martes, 23 de mayo de 2017

La biblioteca de los libros rechazados, de David Foenkinos

Puede que Crozon, en la Bretaña francesa, sea el fin del mundo. Pero es un finisterrae con biblioteca. El bibliotecario, el señor Gourvec es un excéntrico bibliófilo con un fracaso matrimonial tan misterioso como su vida privada —su esposa le abandonó a las dos semanas de casados y nadie sabe por qué—, y una sección en la biblioteca para los manuscritos rechazados por las editoriales. Un verano, una editora de París y su pareja, un escritor inseguro y deprimido por el poco reconocimiento que ha tenido su última novela, viajan a Crozon para pasar las vacaciones. En uno de sus paseos en bicicleta, entran en la biblioteca del pueblo y descubren la sección de los libros rechazados. Divertidos y sin nada mejor que hacer, pasan la tarde revisando manuscritos. Pero, inesperadamente, encuentran una pequeña joya literaria, Las últimas horas de una historia de amor, un libro tan bello y delicado que merece ser publicado. La pareja se lanza a la búsqueda del misterioso autor de tan excepcional novela: Henri Pick, el pizzero del pueblo. El problema es que Pick está muerto y su familia jamás le vio leer o escribir en toda su vida.

"Según él, de lo que se trataba no era de que nos guste leer o nos deje de gustar, sino más bien de saber cómo hallar el libro que nos corresponde. A todo el mundo le puede encantar leer si se cumple la condición de tener en las manos la novela adecuada, la que nos va a gustar, la que nos va a decir algo y que no podremos soltar. Para lograr ese objetivo había desarrollado, pues, un sistema que casi podía parecer paranormal: al mirar en detalle la apariencia física de un lector era capaz de deducir qué escritor necesitaba."


Cuenta David Foenkinos que el señor Gourvec, bibliotecario de Crozon, sacó la idea de una sección para los libros rechazados por las editoriales de una novela que Richard Brautigan publicó en 1971, The abortion: an historical romance; una novela en la que aparece un bibliotecario que guarda todos los manuscritos inéditos que sus respectivos autores le han confiado después de rendirse ante el rechazo de las editoriales a publicarlos. Así nació la idea de la Brautigan Library (actualmente con sede en Vancouver), un hermoso cementerio de manuscritos que jamás serán leídos. Solo dos condiciones son indispensables para depositar los libros allí: que hayan sido rechazados por, al menos, una editorial, y que los lleve su autor en persona, como una especie de peregrinación en reconocimiento del fracaso. 

¿Cómo resistirse a una novela con semejante principio? Decía hace poco Mientrasleo que los lectores somos facilones ("un público relativamente sencillo de convencer"), que es ponernos delante una novela con la palabra libro o biblioteca o librería delante y que nos la llevamos a casa. Y tiene razón. Aunque en el caso de La biblioteca de los libros rechazados, además del tentador título y su sinopsis, me pudo el autor. Me gusta mucho leer a David Foenkinos, me encantó La delicadeza y Charlotte, me gusta su estilo, su ingenio y sus hermosísimas frases. En esta nueva novela, además, disfruté mucho con sus guiños sobre escritores y editoriales y con su sentido del humor al respecto del mundillo. 

No voy a explicaros mucho más de esta encantadora historia, con pueblecito bucólico, bibliotecario rarito y editora emprendedora en busca de un autor improbable, porque ya veis que tiene todos los ingredientes para encandilaros. Es una historia que se disfruta por sus pintorescos personajes y por la narración magnífica y peculiar (como siempre) de David Foenkinos, capaz de imprimir belleza en la descripción del gesto más cotidiano y de explicar con palabras que parecen nuevas sentimientos universales. 

