lunes, 3 de abril de 2017

Viajes y exploraciones en el África del Sur, de David Livingstone

David Livingstone nació en Blantyre, Escocia, en 1813 y pasó la mayor parte de su vida adulta en África, donde murió en 1873. Estudió medicina y teología en Glasgow, y en 1840 partió de Londres a África del Sur por primera vez, al servicio de la Sociedad Misionera de Londres. Sus objetivos eran cartografiar territorio desconocido en la época, detallar una flora y una fauna casi ignota, y evangelizar a los nativos. Pero una vez en allí, fascinado por la diversidad del Kalahari, el descubrimiento del lago Ngami, la complejidad de los bechuana o la salvaje belleza del río Zambeze, el doctor Livingstone se entrega por completo a África. Estudioso de las culturas africanas, pionero en las exploraciones del Kalahari y el Zambeze, empeñado en abrir rutas comerciales para beneficio de las tribus e incansable en su lucha contra la esclavitud y el racismo, el increíble explorador recoge en este diario de viaje y descubrimientos una de las mayores aventuras del siglo XIX.

"Equívocos de esta especie se oyen con mucha frecuencia. A veces, al decir cualquier viajero, por medio de su intérprete, que es miembro de la familia del jefe de los hombres blancos, le contestan diciéndole: "Sí, habláis como un cacique", frase que quiere decir, luego que la explican, que un cacique puede decir cualquier necedad, sin que nadie se atreva a replicarle."

Esta edición de 2008 de la editorial Ediciones del Viento, es la primera edición íntegra de la obra traducida al castellano.

Dice Javier Reverte, prologuista de Viajes y exploraciones en el África del Sur, que si David Livingstone hubiese vivido en el siglo XX, sin duda habría sido reconocido con un Premio Nobel; Livingstone era médico, misionero, científico y explorador, pero sobre todo era un apasionado defensor de los derechos humanos, un cruzado contra la esclavitud, en una época en la que lo normal era ser racista. Con las únicas referencias de las estrellas —los mapas africanos de esa época eran apenas un esbozo— y la ocasional guía de los bechuana, el doctor escocés cruza el desierto del Kalahari, se convierte en el primer hombre blanco en llegar a la orilla del lago Ngami, explora el río Zambeze y bautiza sus cataratas con el nombre de su reina. Defiende que ciencia y religión pueden ir de la mano, que no son incompatibles, aprende lengua, cultura, costumbres y leyes de sus anfitriones bechuana, denuncia a Londres el tráfico de esclavos, sabotea siempre que puede las maquinaciones de los boers, ejerce la medicina sin entrometerse con las creencias locales, cartografía mapas, indexa plantas y animales salvajes, es mordido por un león,...

Viajes y exploraciones en el África del Sur es la compilación de las primeras expediciones del doctor Livingstone (1840-1852 y 1852-1856) escritas de su puño y letra. No solo se trata de una narración extraordinaria por la crónica que el explorador hace de África a mediados del siglo XIX, o un fabuloso compendio de su naturaleza, su geografía y su cultura, sino que además constituye un fascinante libro de aventuras. Livingstone es un personaje de leyenda que acometió una de la grandes últimas aventuras de descubrimiento europeo sobre tierra ignota; y lo hizo con una mirada científica y humanista extraordinarias para su época. Aunque el cuerpo del doctor David Livingstone descanse en Westminster Abbey, última morada de los grandes héroes británicos, su corazón sigue enterrado en Zambia, a orillas del lago Bangwellu.

Lector, ya no existen vidas así.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Viajes y exploraciones en el África del Sur

28 comentarios :

  1. Es cierto, ya no hay aventuras como estas. Pero es verdad que a mí este tipo de historias me dan un poquito de pereza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si ves el libro... Es un tochazo enorme con letra pequeñiiiiita :-)) Lo digo por lo de la pereza. A mí me encantan las bios de estos aventureros, sus diarios de exploración, me parecen super románticos. Además Livingstone tenía gracia contando sus anécdotas, aunque él diga que no, y es un gustazo seguirle en este viaje. Bss

      Eliminar
  2. A mí, El antropólogo inocente me encantó. Me apunto esta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que "El antropólogo inocente" era super divertido, me parece recordar que lo eligieron como el mejor libro de humor del año en GB y era la primera vez que se lo daban a un libro de no ficción. Este no es tan humorístico pero Livingstone tiene mucha gracia contando sus anécdotas, ya verás. Bss

      Eliminar
  3. Me pasa como a Mara, que este tipo de historias me suele dar pereza, pero has conseguido picarme...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te lo digo lo que le comentaba a ella, que este libro hay que cogerlo con ganas, nada de pereza porque requiere su tiempo :-) A mí me encantan este tipo de diario de viaje. Bss

      Eliminar
  4. Y de este señor salté a Humboldt. Lo que disfruto estos libros!!!! qué buenos, por favor
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, Humboldt me falta, es otro de los grandes exploradores de los que me gustaría saber. Me lo llevo bien apuntado. Mira que Livingstone dice que le costaría menos volver a cruzar de nuevo el desierto del Kalahari que escribir un libro, pero aún así tiene mucha gracia contando sus aventuras. Bss

