lunes, 27 de marzo de 2017

Sin compromiso, de Curtis Sittenfeld

Jane y Liz son las mayores de las cinco hermanas Bennet y las únicas que parecen tener un poco de sentido común en la enorme casa de estilo Tudor que la familia habita en Cincinnati. Ambas llevan años viviendo en Nueva York pero están pasando unas semanas en la casa de su infancia para cuidar de su padre, Fred Bennet, que acaba de sufrir una intervención cardíaca. La única ocupación de Lydia y Kitty es el crossfit, seguir la dieta paleo y whatsappear, Mary siempre anda encerrada en su habitación, estudiando, y la señora Bennet solo vive para el club de campo y su organización benéfica. Pero para agravar el caos y el sinsentido que siempre parece reinar en la casa de estilo Tudor, la noticia de que dos médicos solteros, ricos y guapos —Chip Bingley y Fitzwilliam Darcy— se acaban de mudar al vecindario hace presa en la imaginación de la señora Bennet, que sueña con casar a sus hijas con un buen partido y a cualquier precio.

"En cierto modo, el hecho de que las cinco estuviesen solteras convertía la circunstancia en un fenómeno, curioso o desastroso, dependiendo del punto de vista, aunque en cualquier caso rara vez se tenía en cuenta la individualidad de cada una de ellas."


Orgullo y prejuicio es mi novela preferida de Jane Austen, por eso en cuanto vi Sin compromiso, en el catálogo de Siruela, supe que tenía que leerla. Esta simpática historia de Curtis Sittenfeld es una puesta al día del clásico austenita y, aunque muchos puristas dirán que resulta prescindible, lo cierto es que me lo he pasado bien revisitando a las Bennet. 

Sin compromiso es una adaptación contemporánea y divertida de la novela de Jane Austen, que recrea con bastante acierto la mirada incisiva de la autora sobre las relaciones familiares y sociales, los prejuicios socio-económicos de la diferencia de clases (en la novela de Sittenfeld ampliado a diferencias de raza y de género) o las relaciones amorosas y sus dificultades. Curtis Sittenfeld traslada con autenticidad al siglo XXI el espíritu crítico de la novela de Austen y, aunque —era necesario— cambien las circunstancias y las situaciones, sus personajes son sorprendentemente fieles a sus originales. Destaca, por ejemplo, el caso del patriarca de los Bennet, cuyo sarcasmo, sentido del humor y filosofía de vida son exactos a los del carácter imaginado por Austen; sus diálogos son uno de los puntos que más he disfrutado de esta novela.

Leer Sin compromiso conlleva el placer de reencontrarse con los Bennet, la sensación de volver a saber de viejos y queridos amigos, cierto consuelo para la nostalgia de los lectores. He disfrutado de la recreación de las vidas de las hermanas en el siglo XXI, de sus relaciones amorosas y de sus actitudes frente a la vida; incluso las tres pequeñas me han caído mejor que en la historia original, quizás porque Sittenfeld las ve desde un prisma más tolerante (son producto de la educación de sus padres) y tiende a redimirlas hacia el final de la novela. Jane y Liz están perfectas, fieles al espíritu de las heroínas austenitas, incluso favorecidas por la luz de la adaptación temporal (ambas están casi en la cuarentena y no hubiese sido creíble que no hubiesen tenido parejas o una carrera profesional). Solo el señor Darcy, en mi opinión, queda algo diluido, su intensidad original menguada por el paso de los siglos y una adaptación que le deja escaso diálogo y poco protagonismo entre tanta Bennet desatada.

Lector, para nostálgicos de Orgullo y prejuicio con sentido del humor.