Todo genial hasta que llegué al epílogo, una insoportable explicación, tramposa y fea que tergiversa todo el sentido bucólico y armonioso de la novela para que cerremos el libro bastante cabreados ¿Por qué ese epílogo pestoso, David? No me esperaba esa jugarreta tan poco delicadeza

Lector, de como una idea peculiar da a luz una historia que te encantará leer. Excepto el epílogo. No lo leas. Y, si lo haces, es bajo tu propia responsabilidad.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces: 
La biblioteca de los libros rechazados (en papel)
La biblioteca de los libros rechazados (para kindle)

43 comentarios :

  1. Hola!

    He leído muchas cosas buenas sobre este libro y lo he tenido en las manos varias veces pero no me he decidido a comprarlo. Supongo que cuando vaya más despejada de lecturas y tenga más tiempo me haré finalmente con él.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha gustado mucho (excepto el epílogo, que lo quemaría) pero es que soy bastante fan de la prosa de David Foenkinos. Ya me contarás si lo lees. Bss

      Eliminar
  2. Leí "La delicadeza" y me gustó bastante el estilo del autor (no tanto algunas cosas de la historia). Aquí, me meto en el saco de las facilonas y reconozco que me encantaría ver el cóctel que forman ese estilo literario hablando precisamente de éso, de libros. Igual hasta tomo la precaución de cerrarlo antes del epílogo, para no arruinarme el buen sabor de boca.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, es que lo que más mola de Foenkinos es su estilo personalísimo, sus metáforas, esa prosa tan bonita que tiene que da luz a los gestos más grises y cotidianos. En "La delicadeza" la belleza era esa, más que la historia, tienes toda la razón. Aquí te va a gustar hasta la historia, ya verás. Bss

      Eliminar
  3. me encanta como opinas de lo que lees
    y vas creando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra entonces que te pases por el blog, mi casa literaria. Un beso.

      Eliminar
  4. Uff no sé si le daría una oportunidad, de momento lo dejo estar. Gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David Foenkinos tiene un estilo persalísimo, muy peculiar, si no te gusta el autor haces bien en pasar de este libro ;-) Besos

      Eliminar
  5. Efectivamente, la historia tiene todos los ingredientes para gustar y si hay que saltarse el epílogo una vez avisados, pues se hace, que a veces un mal postre puede amargar una comida exquisita y no es plan.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, yo he avisado. Cudadín con ese epílogo. Me ha estropeado una historia perfecta de libros, escritores y misterios bibliotecarios. Aunque ya sabes que para gustos... Besos.

      Eliminar
  6. A mí el epílogo no me causo esas sensaciones. Yo disfrute mucho de toda la novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? A mí me fastidió mucho el final de la novela. Estaba disfrutando tan ricamente de la historia, ingenua, sencilla, bonita... y va me y sale con eso. Ese epílogo cambia todo el sentido de la historia y la cambia para mal :-(( No es feelgood. Pero ya sabes que para gustos, colores :-))) Bss

      Eliminar
  7. Jajaja, veo que has contado hasta 10 o más bien 10000 antes de escribir la reseña porque con ese epílogo dan ganas de darle con el libro en la cabeza al tal David. ¿Te imaginas que con todo sea igual? No sé, es como que tuvo la necesidad de estropear algo hermoso para sentirlo más suyo. Quiso hacerse el "machote literario" y lo que hizo fue estropearlo con ese epílogo. Por lo demás el libro es una gozada para los lectores. Yo le diría a la editorial que avisara del epílogo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si te fijas lo he llamado "apestoso epílogo", así que muy tranquila tampoco estaba cuando la escribí, jajajajaja ¡Es que cerré el libro enfadada! Con lo que estaba disfrutando de la historia... A ver, que a este hombre siempre es un placer leerle por su maravilla de prosa, pero mejor que no se cargue las historias con estos finales.
      Me ha hecho gracia lo de "machote literario" XD Es verdad que igual vio que la historia era demasiado feelgood y pensó en hacerse el duro. Pero la pifió. Ahora se me ha quedado cierto rencor contra este hombre y no sé si me leeré su próxima novela, ea! Besos

      Eliminar
  8. Claro... tenéis razón. Y como pone "La biblioteca de los libros rechazados" he venido corriendo como una posesa para confirmar que estoy obligada a leerlo.

