lunes, 16 de octubre de 2017

De mudanza pero contigo

Os voy a confesar una cosa, me dan mucho miedo los cambios. Me acomodo en mi pequeño rinconcito de seguridad y me cuesta horrores salir de ahí. Por eso, si te digo que me mudo, ¿te vienes conmigo? Si tú vienes se me pasa el miedo.

Me voy aquí http://monicagutierrezartero.com, mi página de autora. 


Cabecera

¿Qué vas a encontrar? Pues las reseñas feelgood que tanto me gusta compartir contigo, información sobre mis novelas, Mugs & Books, Serendipia Recomienda y buena compañía. Y, si no me dejas sola y me llega el valor, algunas cosas nuevas tan chulas como el Tea & Sympathy Club.

¿Qué tienes que hacer para venirte? Pues seguir la nueva página en tu lector habitual de feeds y/o suscribirte a la Newsletter que encontrarás allí.

Por cierto, si te suscribes a la Newsletter participas en el sorteo de tres ejemplares en papel de La librería del señor Livingstone.

¿Te vienes?


martes, 10 de octubre de 2017

La llamada de las brujas, de Francesc Gómez Guillamón

Las tres Hilanderas viven aisladas en una casita, protegidas por el páramo de Ballantree. A menudo han sido señaladas como brujas, y a veces molestadas por algún hombre, pero a lo largo de los siglos el mundo ha cambiado excepto ellas. Y es que, efectivamente, Lita, Ofelia y Pandora Blackwell son brujas muy poderosas, las únicas capaces de contener al mal que una vez asoló sus tierras. Sin embargo, una antigua enemiga, Ursula Bosover, ha vuelto para vengarse de una antigua ofensa: su sobrino no descansará hasta comprar las tierras de las Blackwell y construir sobre ellas una civilización de lujo. Perder el páramo, fuente de su poder, es impensable, pero las fuerzas oscuras se han puesto en marcha. ¿Podrán vencer a las Blackwell? ¿Será un error despertar la Máscara de Hécate, la primera bruja, para pedir ayuda? En el mundo de la magia está a punto de desencadenarse una terrible guerra que no solo pondrá en peligro la vida de Lita, Ofelia y Pandora.


La llamada de las brujas es una entretenida novela de magia y hechicería con un toque clásico muy agradable. Su narración es muy ágil, y el carisma de sus tres protagonistas y su desarrollo en la tradición de los cuentos tradicionales hacen que sea una lectura adecuada también para el público juvenil. Está bien ambientada y el trabajo de wordbuilding (hechizos, ingredientes mágicos, conjuros, tradiciones, leyendas, aquelarres, visiones, etc.) está muy bien documentado y desarrollado. La rapidez con la que transcurren los acontecimientos de la trama es adecuada y me parece muy destacable lo bien que Francesc Gómez Quillamón ha sabido entrelazar los diferentes hilos narrativos (la historia de amor, los lazos vecinales, la amenaza del pasado, las visiones, la máscara y sus consecuencias...) para mantener el suspense y no aburrir al lector en ningún momento.

Si bien la idea y la ejecución es buena, y sus protagonistas femeninas están muy bien construidas, la prosa del autor acusa en algunos momentos cierta inconsistencia, sobre todo en los diálogos. Quizás se debe a una cuestión de inexperiencia, nada que no se solucione en las próximas novelas del escritor (desde aquí le animamos a que pierda miedo y deje que fluya su estilo más personal). Sin duda, títulos como La llamada de las brujas, de Francesc Gómez Guillamón, ponen de manifiesto la buena salud del género fantástico en lengua castellana y la más que entusiasta bienvenida que los lectores le deparan a los nuevos autores de fantasía.

Por cierto, no puedo dejar de señalar lo bonita que es la portada y lo simpatiquísima que me ha parecido la narración siempre que se recreaba la vida del pueblo y las sinergias vecinales con tanta gracia (la cotilla, la desconfiada, el pelota, el alcalde, ...).

Lector, un cuento de fantasía al estilo clásico; curioso, original y bien tramado.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:

miércoles, 4 de octubre de 2017

Celeste 65, de José C. Vales

A Linton Blint no le va demasiado bien en la vida. Su terapeuta de freudianos labios cree que arrastra el trauma infantil de haber recogido los pedacitos de su madre y su hermana cuando una bomba alemana cayó sobre la casa de sus padres cuando era pequeño. El maltrato al que le someten su esposa Laurie y la tía Mildred y el desgraciado accidente de las polillas en Oxford tampoco ayudan a cultivar su autoestima. Quizás Linton padezca de una apatía vital insoportable y no sepa nada del mundo más allá de sus estudios entomológicos, pero incluso el más gris de los seres humanos tiene un instante de rebeldía. Obligado a huir de Inglaterra por las circunstancias, Linton se hospedará en el lujoso Hotel Negresco, a mediados de los años sesenta, destino veraniego preferido de famosos, ricos y poderosos. Junto a la hermosa Celeste, sobrina de un anticuario que la ha enviado a Niza para hacerse con un misterioso mapa planetario, el despistadísimo Linton terminará siendo el inesperado protagonista de un sinfín de líos de espionaje propios de la Guerra Fría y de otros ajustes de cuentas más personales.

"Los grandes lectores son personas muy molestas —era cosa sabida, según el librero—, porque tienen manías, prejuicios, obsesiones y chifladuras relacionadas con el papel, el tipo de letra, las ilustraciones, las erratas o la encuadernación. Son complicaciones intelectuales que afectan a todos los aficionados a los libros, por lo que dicen; mi amigo Doug, que había pasado su vida entre libros y mujeres exóticas, siempre me aseguró que todos los grandes lectores suelen sufrir alguna perturbación más o menos dañina..."


José C. Vales es uno de mis escritores contemporáneos preferidos, los que habitualmente venís a tomar el té en Serendipia ya lo sabéis, así que no será ninguna sorpresa si os digo que me lo he pasado en grande con la lectura de Celeste 65. El autor de Cabaret Biarritz vuelve a poner su excelente prosa al servicio de su divertidísima y sarcástica narración, esta vez, para entretenernos con las aventuras de un apocado entomólogo inglés en Niza con el telón de la Guerra Fría y las bellezas de mediados de los años sesenta del siglo pasado bailando al son de una música que también hizo Historia. Y aunque las épocas no podían ser más distintas, los escenarios vuelven a padecer de un decadente lujo nostálgico, pues si en Cabaret Biarritz el lector se hospedó con Beatrix en el Hotel du Palais, en Celeste 65 disfrutará de su hospedaje gemelo, el Hotel Negresco.

Divertida, tocada de un genial humor inglés y en ocasiones tan alocada como delirante, Celeste 65 es una gran demostración de que la buena literatura no tiene que versar obligatoriamente sobre dramas y desgracias existenciales. También desde el sentido del humor y desde la sátira los escritores abordan la condición humana y crean excelentes ficciones de gran valor literario ¡y perspectiva histórica! En Celeste 65 el lector encontrará una novela fabulosa con entrañables referencias librescas (Gervase Fen, Tobias Smollett, el romanticismo de finales del XVIII y sus acólitos ionizados...), simpáticos guiños a los lectores del señor Vales (¡Beatrix Villequeau y Neuwelke!), cameos glamurosos, una música que cambió el mundo, y unas escenas al más puro estilo de los hermanos Coen y que son el alma de la novela. 

Y como además de lectora recalcitrante soy historiadora, me perdonareis una de mis citas preferidas de la novela: 

"(...) que la Historia Natural de Plinio o los siete libros de Historia de Herodoto eran más divertidos —¡definitivamente!— que la mayoría de las novelas (...), que Schliemann era un aficionado y que ningún arqueólogo de verdad habría vestido a su mujer con las joyas troyanas (...)."

Solo un filólogo con el encanto de José C. Vales podría haber escrito frases como esta.

Lector, si sufriste en el Hotel du Palais, ahora toca pasárselo en grande en el Hotel Negresco.


Nota: soy incapaz de escribir correctamente el alias del querido Linton, lo siento.
Nota (II): y mira que agradecí el alias porque, no sé a vosotros, pero a mí el nombre de Linton me hace pensar en el sin-sustancia de Cumbres borrascosas

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:

viernes, 29 de septiembre de 2017

La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez

¡Sorpresa!

