lunes, 19 de junio de 2017

La Segunda Revolución. Heredero, de Costa Alcalá

Empieza un nuevo curso en el Liceo de la Guardia de Blyd, una academia en la que los alumnos se forman y entrenan en vincular las distintas Familias para constituir la futura Élite y Defensa Ciudadana de Nylert. Las Familias son ocho y cada una de ellas tiene la habilidad de manipular un elemento: Agua, Aire, Azar, Aura, Tierra, Fuego, Rayo, Ilusión, Escudo. Kózel, Lorim y Neo son tres nuevos alumnos de primer curso, deseosos de aprender y divertirse, que muy pronto van a descubrir que son tiempos peligrosos para la joven república en la que han crecido, y que los valores de la paz (iguales, justos, libres) sufren una seria amenaza. Su rumorea que el heredero de la novena familia, Dominio, que fue derrocada en la Revolución y borrada de los blasones del Liceo, sigue vivo y está reuniendo a su antigua guardia para retomar el poder. Muchos son los que recuerdan la injusticia, la pobreza, el abuso y la maldad de aquella monarquía dictatorial que mantenía a las Familias separadas en castas y no dudaba en sacrificarlos a centenares en guerras sin sentido. Pero otros siguen resentidos por la pérdida de poder de sus clanes y ven con buenos ojos la vuelta del antiguo orden. Cuando uno de los profesores del Liceo aparece misteriosamente asesinado en la escuela, Kózel, Lorim y Neo se verán arrastrados por una vorágine de acontecimientos que les obligará a formar parte de esta nueva lucha, incluso a costa de que salgan a la luz sus más oscuros secretos. 

"—Recuerden que no hace tanto tiempo Nylert era un país distinto. Injusto. Un país de esclavos donde el futuro de cada uno no lo marcaba su capacidad, sino una insignia cosida a la ropa. Recuerden a sus padres y abuelos que, cuando el Emperador Indrasil cometió el mayor de los crímenes y Dominó a todo su pueblo para que muriera en una guerra que no podía ganar, se alzaron contra la opresión. No olviden jamás que todos ellos se rebelaron. Lo hicieron para que Tierra, Fuego, Aire, Agua, Azar Escudo, Ilusión y Rayo fueran libres, justos e iguales. Y la Guardia estaba allí. La noche en la que se puso fin a la tiranía, la Guardia de la que ustedes pronto formarán parte eligió ponerse del lado de la justicia y no de la ley, porque las leyes eran injustas (...). Solo han pasado diecisiete años, este es un mundo nuevo pero frágil. Es su deber protegerlo."


Esta novela me la contagió Ana González Duque. Me dijo "es la mejor historia ambientada en un colegio de magia que he leído desde Harry Potter". Me fui directa a Amazon porque no conocía a sus autores y me quedé prendada no solo de la sinopsis sino también, y sobre todo, de las simpatiquísimas mini biografías de Geòrgia Costa y Fer Alcalá. Me compré el libro sin dudarlo porque alguien capaz de trasmitir con tanta gracia y creatividad en tan pocas líneas, prometía muchísimo en una novela de casi 480 páginas. Y me encantó su lectura. De principio a fin.

Lo mejor de La segunda revolución. Heredero es... todo. Es que me gusta todo: el encanto de su wordbuilding, la Historia de Nylert y de las Familias, la trama, la dosificación de la información y el suspense, las escenas de acción, la belleza de los gestos de cada personaje, las relaciones entre los personajes, los personajes... ¡Los personajes! Los protagonistas son carismáticos y están construídos con cariño, con detalle, y son ricos en matices, tienen sus conflictos y buscan la redención, la paz, la aceptación, el cariño, la felicidad... Los sientes respirar desde la página, eliges uno (o dos, o tres, o todos) y te encariñas con ellos, te sorprendes con ellos, te muerdes las uñas con ellos. Les añoras terriblemente cuando terminas de leer esta historia, cierras el libro y lo vuelves a dejar en la estantería.

