lunes, 23 de enero de 2017

Oskarbi 21, recopilación de relatos bidasotarras

Oskarbi 21 es una recopilación de relatos de autores que viven en Irún y en la comarca del Bidasoa. En sus primeras páginas, reflexionan estos escritores que en el presente resulta mucho más sencillo sentirse acompañado en los viajes de escritorio y que de ese compañerismo nació la idea del libro de relatos bidasotarras. Para el lector foráneo, como es mi caso, resultará no solo un ejercicio de curiosidad para encontrarse con nuevas voces literarias sino también un placentero paseo por el Bidasoa y su entorno, a menudo envuelto en nieblas, Hondarribia en su desembocadura, por el barrio de Behobia, por la lluvia norteña, por la historia de ciudad fronteriza y aduanera que siempre fue Irún hasta la llegada de los tratados de la Unión Europea...

"Tú, lector, lo que ahora mismo sostienes en tus manos es un libro de relatos, enmarcados todos ellos en la comarca del Bidasoa (...). Porque, al fin y al cabo, la riqueza cultural de nuestro entorno siempre ha sido y será algo muy característico de nuestra tierra. Una riqueza cultural de la que queremos formar parte activa."

P1040924

Relatos policíacos, de terror, de aventura, de amor, de nostalgia, de infancia... En Oskarbi 21 puedes encontrarlos de todo género y descubrir a nuevos autores, muy distintos entre sí, todos con su peculiar estilo y ganas de contarnos buenas historias. Entre mis favoritos está 1943, el relato de Virginia Gassull, sobre una operación de rescate de la Red Comète —la organización de civiles que durante la Segunda Guerra Mundial ayudaba a los fugitivos, sobre todo pilotos aliados, a escapar de los nazis y cruzar fronteras de vuelta a Londres— que refleja muy bien la valentía, la tristeza y la desesperación de las mujeres y hombres que constituyeron la resistencia organizada de los territorios ocupados por fascistas y nazis, que contribuyeron a la victoria de los aliados. También me ha gustado especialmente Cuento de invierno, de Fernando García, una versión muy especial del cuento tradicional de Caperucita roja, con una Caperucita repelente y odiosa y un cazador tan carismático que se merece una buena novela negra para él solito. Y me han encantado los dos relatos que cierran la recopilación, ¡Feliz cumpleaños Andrés!, de Carlos Ollo, y La ruina, el eco y la sombra, de Miguel Campion.

Encuentras en Oskarbi 21 pequeñas perlas también, como la reflexión socio-política y económica de Luis Sagüés-Errandonea en la introducción a Patatas a la irunesa; o la inquietante atmósfera y la idea de La bestia, de Noelia Lorenzo; O ese aire de fábula de Los cuervos de la última estantería, de Roman Huarte, que se torna párrafo a párrafo en una historia gótica estupenda, muy al estilo de Edgard Allan Poe; o ese sutil leer entre líneas de Tiempo menguante, de Javier Gil Diez-Conde, que dice tanto con tan poco; o las situaciones reales, que no los personajes, como avisa su autor, de Ertzainas, de Edward Rosset. 

Indice 
Os dejo imagen del índice para que podáis curiosear qué escritores participan y el título de todos los relatos. 


Los libros de relatos son perfectos para aquellas temporadas en las que los lectores invencibles disponemos de poco tiempo de lectura continuada, porque nos permite coger y dejar el libro cuantas veces sea necesario sin perder el hilo, saltando de historia en historia en cada ocasión. Y a veces nos enamoramos de un relato, de un estilo, de un paisaje, y no podemos evitar encontrarnos con nuestro favorito. En mi caso, mis preferencias —por esas manías mías del feelgood que tan bien conocéis— se han decantado sobre el relato de Laura Balagué, Ejercicios de aversión, autora a la que ya conocía por sus estupendos Vestidos de novia y Las pequeñas mentiras, y por su blog Niu de Mones. En Ejercicios de aversión, Laura vuelve a hechizar al lector con los pequeños detalles de la vida más cotidiana, las manías y fobias (casi encantadoras) de su protagonista, la promesa de misterio y una narración que subyuga por su sentido del humor de mar de fondo y el paisaje agradable y bello de Hondarribia, su parador y sus calles históricas de ciudad fronteriza.

Lector, buenos relatos para viajar en el tiempo con el rumor de fondo del Bidasoa.