Los que me seguís en las redes sociales sabéis que llevo las últimas semanas emocionadísima, en plan misterio y amenazando con una sorpresa. Es una alegría enorme presentar hoy mi cuarta novela, La librería del señor Livingstone.


La librería del señor Livingstone es un pequeño homenaje a mis novelas y autores preferidos, pero también a todos los lectores incansables, a los que leen contra viento y marea, a los que es más sencillo encontrarles con un libro en las manos que con un tenedor. Una comedia muy feelgood que espero que os haga pasar un rato agradable.

La novela está disponible aquí con precio de oferta de lanzamiento:
La librería del señor Livingstone

Os dejo la sinopsis y un fragmento. Ojalá lo paséis tan bien como yo en compañía del señor Livingstone. Mil gracias por acompañarme siempre, mis queridos lectores.

La librería del señor Livingstone - Sinopsis

Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...

Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.

"—¿Qué está leyendo? 
Agnes le mostró la cubierta de "Por no mencionar al perro", de Connie Willis.
—Primero habrá leído la novela de Jerome.
—Tal y como usted me recomendó.
—Buena chica —El señor Livingstone consultó su reloj de bolsillo y decidió dar la tarde por concluida—. Parece que hoy no vamos a vender más libros. Los londinenses creen en una leyenda no escrita que asegura que es mucho más divertido concentrar todas las compras en la hora anterior al cierre de la librería, el 24 de diciembre. ¿Por qué no aprovecha y va a esa exposición en la Tate, de Turner y sus malditas ruinas griegas, por la que suspiraba ayer?
—¿No le importa que me marche antes? —se animó con la propuesta.
El señor Livingstone miró significativamente su pipa y su precioso libro ilustrado y la observó por encima de las gafas sin montura.
—Podré con el estrés.
—¿Por qué no me acompaña?
—Los ingleses no vamos a exposiciones de Turner, preferimos otras actividades más ennoblecedoras como la caza del zorro o el críquet —bromeó el librero—. Pero ahora que menciono al pintor, me recuerda que si quiere seguir sentándose en estos sillones y mantener intacto su honor, debe leer esto..."

viernes, 15 de septiembre de 2017

Sorteo "Echo de menos las vacaciones"

¿Ya habéis vuelto todos? Sí, he pasado lista y ya estamos todos de vuelta. Qué nostalgia de vacaciones... Solo se me ocurre una novela con mucho charming y misterio para mantenernos en vilo y hacernos olvidar lo duro que a veces resulta septiembre:


Sorteo internacional de 3 ejemplares en digital de Un cadáver muy frío, de Ana Bolox

Os dejo AQUÍ la reseña que le hice para que veáis que es un libro muy entretenido y con mucha gracia. 

El único requisito para participar es que sigas ambos blogs, el de Ana Bolox y Serendipia. Esto suma 1 punto.

Para suscribiros al blog de Ana Bolox, podéis hacerlo aquí: https://anabolox.com/suscripcion-mis-libros-ficcion/

Puntos adicionales

+5 puntos si comentaste en mi reseña de Un cadáver muy frío antes de hoy
+2 puntos por anunciarlo en las redes sociales (suma 2 por cada red social)
+3 puntos por anunciarlo en una entrada en tu blog (puede ser compartida)

Recuerda adjuntar todos los enlaces si quieres que te contabilice los puntos.

El sorteo comienza hoy, viernes 15 de septiembre, y finaliza el sábado 30 de septiembre. La primera semana de octubre anunciaré a los ganadores.

Mucha suerte y gracias por participar.




domingo, 10 de septiembre de 2017

Vienen mal dadas, de Laura Gomara

Ruth Santana malvive en Barcelona, con dos trabajos y sin apenas nada que llevarse a la boca, desde que una entidad bancaria la echó de su casa pero no le condonó la deuda de la hipoteca. Una noche, presa de la desesperación, convencida de que ya no tiene nada que perder, de que morirá despacio por inanición, tropieza con Hugo Correa, un misterioso y turbio personaje que le ofrece otra salida. Ruth, que pensaba que no podía caer más bajo, que siempre se había tenido por la niña que tenía remordimientos por quedarse con las vueltas del pan, se sorprende a sí misma planteándose un camino poco ortodoxo. Al fin y al cabo, quizás no se haya rendido del todo, quizás todavía tenga esperanza. Por las calles más oscuras de Barcelona, una extraña tripulación pirata acaba de enrolar a su último miembro antes de zarpar rumbo a la caza del tesoro.

"Si te mata la mar, te mató, es algo rápido, como un cartucho de dinamita explotándote en las manos. Ya está. Todas las heridas curan o matan, aunque sigan doliendo de vez en cuando. Pero en la calle estás solo rodeado de un montón de gente que te desprecia; de otra que está en la misma situación que tú y que, sin tener nada personal contra ti, querría que desparecieras del mapa."


Roca Editorial
ISBN: 9788416867141
Colección: thriller y suspense
Páginas: 304
Fecha de publicación: septiembre de 2017

No siempre me convencen las novelas ambientadas en mi ciudad y casi nunca cuando es escenario de crímenes, injusticias y tormentos varios. Me gusta reconocer calles y jardines, lugares y pequeños pasajes, barrios y bares, pero como la novela negra no es un género que me seduzca demasiado, no acabo de disfrutar de una Barcelona oscurísima (echad la culpa a mis manías feelgood). Y, sin embargo, me ha encantado Vienen mal dadas, de Laura Gomara. Hasta su estupendo título. Seguramente porque, en última instancia, y pese a su vívido retrato de las miserias financieras que azotan fuerte en nuestro siglo, su protagonista se ha aferrado a la esperanza y no ha caído en la negrura total a la hora de caminar por las calles e inmuebles barceloneses. 

Vienen mal dadas no es del todo una novela negra o, al menos, no es tan oscura como para que encaje a la perfección en el género. Quizás por su retrato realista de la situación de Ruth —candente para el lector, que seguro que lo ha vivido de cerca o en propia piel—, quizás por el romanticismo de la figura misteriosa de Hugo Correa, o por la mirada triste (pero no desesperada ni morbosa) sobre la ciudad nocturna, me resisto a enmarcala en el noir literario. Me gusta porque, pese a su aire noir, pese a las referencias delictivas, casi roza la novela de aventuras clásicas: las referencias a La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson, al espíritu de compañerismo y la lealtad entre ladrones (Robin Hood y sus compinches en el bosque de Sherwood, bien podrían haber elegido una casa okupa de Sant Antoni si viviesen en nuestros días, ¿y no hubiesen robado bancos que no aceptan la dación en pago?), al barco pirata y su tripulación, al tesoro escondido, al capitán (por algo Hugo Correa es marino)... Laura Gomara ha sabido dar a Vienen mal dadas ese punto de aventuras clásicas y héroes (o anti-héroes) que se crecen ante la adversidad que tanto me ha gustado y que tan bien ha sabido conjugar con el realismo de su historia. Porque en esta novela todo es posible, probable, real; la situación de pobreza de sus personajes no es novelesca sino realista: pequeños delitos que arruinaron vidas (como en el caso de Bosco), malas decisiones, hipotecas asfixiantes, mecánicos sin trabajo, sociópatas olvidados por la asistencia sanitaria del sistema... Ninguno de ellos está en la calle por una circunstancia fantasiosa o novelesca, por desgracia están ahí por algo que podría pasarnos a cualquiera de nosotros, simples lectores mortales.

El baile entre Ruth y el Gallego está muy bien medido, los personajes secundarios, equilibrados, y la investigación policial, junto con la historia de venganza que persigue al protagonista, aderezan la trama en su justa medida. El resultado es una novela fascinante, por su realismo y su sensibilidad, muy entretenida, de excelentes personajes, y con el punto perfecto de suspense. Además, me ha parecido un plus que la autora haya optado por ese tono de nostalgia de las novelas de aventuras clásicas y por no abandonar del todo la esperanza... pese a vienen mal dadas, sí señora.