Uno de los puntos fuertes de esta novela (tiene muchos más) con el que más he disfrutado es el sentido del humor de sus autores y cómo se refleja en la narración dotándola de frescura y originalidad, de inteligencia y encanto. Aunque la historia vaya tomando derroteros cada vez más tenebrosos, el tono narrativo se mantiene fiel al punto de vista de cada personaje y aporta una riqueza que pocos escritores consiguen incluso con un menor número de protagonistas. También gustará a los lectores lo poco predecible de su trama, las sorpresas que irán encontrando a lo largo de los capítulos de la mano de sus protagonistas y el fair play de Geòrgia Costa y Fer Alcalá, que saben muy bien qué es la coherencia narrativa y que el lector se siente estafado si le haces trampas argumentales.

Y llegados a este punto me doy cuenta de que esta es una reseña bastante penosa. Me pasa porque no escribo con la cabeza sino con el corazón; porque me siento como una exploradora literaria que acaba de dar con un tesoro y que le puede el entusiasmo para recomendar a otros lectores el descubrimiento de este libro. Ha sucedido. Me he convertido en fan de Costa Alcalá. 

Lector, la única pega que le puedo poner a esta novela es que nos hace esperar a una segunda parte. Pero he hablado con sus autores en Twitter y me han dicho que no se marcarán "un Patrick Rothfuss", prometido. 

También te gustará: Elantris; Seraphina; El nombre del viento; El temor de un hombre sabio

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
La segunda Revolución. Heredero (en papel)
La segunda Revolución. Heredero (para kindle)

lunes, 12 de junio de 2017

La dama de la furgoneta, de Alan Bennett

En la década de los años setenta del siglo pasado, cuando Alan Bennett vivía en el barrio de Candem, en una de las casitas victorianas reformadas, ayudó a una señora a empujar su vehículo averiado en un momento de debilidad. Poco podía sospechar que este acto desinteresado le procuraría, durante quince años, dos inquilinas de lo más extravagantes en el jardín trasero de su casa: la furgoneta de Mary Shepherd y Mary Shepherd viviendo en ella. Miss Shepherd es una persona sin hogar y con trastornos mentales, convencida de que es el próximo objetivo del IRA debido a sus panfletos políticos sobre economía y religión, y que suele ver a la Virgen María por Hyde Park. En su juventud fue conductora de ambulancias durante la II Guerra Mundial, concertista de piano y monja, en la actualidad es inventora de gorras alternativas y sigue enamorada de la conducción.

"Miss Sheperd hubiese estado tan poco contenta como yo mismo con el concepto de que Alan Bennet era su cuidador... y no porque "Es un comunista, seguramente". Excepto Dios, no creo que se considerase en deuda con nadie... lo que explica su ingratitud aparente ante cualquier forma de benevolencia; ropa, furgonetas, crème brûlée... todo exigía obligaciones para las cuales ella no tenía tiempo. La única obligación que contaba era el perdón del pecado... de su pecado."


El escritor y guionista Alan Bennett recoge en La dama de la furgoneta algunas reflexiones y anécdotas sobre su convivencia con Mary Sheperd, una anciana sin hogar que aparcó su furgoneta en el jardín trasero de Bennett y se quedó a vivir allí durante quince años. Con el sentido del humor propio de este autor y su visión pragmática de la vida, escribe un pequeño diario en el que va anotando pensamientos y aventuras de la señora Sheperd pero también reflexiones sobre la convivencia, la sociedad o el relativo concepto de normalidad.

Bennett dice que no pretende novelar la vida de miss Sheperd porque para ello tendría que inventar; dice que sus padres le educaron para no mentir y que al estudiar Historia en la universidad se le acentúo esa manía por prescindir de la fantasía, lo que le perjudica en su carrera de guionista y escritor. Sin embargo, en La dama de la furgoneta, la narración en forma de entradas de diario favorece la sensación de inmediatez, de acercarse a la figura de la excéntrica anciana sin trucos de efecto ni sentimentalismos baratos. Adereza esta edición las notas que tomó el autor sobre el rodaje de la película, que tuvo como escenario la casa original y a Maggie Smith como protagonista.