Nota friki: Sí, aparece Pemberley. Y además está situado en el número 1813 de una carretera, sí, ese es también el año en el que se publicó por vez primera Orgullo y prejuicio


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Sin compromiso (para Kindle)
Sin compromiso (en papel)

26 comentarios :

  1. Pues sentido del humor sí tengo pero nostalgia de Orgullo y Prejuicio, ninguna, es la novela que menos me gusta porque nunca soporté a la Lizzy, no sé por qué siempre se me cruzó. Así que esta se la dejo a otros que disfrutarán más. Esos sí, tengo que decir que la adaptación Bodas y prejuicios, que mezcla Hollywood y Bollywood, es de mis pelis favoritas aunque la que versión de Lizzy, en este caso, Lalita, también me cae gorda. Jeje, no puedo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, pues es mi novela preferida de Austen. ¿Sabes cuando asocias un autor a un solo título? Pues es decir Jane Austen y yo pienso en "Orgullo y prejuicio". Pues nada, entonces este no es para ti, no creo que te vaya a caer mejor Liz en esta versión, se parece muchísimo a la original XD Bss

      Eliminar
  2. Aunque soy nostálgica de las Bennet, creo que las comparaciones pueden ser odiosas, y no terminan de gustarme estos "aprovechamientos" de obras escritas por otros. Sin embargo, eso de que tú la recomiendes, me da qué pensar. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece super arriesgado que una escritora se atreva con "una puesta al día" de un clásico como este, pero mira, me ha parecido de lo más divertido. Es muy respetuosa con el espíritu austenita, lo sabe adaptar muy bien a nuestros días. Bss

      Eliminar
  3. Pues yo la leere pronto. A ver si coincidimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, así comentamos. No sé qué te parecerá porque es de esas adaptaciones que odias o amas. A mí me ha parecido divertida, ya me contarás. Bss

      Eliminar
  4. No la descarto, espero ir con la mente abierta para poder disfrutarla, porque la verdad es que me llama la atención esta especie de "revisión". Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás que los Bennet están muy bien retratados, sobre todo el padre, que mantiene intacto el sentido del humor y el caracter del personaje original. La autora tiene habilidad para trasladar a nuestro siglo las situaciones del original. Bss

      Eliminar
  5. Pues no me he leído Orgullo y prejuicio, así que no sé qué hacer... miraré más reseñas y ya me decido ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, entonces primero a por el clásico, no lo dudes. Qué envidia leer por primera vez "Orgullo y prejuicio" :-) Bss

      Eliminar
  6. Soy un poco anti versiones de los libros de Jane Austen o derivados de sus personajes (porque los hay a patadas, se pusieron de moda hace unos años, y he leído alguno que me ha inflamado la vena del cuello... jajaja), pero que Siruela se haya decidido a editar este me llama mucho la atención porque imagino que encontraré algo distinto a otros libros que se atreven con esto.

    Además, yo voy un poco en la línea de Norah... no es que me caiga mal Lizzy Bennet, que no es eso, pero sí que es verdad que siento menos adoración por este personaje de lo que suele ser habitual en los que les gusta mucho "Orgullo y prejuicio". Prefiero otros personajes femeninos de Jane. Y si encima Darcy queda un poco diluido...

    Vamos, lo tengo muy apuntado, pero también lo abordaré con mucha prudencia (y luego lo disfrutaré como una enana porque yo soy así de contradictoria, y si no al tiempo... pero como tampoco me da vergüenza reconocerlo cuando me pasa, ya contaré... jajaja).

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es muy arriesgado ponerse a versionar clásicos, supongo que todos los lectores nos asomamos a las nuevas versiones (en el caso de que nos atrevamos a leerlas) con prejuicios (mira, qué bien me ha salido la analogía con el título de la novela de Austen, jijijiji). En este caso, la gracia está en que la puesta al día está hecha con mucho acierto y autenticidad, creo que el espíritu austenita está presente en esta novela, sin duda. Es justo lo que dices, que Siruela no publicaría cualquier cosa, ya les conoces ;-)
      En este caso soy mala para aconsejarte porque a mí me gusta mucho la novela original y Liz Bennet, así que... Fíjate que las hermanas pequeñas me parecían odiosas en el original y aquí hasta me resultan pasables... Bss