Lector, te gustará porque se sale de los tópicos pese a sus referencias clásicas.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Vienen mal dadas (en papel)
Vienen mal dadas (en papel)

¿Te apetece conocer a la autora?

image002

lunes, 4 de septiembre de 2017

La nueva madre, de Lucy Clifford

Blue Eyes y Turkey viven felices en una pequeña casita, en medio del bosque, junto a su madre. Papá está casi siempre fuera, por eso ellas procuran portarse siempre bien y ser gentiles con la pobre mamá. A veces, van solas hasta el pueblo, en busca de la correspondencia de su padre, y cuando hay carta vuelven felices y raudas, y mamá siempre las espera con té calentito y pan dulce. Hasta que un día, una misteriosa muchacha, junto al camino, las tienta con un misterio a cambio de que sean malas, muy malas, verdaderamente malas. No está en su naturaleza infantil la maldad deliberada pero... ya sabéis lo que dicen, la curiosidad mató al gato.

 "—No volváis tarde —les dijo su madre, como siempre hacía antes de que partieran—. Id por el camino más corto, no miréis a los extraños con los que os encontréis y ni se os ocurra hablar con ellos.
—No, mamá —respondieron. Ella las besó y les dijo que eran unas niñas muy buenas, y se fueron contentas."


Lucy Clifford (Londres, 1846-1929) fue una escritora y periodista autora de novelas y relatos que obtuvieron una buena acogida del público y de la crítica en su época. Quizás por eso me parece muy acertada la reflexión con la que Víctor Selles, traductor de esta edición de La nueva madre y otros dos relatos de Clifford, abre su prólogo: las azarosas circunstancias de la fortuna del escritor para ser recordado por la posteridad como un clásico o desaparecer en las brumas del olvido. Cuenta Selles que la escritora victoriana se topó con el cambio del siglo y la modernidad, que el público perdió el interés en sus narraciones después de la Primera Guerra Mundial, cuando se rompió definitivamente con las sensibilidades victorianas y eduardianas. Tras la Gran Guerra y los felices años veinte, voces como las de Virginia Woolf, James Joyce o D.H. Lawrence dictaban la nueva literatura y, aunque todavía quedaban rebeldes de cierta nostalgia eduardiana como E.F. Benson (ver en este blog Mapp y Lucía), Lucy Clifford y su inquietante terror victoriano pasaron a formar parte de las filas de un pasado condenado a acumular polvo en las estanterías más recónditas de la desmemoria.

Sin embargo, no se puede hablar de literatura victoriana sin recordar a Lucy Clifford, cuyo relato de terror La nueva madre inspiró a Henry James para Otra vuelta de tuerca o, más recientemente, a Neil Gaiman para su Coraline. Inquietante, creepy y con tintes de leyenda popular europea rescatada de la tradición oral —al lector le vendrán a la cabeza algunos de los relatos originales de los Grimm, aquellos cuyas primeras traducciones al inglés le leía Mary Wollstonecraft a su hija Mary por las noches— es sencillo reivindicar La nueva madre como una pieza de singular valor de la literatura gótica victoriana, y del terror clásico. 

Completan esta pequeña antología de Lucy Clifford, los relatos El pez falso y Wooden Tony, también protagonizados por niños y también de carácter inquietante, melancólico y terrorífico como un cuento de hadas popular. Esta es la primera vez que se publica en edición digital y en castellano La nueva madre; traducción(*), selección y prólogo a cargo del escritor Víctor Selles, y magnífica portada de Mr.Jav! Doodles.

Lector, victoriana y creepy, ¿qué más quieres?

(*) Nota: atención a la traducción de la antología, los lectores afines a la literatura victoriana sabrán apreciar la sutil lealtad de Víctor Selles a la etimología, léxico y tono narrativo propios de las obras británicas de la época.

Para más información, en casa de Víctor Selles: Rescatar a una escritora del olvido

También te gustará: El extraño caso del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde; Frankenstein; Siempre hemos vivido en el castillo (próximamente en Serendipia)

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
La nueva madre y otros cuentos

lunes, 28 de agosto de 2017

El atlas de las nubes, de David Mitchell

En 1850, en plena fiebre del oro, Adam Ewing, un notario estadounidense, visita las islas Chatham, en la Polinesia, a bordo del Prophetess. En 1931, el músico Robert Frobisher encuentra el diario de Ewing en la biblioteca del anciano genio Vyv yan Ayrs, en Brujas; es allí donde compone su obra maestra, el sexteto de El atlas de las nubes, y escribe a menudo a su buen amigo Rufus Sixsmith para informarle de tales desventuras. En los años 70, en San Francisco, la periodista Luisa Rey descubre que el reactor nuclear de la isla de Swannekke podría tener graves problemas de seguridad. Solo el informe de un anciano ingeniero atómico, Rufus Sixsmith, premio Nobel de Física y ex-integrante del proyecto Manhattan, puede demostrar el peligro que conlleva poner en marcha esa central nuclear. Pero los intereses financieros y políticos más salvajes están dispuestos a asesinar con tal de evitar que dicha información salga a la luz ¿Qué importa que la central explote o contamine el planeta de manera mortífera? Lo primordial es lucrarse. Sonmi-451, un clon sintético del futuro explica su rebelión desde la prisión en la que está confinada. El joven Zachry, en lo que queda de las islas Hawai tras la caída postnuclerar del planeta, trasmite por tradición oral todo el conocimiento y las tradiciones de su tribu, exenta de tecnología pero con un vago recuerdo de la misma; después del desastre universal, el retorno a la naturaleza y el respeto por los semejantes es lo único que les mantiene a salvo. Adam, Robert, Luisa, Sonmi-451 y Zachry solo tienen en común un antojo en el omoplato, una marca de nacimiento con forma de violín, y la capacidad de optar por hacer lo correcto pese a que sean los únicos en oponerse a los monstruosos designios de los todopoderosos salvajes.

"Tumbado en el fondo de la canoa, veía balancearse las nubes. Las almas surcan las eras como las nubes los cielos, y aunque las nubes cambien continuamente de forma, color y tamaño, una nube siempre es una nube y un alma siempre es un alma ¿Quién sabe de dónde vienen las nubes y dónde estará el alma mañana? Nomás lo sabe Sonmi: el este y el oeste, la brújula y el atlas, sí señor, el atlas de las nubes."



Me gustan mucho las lecturas que requieren de la materia gris del lector para llegar a buen puerto; me gustan esos libros que te obligan a apuntarte frases; me gustan las novelas que te hacen reflexionar sobre la humanidad, pero sobre todo y por mi alma de historiadora impenitente, sobre la Historia del ser humano y su recalcitrante tendencia a la autodestrucción. Ofrece David Mitchell, en El atlas de las nubes, varias lecciones históricas que no hemos asimilado y aprendido todavía —de ahí nuestra tendencia a tropezar siempre con la misma piedra u otra parecida— y asombra la facilidad y la brillantez que tiene el autor para plantear, incluso cuando se trata de una novela de ficción, cuestiones universales. Una de las que más me ha gustado es su confrontación entre los conceptos de civilización y estado salvaje: dice uno de los personajes de Mitchell que salvaje es aquel que solo piensa en satisfacer sus deseos de manera inmediata, sin tener en cuenta nada más; mientras que civilizado es aquel que piensa a largo plazo, que medita antes de actuar y opta por la conservación y la supervivencia en el futuro; por eso, los empresarios capitalistas que solo piensan en su enriquecimiento inmediato sin tener en cuenta la conservación de planeta, son salvajes y, en cambio, la tribu maorí que dialoga sus conflictos, respeta la naturaleza, declara tabú atentar contra otras vidas o piensa en la tierra que legará a sus hijos y nietos, es la más civilizada del planeta.

El atlas de las nubes es un magnífico juego de muñecas rusas en el que cada una de las historias encaja a la perfección en la anterior, en una sucesión temporal que requiere de la colaboración del lector para ir ensamblando las piezas del rompecabezas. Una narración fluida, llena de suspense y acción, con personajes carismáticos y universos tan probables que dan escalofríos, sobre las consecuencias de un gesto generoso o salvaje de un solo ser humano en la Historia de toda la humanidad. Una reflexión genial sobre el poder del conocimiento científico y sus malos usos: la ciencia, que sacó al homo sapiens del estado salvaje de los simios, será también la responsable de nuestra extinción a finales del siglo XXI. Un libro extraordinario que entrelaza con sorprendente verosimilitud pasado, presente y futuro de la humanidad.

