lunes, 6 de febrero de 2017

Los Inklings, de Humphrey Carpenter

En mayo de 1926, en uno de los cónclaves de la Universidad de Oxford, C.S. Lewis y J.R.R. Tolkien se encuentran por vez primera. Lewis es profesor de literatura inglesa en el Magdalene y Tolkien de anglosajón en el Exeter, y la primera impresión que tienen el uno del otro no es demasiado buena; "Necesita un par de bofetadas", le confiesa Lewis a un amigo al respecto del profesor Tolkien. Pero a medida que coinciden en diversas cenas y reuniones de trabajo, su buena conversación y sus intereses comunes les acercan paulatinamente hasta sentar las bases de una amistad que habría de durar hasta el fin de sus días. En 1927, Tolkien funda el club de los coalbiters, donde se reúne con Lewis y otros colegas del departamento con la pasión común de la mitología nórdica para traducir del islandés sagas literarias de esta índole. Ese fue el núcleo de escritores y pensadores que más tarde se convirtió en los Inklings: Hugo Dyson, Neville Coghill, Charles Williams, Owen Bardfield, Charles Wren, Colin Hardie, Warnie y C.S. Lewis, Tolkien... Los jueves por la noche se reunían en las habitaciones del Magdalene de Lewis y se leían los unos a los otros su últimos poemas, sus relatos, los capítulos de El señor de los anillos... Los Inklings no fueron una corriente literaria, ni siquiera sus respectivas obras recibieron la influencia de sus compañeros, pero constituyeron uno de los núcleos literarios más extraordinarios de la década de los años 40 y 50 del siglo XX, y contribuyeron a cambiar y a desarrollar los estudios de anglosajón y literatura británica con un criterio tan brillante que ha llegado hasta nuestros días.

"Desde que empezó el trimestre he pasado una época maravillosa leyendo un cuento infantil que ha escrito Tolkien (...). Leer su cuento de hadas ha sido un poco desalentador, ya que está escrito como nosotros dos hubiéramos deseado escribir (o leer) en 1916; es decir, cuando uno siente que no está inventando nada, sino describiendo el mundo cuya llave tenemos nosotros."


Humphrey Carpenter, biógrafo de J.R.R. Tolkien y editor de sus maravillosas Cartas, se aproxima a los Inklings en este libro a través de la vida de C.S. Lewis, el otro pilar que mantuvo este club de literatos y lingüistas dando guerra en el Magdalen del siglo pasado. Los Inklings no solo recrea con sentido del humor y sencillez la situación de las licenciaturas de letras en el Oxford de entreguerras, sino que además aporta un retrato vivaz e inteligente de los profesores que marcaron la diferencia durante varias décadas. 

Los Inklings se disfruta por la aproximación a las figuras y las biografías de C.S. Lewis, J.R.R. Tolkien o Charles Williams, pero también por la consolidación de su amistad, de sus debates, de sus dudas religiosas y literarias, de su voluntad para escribir aquello que siempre anhelaron leer; son las circunstancias y la amistad de unos escritores que crearon desde cero la mitología y los mundos fantásticos que hubiesen querido encontrar en sus libros de infancia y adolescencia, pero desde una perspectiva adulta marcada por su realidad académica y moral más actual. Los críticos no se ponen de acuerdo a la hora de señalar a los Inklings como una corriente literaria, ni de si constituyeron una influencia fuera de sus círculos universitarios, o incluso encontrar vestigios de esa influencia entre sus respectivas obras. Pero, movimiento literario o no, estilos concretos o no, influencias o no, los Inklings constituyeron un club de escritores excéntrico y extraordinario que marcó profundamente la historia de la universidad de Oxford del siglo XX y la literatura fantástica británica de su época.

Lector, para fangirlear mucho-mucho.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Los Inklings (para Kindle)
Los Inklings (en papel)

24 comentarios :

  1. PUes tiene muy bien pinta pero de momento lo tendría que dejar para más adelante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es perfecto para descansar entre novela y novela, a mí a veces me cansa tanta ficción y tiro de biografías de escritores que me gustan. Bss

      Eliminar
  2. Suena muy interesante pero por ahora ya tengo mucha faena acumulada. No es que sea fan de ninguno de los dos pero si hablan de literatura, no puede una resistirse.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carpenter publicó una bio de Tolkien muy simpática y por eso "Los Inklings" se narra desde el punto de vista de C.S. Lewis, porque el autor no quería repetirse mucho con Tolkien. De todas formas, si no eres fan-fan quizás no te haga tanto tilín. Yo es que me entusiasmo con Tolkien, me vuelvo una fangirl terrible, una groupie, jijijijiji. Bss

