lunes, 5 de junio de 2017

Háblame bajito, de Macarena Berlín

Pita es periodista radiofónica y trabaja en las mañanas, en una importante emisora nacional. Tiene éxito profesional, es independiente, sana y cuenta con el apoyo de su familia y amigos. Pero Pita se ha perdido. Quizás de tanto escuchar con atención otras voces ya no es capaz de encontrar la suya propia. Un nuevo fracaso sentimental es el detonante definitivo para hacerla reflexionar sobre el mundo que la rodea pero también sobre su tendencia a salir huyendo de una vida vacía que cada vez le pesa más. Si lograse bajar al mínimo el volumen de todas esas otras voces quizás sería capaz de recuperar la valentía para volver a alzar la suya con la determinación de antes.

"Yo pensé que mi vida empezaría a ordenarse al mismo tiempo que yo ordenara las cosas que traje a mi nueva casa en cajas. Pero los días pasan y cada vez estoy más perdida. No quiero la vida de antes, pero estoy tan descolocada que ahora no sé qué vida llevar."



Suma de Letras
Fecha publicación: mayo de 2017
ISBN: 9788491291640
Páginas: 302
Temática: Contemporánea

Aunque conocía a Macarena Berlín como periodista radiofónica, no había leído nada suyo cuando decidí abrir Háblame bajito. Por eso me he llevado una grata sorpresa al descubrir su prosa brillante y precisa, pero también su delicadeza a la hora de plasmar hermosos, aunque desolados, paisajes del alma. Pita, la protagonista de esta historia, es una mujer de cuarenta años en plena crisis existencial: tiene la valentía de reconocer que su vida está vacía, que ha perdido el norte, pero también de permitirse tener miedo, dudar, saberse vencida por el cansancio y la tristeza. A veces hay que tocar fondo para hacer pie y coger impulso para volver a la superficie a respirar.

El punto de delicado equilibrio de esta novela reside en el acierto de la autora de dar espacio a otras voces que han tenido que aprender a vivir de nuevo: uno de los redactores de Charlie Hebdo que sobrevivió a la matanza, la religiosa que se recuperó del ébola pese a que fue abandonada a su suerte por el gobierno español, un clown que superó su tristísimo pasado reconciliándose con la risa, ect. Todas esas voces, testimonios reales de un mundo terrible donde la muerte está a la vuelta de la esquina, donde nada es seguro, donde la línea de la injusticia y el perdón es tan etérea, se alternan con la narración de Pita. Pita está triste, necesita reconciliarse con su solitud (como dice la tía Julia), está desencantada con su vida; y su tristeza, que podría parecer frívola comparada con la pena y el horror del testimonio de esas otras voces supervivientes (la protagonista es una privilegiada que no ha sufrido en primera persona el hambre, la guerra, el terrorismo o la enfermedad), conecta perfectamente con la sensibilidad del lector; quizás porque Macarena Berlín tiene el don de la perspectiva, del equilibrio emocional, o quizás porque su personaje es tan similar al lector que sus penas, sus miedos y su fragilidad son compartidos con la protagonista. Porque a todos nos ha ocurrido alguna vez perder la voz, la identidad, la voluntad, entre la marea enloquecida de furia, ruido y gritos en la que se ha convertido el mundo que nos rodea.

"El mar es oscuro, profundo y urgente como la vida. Si te coge una ola relájate: húndete, da vueltas, traga agua, sal a flote y escupe. Pero si viene tu ola, construye: súbete a ella y disfruta."

Lector, una historia cercana y hermosa sobre la soledad y la desorientación que a menudo nos asalta cuando dejamos de escuchar nuestra propia voz porque estamos rodeados de gente que grita, de demasiado ruido.


Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Háblame bajito

20 comentarios :

  1. No me llamaba mucho pero ahora me haces dudar...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te gustaría porque es una novela algo distinta. Al incluir las entrevistas radiofónicas con personas que han vivido experiencias límites, la historia adquiere una perspectiva que te hace reflexionar. Bss

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Ha sido una agrdable sorpresa. Bss

      Eliminar
  3. Pues yo ni siquiera conozco a la autora en su vertiente periodística (sé quién es y los programas que presenta, pero apenas puedo escuchar la radio, no me da la vida para más). Lo que más me ha llamado la atención es lo que comentas de que de entremezcla la narración con ciertos hechos reales; imagino que lo hace a través del programa de radio, por medio de entrevistas, pero me produce curiosidad ver precisamente cómo traslada algo tan radiofónico al papel.

    Por cierto, guapa, qué alegrón verte el otro día en el blog de Mayte Esteban firmando en la feria del libro, y ver que "El noviembre de Kate" sigue teniendo tanto recorrido un año después. Espero que se diese todo genial (seguro que se dio, vamos) :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, exacto, es que las entrevistas son muy buenas y escuchas la voz de personas reales que sobrevivieron a circunstancias muy adversas. Esas entrevistas (además de aportar el valor de voces que te hacen reflexionar sobre la muerte y vivir el presente) sirven para contextualizar y contrastar la tristeza de la protagonista, matizan y dan cuerpo a nuestros dramas cotidianos.
      ¡Me lo pasé en grande por Madrid! Lo mejor fue encontrarse con los amigos y poder hablar con lectores que, por la distancia, es difícil conocer en persona. A ver cuándo nos vemos tú y yo ;-) Besotes

      Eliminar
  4. Hola
    Pues a mi me llama bastante la atencion, la verdad. Apuntado queda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que resulta agradable desde el principio, por su protagonista, por la cercanía de sus problemas y por la prosa sencilla y cálida de la autora. Bss

      Eliminar
  5. Uis.. a mí me sorprende todos los elementos de actualidad que tiene esta novela. No me la esperaba así, ni mucho menos. Gracias. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues precisamente esas entrevistas radiofónicas son las que ponen la sal a esta historia y la hacen distinta. Creo que te gustará. Bss

      Eliminar
  6. Pues yo como Marisa, esperaba otro tipo de novela, igual más en el estilo chick lit pero más serio y profundo. Ahora mismo no me apetece mucho leer historias con tanto realismo pero me reconozco en ese desasosiego que te entra cuando comparas tus problemas con las grandes tragedias y te sientes mal por no estar bien, no sé si me explico.
    La novela la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que yo no soy nada de realismo ni de dramas sentimentales, pero conocía a Macarena Berlin como periodista y me apetecía conocerla como novelista. Y me ha gustado mucho. Tanto por la calidez de su prosa como la habilidad para crear un atmósfera tranquila donde el lector pueda pensar sobre la tristeza (y aceptarla), la soledad o la delgada línea que separa la vida de la muerte. Todo sin dramatismos ni lágrimas. Bss

      Eliminar
  7. Tengo mucho pendiente, y este no termina de llamarme, así que creo que lo dejo parar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, yo tengo una pila interminable esperando: tanto en la mesilla de noche como en el kindle. Y todo el tiempo voy diciendo "en vacaciones, en vacaciones" ¡Y no tengo tantos años de vacaciones! Jajajajaja Bss

      Eliminar
  8. Mmmm no, creo que no me llama hoy, Mónica. Alguna vez tenía que pasar!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Con este no me veo, y además no termina de convencerme lo que nos cuentas.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, a por el siguiente, Natàlia. Por cierto, ¿ya tienes preparada tu lista de lecturas para las vacaciones? La mía es kilométrica XD Besos.

      Eliminar
  10. Por un lado, siento curiosidad, por otro, estoy casi segura de no ser capaz de disfrutarla. Me lo pienso, ¿vale? Gracias por la reseña. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende mucho también de tu momento anímico, ya lo sabes. A mí me ha gustado y me ha trasmitido mucha serenidad. Ya me contarás si te decides a leerlo. Besos.

      Eliminar