"La ciencia seguirá inventando instrumentos bélicos cada vez más sanguinarios hasta que un día la capacidad destructora de la humanidad superará a la capacidad creadora y nuestra civilización se precipitará a la extinción (...). Nuestra voluntad de poder, nuestra ciencia y todas las facultades que nos elevaron del nivel de los simios al de los salvajes y de ahí al hombre moderno, ¡son las mismas facultades que acabarán con el homo sapiens antes de que termine el siglo!"

Lector, este es uno de esos libros que pese a haberse terminado en nuestras manos permanece mucho tiempo abierto en nuestras cabezas.

También te gustará: El año del diluvio; Medusa; Estación Once

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:

domingo, 20 de agosto de 2017

El café de los pequeños milagros, de Nicolas Barreau

A Nelly le gusta tomarse su tiempo, vivir despacio, medir con reposo todas sus decisiones. Vive en Paris y está a punto de terminar su tesis sobre las teorías de Virilio, un dromólogo que defiende que la humanidad se desorientó en cuanto consiguió viajar a la velocidad del avión. Nelly lleva más de un año enamorada de su director de tesis y sigue esperando el momento propicio para dar el primer paso y confesarle su amor. La oportunidad aparece cuando el profesor le pide que le acompañe a Nueva York para unas conferencias, pero a Nelly —debido a un trauma infantil— le aterra volar y decanta la invitación. Ese será el inicio de una serie de acontecimientos inesperados que llevaran a la tímida y temerosa parisina hasta nada menos que Venecia en invierno. Allí no solo disfrutará de la belleza de sus canales, piazzas y palazzos, sino que desentrañará el misterio de un pequeño y hermoso misterio familiar, y se demostrará a sí misma que es capaz de vivir sin el lastre de sus numerosos temores.

"Lo bueno de creer en las señales es que pueden orientarte en el desconcertante mapa de la vida. Lo malo de ellas es que reflejan nuestras propias deficiencias, y siempre justo cuando no estamos en condiciones de captar su mensaje orientador."


Editorial Suma
Fecha de publicación: septiembre 2017
Páginas: 347
Precio: 16,90 euros

Abre Nicolas Barreau su novela con esta cita de Lío en Broadway (Peter Bogdanovich):

"—Yo creo en los finales felices. Son lo único que me parece lógico.
—¿Entonces te gustan los cuentos?
—Todos necesitamos de vez en cuando una chispa de magia, ¿o no?"

Toda una declaración de intenciones. Pero eso es lo que nos gusta de las historias y personajes de Nicolas Barreau, esa ficción amable y simpática, esa hermosa luz rosa tan parisina que promete un final feliz y un viaje agradable. En El café de los pequeños milagros, el autor vuelve a regalar a sus lectores una historia entretenida, divertida y evocadora, con su prosa llena de candidez y promesas bonitas. Perfecta para desconectar del mundanal ruido y tomar, sin prisas (como le gustaría a Nelly), el tren de los más bellos recorridos.

"Pero, ¿por qué iba a interponerse la verdad en una bonita historia?"

El café de los pequeños milagros no solo trasmite con sencillez la alegría de vivir, el detalle cotidiano de los pequeños gestos como las llaves de la felicidad (entrar en un café agradable, visitar nuestra librería favorita, comer tarta de pera, beber un delicioso café, comprar ese bolso que tanto nos gusta para iniciar un viaje en tren, etc.), sino que además resulta de una cercanía sorprendente: ¿quién no ha sucumbido al mensaje de un libro antiguo? ¿quién no ha estado fantaseando durante meses con un amor no correspondido? ¿quién no ha llorado por perder algo que ni siquiera tenía? El lector se reconoce en Nelly, simpatiza con ella, la comprende, pese a que en todo momento entienda que está inmerso en un cuento de hadas, en una fantasía amable y una bonita historia de amor doble (Nelly recupera su amor propio además de encontrar el amor romántico).

Otro de los puntos que más se disfruta de esta novela es, sin duda, el hermoso recorrido por las calles de Venecia en invierno, antes de la vorágine de los Carnavales. Por la Venecia más conocida —la Piazza de San Marcos, Santa Maria de la Salute, el Rialto, los gondolieri— pero también por sus callejuelas más escondidas y por sus destinos menos turísticos: el Palazzo Ca´Rezzonico y su Museo del Setecento, la Accademia, el Lido, el Museo Fortuny... El lector tiene la sensación de que Nicolas Barreau se enamoró perdidamente de Venecia cuando estuvo allí, y contagia en la novela su visión de la ciudad en la misma medida en la que su prosa y los pasos de sus personajes trasmiten el cariño con el que recorren sus librerías, cafés y parques preferidos de París. 

"El tiempo no se detiene nunca. Solo nuestros recuerdos. Los tenemos para siempre."

Lector, un libro perfecto siempre que te apetezca soñar un poquito con los finales felices.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:

sábado, 12 de agosto de 2017

Seis de cuervos, de Leigh Bardugo

En la ciudad portuaria de Ketterdam, hogar de ricos comerciantes, no existe barrio más peligroso que el Barril, ni cerebro criminal más brillante que el de Kaz Brekker. Apodado Manos Sucias, Kaz prospera entre el robo, la extorsión y el juego, mientras una antigua sed de venganza arde como el carbón en sus pupilas. Cuando se le ofrece la oportunidad de enriquecerse como nunca antes había soñado, decide arriesgarse pese a que la misión propuesta sea poco menos que un suicidio. Para acometerla reunirá a dos de sus más fieles colaboradores, a una Mortificadora Grisha, un antiguo soldado druskelle, un rehén inesperadamente valioso y todas sus reservas de ingenio y experencia. Si vuelven vivos al Barril puede que sea para dejar sus calles para siempre.

"El conocimiento de que tal vez no volvieran a verse, de que algunos o tal vez todos podían no sobrevivir a esa noche, era pesado en el aire. Un jugador, un convicto, un hijo fugado, una Grisha perdida, una chica suli que se había convertido en asesina, un chico del Barril que se había convertido en algo peor (...). ¿Qué los unía? ¿La avaricia? ¿La desesperación? ¿Era solo el conocimiento de que si alguno o todos ellos desaparecían esa noche nadie iría a buscarlos?"


Este verano me apetecía leer fantasía, así que le pregunté a Ana González Duque qué libros de este género me recomendaba y me dijo que La segunda revolución, de Costa Alcalá. Tras alucinar mucho con estos dos autores, le pedí más madera a Ana y me dijo que Leigh Bardugo le parecía una buena autora; pero ya sabéis qué pasa después de haber disfrutado tanto de un libro tan genial como el de Costa Alcalá: que el listón estaba muy alto. Me pasé por la biblio y me llevé Moriré besando a Simon Snow, de Rainbow Rowell (reconozco que me lo llevé porque me pareció un título genial, ¿por qué no habré publicado yo una novela con ese pedazo de título?) y Seis de cuervos, de Leigh Bardugo. La primera novela me pareció divertida pero la segunda, Seis de cuervos, me entusiasmó. Y me entusiasmó tantísimo como La segunda revolución, que ya es mucho decir.

Quizás conocéis a Bardugo por su trilogía Grisha (el primero de los libros se tradujo en castellano como Sombra y hueso) pero yo era la primera vez que leía a esta autora y me ha dejado boquiabierta. Seis de cuervos es la primera entrega de una bilogía (la segunda parte se titula Crooked kingdom, en castellano, ni idea) que destaca por su elegante prosa, su buena ambientación y la excelente construcción de unos personajes carismáticos y singulares. No solo son seis personas con habilidades especiales, más o menos marginados por la "honrada" sociedad de una próspera ciudad de comerciantes, sino que son seis caracteres complejos, bien matizados y tan fascinantes como la misión imposible que les han encomendado. El resultado es un libro que mantiene en vilo al lector no solo por el suspense de su trama o por sus espectaculares escenas de acción sino también por el pasado y las motivaciones de esos seis protagonistas. 

