Norah Bennett: Aish, es que Henry es así, plomo. O le aceptas como él o le destierras, no hay mucho que hacer. A mí me aburrió un montón "Retrato de una dama", no te digo más. Pero en esta novela le he pillado el punto del sentido del humor. Quizás porque es la novela más comprometida social e historicamente de James y por ahí me ha pillado, pero es la única que me atrevo a decir que he disfrutado de este autor.

    Ya me acuerdo de que la Mackenzie no te gustó (a mí sí) y se hizo plasta, pero me reafirmo: James es más plasta aún que la señorita Mac; y Trollope, a su lado, un cachondo. Bss

    Inés: ¡Jajajajaja! Eso me preguntaba yo también, debo ser masoquista. No, te explico: hasta la fecha, las dos novelas que había leído de Henry James me había parecido un plomazo pero su prosa, en más ocasiones de las que me gusta admitir, es más que brillante. Tiene una descripción de personajes, unos paisajes morales, que ya quisieran muchos. Total, que cuando una amiga que propuso que leyeramos juntas "Las bostonianas" porque era su novela preferida de James, me convenció. Leyendo y comentando juntas era todo más divertido, además descubrí cierto sentido del humor en el autor que no había encontrado en obras anteriores. Resumiendo: que sigue sin ser mi autor preferido, pero "Las bostonianas" me ha parecido lo mejor que he leído de él. Además está el protagonismo de los movimientos sufragistas de las mujeres, y como la Historia me pierde... Bss

    ResponderEliminar
  10. Margari: Si te gusta James, creo que encontrarás que es su libro más comprometido y más personal, pese a ser novela de ficción. No me atrevo a recomendarlo a todos los lectores pero sí diré que me ha gustado. Bss

    albanta: Para mí tienen que pasar algunos años para que vuelva a leer a Henry James, reconozco que su prosa alambicada y sus expresiones contradictorias me cansa mucho. "Las bostonianas" es la novela que más me ha gustado de James, así que de momento dejaré las cosas entre nosotros así, con el buen recuerdo :-)) Bss

    Tatty: Como comentaba más arriba, no me atrevo a recomendar a Henry James a todos los lectores sin excepción porque a mí misma logra deleitarme pocas veces. Una prosa excelsa, sin duda, pero demasiado barroca y retorcida en ocasiones (también sus personajes y sus decisiones) como para que se convierta en mi escritor preferido. Bss

    Inquilinas Netherfield: Resumes a la perfección lo que siento por Henry James; es que a veces me hace perder la paciencia!!! Una amiga me propuso leer juntas "Las bostonianas" para reconciliarme con él después de "Retrato de una dama" y se ha convertido en mi novela preferida del autor. Claro que leer juntos y comentar con otro lector tiene mucho que ver en la apreciación y la diversión de esta lectura, pero le he encontrado al bueno de Henry un humor que le desconocía. Bss

    Magrat Ajostiernos: Sí, justo es así, un autor "especialito" al que no te atreves a recomendar a diestro y siniestro a menos que sea como receta contra el insomnio :-))) Además es justo como dices, en la segunda parte del libro Basil es tan odioso que te dan ganas de dejar de leer; quizás para compensar lo odiosa que había parecido Olive en la primera parte. Si es al final del libro te preguntas "¿por qué me interesaba la historia de estos tres desgraciados?" jajajajaja Bss

    ResponderEliminar
  11. Me atrae el argumento, pero no tanto el estilo, tal y como lo has definido: yo también tengo a veces poca paciencia lectora. En cualquier caso, me hago una idea bastante cabal de la obra después de leerte.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Pues me lo llevo a la wishlist y me lo pienso. Me llama mucho el argumento y la temática, pero no sé si me convencerá o no. Igual indago si lo encuentro en alguna biblio..
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Es la novela de James que más me llama, pero probablemente por las reseñas que he leído sobre su prosa no me he atrevido a hacerle hueco... Y de momento creo que va a seguir así una temporada. 1beso!