      Eliminar
  7. Me has convencido, ahora tengo ganas de leer la novela.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Es gracioso volverse a encontrar a los Bennet en el siglo XXI, super curioso, no me extraña que te haya picado la curiosidad. Bss

      Eliminar
  8. Uy hoy nos traes una joyita,me llama la atención lo que cuentas y creo que me apetece acercarme a esta especie de revisión
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que no me habría llamado la atención si no estuviese en el catálogo de Siruela. Pero esa editorial me gusta mucho y es muy peculiar en sus elecciones de catálogo. Me lo he pasado bien con esta versión, pero ya te digo que yo no soy austenita. Bss

      Eliminar
  9. Pues la tengo y no me había animado, pero con tu opinión ahora la tengo w tener en cuenta.
    Tb mi favorita de Austen es Orgullo y Prejuicio, y sentido del humor tengo, así que seguramente la lea.
    Gracias!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues si tu favorita es "Orgullo y prejuicio" creo que te va a hacer mucha gracia volverte a encontrar con los Bennet. Ya verás como el padre te encanta tanto como el personaje original de Austen. Ya me contarás. Bss

      Eliminar
  10. Como es lógico y natural, sobre la marcha, nada más leer tu reseña, he llamado por teléfono a mi librera a ver si lo tenía. Me ha dicho que no pero que me lo mandaba a pedir. Ahora, a esperar unos días ¡Qué bueno, una recreación (otra más) de la historia de las Bennet! Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte contagiado el entusiasmo, querida Jane. Tengo ganas que me comentes que te ha parecido. Creo que la autora lo hace muy bien a la hora de adaptar a nuestro siglo los dilemas y conflictos de las Bennet. Solo he echado en falta un poquito más de Mr. Darcy pero, ¿quién tiene alguna vez suficiente de Darcy? ;-) Bss

      Eliminar
  11. Vaya! Hace nada que he terminado de leer Orgullo y prejuicio y la verdad es que me ha gustado muchísimo. El mismo día vi la película. Así que ahora que he descubierto esta adaptación... no podría estar más intrigada la verdad.
    Me lo apunto y a ver si tengo un ratillo para leerlo.

    Por cierto, es la primera vez que aterrizo aquí pero tienes un blog magnífico.

    Nos leemos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anna, bienvenida, gracias por pasarte.
      Si acabas de leer "Orgullo y prejuicio" quizás yo esperaría un poquito para ponerme con esta adaptación, porque las comparaciones son odiosas, ya sabes. Pero si te ha gustado, creo que te hará gracia reencontrarte con una versión contemporánea de las Bennet. Bss

      Eliminar
  12. Pues o lo sé, lo cierto es que tenía pensado releer Orgullo y Prejuicio. Cuando lo haga volveré a plantearme este, me dan un miedo estas cosas...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto que resulta muy arriesgado ponerse a actualizar un clásico como este (que además levanta pasiones y puede "ofender" a las austenitas), pero piensa que viene de la mano de Siruela y eso te da una pista de por dónde van los tiros. La adaptación tiene su gracia y respeta la intención, la crítica y la mirada burlona de Jane Austen sobre su sociedad y las relaciones de pareja/familiares de su tiempo, solo que esta vez es nuestra sociedad y nuestras relaciones. Bss

      Eliminar
  13. He empezado a leer los nombres de la reseña y he pensado ¡Pero bueno, si se llaman como las Bennet! ;)

    Si están bien traídas a nuestra época, esta austenita está dispuesta a echarles un ojo.

    Muchas gracias por tu reseña.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Qué casualidad, ¿verdad? ;-) La verdad es que al leer este libro he tenido la sensación de encontrarme con unas viejas amigas, seguramente porque "Orgullo y prejuicio" es mi novela preferida de Austen.
      Sí que está bien adaptada al siglo XXI, en ocasiones resulta muy gracioso ver los paralelismos entre las dos novelas. Gracias a ti por pasarte. Un beso.

      Eliminar