    Muchas gracias por la reseña.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo sabía! Jajajajajaja Si es que los lectores empedernidos somos así, vemos la palabra biblioteca o libros o librería y allá que vamos de cabeza. Luego nos pegamos una torta, o no, pero es que es imposible resistirse. En este caso te prometo que no te pegarás ninguna torta, siempre es un placer leer a David Foenkinos. Bss

      Eliminar
    2. Hale, venga... echa más leña al fuego... XDDD.

      ¡A la saca!

      Eliminar
    3. ¡Jajajajaja! ¿O debería decir Muahahahahahahaaaaa?

      Eliminar
  9. Me apetece este libro por el autor (lo que he leído suyo me ha encantado), por el título (también me siento atraída por palabras como "libro", "Librería", "biblioteca") y, ahora, por la necesidad de leer ese epílogo y saber de qué ha sido capaz Foenkinos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te va a encantar porque es 100% Foenkinos. Y como también te gusta el autor tengo mucha curiosidad por que me cuentes que te ha parecido el epílogo cuando lo leas, así que no te olvides de mantenernos informados ;-) Bss

      Eliminar
  10. Tengo muchas ganas de estrenarme con el autor, pero lo haré con la delicadeza que lo tengo pendiente. Espero que, sí me gusta, hacerme con este.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó "La delicadeza", ya lo sabes. Creo que es buena idea que lo leas primero para ver qué tal la prosa del autor porque ya te aviso que es un estilo bastante peculiar. Ya me contarás. Bss

      Eliminar
  11. Juro que no leeré el epílogo!! Pero si el libro, que me encantan estos libros con tanto contexto de libros. Además hace mucho que me apunté tu recomendación de La delicadeza y todavía no lo he leído!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajaja! Bien hecho, nada de epílogos pestosos. Para conocer al autor te recomiendo esta novela o "la delicadeza", también, como tú dices. Ambos son estupendos para empezar con Foenkinos. Espero que te guste. Bss

      Eliminar
  12. Esta vez no, a mi no me ha gustado tanto, creo que el autor se pierde de camino y yo perdí interés.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, señora mía, porque tú tenías el listón muy alto con "Charlotte", ¿a que sí? En esta novela Foenkinos vuelve un poco a "La delicadeza" donde la historia es casi una excusa para regalarnos frases, personajes, pensamientos y sensaciones únicas por la expresión, el ingenio y esa mirada tan personal del autor. Bss

      Eliminar
  13. Lo del epílogo me deja un poquito chof... NO sé si me animaré.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustó "La delicadeza" seguro que disfrutas también con esta historia. Simplemente ignora el epílogo y a disfrutar ;-) Bss

      Eliminar
  14. La verdad es que vi este libro en La casa del libro hace varios meses y no me decidí a cogerlo. Luego empecé a ver varias reseñas que lo ponían bien y me dio pena no haberme hecho con él... al leer tu reseña me dio más pena, jeje, pero la verdad es que eso que cuentas del epílogo no sé si me echa para atrás... (como dices tú siempre se puede dejar de leer, pero es que yo soy muy curiosa y no podría conmigo misma, jeje)
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la curiosidad hará que todos leamos el dichoso epílogo, ¡maldición! Mira que me hizo enfadar... En fin, es una novela que merece la pena, sobre todo si gustó "La delicadeza". Y la idea de partida (que también da nombre al título) es muy buena. Bss

      Eliminar
  15. Pues mira te voy hacer caso nada de leer el epilogo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien hecho! Saldrás ganando. La historia es perfecta sin él. Bss

      Eliminar
  16. Creo que es la primera vez que te leo algo parecido al cabreo en una reseña... jajaja. Me suena que Norah dijo algo parecido en la suya, así que si os ha cabreado a las dos ese epílogo, casi pongo la mano en el fuego que yo iré detrás cuando lo lea (de hecho me propuse tras leer la reseña de Norah que no leería ese final, pero no sé si lo conseguiré aunque solo sea por curiosidad).

