jueves, 26 de mayo de 2016

Jane Eyre, de Charlotte Brontë

En casa de los Reed todos maltratan y odian a la pequeña Jane Eyre, una niña huérfana a la que su tío prometió proteger y criar como hija propia. Vejada, acosada sin descanso, Jane estalla en rebeldía ante el injusto trato que recibe de su tía y sus primos, precipitando su ingreso en el internado de Lowood, un lugar terrorífico e insano en donde su deleznable director condena a las niñas al borde de la inanición y a la enfermedad por culpa de su tacañería. Aunque Jane encontrará en Lowood espíritus afines y personas cariñosas, justas y de elevados principios (como la señorita Temple), y aprenderá lo que es la amistad y sentirse querida por vez primera, su espíritu combativo y rebelde no hallará descanso. Ya de adulta, convertida en profesora de Lowood, sigue sintiendo la inquietud y el deseo de explorar más allá de sus muros, de encontrar su propio camino, de no conformarse con su destino. Y así va a parar a la misteriosa mansión de Thornfield, con las encantadoras Adele y señora Fairfax, con la inquietante señora Poole, con su tercer piso encantado y con el terrorífico y desconcertante humor del intimidante señor Rochester.

"—No hay nada que me ponga más triste que una niña mala —me dijo—. ¿Sabes dónde van a parar las niñas malas cuando mueren?
—Al infierno —fue mi inmediata y ortodoxa respuesta.
(...)
—¿Y qué debes hacer para evitarlo?
Me lo pensé un momento, la respuesta que se me ocurrió era un pelín discutible.
—Conservar la salud y no morirme."


Poco se puede comentar sobre Jane Eyre y Charlotte Brontë que no se haya dicho ya cien veces antes. Un clásico de la literatura británica, que mi edición (labutxaca, 2010) enmarca dentro de la novela gótica, pero que otros críticos señalan como romántica y precursora del feminismo. Sin duda es este último punto, el despunte feminista de su singular protagonista, el que hizo tan popular y polémica Jane Eyre en 1847, año de su publicación.

"En general se supone que las mujeres son muy quietas: pero las mujeres tienen los mismos sentimientos que los hombres: les hace tanta falta ejercitar las facultades y tener un campo para el esfuerzo como a sus hermanos; las restricciones muy rígidas y el estancamiento absoluto les hace sufrir tanto como a los hombres y sus privilegiados compañeros de especie son muy egoístas cuando afirman que las mujeres deben limitarse a hacer pasteles, tejer, tocar el piano y bordar bolsitas. Es mezquino criticarlas o mofarse si desean hacer más cosas o aprender más cosas que las que la tradición ha considerado necesarias para su sexo."

Jane Eyre tiene características de novela gótica (como el terror en Lowood o el misterio del tercer piso de Thornfield), pero también tintes romanticistas y apasionados, y tampoco está falta de una inteligente crítica social (las condiciones de los orfanatos y las escuelas internas de la época, o el encorsetamiento de las mujeres jóvenes sin dinero). Pero Jane Eyre es sobre todo su protagonista: indomable, valiente, honorable, inasequible al desaliento o a las dificultades, rebelde ante la injusticia, inconformista siempre con el destino que la sociedad le tiene reservado a las jóvenes solteras sin fortuna. Jane es un personaje único en la literatura, por su feminismo antes de que existiese el feminismo, pero también por su fuerza arrolladora y su inquietud constante.

He disfrutado mucho volviendo a leer Jane Eyre, esta vez en la buena compañía de mis compañeras de Somos Alianza, y ha sido estupendo volverme a encontrar con la singular Jane, con el señor Rochester y con el odioso Saint John. Sin embargo, me han desagradado los tintes profundamente religiosos que adquiere la novela hacia el final (me decía Teresa que no olvidase que Charlotte Brontë era hija de un sacerdote) cuando en su principio (tampoco la historia ni el carácter de su protagonista) no lo era más que por los convencionalismos de la época. Este apunte al margen, unido a alguna coincidencia molesta, no es ninguna excusa para recomendar a los lectores que se acerquen sin miedo a este clásico inglés. Aunque mi favorita sigue siendo Emily, y su apasionada Cumbres borrascosas, es necesario conocer al personaje más singular de Charlotte, su increíble Jane Eyre.

Lector, no importa lo mucho que hayas leído respecto a esta novela, te mantendrá en vilo hasta el final.

Nota: ¿Me preguntáis porque me gusta más Cumbres borrascosas que Jane Eyre? Si resumo mucho mis argumentos puedo explicarlo así: Jane Eyre dice "Creo que le amaré mientras respire"; Heathcliff sabe que amará a Katherine incluso después de que deje de respirar, por toda la Eternidad. 