Leigh Bardugo hace gala de una habilidad extraordinaria al dosificar la información sobre cada personaje, desvelando el pasado de cada protagonista a pequeños sorbos. Este buen pulso narrativo evita saturar al lector con una montaña de datos sobre la mochila emocional de cada protagonista a la vez que mantiene eficazmente el suspense: el lector no puede dejar de preguntarse por qué el personaje reacciona como lo hace en el hilo narrativo presente o qué circunstancias le han llevado a sentirse así. En mi opinión, es un equilibrio literario difícil de conseguir con la fluidez y naturalidad con la que lo hace Bardugo. El protagonismo de estos personajes tan arrebatadores unidos a los excelentes giros de la acción hacen de Seis de cuervos una novela de referencia en el género fantástico pero también en el de la narrativa contemporánea.

Lector, esta sí que es trepidante y auténtica.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Seis de cuervos

lunes, 7 de agosto de 2017

Cómo ser un gatete, de Kitty Pusskin

Ser un gatete está muy bien: tienes un montón de tiempo libre para dormir, eres la monada de la casa, puedes practicar a hacer el ocho entre las piernas de tu humano, afilar las uñas con sus mesas y sillas, y calcular el momento exacto en el que necesita levantarse para enroscarte en su regazo. Si tienes alguna duda sobre cómo reaccionar con indiferencia a la ausencia de tu humano (porque no eres un perro), o desobedecer sus órdenes (insisto: no eres un perro), morder cables, competir contra el ordenador o el mejor lugar donde vomitar tus bolas de pelo, este es tu libro.

"Schrödinger es conocido como físico cuántico, pero también era otra cosa: un mal hombre. Un hombre muy malo, en realidad. Créeme, no puede salir nada bueno de un gatete encerrado en una caja que contiene un frasco de veneno, una fuente de radioactividad y un contador Geiger.

Si alguna vez se te acerca un científico, recuerda que el experimento del gato del Schrödinger no es una paradoja: es un motivo para llamar a la protectora de animales. Cualquier situación en la que estés vivo y muerto al mismo tiempo no puede terminar bien."


ISBN: 9788416700592
Colección: No ficción
Páginas: 148
Fecha de publicación: 22-06-2017

Cómo ser un gatete (la guía definitiva para vivir entre humanos y conseguir triunfar siempre) es un libro simpatiquísimo e ingenioso que conquistará a todos los lectores que conviven con gatos y a los que todavía no lo hacen pero les han entrado unas ganas terribles de llevarse uno a casa después de leer estas páginas. Se trata de una lectura divertida, muy feelgood y con mucho encanto, escrita por una gata, Kitty Pusskin, desde su experiencia como felino. Lejos de considerarse una mascota, Kitty reconoce que la mayor virtud de los humanos es que proporcionan comida y protección, pero no escatima ocasiones para animar a sus colegas a desafiarlos, arañarlos o desconcertarlos con su indiferencia natural.

Me lo he pasado en grande con Cómo ser un gatete porque derrocha tanto cuquismo y feelgood como promete su título, su portada y su autora. Que levante la mano el lector que no necesita de vez en cuando olvidarse del mundo humano y disfrutar de la compañía de nuestras pacientes mascotas. Observarnos a través de los ojos de nuestro gato, con nuestras locas costumbres y nuestras estúpidas reacciones, no solo es divertido y simpático sino que también nos ofrece una pequeña guía sobre el cuidado y la psicología de estos animales.

Lector, el adorable equivalente libresco a ver vídeos de gatetes en Youtube.

También te gustará: Mi familia y otras especies en extinción; Todas las criaturas grandes y pequeñas

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Cómo ser un gatete (en papel)
Cómo ser un gatete (para kindle)

lunes, 31 de julio de 2017

Eterna brisa, de Fernando G. Mancha

A principios de los años 70 del siglo pasado, Amalia huye del país dejando atrás un matrimonio fracasado y el desapego de sus padres. A punto de cumplir los cuarenta, ansía tomar las riendas de su propia vida, gritar bien alto, en desafiante acto de rebeldía, que todavía no es tarde para empezar a vivir. En la maleta solo lleva tres de sus libros preferidos: Nada, de Carmen Laforet, La señora Dalloway, de Virginia Woolf, y Cumbres borrascosas, de Emily Brontë; en el alma, nada que perder. En Niza, contra todo pronóstico o plan, conoce a la hermosa Brisa, una joven que corre desnuda por la playa, libre como el viento, libre como siempre habría querido ser Amalia. Brisa vive en una furgoneta, bajo Le cirque bleu, de Chagall, con la compañía de una guitarra y las estrellas. Juntas deciden emprender camino hacia Italia sin más pretensiones que vivir, prendidas de la singularidad de sus respectivas almas, de su inesperada amistad.

"A mí me gustaría morir en el mar, como los viejos pescadores de manos cuarteadas, aquellos que ya no tienen nada que perder; como los antiguos capitanes de barco, de largas y canosas barbas, héroes en mitológicos naufragios; como las enormes ballenas varadas en la playa, observadas por decenas de niños que ya no quieren seguir jugando con la arena."


Conocía la prosa de Fernando G. Mancha porque el año pasado leí una de sus primeras novelas, El viejo cocinero (o Cécile y las estrellas). De aquel libro ya sabéis que me enamoró la delicadeza y la sensibilidad con las que el autor encontró la voz de una niña tan peculiar como Cécile. En Eterna Brisa, Fernando vuelve a narrar en primera persona desde la piel femenina, esta vez una mujer madura que acaba de abrir la puerta de su jaula y está probando sus alas; una mujer que desea tomar las riendas de su vida pese a que sabe que ella es más espectadora que protagonista. Pero es justo esa calidad de observadora de Amalia, su mirada llena de ternura y esperanza, la que aporta toda la belleza y la fantasía de esta historia.

Fernando G. Mancha nos cuenta, con fluidez y una hermosa capacidad narrativa -que ha ganado en seguridad, aplomo y riqueza desde la publicación de El viejo cocinero-, el viaje iniciático de un personaje crédulo e inocente pero siempre dispuesto a aprenderse los compases secretos de la felicidad. Eterna Brisa es una road movie literaria en donde la fuerza de sus protagonistas y la belleza de todo lo que las rodea, así como la magia de los momentos que comparten, configuran un viaje en busca de la felicidad. Me ha gustado por sus guiños literarios (¡Ay, ese niño que irrumpe en escena a lo Peter Pan con un "¿por qué lloras?"), por la música, por la belleza de sus escenarios, por ese techo de Chagall o por la Venus de Stanhope. Pero sobre todo la he disfrutado por la buena prosa de su autor, su paciencia para llegar a buen puerto, su delicado equilibrio al borde del realismo mágico (atención a la historia de la familia de Brisa) y por su honrada y justificadísima advertencia al lector antes de leer el epílogo (gracias, Fernando, por tu exquisita consideración):

"Epílogo (leedlo tan solo si deseáis conocer toda la verdad aunque, ya sabéis que, muchas veces, esta duele más que aquello que se ignora.)"

Ojalá David Foenkinos hubiese tenido el buen criterio y la sensibilidad para con sus lectores de adjuntar una nota semejante antes del maldito epílogo de La biblioteca de los libros rechazados

Lector, un viaje iniciático tan singular y bello como la cortesía de un autor que tiene mucho que ofrecernos.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Eterna Brisa (para kindle)
Eterna Brisa (en papel)

lunes, 24 de julio de 2017

Mi verano sueco, con Roca editorial

En mi semana de desconexión decidí llevarme solo un par de libros porque sabía que tendría pocos momentos de lectura y, como necesitaba que fuesen amenos y divertidos, escogí estos dos títulos de mis estanterías:

20170716_204256

Un thriller y una comedia. No lo hice a propósito pero ambas son novelas de autoras suecas.