Lector, una historia curiosa y sencilla contada con el encanto inglés de Alan Bennett.

También te gustará: Una lectora nada común; Con lo puesto

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
La dama de la furgoneta

lunes, 5 de junio de 2017

Háblame bajito, de Macarena Berlín

Pita es periodista radiofónica y trabaja en las mañanas, en una importante emisora nacional. Tiene éxito profesional, es independiente, sana y cuenta con el apoyo de su familia y amigos. Pero Pita se ha perdido. Quizás de tanto escuchar con atención otras voces ya no es capaz de encontrar la suya propia. Un nuevo fracaso sentimental es el detonante definitivo para hacerla reflexionar sobre el mundo que la rodea pero también sobre su tendencia a salir huyendo de una vida vacía que cada vez le pesa más. Si lograse bajar al mínimo el volumen de todas esas otras voces quizás sería capaz de recuperar la valentía para volver a alzar la suya con la determinación de antes.

"Yo pensé que mi vida empezaría a ordenarse al mismo tiempo que yo ordenara las cosas que traje a mi nueva casa en cajas. Pero los días pasan y cada vez estoy más perdida. No quiero la vida de antes, pero estoy tan descolocada que ahora no sé qué vida llevar."



Suma de Letras
Fecha publicación: mayo de 2017
ISBN: 9788491291640
Páginas: 302
Temática: Contemporánea

Aunque conocía a Macarena Berlín como periodista radiofónica, no había leído nada suyo cuando decidí abrir Háblame bajito. Por eso me he llevado una grata sorpresa al descubrir su prosa brillante y precisa, pero también su delicadeza a la hora de plasmar hermosos, aunque desolados, paisajes del alma. Pita, la protagonista de esta historia, es una mujer de cuarenta años en plena crisis existencial: tiene la valentía de reconocer que su vida está vacía, que ha perdido el norte, pero también de permitirse tener miedo, dudar, saberse vencida por el cansancio y la tristeza. A veces hay que tocar fondo para hacer pie y coger impulso para volver a la superficie a respirar.

El punto de delicado equilibrio de esta novela reside en el acierto de la autora de dar espacio a otras voces que han tenido que aprender a vivir de nuevo: uno de los redactores de Charlie Hebdo que sobrevivió a la matanza, la religiosa que se recuperó del ébola pese a que fue abandonada a su suerte por el gobierno español, un clown que superó su tristísimo pasado reconciliándose con la risa, ect. Todas esas voces, testimonios reales de un mundo terrible donde la muerte está a la vuelta de la esquina, donde nada es seguro, donde la línea de la injusticia y el perdón es tan etérea, se alternan con la narración de Pita. Pita está triste, necesita reconciliarse con su solitud (como dice la tía Julia), está desencantada con su vida; y su tristeza, que podría parecer frívola comparada con la pena y el horror del testimonio de esas otras voces supervivientes (la protagonista es una privilegiada que no ha sufrido en primera persona el hambre, la guerra, el terrorismo o la enfermedad), conecta perfectamente con la sensibilidad del lector; quizás porque Macarena Berlín tiene el don de la perspectiva, del equilibrio emocional, o quizás porque su personaje es tan similar al lector que sus penas, sus miedos y su fragilidad son compartidos con la protagonista. Porque a todos nos ha ocurrido alguna vez perder la voz, la identidad, la voluntad, entre la marea enloquecida de furia, ruido y gritos en la que se ha convertido el mundo que nos rodea.

"El mar es oscuro, profundo y urgente como la vida. Si te coge una ola relájate: húndete, da vueltas, traga agua, sal a flote y escupe. Pero si viene tu ola, construye: súbete a ella y disfruta."

Lector, una historia cercana y hermosa sobre la soledad y la desorientación que a menudo nos asalta cuando dejamos de escuchar nuestra propia voz porque estamos rodeados de gente que grita, de demasiado ruido.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Háblame bajito