      Eliminar
  5. No es mi tipo, esta vez lo dejo pasar¡¡
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libro de viajes, aventuras, exploraciones... con el encanto de que era un descubridor y un científico de la época victoriana. Aunque es verdad que no siempre nos apetecen estos libros de no ficción. Bss

      Eliminar
  6. Ainnsss, pues a veces viene bien leer este tipo de historias y saber que ocurrieron realmente. Me lo apunto por si encuentro la ocasión.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras lo leía pensaba que ya no existen diarios de viajes de este tipo. Claro, ahora tenemos toda la tecnología y más, y la geografía de nuestro planeta está más que delimitada en nuestros mapas y en los GPS. Se acabó el misterio. Bss

      Eliminar
  7. A mí es que esta gente que hace súper bien tantas cosas me hace sentir inútil. De Livingston sé poco más allá de la frase y ni siquiera sé si es este Livingston o es otro. El caso es que no me apetece mucho esta lectura, me llama más ir a Villa Vitoria, en cuanto salga de la biblioteca.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Es verdad que cuando lees que este hombre se cruzó el desierto del Kalahari y descubrió un río, unas cataratas y un montón de cosas más, con apenas la indicación de los nativos y la posición de las estrellas, se te queda una carita de tonta... Eran seres distintos a nosotros, eso está claro. Ahora con el GPS y aún así me pierdo... Pero vaya, que me encantan estos diarios de aventuras reales, sobre todo si el autor tiene gracia contando anécdotas (que la tiene). Eso sí, tienes toda la razón, en Villa Vitoria se está mucho más tranquila. Bss

      Eliminar
  8. Esta vez no lo llevo Mónica, no me atraen este tipo de historias
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro para valientes aunque te apasione el tema, así que si ves que no es de tu agrado no te lo recomiendo, claro. Bss

      Eliminar
  9. Mónica, me da vergüenza reconocerte que no tenía ni idea de que estaban publicadas en castellano las expediciones narradas por él mismo. Pero ni idea. Y ahora me muero por tenerlas... Me pirran señores como este, porque tal y como dices, vidas como la suya ni existen ni es probable que vuelvan a existir. Livingstone era el máximo exponente de un espíritu victoriano ansioso de conocimientos y descubrimientos que es imposible que vuelva a resurgir. Tengo en la estantería la biografía de Humboldt que comenta Mientras Leo por ahí arriba (sin leer todavía, no me ha dado tiempo). Mira que tener este y no saber lo del bueno de David...

    Que lo quiero, vamos... jajaja.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la primera edición es de 2012, pero es cierto que esta, la de Ediciones del Viento, es la única edición que existe en castellano con traducción íntegra del original. Creo que había una anterior, de los años 70 o así, pero era solo parcial porque se habían saltado todos los capítulos sobre fauna y flora y africana, y además habían adaptado el texto para que Livingstone pareciese católico en lugar de protestante. Un desastre, vaya.
      A mí me falta la de Humboldt que me comentáis Mientrasleo y tú, así que me la anoto para el verano. Creo que te va a encantar el doctor Livingstone. Bss

      Eliminar
  10. hola! que maravilla de lecturas nos traes hoy! nos sorprendes y convences al mismo tiempo. muy especial este caballero y con tantas cosas por descubrir en esa epoca, poco eran los iluminados como el que se atrevian a verlo. gracias y un enorme saludosbuho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es digno de admiración, el doctor Livingstone, piensa que se adentró en un África desconocida para los europeos de la época, y en los mapas apenas se especificaba nada. Un gran aventurero y una persona excepcional. Saludos

      Eliminar
  11. Este no lo disfrutaría. La temática no me llama mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues déjalo pasar porque este libro de viajes y exploraciones tiene que abrirse con muchas ganas ¡es un tocho enorme de letra pequeñísima! Bss

      Eliminar
  12. Cada vez me tientas más. Pero ¡qué libros más sugerentes propones! A por ellos.
    Un besote y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aish, es que Livingstone es el aventurero por excelencia. No solo se aventuró en territorio desconocido con apenas conocimientos astronómicos sino que además era anti-esclavista en una época en que lo normal era ser racista. Un hombre excepcional, sin duda. Bss

      Eliminar
  13. Qué vida tan interesante! Sería genial poder hacer una cuarta parte de lo que él hacía. (suspiro)
    En fin... como no va a ser posible por ahora, me quedo en tu rinconcito para viajar de otra manera y conocer autores nuevos.
    Saludos!!
    Violeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues justo pensaba eso cuando leía este libro, que me resultaría imposible hace ni una cuarta parte de lo que hacía el doctor Livingstone. Aunque es verdad de leer es viajar, y descubrir, y explorar ;-) Un abrazo.

      Eliminar
  14. Ay, amiga, esta vez lo dejo pasar pese a tu reseña :-) Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues pensaba que a ti te tentaría porque sé de tu debilidad por los pioneros y pioneras :-) Besos!!!

      Eliminar