No eres lo que dicen de ti, de Hanna Lindberg
Roca editorial
ISBN: 9788416498338
Colección: Thriller y suspense
Páginas: 400
Fecha de publicación: 10-11-2016

No eres lo que dicen de ti, de Hanna Lindberg, es un thriller ambientado en Estocolmo que mantiene muy bien el suspense y otorga al lector una historia de ritmo rápido, capítulos cortos y personajes peculiares. Solveig Berg, una periodista que ha sido recientemente despedida de una revista sensacionalista, se esfuerza en sacar adelante su blog de cotilleos con un reportaje sobre las últimas top models. Entre bares y discotecas de moda, Solveig tira de sus últimos contactos para acercarse a Lenie Lee, un turbio fotógrafo de moda que dirige una revista siempre al borde de la quiebra. Pero cuando una de sus modelos, Jennifer Leone, aparece muerta en extrañas circunstancias, la investigación de Solveig toma un rumbo mucho más peligroso. 

Curiosidad: Solveig, el nombre de la protagonista, significa en sueco "nostalgia del invierno" ¿No es un nombre preciosísimo? Aunque supongo que en Estolcomo el invierno no es tan preciocísimo para sus habitantes, claro.

Es una novela que se disfruta por sus giros argumentales, la visión de un Estocolmo de glamour, moda, alcohol y miserias, y el papel determinante de las redes sociales como vehículo de promoción profesional, famoseo y auge del cotilleo y la frivolidad de nuestro siglo. Entretenida y con personajes de moral cuestionable (aquí no hay buenos superbuenos ni malos supermalos, aunque algún miserable y mezquino al 100% sí que encontramos), la recomiendo si te apetece un thriller con mucha acción y que te mantendrá con la duda hasta el final.



La banda de jubilados que cantó dos veces bingo, de Catharina Ingelman-Sundberg
Roca editorial
ISBN: 9788499189932
Colección: Novela
Páginas: 352
Fecha de publicación: 18-06-2015

La banda de jubilados que cantó dos veces bingo, de Catharina Ingelman-Sundberg, es una comedia con ladrones de guante blanco y espíritu de Robin Hood. Märtha, Anna-Greta, Stina, Lumbreras y Rastrillo son la Banda los Jubilados, unos abuelos buscados por la justicia sueca por haberse fugado de la cárcel tras cometer varios robos de importancia. El objetivo de la banda es acumular los suficientes millones de coronas para realizar sustanciosas donaciones a residencias de ancianos con problemas de financiación y a otras entidades con fines culturales, artísticos o humanitarios. Por eso empiezan la novela dando un golpe a un casino de Las Vegas y continúan con la planificación del atraco de un banco sueco, pero los vecinos de su nueva casa -una banda de motoristas y una misteriosa tarotista- y la desaparición de parte del botín a manos de un pirata informático van a complicarles las cosas a estos terribles abuelitos.

Esta es una novela divertida y simpática que se lee con una sonrisa en los labios y mucha curiosidad por sus protagonistas jubilados y sus habilidades. En estos días de relax apetece echarse en la tumbona, junto a la piscina, e imaginarse a los abuelitos suecos dando guerra contra los bancos, criticando los cortes presupuestarios del gobierno a las residencias de la tercera edad y pasar las páginas con la satisfacción de encontrar cierta justicia poética (aunque se trate de una ficción, una comedia sin grandes complicaciones). Apetece encontrar esa crítica a la sociedad occidental que borra de la vida pública a los ancianos, que los vuelve invisibles; y Catharina Ingelman-Sundberg tiene mucha gracia para plasmar las reacciones exageradas y absurdas de la gente joven ante cualquier dificultad planteada por estos viejecitos delincuentes. Te la recomiendo porque es una comedia con cierta sátira social que señala la invisibilidad a la que sometemos a las personas mayores y porque la Banda de Jubilados tiene la picardía de demostrar que todavía pueden dar mucha guerra.


20170716_203939

Si quieres hacerte con un ejemplar, haz clic en los siguientes enlaces:
No eres lo que dicen de ti (para kindle)
No eres lo que dicen de ti (en papel)
La banda de jubilados que cantó dos veces bingo (para kindle)
La banda de jubilados que cantó dos veces bingo (en papel)

martes, 18 de julio de 2017

Un café a las seis, de Pilar Muñoz Álamo

A Raquel le pesa la vida que podría haber sido suya. Cansada de recuerdos, de memoria, de posibilidades y malas decisiones, los días de lluvia son los peores; le agravan la tristeza. No tiene ganas de asistir a la comida del reencuentro con antiguos alumnos de su instituto pero su amiga Lourdes no va a aceptar ninguna excusa al respecto. Raquel se arregla, deja en casa a su marido y a sus dos hijos, y se mete en el taxi con Lourdes camino del evento nostálgico con los compañeros de COU. Han pasado 25 años y todos han cambiado en mayor o menor medida.  Descubrir cómo ha tratado la vida a cada uno de aquellos amigos del pasado resulta abrumador. "Hay orugas convertidas en mariposas y cisnes con las alas rotas", piensa Raquel mirando a su alrededor. Pero por muchos años que hayan transcurrido existe algo que sigue desafiando las reglas del tiempo y del olvido: el amor verdadero.

"(...) la satisfacción sentida a nivel personal no depende de los logros conseguidos ni del cariz de los mismos, sino del hecho de que estos se adecúen a lo que siempre quisimos, a lo que siempre aspiramos, fuera lo que fuese. Tan sencillo como eso y tan complicado de conseguir a la vez."


Hay autores a los que leo con la plena confianza de saber que estoy en buenas manos. Abro sus libros, me acomodo, y, sin ninguna inquietud ni prejuicio, empiezo a leer con la tranquilidad que me proporciona la certeza de que llegaré a buen puerto. Pilar Muñoz Álamo es una de las escritoras que se ha ganado esa confianza: su prosa, correctísima, elegante y justa, me ofrece las garantías de una buena lectura. En el caso de Un café a las seis, además del buen hacer de esta autora, he encontrado una historia preciosa, unos personajes llenos de matices, luces y sombras, y valiosas apreciaciones sobre practicar el arte de la felicidad en esta vida.

Dice Raquel, la protagonista de esta novela, que la suya es "la historia de un amor a destiempo". Yo prefiero pensar que lo que le pasa a Raquel es que el amor es una de las pocas cosas que el tiempo no cura. Un café a las seis es la historia de un primer amor, de un recuerdo indeleble, de los sueños intactos de lo que podría haber pasado. Me ha gustado por los magníficos personajes (Raquel, Gonzalo, Lourdes, Juanma) y por la evolución emocional de la protagonista, por su tristeza -tan bien entendida-, su cansancio y su rendición a no lamentarse más por las decisiones tomadas en el pasado. Pero además de la historia de Raquel y Gonzalo, he disfrutado mucho de las reflexiones que lanza Pilar Muñoz Álamo desde estas páginas: sobre la educación de nuestros hijos, sobre el amor, sobre la satisfacción personal, sobre los sueños truncados o cumplidos, sobre lo injusto que es competir contra un amor platónico, sobre las vidas tan dispares que han llevado personas que hace 25 años partieron casi del mismo punto de salida... La autora aborda distintas cuestiones vitales que a menudo constituyen los cimientos de la felicidad y quizás por eso Un café a las seis se cierra, más que con la sensación de haber estado pasando las páginas de una buena historia, con el convencimiento de que se ha estado charlando en la intimidad con una vieja amiga.

Lector, porque en la vida nada es blanco o negro. Ni siquiera gris. Y porque nunca es tarde para empezar de nuevo... o a destiempo, como dice Raquel.


Blog literario de Pilar Muñoz Álamo

Si quieres hacerte con un ejemplar, haz clic en los siguientes enlaces:
Un café a las seis (para kindle)
Un café a las seis (en papel)

martes, 11 de julio de 2017

Un cadáver muy frío, de Ana Bolox

La nieve cubre las calles de Nueva York, los villancicos y el muérdago se han instalado en Barneys, la Navidad de 1978 se acerca y Anne Starling, profesora de física en la universidad de Columbia y detective aficionada, se aburre sin concesiones. Plantear retos intelectuales a sus alumnos o inventarle ancestros heroicos a su marido, un diplomático británico, a fin de contrarrestar la soberbia del cónsul germano apenas si la sacan de una monotonía tediosa a la que es incapaz de sobreponerse. Cuando una peculiar anciana le cuenta que sospecha que su vecino, el señor Snow, ha sido secuestrado por una boa, Anne ve la oportunidad que estaba esperando para abrir una nueva investigación. Sus pesquisas volverán a ponerla en el camino del inspector Crawford, un policía con el que mantiene una chispeante historia de allanamientos, resolución de asesinatos e intercambio de encantadoras impertinencias. No importa lo mucho que Crawford se empeñe en apartar a la señora Starling del caso Snow cuando se revele más peligroso de lo que parecía al principio, Anne no está dispuesta a dejar sin resolver el enigma.