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Jane Eyre (para Kindle)
Jane Eyre (en papel)

20 comentarios :

  1. Tu conclusión final explicando por qué te gusta más Cumbres Borrascosas me ha encantado, sin embargo yo sigo siendo más de Jane Eyre. Magnífica reseña :)

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Alejandra, tu conclusión en la nota es preciosa, pero sigo prefiriendo a Jane, Heathcliff me parecía siniestro, me daba miedo; Rochester es como más manejable.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Jane Eyre. También es el libro favorito de mi madre. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Heathcliff o como se llame es un exagerado, jaja. A mí por eso me gusta más Jane aunque alguna vez me ha puesto un poco de mal humor. A Sant John habría que colgaron en un retorcido y solitario árbol de la campiña. Jane Eyre resiste relecturas y eso es exclusivo de novelas importantes. Yo creo que llevo tres. Mi ejemplar es una edición de bolsillo y aunque alguna vez me he planteado comprar una mejor me pasa como con el de Ana Karenina, les tengo especial cariño por los malabarismos que tuve que hacer en su día para comprarlos con la paga. ¡Lo que estiraban aquellas pagas!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues yo, sintiéndolo mucho, difiero de ti. Me quedo con Jane Eyre :D
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tengo muchas ganas de leer este clásico porque se que me va a gustar mucho. Gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo soy más de Jane Eyre que de Cumbres borrascosas, aunque ambas las he leído ya dos veces. Y no descarto hacerla una tercera.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Un clásico que tengo pendiente. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  9. Las hermanas Bronte son mis eternas pendientes. Me ha gustado mucho tu reseña, has comentado cosas que no sabía y me parece muy interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Soy de las que prefiere Jane Eyre..
    cumbres borrascosas me aburrió y me sacó de quicio x)
    un beesito

    ResponderEliminar
  11. Alejandra: Jajajaja, es que no he podido resistirme. Me gusta mucho la prosa de "Jane Eyre" y la protagonista, pero claro, en términos "romanticistas" (que no románticos) Heathcliff y Katherine no tienen rival. Bss

    Inés: XD Mujer, pues al principio, cuando conocemos a Rochester, tampoco es muy la alegría de la huerta, jajajaja. Que le vamos a hacer, soy una romántica. Bss

    M. Mercè: Es un personaje extraordinario, sin duda, porque la autora era una mujer y por la época en la que escribe. Nunca antes se había escrito nada parecido por una mano femenina. No me gusta demasiado el giro tan religioso que subre nuestra Jane hacia el final del libro, pero claro, Charlotte era hija de un reverendo... y de su tiempo. Bss

    Norah Bennett: Claro, le tienes un cariño añadido al ejemplar, a mí también me pasa con ediciones antiguas que tengo por casa. Y mira que las traducciones no eran las ideales...
    Jane es extraordinaria porque nunca se resigna con su destino, con lo que le tocaría por ser huérfana, pobre y mujer en su época. Creo que eso es lo que más me gusta de su caracter. Aunque coincido contigo en que a veces le daría una colleja, sobre todo con su tira y afloja con el maldito St. John (¡colgamosle!). Tienes razón, esta chica resiste muy bien el paso del tiempo :-)) Bss

    ResponderEliminar
  12. Marina Cordoba: No me extraña, creo que es uno de los mejores personajes femeninos de toda la historia de la literatua, más sorprendente todavía por la época en la que se escribió esta novela y que además la escribió una mujer :-) Pero soy una romántica, que le vamos a hacer. Bss

    Espe: Pues ojito porque nuestra Jane es una chica tan interesante que quien la lee alguna vez acaba repitiendo ;-) Bss

    Margari: Es verdad, es lo que comentaba un poquito más arriba, que estas novelas son tan extraordinarias que acabas leyéndolas una y otra vez a lo largo de los años ¡Es que no les afecta el paso del tiempo! Son unos personajes tan auténticos y extraordinarios que por ellos nunca pasan los siglos. Bss

    Natàlia: Es estupendo disfrutar un clásico de estas caracteristicas por vez primera. Me atrevo a decirte que repetirás :-))) Bss

    Nube Cleyra: Pues no les tengas miedo porque te van a encantar. Sus personajes son arrebatadores, ya lo verás. Bss

    Neus: XD Bueno, para gustos, lectores, ya se sabe. En todo caso, son dos novelas apasionantes por sus protagonistas excepcionales. Que nos hagan sentir es todo un logro literario. Bss

    ResponderEliminar
  13. Uf!!! Pedazo de lectura!!!! Otra de esas que siempre vienen bien. Me encanta... Bss desde locura de lectura

    ResponderEliminar
  14. La leí hace muchos años y también me gusta las cumbres borrascosas.