    La de cosas tristes y a un tiempo bonitas que hay en el mundo... lo digo por la Brautigan Library. En sí el concepto es muy triste, muy desesperanzador, pero tiene un algo que lo hace hermoso... aunque me interesa un montón saber de qué modo ha afectado la autopublicación a este cementerio. El mundo literario ha cambiado mucho en pocos años.


    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho la prosa de David Foenkinos pero cerré el libro muy enfadada con él por culpa de ese epílogo que no venía a cuento y que estropeaba una historia tan bonita porque le cambiaba todo el sentido. Me decía Norah que era por hacerse el machote literario XD En fin, que me cabrea.
      Pues fíjate que la idea de la Brautigan Library era como un acto de renuncia que liberaba a los escritores: iban allí, dejaban físicamente el manuscrito y se iban más ligeros y convencidos, era una manera de aceptar su fracaso y de seguir adelante con sus vidas después de haberlo intentado. Foenkinos también comenta que la autopublicación lo cambió todo, pero es cierto que la idea es bonita. Bss

      Eliminar
  17. Mira que a mí La delicadeza me decepcionó. Es una novela romántica que pretende no serlo y creo que el autor no supo sacarle todo el jugo a la historia. Esta vez no sé si hacer caso a tu recomendación, aunque te he leído en Twitter hablar tan bien de la historia que me dejas con las dudas...

    Un petonet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, entonces no leas esta novela, Xavier. "La delicadeza" es especial por la belleza de la prosa de David Foenkinos, por sus imágenes y su singular estilo. "La biblioteca de los libros rechazados" va también en esa línea, así que si no te gustó la primera... Bss

      Eliminar
  18. No conozco a este autor. Me recomendaron hace tiempo La delicadeza pero no llegué a leerlo, pero este libro me llama muchísimo. Todo lo que tenga que ver con libros, bibliotecas, librerías y editoriales está hecho para mí, xD Me has dejado indecisa con del epílogo, no sé si me quedaré con el buen sabor de la historia o mi curiosidad podrá más.
    Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para conocer al autor te recomiendo tanto "La delicadeza" como esta nueva novela, ambas muestran el personalísimo estilo de David Foenkinos y la singularidad de su prosa. Espero que te guste. Bss

      Eliminar
  19. Tenía mis dudas, pero me lo llevo anotado finalmente. El color del silencio al final me lo he comprado este finde, jeje. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de lo mucho que te guste David Foenkinos porque esta novela es 100% él mismo, su personalísimo estilo. Aunque ya sabes lo que pasa, a veces nos encanta cómo escribe un autor pero no acabamos de conectar con la historia que nos cuenta.
      El libro de Elia te encantará, ¡ya me contarás! Bss

      Eliminar
    2. Leñido este también, lo vi en la biblioteca y me acordé de ti. Tuve que llevármelo. Espero no tardar en reseñarlo. Eres una "influencer" en mis lecturas :-P

      Eliminar
  20. No sé qué me pasa con Foenkinos, que veo buenas críticas de sus libros pero sigo sin tenerlas todas conmigo. Quizás este pueda quitarme esa tonteria, ya que soy una lectora también facilona cuando un libro habla de libros, librerías...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no has leído nada de él, puedes empezar por "La delicadeza" o por esta novela que os traigo, ambas son "muy Foenkinos". Yo creo que sí te gustará porque escribe bonito y porque es distinto, y tú siempre llevas a tu blog autores y libros que se salen de "lo típico". Besos.

      Eliminar