"—No, sólo quiero que me ayude a investigar la desaparición del señor Snow. De forma extraoficial, claro. 
—Claro —repitió Crawford—. Es lo que suelo hacer con usted de forma extraoficial: allanamientos de morada, ocultamiento de datos… ¿Se da cuenta de que cada vez que nos cruzamos infrinjo la ley? Debería llevar en Sing Sing una buena temporada. Exactamente desde el día en que la conocí, en aquella librería en Queens. 
—Por favor, inspector, guárdese el drama para las representaciones benéficas de la policía. Su forma de hablar lleva a pensar que todo lo que hacemos juntos es ilegal. 
—Es todo lo que hago con usted —murmuró—: sacarla de líos o meterme en ellos. 
—Algo que debe de gustarle. Si no, ¿por qué me ha citado?"


Un cadáver muy frío es la primera entrega de Las cosas y casos de la Sra. Starling, una serie de novelettes policíacas cozy con el estiloso encanto de Ana Bolox. Estas novelas cortas de misterio podrán leerse de manera independiente con el nexo común de sus protagonistas, Anne Starling y Arthur Crawford. Están ambientadas en la ciudad de Nueva York, a finales de la década de los años setenta del siglo pasado, y tienen todo el encanto de los libros escritos con cariño y humor.

Starling es inteligente, ingeniosa y cabezota, cuando se cruza en su camino un acertijo, por muy peligroso que sea, no descansa hasta resolverlo. Para ello cuenta con la ayuda del inspector Crawford, un honorable policía que no para de meterse líos desde que Anne se ha cruzado en su camino. Pese a las batallas dialécticas entre ambos personajes y la tensión creciente entre los dos, la química de Starling y Crawford es evidente hasta para ellos; y aunque ninguno de los dos quiera reconocerlo forman el mejor de los equipos para resolver casos criminales.

Si el tándem Starling-Crawford es uno de los puntos fuertes por los que te recomiendo esta novela (mientras la leía me entraba nostalgia de las batallas dialécticas de Bruce Willis y Cybill Shepherd en la primera temporada de Luz de luna), los otros son, sin duda, el sentido del humor de Ana Bolox, su buena prosa y la magnífica construcción policial del enigma que debe ser resuelto. Y es que ese planteamiento argumental, ese aire clásico a lo Agatha Christie, y ese buen hacer a la hora de mantener el suspense, la tensión y la curiosidad del lector de principio a fin, resultan irresistibles. 

Lector, perfecta para las vacaciones.

También te gustará: Aracne y La muerte viene a cenar

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Un cadáver muy frío (Las cosas y casos de la señora Starling nº 1)

jueves, 6 de julio de 2017

Renacer de las cenizas, de Akiko Mikamo

En el verano de 1945 Japón seguía en guerra contra Estados Unidos. El joven Shinji Mikamo y su padre, el respetado fotógrafo Fukuichi Mikamo, terminaban de desayunar su cuenco con gachas antes de disponerse a una dura jornada de trabajo para demoler su casa, en un barrio privilegiado de Hiroshima. Los estadounidenses llevaban semanas bombardeando ciudades japonesas y el gobierno había dado orden a los Mikamo de tirar abajo su vivienda como medida de cortafuegos en caso de que las bombas cayesen también sobre Hiroshima. Shinji se queja, sabe que derribar su hogar es absurdo, y además lleva tiempo sospechando que las noticias sobre la victoria japonesa de la guerra son mentira: el gobierno ha prohibido las radios de onda corta y las clases de inglés en los colegios, la carestía de alimentos y el racionamiento son preocupantes y hace meses que no tienen noticias de su hermano mayor, destacado en Filipinas. El 6 de agosto, a las 8:15 horas a.m., la bomba atómica cae sobre Hiroshima arrasándolo todo. Heridos de gravedad, Fukuichi y Shinji emprenden una carrera de supervivencia contra el incendio, el horror, el abandono y la maldad. El joven Mikamo está a punto de rendirse, no soporta el dolor de sus quemaduras ni tanta muerte alrededor, hasta que su padre, que le exhorta a seguir en pie por encima de todo, le dice que no sea tan negativo pues los americanos "nos han ahorrado el esfuerzo de demoler la casa". Y aunque en el infierno en el que se ha convertido Hiroshima hay demonios, Shinji empieza a comprender que también existen ángeles que le prestarán su ayuda y que él tiene algo de lo que la mayoría de damnificados carece en esos primeros días de muerte, terror y destrucción: Shinji tiene a su padre. 

"Nos habían arrebatado nuestra ciudad, la habían hecho desaparecer en un instante. ¿También nuestro carácter? ¿Qué sería de nosotros? ¿Qué impulso seguiríamos y abrazaríamos? ¿Nos convertiríamos en ángeles o en demonios?"


Editorial: Chidori Books
Traductora: Margarita Adobes
Formatos: Papel, epub, mobi
Precio: 6,00 - 17,00 euros

En Renacer de las cenizas, la doctora Akiko Mikamo, da testimonio de la vida de sus padres, supervivientes de la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Akiko fue educada por sus progenitores en la tolerancia, en la empatía y en el consejo de que trabajase con toda su alma por el entendimiento entre las culturas para evitar que ni ella ni sus descendientes tuviesen que vivir ninguna otra guerra jamás. Como su abuelo, como su padre, la doctora Mikamo ha elegido el entendimiento en lugar de la destrucción del odio. En Hiroshima 140.000 personas murieron por la bomba atómica,  aunque la cifra ascendió a 350.000 en las fechas posteriores por causa de la radiación. En 1949 la ciudad volvía a estar en pie y fue nombrada Ciudad Memorial de la Paz Internacional. Muchos japoneses optaron por consumirse en el rencor y la desconfianza, pero muchísimos más eligieron el camino de la vida y la paz por la memoria histórica y la comprensión. Fukuichi Mikamo se hubiese sentido muy orgulloso de esta mayoría.

El subtítulo de Renacer de las cenizas, Una historia real de supervivencia y perdón de Hiroshima, ya es toda una declaración de intenciones de lo que el lector va a encontrar en este libro, un resumen perfecto. Sin trampa ni cartón, la autora nos relata -con la voz en primera persona de Shinji Mikamo- cómo su padre logró sobrevivir a la explosión atómica, a la destrucción de toda su ciudad, y aprendió a vivir de nuevo pese al dolor, la pérdida y las dificultades. Pero sobre todo, es la historia de cómo un hombre extraordinario, Fukuichi Mikamo, fue capaz, en apenas unos días, de hacerle entender a su hijo que nada había terminado el 6 de agosto de 1945, que la vida continuaba, que la vida siempre continúa; y que es elección de cada persona vivirla con odio o desde el perdón. Renacer de las cenizas ofrece una instantánea vívida de lo que supuso el lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki, pero también de la sociedad y la cultura niponas a mediados del siglo pasado: la deshonra de ser huérfano de guerra en una cultura que menosprecia a los individuos sin referencias familiares (la familia lo es todo), la vergüenza de tener un hijo discapacitado, el culto al emperador, los rígidos conceptos del honor o de la contrición, etc.

No vaya a asustarse el lector pensando que va a encontrarse con un lacrimógeno drama pues, aunque esta es una historia de supervivencia extraordinaria, también es cierto que está narrada con la fuerza de la esperanza, la empatía y la creencia de que el único legado universal que merece la pena es el del perdón y la amistad.

Lector, un libro que permanecerá en tu memoria y en tu corazón por su legado a la humanidad.

Nota: El epílogo de la doctora Akiko Mikamo y las fotografías de su familia han sido todo un acierto para esta magnífica edición de Chidori Books. 