      Eliminar
  3. Hummm, no sé por qué me suena esto de Los Inklings XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Te los vas a encontrar hasta en el té, querida mía. Son la mejor de las compañías, así que la semana que viene te llamo y quedamos en mi máquina del tiempo para ir a merendar con los Inklings (ven informal). Bss

      Eliminar
  4. Fan, fan, fan. Muuuy fan. Ahí lo tengo, en la estantería, esperando su momento. Y vas tú y me lo vuelves a recordar. No sé qué voy a hacer con mi vida lectora XDDD.

    Muchas gracias por comentarlo.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ohhhhh! Entonces este es tu libro seguro, me alegra mucho de que ya lo tengas esperando :-))) Yo me enamoré perdidamente de las Cartas de Tolkien, la selección de Carpenter, son extrordinarias para conocer al profesor. "Los Inklings" está narrada desde el punto de vista de Lewis, porque Carpenter ya publicó una bio de Tolkien genial y no quería repetirse. Pero te gustará seguro. Bss

      Eliminar
  5. Nunca había escuchado hablar de él, pero me resulta muy apetecible
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los críticos no se ponen de acuerdo en si Los Inklings fueron una corriente literaria o no, pero cuando estás leyendo este libro te lo pasas tan bien que lo cierto es que te importa un bledo. Genial para aproximarse a Tolkien y C.S. Lewis y a la atmósfera literaria de Oxford durante la segunda guerra mundial. Bss

      Eliminar
  6. Pues no sabía nada de este club. Muy interesante. No me importaría nada leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta leer sobre escritores y sus universos únicos y particulares, este es tu libro, te lo pasarás en grande. Bss

      Eliminar
  7. Lo voy a dejar pasar que no me termina de llamar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, uno menos para la lista de pendientes ;-) Bss

      Eliminar
  8. Este no creo que a mí me convenciese pero tengo a quien recomendárselo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasa que paseando por los blogs veo títulos que digo "este no es para mí" pero luego siempre se me ocurren amigos a quiénes les encantaría :-) ¡Cómo somos los lectores! Bss

      Eliminar
  9. Tiene buena pinta. Lo anoto.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustan Tolkien y Lewis, te parecerá un libro muy curioso porque muestra sus manías literarias, sus procesos de escritura, el clima literario en el que se movían, etc. Bss

      Eliminar
  10. Uy pues yo si querría leerlo y fangirlear con el, muchísimas gracias por la reseña!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eres de las mías! XD Es que entre este, la bio de Tolkien (también de Carpenter) y la selección de cartas personales de J.R.R. Tolkien, te entra un fangirleo que no veas, jajajajajaja Bss

      Eliminar
  11. Leí la biografía de Tolkien escrita por Carpenter y me gustó mucho. Tiene un estilo elegante que entretiene y satisface. Gracias por recomendar otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me ocurrió lo mismo, que leí la biografía de Tolkien escrita por Carpenter y después me entraron ganas de ver qué nos contaba de los Inklings :-) Le falta un pelín de sentido del humor (verás que estos Inklings dan pie para ello) pero me ha gustado que abordase al grupo literario desde la figura de C.S. Lewis, ya que a Tolkien ya nos lo había presentado anteriormente. Bss

      Eliminar
  12. Apuntadísimo, vamos. Si hay que fangirlear se fangirlea, faltaría más... jajaja. Yo no creo que fuese una corriente literaria, siempre me ha parecido más bien un club muy selecto de buenos escritores que coincidieron temporal y geográficamente en Oxford, y que además eran amigos y gustaban de reunirse y compartir lo que fuera surgiendo de su pluma. Pero vamos, que sobre esto hay tantas opiniones que yo creo que ellos se sorprenderían hoy en día si lo supieran y nos definirían los Inklings de un modo mucho más natural y sencillo de lo que pensamos.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay opiniones para todos los gustos al respecto. Yo me decanto más por lo que tú comentas, pero es que en aquella época de la IIGM Oxford en sí mismo era una corriente literaria :-))) Qué escritores tan excéntricos, y qué perdidos estaban en sus propios mundos... Me hubiese gustado tomarme un té con ellos... para seguir fangirleando, jajajajaja. Besotes.

      Eliminar