    ResponderEliminar
  14. Ohhhh!!! Me encanta, como todo lo del autor y este es el momento perfecto del año adecuado, verdad?
    Creo que, fijate si soy rara, el que menos me gusta es el de la tuerca...
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Este si que me apetece aunque con tranquilidad que sé que habría tramos que se me harían más pesados.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Henry James parece estar de moda últimamente :) Es verdad que no es un autor fácil, pero una vez te acostumbras a ese enrevesamiento tan suyo a mí sí que me gusta. No es que sea un autor que me pirre, de los que esté en cabecera, pero seleccionando bien qué leer, sí es un autor que disfruto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gerardo Vázquez: Por eso mismo me gusta leer las reseñas en los blogs literarios, porque te dan una idea aproximada (más de lo que cuentan en las sinopsis de la contraportada) de lo que puedes encontrar en la novela. Saludos.

    Buscando mi equilibrio: Es la mejor lectura que he hecho de Henry James, pero también te aviso de que no es precisamente un autor que me vuelva loca, lo encuentro aburrido y barroco muchas veces. Bss

    Tizire: Bueno, no me hagas mucho caso, yo no soy precisamente fan del pobre Henry, jajajaja!! Sí que te diré que de todas sus novelas, te recomendaría justo esta, sobre todo por la discusión de las primeras sufragistas. Bss

    Mientras Leo: Si te gusta Henry, creo que esta es su mejor novela en el sentido en el que de verdad "se moja". Es su libro más controvertido y comprometido, muy enmarcado en los cambios sociales, culturales y económicos que se estaban viviendo en su época, en el momento en el que escribe. Y encima, con un buen sentido del humor (que yo pensaba que este hombre no sabía ni lo que era eso).

    Si el de la tuerca es el que menos te gusta es porque eres una verdadera fan de Henry :-))) Bss

    Lesincele: Sí, es una novela larga y Henry no siempre es la alegría de la huerta, así que tienes que leerla sabiendo que es lectura pausada, de largo recorrido. Ya me contarás qué te parece. Bss

    Ana Blasfuemia: Será por el aniversario de su muerte... Con eso no quiero decir que los lectores se alegren y celebren su muerte, bueno, algunos lectores imagino que sí, jajajaja!!! Pues mira, estamos un poco igual, no es nuestro autor preferido pero cuando se hace el esfuerzo de acercarse a él siempre sales ganando. "Las bostonianas" es la novela que más he disfrutado del autor hasta la fecha. Bss

    ResponderEliminar
  18. Me pones en un brete, por una parte lo que cuentas sobre la trama y las frases seleccionadas me llaman mucho, y por otra, sabes que opino lo mismo que tú (y un poquito más también) sobre esas frases tan... esas frases que.... ¡Esas frases!

    En fin, que me siento con una gran duda. Me pregunto si el cine podrá resolverla, porque siempre digo que James es un autor al que se saca mucho partido en la pantalla.

    Además me consta que hay una versión con Lee Remick ¿La conoces?

    ResponderEliminar
  19. Ah, y que sepas que lo de "Henry James" + "sentido del humor", eso sí que ha estado gracioso.

    ResponderEliminar
  20. Loquemeahorro: No, no conozco la peli que le dices, pero no creo que me atreva a verla ¡con el libro he tenido bastante! jajajaja
    Ya sabes lo que me pasa con Henry porque coincidimos, pero me dejé tentar por una buena lectora y así, en lectura compartida, todo es más entretenido. Me sorprendió encontrarle sentido del humor a Henry (no es broma!!!) y aunque sigue siendo tan barroco como siempre, esta novela me pareció muy distinta a las demás, más comprometida, no sé cómo explicarlo bien. Si te atreves a volver a leerle, te recomiendo "Las bostonianas", pero solo si estás convencida porque ya te digo que no es sencillo. Bss

    ResponderEliminar
  21. Estoy leyendo ahora mismo Los papeles de Aspern no me ha dado tiempo aun de saber si me gusta o lo aborrezco...Este yo por el titulo no lo hubiera elegido...

    ResponderEliminar