Nota (II): Me encanta el principio de los Agradecimientos:

"En primer lugar, me gustaría dar las gracias a mi padre, Shinji Mikamo, y a mi madre, Miyoko Mikamo, por tener la fuerza y la entereza para sobrevivir a la bomba atómica, rehacer sus vidas de la nada, y traernos al mundo a mis hermanas y a mí. Ellos me enseñaron la importancia del perdón y de tener empatía con los demás, en especial con aquellos que tienen diferentes orígenes, creencias y valores. Ellos dedicaron toda su vida a criarnos, educarnos y guiarnos, pensando no tanto en la perpetuación de su legado familiar, sino más bien en aportar algo a la humanidad."

Puedes adquirir un ejemplar en el siguiente enlace:

lunes, 3 de julio de 2017

París para uno y Otras historias, de Jojo Moyes

Nell está cansada de ser tan predecible para los demás, de ser siempre la chica sensata, la que duda de qué emparedado debe comer los martes, la que siempre hace lo correcto, la que no arriesga jamás, la amiga a la que asustan los cambios. En un alarde de aventura, compra un par de billetes para pasar el fin de semana en París con su novio Pete. Cuando el susodicho novio le da plantón en la estación, a punto de tomar el tren para Francia, Nell llega a París sola y acongojada. Si en su ciudad nunca se ha atrevido a salir a comer sola, a pasear sola, a disfrutar de una actividad cultural sola, ¿cómo va a sobrevivir ese fin de semana tan lejos de casa y sin apenas hablar francés? Una recepcionista gruñona, un escritor abandonado y una americana suspicaz le darán el valor necesario para salir del cascarón y disfrutar de la vida... y de París.


Editorial: Suma
Traductora: Ana Momplet Chico
Fecha de publicación: junio de 2017
ISBN: 9788491290865
Precio: 17,90

En esta edición, el relato largo de París para uno, va acompañado de diez cuentos más. El más extenso entre estos diez también está ambientado en París y se titula Luna de miel en París. Se trata de una historia con dos hilos temporales, 2002 y 1912, con el nexo común de dos parejas de recién casados que de repente descubren que no se conocían tanto como pensaban antes de haberse dado el sí quiero. En 1912, el pintor y su musa discuten por vez primera por culpa de un malentendido, y en 2002 Liv se siente abandonada por un marido totalmente entregado a su profesión de arquitecto. Destaca por la sensibilidad de Jojo Moyes, capaz de trasmitir con sencillez y clarividencia la sutilidad de las emociones más pequeñas, los diminutos cambios en las inclinaciones del alma de una mujer, del equilibrio de una pareja.

"Quiere apartar la mirada de la obra, pero no puede. Le falta el aliento, como si le hubieran dado un puñetazo. El cuadro es extrañamente íntimo, muy inquietante. Tengo veintitrés años, piensa Liv. Y me he casado con un hombre que ya me ha colocado firmemente en el fondo de su vida. Voy a ser esa mujer triste y silenciosamente furiosa en la cocina a la que nadie ve, sedienta de atención, enfurruñada cuando no la consigue. Que hace las cosas sola y disfruta todo lo que puede."

Del resto de relatos, he disfrutado muchísimo con De tuit en tuit, por la sorpresa en la resolución del misterio; de Zapatos de cocodrilo, porque me parece genial lo bien que trasmite la autora la inseguridad, el cansancio de nuestras rutinas laborales, y lo sencillo que puede resultar cambiar la actitud y el ánimo con un pequeño detalle que nos proporcione algo de fe en nosotros mismos; y La lista de Navidad, por la magia que sabe crear Jojo Moyes apenas con un par de personajes y la simpatía del lector. El abrigo del año pasado y Margot también destacan por su ternura y por la presencia de personajes entrañables y apasionados.

Sin duda, una antología de relatos maravillosa, en donde el don narrativo de Jojo Moyes para crear complicidad a través de personajes y situaciones emocionales casi cotidianas —¡y tan abrumadoras!— brilla con genialidad, romanticismo y mucho sentido del humor. Y aunque es cierto que últimamente me apetece mucho leer novela breve y relato (quizás porque tengo poco tiempo para leer de un tirón), también lo es que he conectado mucho mejor con estas historias de Moyes que con Yo antes de ti. Seguramente por la delicadeza con la que la autora sabe trasmitir emociones, pero también porque son historias muy cercanas al lector y porque las mujeres que las protagonizan son heroínas de lo cotidiano.

Lector, un libro estupendo para conocer a Jojo Moyes y la complicidad de su universo emocional.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
París para uno y otras historias (en papel)
París para uno y otras historias (para kindle)

lunes, 26 de junio de 2017

El matrimonio de la señorita Buncle, de D.E. Stevenson

Atrás ha quedado el apacible Silverstone para Barbara Buncle, así como sus apuros financieros o sus cuitas literarias, pero Londres no parece el mejor lugar en donde disfrutar de la paz de su nueva vida de casada. Aburrido y cansando de las soporíferas veladas de bridge y los compromisos de la ciudad, el matrimonio decide buscar residencia en la apacible campiña inglesa. Barbara, pronto prescinde de los agentes inmobiliarios y encuentra una casa perfecta en el pequeño pueblo de Wandlebury: la Casa del Arco. Pese a las reformas, a los curiosos vecinos y a las visitas intempestivas, los señores Abbott no tardan en mudarse a su nuevo hogar y encontrar su sitio. Pero el inquieto intelecto y la bondad innata de Barbara, además de una serie de casualidades y equívocos totalmente inesperados, pronto la volverán a meter en líos en su nueva comunidad rural. ¿Puede que haya llegado el momento de volver a escribir otra novela?

"El anuncio de que los señores Faction & Whiting iban a publicar la mejor novela del siglo, una obra deslumbrante, repleta de aventuras y con un sentido del humor incomparable, solo despertó en su interior una leve curiosidad por saber cuánto habrían pagado a la agencia de publicidad. Dejó el periódico tranquilamente y miró a su mujer, y, al mirarla, sonrió, porque daba gusto verla y porque la quería, y porque le divertía y le interesaba muchísimo."


El matrimonio de la señorita Buncle es la segunda entrega de las aventuras de la encantadora Barbara Buncle, a quien ya conocimos en El libro de la señorita Buncle. Esta vez, D.E. Stevenson cambia el pequeño pueblecito inglés de Silverstream por el pequeño pueblecito inglés de Wandlebury, es decir, de nuevo la campiña inglesa con "los mismos problemas que en el gran mundo pero vistos del otro lado del telescopio". Sin duda, es la trilogía de Barbara Buncle el mejor ejemplo de Stevenson de literatura feelgood, casi un manual sobre el género en cuestión. Al igual que en las novelas de E.F. Benson sobre Lucía y Mapp, un lector desprevenido se encuentra con una trama en la que apenas ocurre nada más que cotilleos vecinales aderezados con un peculiar sentido del humor. Pero el encanto del feelgood también reside en la sutilidad: paz, paisajes agradables, atmósferas acogedoras, té de media tarde junto a la chimenea, divertidos malentendidos, romanticismo... El encanto de los pequeños detalles, que Stevenson maneja con magistral soltura, da pie a una reflexión tranquila sobre la vida y la literatura como vía de escape.

Esta novela se diferencia de la anterior en que quizás hay menos crítica social, menos sátira de los personajes de las comunidades rurales, y más ligereza, reflejada sobre todo en la divertidísima historia de equívocos del sobrino y la heredera de Chavis Cobb, de la sorprendente vecindad de una familia de pretendidos artistas (que me ha recordado un poco a La hija de Robert Poste, de Stella Gibbons, por la sátira sobre el esnobismo y la pedantería artística), o del fantasma en la Casa del Arco (un bonito guiño a La librería, de Penelope Fitzgerald). Sin duda, recomiendo El libro de la señorita Buncle para iniciarse en los placeres del feelgood por la puerta grande, y El matrimonio de la señorita Buncle para los más avezados en el género, pues sabrán apreciar las sutilezas "de esta villa tan pequeña, adormecida bajo el sol". 

Lector, para expertos en feelgood.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
El matrimonio de la señorita Buncle


Este artículo forma parte de la iniciativa Adopta una autora.