    ResponderEliminar
  15. Me encantó, también es verdad que cumbres borrascosas lo leí en inglés en el bachillerato como esta, y no las disfruté, así que cuando la relea en español quizá también prefiera la otra a esta.
    Me quedé con ganas de más de Charlotte o de las otras dos hermanas Bronte.
    Habrá que planear algo ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me pasa como a Neus, mientras que Jane Eyre me encantó, la lectura de Cumbres borrascosas fue como un suplicio, hasta tal punto que desde entonces no he vuelto a leer a las hermanas Brontë.
    Y del tema religioso, opino igual que tú.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Qué alegría me llevo cada vez que veo aparecer por una reseña clásicos de esta catadura... Tengo yo que hacer también una relectura de este y otros muchos clásicos, pero tengo tantísimo pendiente que al final las voy dejando. A mí me costaría mucho por decidirme por esta o Cumbres... Quizás es que Heathcliff siempre me ha parecido un poco "demasiado" y eso me tira un poco para atrás...

    Jane es un personaje maravilloso para la época en la que está escrito, con sus defectos e indecisiones. Muestra una libertad de acción y pensamiento, una independencia y una libertad que muchos personajes más modernos no tienen.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  18. Locura de lectura: Los clásicos como este tienen la ventaja de que el paso del tiempo no les afecta. No importa cuándo lo vuelvas a leer, siempre se disfruta muchísimo. Ya sigo tu blog :-) Bss

    albanta: Son bastante distintas, "Cumbres borrascosas" es más oscura, más apasionada, más romántica (en el sentido del movimiento romántico de finales del XVIII). "Jane Eyre" destaca en cambio por lo excepcional de su protagonista para su género y su época. Ambas son estupendas pero no puedo evitar tener una favorita :-) Bss

    Carax: Claro, las traducciones son la clave para disfrutar más o menos de estos clásicos. Seguro que si lees una buena traducción reciente de "Cumbres borrascosas" te enamoras :-))) Yo es que siempre he sido más de Heathcliff que no de Mr. Darcy, jajajaja. Justo ahora leía un tuit sobre Anne Brontë y su "Agnes Grey". Bss

    Botika: Creo que estos clásicos se vieron muy perjudicados hace años por las malas traducciones a nuestro idioma, o por un lenguaje anticuado, quizás. Si escoges cualquier traducción del siglo XXI verás como cambia la cosa. Lo del tema religioso... claro, debemos tener en cuenta que las Brontë eran hijas de un religioso, pero me parece un error que la historia vire tanto hacia el fervor religioso cuando el personaje de Jane no se prestaba a eso al principio. Bss

    Inquilinas de Netherfield: ¡Es que Heathcliff es excesivo en todo! ¡Es pura pasión, es desbordante, no encuentra dique capaz de contenerle! Jajajaja.

    Es un gustazo volver a leer estos clásicos porque te das cuenta que no importa el paso de los años o el número de lecturas que hayas hecho con anterioridad, sigues disfrutando igual de ellos. Coincido contigo en que uno de los mayores méritos de esta novela es su protagonista: independiente, rebelde, insumisa con su suerte o con el orden social que la predestinaba por su condición de mujer soltera sin recursos. Bss

    ResponderEliminar
  19. La leí hace tantos años y he visto tantas adaptaciones cinematográficas que ya no sé qué pertenece al original, y que no.

    Eso sí, creo que puedo afirmar (por favor, confírmamelo), que en el libro (a diferencia de las muchas películas), una vez pasa el primer año en el internado, se descubre la corrupción del director (este tema nunca se pasa de moda), y Loowood se convierte en un lugar mucho más aceptable, donde las alumnas ya no son sometidas a esas situaciones tan extremas.

    Qué curioso que menciones ahora qué parte es más importante, la feminista, la romántica, la gótica; porque el otro día veía los últimos minutos de la adaptación con Michael Fassbender y pensé que era muy revolucionario que la protagonista no escogiera a un marido "conveniente" con el que tenía muchas cosas en común, blablaba... sino a aquel al que "solo" le unía una "inflamada pasión".

    pd. Jane Eyre está bien, Cumbres Borrascosas es una obra maestra.

    ResponderEliminar
  20. Jo, la verdad es que es casi un reto imposible emterse a hablar de determinados títulos, pero a veces, apetece. Porque no se ha dicho nunca todo o porque nos apetece repetir lo que otros dijeron como si al sumar nuestra opinión inclináramos una balanza lectora. En cuanto al título que has elegido, claro que me gusta, pero Cumbres borrascosas es inigualable, H es de lo mejor que ha parido pluma (aunque quede fatal dicho así)
    Besos

    ResponderEliminar