También te gustará: Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café; Cuentos para gente impaciente; 50/30 Historias para el camino

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Oskarbi 21

24 comentarios :

  1. Pues había empezado bien, que esas tierras dan para relatos muy evocadores y misteriosos pero luego has empezado que si la guerra, lo socio político y así y me ha echado para atrás. Me gustan los libros de relatos pero los que tengan un cierto sentido todos juntos, pero este visto así es un batiburrillo. El de Caperucita sí que me ha llamado porque siempre me pareció una repelente, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El único nexo en común que tienen estos relatos es Irún y la comarca del Bidasoa, donde residen y escriben sus autores. A mí me ha hecho gracia que las voces y las temáticas sean tan dispares, pero entiendo que tú prefieras "La librería a la vuelta de la esquina" (jijijijiji) (barriendo pa'casa). El de Caperucita mola un montón, lo lees y tienes ganas de decirle a Fernando García que te cuente más del "leñador". Bss

      Eliminar
  2. Yo últimamente estoy enganchadilla a los relatos, cada vez les voy cogiendo más el truquillo. No me importaría echarle un ojo a estos, así tan variados.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra muchísimo que me cuentes esto porque tengo la sensación de que en este país el relato es considerado como un género menor. A mí me gustan, pero les he cogido más cariño en las épocas en las que apenas tengo tiempo para leer más de 20 minutos seguidos. Creo que estos te gustarán por la variedad de estilos y géneros. Bss

      Eliminar
  3. Me gustan los libros de relatos para ir leyéndolos entre libros: acabo un libro, leo algún relato, acabo otro libro, leo algún otro relato... Así que este lo anoto para esos momentos.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que son perfectos entre novelas largas o cuando tienes poco tiempo para leer, o en el trayecto en transporte público, o cuando estás muy cansada y sabes que te vas a quedar frita pronto, o... Siempre es buena excusa para leerlos ;-) Bss

      Eliminar
  4. Mil gracias, Mónica. Puedo asegurar que es un libro escrito con mucha ilusión y mucho cariño. Creo que a partir del día 26 se podrá comprar en Amazon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota, Laura. Me ha encantado descubrir a tantos autores y "fer un tastet" de su prosa. Los relatos son perfectos para un primer contacto con autores que no conoces, y te aseguro que me he encandilado con unos cuantos. Mañana miro si está en Amazon y lo cuelgo para que se sepa, porque vale la pena. Enhorabuena. Bss

      Eliminar
  5. Me gusta. veo que tiene mucha variedad de tipos de relato y aunque no suelo leer este tipo de libros me lo apunto para el Reto Genérico.

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, creo que la gracia de este libro es que puedes conocer a muchos autores leyendo un pequeño relato de cada uno de ellos. Seguro que entre tanto género distinto y tanto estilo más diferente, acabas prendida de uno (o más de uno, como ha sido mi caso) y al final te encuentras buscando si tiene novela. Bss

      Eliminar
  6. Relatos muy variados, por lo que cuentas. Me gusta el género así que no me importaría leerlo si me cruzo con él.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son muy distintos entre ellos, tanto por género como por las voces narrativas de sus autores. Solo tienen en común que transcurren en Irún (tierra fronteriza, que siempre tiene su aventura) y la comarca del Bidasoa. Bss

      Eliminar
  7. No tienen mala pinta aunque no iré corriendo a buscarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comentaba antes, son una excelente oportunidad para conocer a otros escritores. Me gustó muchísimo la reflexión que hacen algunos de ellos cuando dicen sentirse acompañados en la tarea de escribir por sus compañeros. Bss

      Eliminar
  8. ¡Tiene una pinta estupenda! Apuntado queda.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, hay que descubrir nuevos valores narrativos y los relatos vienen perfectos para eso. Bss

      Eliminar
  9. Para los relatos soy muy rarita, me tienen que llamar así mucho, sobre todo el tema
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Como "La librería a la vuelta de la esquina"? Jajajajaja, no desaprovecho la ocasión de hacer publicidad de ese librito tan cuqui. Bss

      Eliminar
  10. Ya sabes que últimamente soy adicto a los relatos. Y este que nos presentas me atrae, sin lugar a dudas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Mara, no sabes lo que me alegra que los lectores me digan eso porque siempre he tenido la sensación de que los relatos aquí se consideran como un género menor. A ver si conseguimos revalorizarlos desde la blogosfera. Bss

      Eliminar
  11. Me gustan las recopilaciones de relatos, me gusta la zona en que se ambientan y me gustan algunos de los temas que tratan... y me gusta mucho la portada (sí, tenía que decirlo... jajaja). Apuntado queda (el libro y la editorial, que no la conocía).

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Irún tiene mucho atractivo literario, ¿verdad? No solo por sus inmediaciones, el misterio de sus nieblas, sus paisajes lluviosos, sino también porque durante muchos años fue ciudad arancelaria, ciudad de frontera, y es en los límites donde siempre sucede lo más interesante.
      Yo tampoco conocía la editorial, me dice Laura Balagué que a partir de mañana ya podemos comprarlo en Amazon porque en principio solo se vendía en las librerías bidasotarras. Bss

      Eliminar
  12. Hola Mónica.
    Lo he comprado esta navidad. No podía perderme estos relatos de mi tierra... Solo he leído los dos primeros, así que ya te contaré más adelante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Bonita, supongo que para semana santa os vendréis... o sin que sea semana santa...hay que comentarlo con el ingeniero...

    ResponderEliminar